Archivo

Posts Tagged ‘rimbaud’

WYSTAN HUGH AUDEN

Auden

 

 

MUSÉE DES BEAUX ARTS

Acerca del sufrimiento nunca se equivocaron,
los Viejos Maestros: qué bien entendieron
su posición humana; cómo tiene lugar
mientras algún otro come o abre una ventana o sencillamente pasea aburrido;
cómo, cuando los ancianos aguardan con reverencia, con pasión,
el milagroso nacimiento, siempre tiene que haber
niños que no desearon especialmente que ocurriera, patinando
en un estanque en el linde del bosque:
nunca olvidaron
que incluso el espantoso martirio debe seguir su curso
de cualquier manera en un rincón, en algún lugar desaliñado
donde los perros continúan con su vida perruna y el caballo del torturador
restriega su inocente trasero contra un árbol.

En el Ícaro de Brueghel, por ejemplo: cómo todo da la espalda
sosegadamente al desastre; es posible que el labrador
hubiera oído la caída del agua, el grito desvalido,
pero para él no era un fracaso importante; el sol brillaba
como era su deber sobre las piernas blancas que desaparecían en las verdes
aguas; y el caro y exquisito barco que debía de haber visto
algo asombroso, un chico cayendo del cielo,
tenía que llegar a alguna parte y tranquilamente siguió su rumbo.

 

 

 

EL NOVELISTA

Revestido de talento como un uniforme,
el rango de todo poeta es bien conocido;
pueden asombrarnos como una tormenta,
o morir tan jóvenes, o vivir solos durante años.

Pueden lanzarse a la carga cual húsares: pero él
debe esforzarse por dejar atrás su don juvenil y aprender
a ser sencillo y poco elegante, a ser
alguien a quien nadie se plantearía prestar atención.

Pues, para alcanzar su más leve deseo, debe
convertirse en el aburrimiento pleno, sujeto a
dolencias vulgares como el amor, entre los Justos

ser justo, entre los Sucios sucio también,
y sobre la endeblez de su propia persona, si puede,
soportar discretamente todos los agravios del Hombre.

 

 

 

RIMBAUD

Las noches, los puentes del ferrocarril, el mal cielo,
sus horribles compañeros no lo sabían;
pero en aquel niño la mentira del retórico
reventó como una cañería: el frío había hecho un poeta.

Copas costeadas por su endeble y lírico amigo
sus cinco sentidos sistemáticamente desquiciados,
a todo el absurdo acostumbrado puso fin;
hasta que de la lira y la endeblez se distanció.

El verso era una dolencia especial del oído;
la integridad no era suficiente; eso parecía
el infierno de la infancia: debía probar otra vez.

Ahora, galopando por África, soñaba
con un nuevo yo, un hijo, un ingeniero,
su verdad aceptable para los embusteros.

 

 

 

SUS SOLITARIOS SUPERIORES

Mientras escuchaba desde una tumbona a la sombra
todos los ruidos que hacía mi jardín,
me pareció de lo más apropiado que las palabras
no les hayan sido reveladas a los vegetales y los pájaros.

Un petirrojo sin cristianar acometió de principio a fin
el Himno del Petirrojo, que constituía todo su saber,
y las flores susurrantes aguardaban a algún tercero
que dijera qué pares, si alguno, debían emparejarse.

Ninguno de ellos era capaz de mentir,
no había ni uno solo que fuera consciente de estar muriendo
o que pudiera con un ritmo o una rima
asumir responsabilidad por el tiempo.

Que dejen el lenguaje a sus solitarios superiores
quienes cuentan algunos días y ansían ciertas cartas;
nosotros también hacemos ruidos al reír o llorar:
las palabras son para aquellos con promesas que cumplir.

 

 

 

Auden, W. H. Canción de cuna y otros poemas (Trad. Eduardo Iriarte). Barcelona; Ed. debolsillo, 2006.

 

EL HOMBRE DE LAS SUELAS DE VIENTO

Hace algo más de una década, David González tomó la espléndida traducción que Julia Escobar hizo de las Cartas de Arthur Rimbaud y extrajo los poemas que forman ‘El hombre de las suelas de viento’. Aquí tienen algunos de ellos.

 

David González 'El hombre de las suelas de viento'

 

HE LLEGADO A ESTE PAÍS TRAS VEINTE DÍAS
a caballo
a través del desierto.
Me fui de Chipre tras una serie de broncas
que tuve con el pagador general y mi ingeniero.
Busqué trabajo en todos los puertos del mar
Rojo.
He llegado a esta ciudad tras veinte días
a caballo
a través del desierto.
Harar está rodeada de una gruesa muralla.
Los hombres son gente tranquila cuando no se les ataca.
Las mujeres se envuelven el pelo en una redecilla
azul.
No tenemos correo regular,
los transportes cuestan demasiado,
la agricultura está atrasada.
He llegado a Harar tras veinte días
a caballo
a través del desierto.
El clima es muy húmedo.
Me desagrada muchísimo.
Es malsano.
Un corte en un dedo supura durante meses
y se gangrena con facilidad.
He llegado a Harar tras veinte días
a caballo
a través del desierto somalí.
Pienso pirarme pronto.
Para irme a traficar en lo desconocido.
Hay un gran lago a pocas jornadas.
Y está el País del Marfil.
Voy a intentar llegar.

Voy a comprar un caballo y marcharme.

 

 

 

MI VIDA AQUÍ ES UNA AUTÉNTICA PESADILLA.
Arrastro una existencia desoladora
bajo estos absurdos climas.
Currelo como un asno
en un país que me produce un horror
invencible…

Y si vivo,
lo hago por cansancio.

Y si me quejo,
es mi manera de cantar.

Mi vida aquí, repito, es una auténtica
pesadilla.
Es imposible pasar más penalidades que yo.
Llevo entre doce y trece mil francos encima y,
como no se puede
confiar
nada
a nadie
aquí, está uno obligado a arrastrar su peculio
y vigilarlo continua
mente…

Y si vivo,
lo hago por cansancio.

Y si me quejo,
es mi manera de cantar.

Cerca de aquí está la triste colonia francesa.
Es una playa desierta, abrasada, sin víveres,
sin comercio, sólo válida para hacer
almacenes de carbón
para los buques de guerra…

Y si vivo,
lo hago por cansancio.

Y si me quejo,
es mi manera de cantar.

Los coolies de servicio me agarraron para que
Alí Chemmak pudiera responder libremente y
Alí Chemmak
me golpeó en la cara
me desgarró la ropa
me amenazó con un bastón
y fue a poner una denuncia contra mí
a la policía municipal
por golpes
y heridas
y llevó a varios testigos falsos
para que declararan que yo le había amenazado
con clavarle un puñal…

Y si vivo,
lo hago por cansancio.

Y si me quejo,
es mi manera de cantar.

 

 

 

NO OS ASOMBRE QUE APENAS ESCRIBA.
Envío a la costa
caravanas con oro, incienso y mirra.
También trabajo por mi cuenta, solo.
Espero tela negra
y piezas de terciopelo rojo tejido
en oro.
El emperador Juan murió asesinado.
Me encanece un pelo por minuto.
Esta traición del cuero cabelludo
es desoladora,
¿pero qué puedo hacer?

No os asombre que apenas escriba.
Hay más cosas para preguntar
que para contar.
Desiertos poblados por negros.
Sin caminos.
Sin correos.
Sin viajeros.
¿Qué queréis que os escriba sobre eso?
Que está uno harto.
Que ya no se puede más.

No os asombre que apenas escriba.

No encuentro nada interesante que decir.

 

 

 

HAY QUE ACABAR RINDIÉNDOSE A LA REALIDAD.
La epizootia ha destruido todo.
La cosecha de café es nula.
La cosecha de sorgo, mediocre.
Los campesinos, aplastados por las incautaciones.
Todo esto me descorazona mucho,
y si continúa me será imposible soportarlo.
Hay que acabar rindiéndose a la realidad.

 

 

González, David. El hombre de las suelas de viento. Valencia; Ed. Germanía,2003.

 

CARMINA

junio 15, 2013 2 comentarios

Carmina

 

El último libro que ha publicado Andrés García Cerdán lleva por título ‘Carmina’ y obtuvo el XXVI Premio de Poesía Barcarola. De ese libro, que ya va por su segunda edición, dejo hoy un par de poemas.

 

STARS

Tenemos fe en el veneno. Sabemos dar nuestra vida entera todos los días.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxArthur Rimbaud

Todos los días das tu vida entera.
La das como quien da
por ganado su tiempo
y no regresa ya nunca a la muerte.

Quien vive como si la vida fuera
el encuentro salvaje, el veneno
fértil de una luz nunca vista
aprende a respirar en el lenguaje
de cobre de la flor de la mañana
y en el lenguaje azul
de las alturas sobre las cabezas
y en el lenguaje puro y enigmático
de la tarde que cae –nadie sabe
desde dónde– sobre la noche.

Todos los días das tu vida entera
como quien le hace al cielo
una ofrenda de estrellas extinguidas,
un sacrificio innecesario,
un altar increíble de palabras.

 

 

 

DÍAS FELICES EN LA TIERRA

En los ojos de mi chica
leo el infinito
azul del cielo. Luego,
tan plácidamente,
curo mis heridas con el último
perfume de Calvin Klein.

 

HOY ES DOMINGO

 

Hoy es domingo, y desde hace años todos los domingos me viene a la cabeza un poema de Pedro López Martínez, un poema de su libro ‘Imágenes de archivo‘, éste:

XXPROFANACIÓN APÓCRIFA
QUE NI EL RIMBAUD MALDITO
xxHUBIERA JAMÁS FIRMADO
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxACASO

Amada Mía que estás en el lecho
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDeificados
Sean tus ojos
xxxxxxxxxxxxVenga
A mi boca tu boca
xxxxxxxxxxxxxxxxHáganse
Tus deseos así en tu cuerpo
Como en el mío

El flujo nuestro de cada luna
Citémoslo ahora
Y sé paciente con mis perversidades
Y caprichos
xxxxxxxxxxxAsí como yo
Comprendo y me entrego a los tuyos

Déjate caer en la provocación
Librémonos del aburrimiento

He dicho

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más