Archivo

Posts Tagged ‘teresa vicente’

ESTIGMA

septiembre 24, 2018 Deja un comentario

 

ÉXTASIS DE SANTA TERESA

Abres la boca
como si quisieras
exhalar el último suspiro.
Te elevas,
vaciándote del cuerpo,
llena sólo del etéreo sentimiento.
Has anulado el mundo.
No sufres, no sientes;
disfrutas en ti misma;
contienes a tu amado.
Abrasada en dolor, en deseo,
sin querer despertar de ese ensueño.
Después ya no habrá nada,
sólo sufrimiento al recordar
ese único instante de puro placer.

 

 

 

 

COMPENSACIÓN

Arrodillada, desnuda, ajada.
Oigo el chasquido
que fustiga mi cuerpo:
en el sitio preciso,
en el momento justo.

Flagelada por cada pensamiento
que aflora hasta mi piel.
Mas el escarnio, el castigo,
no será bastante.

Ansío sufrimiento.
Quiero compensar
tanto delirio, tanto placer,
y no dejar que la vida
elija mi dolor.

 

 

 

 

CAPRICHO DE SALOMÉ

Por fin entiendo cuál es mi poder,
y lo ejerzo y me divierto con él.
Sé que para Herodes, mi padrastro,
y hasta para el más humilde esclavo
soy la más deseada.
Pero hay un hombre
cuya sobriedad me enerva,
me excita su palabra; es mi amigo,
pero no me ama como yo quisiera.

He sido educada para cautivar.
Puesta por mi madre entre mujeres,
me han enseñado las artes ocultas
como en un juego de niñas;
decorar el pelo con conchas,
con unto y hermosas flores,
que los cascabeles
en los tobillos sonasen a risa
y a agua corriendo;

a mover las caderas en cimbreante
zigzag, sacudiendo los hombros
al ritmo del tantán,
con vaivenes de velos, de cintas
y cuentas. O a pasear desnuda,
orgullosa del cuerpo,
como si llevase
el más bello traje.
Sin miedo, como una Diosa.

Bailo en el salón del trono
ante Herodes y su corte,
desplegando todo mi encanto.
Fuera, en un lugar oculto a los demás,
está el «Bautista».
Observo su mirada;
inmensos ojos de amor,
ojos glaucos y traslúcidos.
Pero su boca no me habla a mí
sino a otro amor aún mayor,
al que se entrega
con tal pasión que anula
cualquier carnalidad.

He oído hablar
de la más alta comunión en el amor:
el beso.
Para probarlo,
le he pedido a mi padrastro
la dulce cabeza
de mi amigo el profeta:
quiero, aunque sea sólo una vez,
posar mis labios en los suyos.

 

 

 

Vicente, Teresa. Estigma. Sevilla; Ed. Renacimiento, 2016.

 

DISPÁRAME VIDA

 

METAMORFOSIS

Desnuda bajo la pura luz de la luna,
emblanquecida por ella;
pulida por el áspero viento del norte,
roma y alisada.
Sumergida en el gélido río,
limpia y purificada;
embellecida con las guedejas
de la raíz del árbol.
Más espectro que mujer.
Preparada para dirigir batallas,
para capitanear barcos,
para mandar.
Ha de enterrar,
bajo un fuerte raciocinio,
la empatía, la ternura,
la piedad y la capacidad de amar.

 

 

 

 

CANTO

«No me encantes
—dijiste—
con tu canto de Sirena».
Y me di cuenta.

Estaba desnuda,
apoyada sobre un pie,
acentuando
la dulce curva
de la cadera praxiteliana.
Con el largo cabello,
caído
a un lado.
Húmeda.
Y tú me observabas,
dándome un halo intrigante.

Me siento tan hermosa,
que soy la misma emergente
Venus del cuadro de Botticelli.
Entiendo que es peligroso
oírme en estas horas,
porque veo en tus ojos
el miedo de Ulises.

 

 

 

 

AMANDO

En el nido blanco nos estudiamos,
lamiendo, babeando, mordiendo;
nos faltaba piel.
Los envites se devuelven
en ecos por las paredes de la casa.
Gritamos, jadeamos,
en el anisa de entrar en el otro,
en la batalla triunfal.
Con el último estentor, entramos victoriosos,
de la mano, en la oscura noche.

 

 

 

 

DESPEDIDA

La lluvia ceba la noche
en gruesos goterones
que caen sobre el asfalto,
resueltos en pompas sonoras.
¿Por qué corren tanto los coches?
¿De qué tienen miedo?

Ante los faros,
está el gris más iluminado.
Bajo oscuros paraguas,
peatones esperan el turno del verde
al borde de las aceras.

Entro en un bar de jóvenes,
oyen música en directo.
Parece de un grupo
que estuviera en su primer concierto.

La gente se habla a gritos:
unos empiezan a conocerse
con una ronda de copas,
otros bailan o ríen.
Una pareja se comunica con besos.
Delante se agolpan ante el escenario.
Fotos, vítores, manos alzadas.

Pido un tercio helado
que bebo, me relajo, olvido.
Tuve una mala noticia
que me hizo bajar al infierno.
Hoy empiezo a despedir mi pecho derecho.

 

 

 

Vicente, Teresa. Dispárame vida. Sevilla; Ed. Renacimiento, 2013.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más