Archivo

Posts Tagged ‘pedro casariego córdoba’

TUS OJOS ENROJECIDOS

.

xxMe
xxxencantan
xxxxtus
xxxxxxxojos
xxxxxxxazules
xxxxxxxenrojecidos
xxxxxpor
xxxxlos
xxxexcesos
xxxde
xxxlas
xxxnoches
xxxque
xxxxpasas
xxxxxlejos
xxxxxde
xxmí.

Esas
noches
xxxxxxempequeñecen
xxxxxxxtus
xxxxxxxxojos
xxxxxxxxxhasta
xxxxxxxxxxgotas
xxxxxxxxxxxde
xxxxxxxxxxmar.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

KNOCK-OUT

.

ella afirma que pertenece a la Iglesia Evangélica.
yo la creo.
me dice que debo unirme a su Iglesia.
toco su ronca boca y oigo su voz suave.
ahora intenta adivinar mi profesión:
¿eres marinero?
¿estás loco?
¿vendes cítaras?
yo no respondo.
vivo tan lejos de sus preguntas,
dentro de un corazón alquilado.
todas las mujeres son vuelos,
¿es ella un vuelo chárter
en un avión que se avería?
silbo mientras pienso la respuesta.
aquí no hay ventanas,
pero sé que llueve,
una lluvia triste como gallo sin cresta.
siempre agua,
jamás maná.

.
me dice que silbo descaradamente mal.
estamos en la cama casi desnudos
(yo aún llevo mi camiseta o mi coraza,
y una medalla tapa un círculo
de su piel).
algo hay entre mis dientes,
no sé qué es,
quizá un último billete,
quizá una declaración de amor disfrazada de billete de mil.
ella está evangelizándome,
me dice que debo unirme a su Iglesia.
busco calma en su extraña fe.
ella tiene tantas almas como un noble ruso,
no dejaré que me salve hoy.

.
mis garras acarician,
cuando me vaya de aquí
recobraré la felicidad de mis garras desgarrando la vida.
ella me mira,
yo numero sus lunares como antes numeré sus penas.
le digo que soy militar retirado con jugosa pensión,
finquita y Jaguar,
y ella me dice:
cierra la boca,
cielo,
yo soy una ciudad de chicas.

quiero amarla, quiero quererla.

.
pienso en otra mujer,
la que me destruía sentada en un bidé.
ya no pienso,
ya no.
cojo un cigarrillo,
y mi mechero abre su ojo de llama.
ella ve cómo fumo nuestra pobre pipa de la paz.

.
a las diez y cinco nos damos cuenta de que el Juego sobrevive.
xjugamos.
xxla empujo
xxxy cae sobre la cama blanca como ermita.
xxxxknock-out.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

TUS 18 CALENDARIOS

.

TUS 18 CALENDARIOS

tus 18 calendarios
xyo
xxtren
xxxexpreso
xxxxlocomotora de viejos
xxxxxhumos
xxxtren expreso
xxxcon destino a tus
xxxxxlabios
xxtan furtivamente
xxxxxxxxxxabiertos
como flor que despierta
xtú alta como trenza
xxxxxxxxxx larguísima xxxx
de mujer dominadora
xxdómine
xseñor
apártate de ella
que no cultiven tus
xxxxxxxxxxxmandatos

sus campos

xde tierra

xxdesconocida.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

DOS POEMAS DE ‘DRA’

.

Vendí uno de mis bosques de petróleo
xentregué el precio a doce de mis lacayos
xxy los envié al mundo
xxxpara que consiguieran
xxxxtodos los diccionarios
xxxxxincluso los de las lenguas más insensatas
xxxxxxcon la esperanza de que algún extranjero
xxxxxxxentendiera el himno.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxP. 58.

.

.

.

.

.

Dra
xxxes una palabra que mira y remira.
Quiere decir
xxxxxxxxxxxxxxxxxxUn dedo de cristal
xxxxxxxxxxxxxxxxxxpersigue aviones
xxxxxxxxxxxxxxxxxxpor un aire muy lento.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxEsa persecución
xxxxxxxxxxxxxxxxxxinútil
xxxxxxxxxxxxxxxxxxentre huesos deshilachados
xxxxxxxxxxxxxxxxxxdescribe
xxxxxxxxxxxxxxxxxxnítidamente
xxxxxxxxxxxxxxxxxxa
xxxxxxxxxxxxxxxxxxPaivarinta.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxP. 71.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

LA VOZ DE MALLICK

.

Wataksi
ráfaga japonesa
xxxxxxxxxxxxxxxxte quiero
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxporque llevas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla toalla
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxal toallero
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy el cuchillo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxal corazón del enemigo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 4.

.

.

.

.

.

A mi celda azul y soltera
llega la mansedumbre
del cantar de los esclavos negros.
Los esclavos abren sus bocas para pedir pan
y su hambre
xxxxxxxxxxxxse disfraza
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde música:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 6.

.

.

.

.

.

ooh Señooor
xno nos olvides:
xxhaz que el lunes
xxxlos látigos de nuestros amos
xxxxnos acaricien
xxxxxcon dulzura de mujer cansada y satisfecha:
xxxxxxhaz también
xxxxxxxque las gabardinas Burberry
xxxxxxxxheredadas de nuestros
xxxxxxxxxamados abuelos
xxxxxxxxxxduren otro invierno:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 7.

.

.

.

.

.

siempre ofrecen la otra mejilla
xy es el Señor quien los hiere
xxcon dardos y saliva y gemidos y muerte
xxxmíralos
xxxxcantando mejor que los ángeles
xxxxx¿por qué no gritan una ira santa?
xxxxxx¿por qué no maldicen al Señor?
xxxxxxx¿por qué no blasfeman
xxxxxxxxpara hacerle bajar a Ookunohari?
xxxxxxxxx¿por qué no roban el oro de Su trono?
xxxxxxxxxx¿por qué no golpean al Señor
xxxxxxxxxxxpara ver si ofrece la otra mejilla?

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 10.

.

.

.

.

.

mira a los hombres negros
xya no tienen mejillas que ofrecer
xxmíralos
xxxmañana
xxxxllegarán a los campos de algodón
xxxxxcuando las estrellas más despistadas o perezosas
xxxxxxno hayan abandonado aún el cielo
xxxxxxxellos
xxxxxxxxbajas sus cabezas rizadas
xxxxxxxxxlas manos juntas como arañas copulando
xxxxxxxxxxensangrentarán los campos con sudor
xxxxxxxxxxxporque ya no tienen sangre

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 11.

.

.

.

.

.

pocos instantes después de haber proferido
tu Palabra maldita:
xManarán de ti
xxnubes de murciélagos que anidaban en tu espíritu
xxxy centenares de espantapájaros de oro
porque aquellos que como tú
son en vida fuentes de pecado
serán fuentes de horror a la hora de la muerte.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 25.

.

.

.

.

.

xhombres inocentes y hombres asesinos
xxtodos somos el mismo hombre
xxxy todos confesamos crímenes atroces:
xxxxlos esclavos negros
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxconfiesan que conservan
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla fe
y yo confieso
xxxxxxxxxxxxxque quemé la fe
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy luego vendí sus cenizas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 35.

.

.

.

.

.

me compadecí de mis ojos
y suspiré
y poco tiempo después
xx(una era más tarde en el reloj de mi hambre renacida)
mis ojos agradecieron mi compasión
distinguiendo allá en lo alto del cielo
un brillante COMETA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 57.

.

.

.

.

.

al instante
xreconocí en el cometa
xxla SEÑAL que ya no esperaba
xxxy supe que iba a indicarme
xxxxla meta
xxxxxde mi salvaje peregrinación por la nada más vacía
una tiniebla
que ahondaba en mí
huyó del alba
antes de que el alba viniera

xxxxxxxxxxxxxxxxxxM. 58

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

MAQUILLAJE (LETANÍA DE PÓMULOS Y PÁNICOS)

.

Si Roberts hubiera hablado
entre aquel naipe de su vida y el siguiente:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCarmesí
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxsantidad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxcarmesí
xxxxxxxxxxxxxxxxxde un crisantemo Flash
xxxxxxxxxxxxxxxxhierve
xxxxxxxxxxxxxxxen tu pubis de bahías
xxxxxxxxxxxxxxy en tus ojos
xxxxxxxxxxxxxy en las cruces de tu alma

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 83.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxy en las cruces de tu alma
xxxxxxxxxxxmi pecho ensayando ímpetus.
xxxxxxxxxxOh Schneider
xxxxxxxxxen ti xen tus escollos
xxxxxxxxen tus mensajes
xxxxxxxcrisantemos Flash
xxxxxxciegos como vigías
xxxxxen ti
xxxxen tus flamencos
xxxen tu vientre nocturno y sacrílego
xxtan en mí
xseré numerosísimo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 84.

.

.

.

.

.

seré numerosísimo.
xOleaje de cuervos marinos
xxciego como un horóscopo
xxxte extenderá mi cuerpo
xxxximprimiéndote
xxxxxy repiqueteo
xxxxxxy fulminante
xxxxxxxy afligiéndote
xxxxxxxxdesvalijaré tus muslos
xxxxxxxxxabiertos
xxxxxxxxxxinvitación
xxxxxxxxxxxy aventureros

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 85.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxy aventureros
xxxxxxxxxxlos lirios llovidos de tu dolor.
xxxxxxxxxAh xtodo mi sentir
xxxxxxxxrepitiendo ansias
xxxxxxxentrelazándote
xxxxxxy devorándote
xxxxxoh xxxxxjuro
xxxxque habrá un éxtasis
xxxen tu letanía
xxen tu frágil
xletanía de pómulos y colorete

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 86.

.

.

.

.

.

letanía de pómulos y colorete.
xTodo
xxtodo mi sentir
xxxmi ser entre tus seres
xxxxespejismo entre espejos
xxxxxoh febril
xxxxxxmi corazón brujea
xxxxxxxy febril te augura
xxxxxxxxtu corazón mañana
xxxxxxxxxcrueles
xxxxxxxxxxclaridades en tus senos
xxxxxxxxxxxen tus astros en tus ritmos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 87.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxen tus astros en tus ritmos
xxxxxxxxxxno amaino y no amainaré.
xxxxxxxxxÍzame
xxxxxxxxy endiósame
xxxxxxxy atrévete
xxxxxxy sucede
xxxxxoh Schneider
xxxxyo te ordeno que sucedas
xxxen mi pecho
xxy en tus espinas
xy en mis evangelios.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 88.

.

.

.

.

.

y en mis evangelios.
xOh quiero congregarte en mí
xxquiero celebrarme
xxxquiero despeñar
xxxxtus crisantemos
xxxxxy mis sílabas
xxxxxxmis intemperies
xxxxxxxy tus mejillas
xxxxxxxxmi salvación
xxxxxxxxxy tus músicas
xxxxxxxxxxquiero cabalgar tus pánicos
xxxxxxxxxxxsolitarios como mundos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 89.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxxxxsolitarios como mundos
xxxxxxxxxxxmis terrores y tus ciclos.
xxxxxxxxxxSchneider
xxxxxxxxxquiero invadirte
xxxxxxxxquiero invadir
xxxxxxxtus eclipses de luna
xxxxxxy los tatuajes de tu nuca
xxxxxtu belleza
xxxxy tus transparencias
xxxquiero invadirte
xxcon la menor de las furias
xcon la mayor de las vidas.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 90.

.

.

.

.

.

con la mayor de las vidas.
xPiratearemos
xxy picotearemos
xxxy forcejeando
xxxxy forcejearemos
xxxxxy tus muslos como nuevas teologías
xxxxxxy tus planetas
xxxxxxxy sus volcanes
xxxxxxxxy tu pubis en abanico
xxxxxxxxxy sus enjambres
xxxxxxxxxxoh xqué doloroso
xxxxxxxxxxxqué doloroso será invadirte

xxxxxxxxxxxxxxxxxxS. 91.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

LA RISA DE DIOS

.

Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras.

xxxxxxxxxxxxN. 0.

.

.

.

.

.

Juro
que cuando vi
por primera vez
a Nadezhda Zelova
el azul era más blanco
que el blanco más puro.
Pero ignoro
lo que eso significa.

xxxxxxxxxxxxN. 6.

.

.

.

.

.

Cuando se negaron
a admitir a Markowitz
en El Ojo Tuerto
por no haber sido pirata
y Markowitz
ahogó a Stirling
con sus manos de hierro
supe que tendríamos problemas.

xxxxxxxxxxxxN. 8.

.

.

.

.

.

Markowitz
encendió la luz
y la oscuridad
se durmió.
Discutíamos en voz baja
y pensé
que la araña más grande
semejaba una fortaleza
más bien pequeña.

xxxxxxxxxxxxN. 11.

.

.

.

.

.

Pronto descubrimos
que las supuestas arañas
no eran sino
manchas mecánicas
de tinta china
y Nadezhda atrapó
uno de aquellos ingenios
con la seda de su pañuelo.

xxxxxxxxxxxxN. 12.

.

.

.

.

.

La mayor
de las falsas arañas
escribió un adjetivo y medio
con su propia sustancia
en la pared sur
del cuarto secreto
y no pude por menos
de elogiar
su inimitable caligrafía.

xxxxxxxxxxxxN. 14.

.

.

.

.

.

Podríamos
haber buscado a la araña
partiendo del rastro de asombro
que dejó en los ojos de Markowitz
pero el cuarto iluminado
encerraba
misterios y misterios
que no nos permitían salir.

xxxxxxxxxxxxN. 21.

.

.

.

.

.

Imaginábamos
manchas de tinta simpática
xxxpegasos
xxxxxxleviatanes
xxxxxxxxxy quimeras
xxxciudadelas
xxxxxxy puentes levadizos
y no nos cansábamos de imaginar.

xxxxxxxxxxxxN. 30.

.

.

.

.

.

Markowitz
xxxnos pedía
xxxxxxa punta de daga
xxxxxxxxxy cuchillo
que no lo dejáramos : : : :
xxxxxxxxxixxxxxxxx: solo :
xxxxxxxxxxxxxxxxxx: : : :

xxxxxxxxxxxxN. 72.

.

.

.

.

.

xxxxxxxxxSalgamos
xxxxxxya han olvidado
xxxque Stirling existió
que Stirling existía
xxxxxxcomo
xxxxxxxxxxxxexiste
xxxxxxxxxxxxxxxxxxmi angustia.

xxxxxxxxxxxxN. 101.

.

.

.

.

.

Mi angustia
es el eco
de la risa de Dios.

xxxxxxxxxxxxN. 102.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

EL HIDROAVIÓN DE K.

.

A la izquierda
del intrépido funcionario
se eleva una colina verde
de folletos propagandísticos
folletos que danzan
en torno a una única
frase
doctrinal y pedagógica:
Drogas menores
Para los menores de edad.
Esta locución
repetida en todas las escuelas
californianas
a la hora de la comida.

xxxxxxxxxxxxxxC. 57.

.

.

.

.

.

En Buck Square
el hombre moreno
xxxvendedor de estupefacientes
espera con impaciencia
el regreso de su ayudante
xxxBill Verschuren
xxxse ha atrevido a interrumpir
xxxun paseo de trabajo
xxxal estilo californiano
xxxpara.
xxxSabed
xxxque el papión sagrado
xxxvive tan sólo
xxxen la calenturienta imaginación
xxxde cierto escritor fracasado.

xxxxxxxxxxxxxxC. 86.

.

.

.

.

.

Escritor fracasado
que forzó la puerta principal
de mi pequeño
piso de soltero
para llevarse

de las hojas
que yo había mecanografiado
con mi Riemman eléctrica
xxxuna Mae nueva
y sustituirlas
por otros tantos folios
impregnados de la más despreciable
literatura onírica.

xxxxxxxxxxxxxxC. 87.

.

.

.

.

.

El parecido
xxxmuy superficial
que guardan los folios
abandonados a su suerte
en mi piso de Richworld
con aquellos que me fueron robados
folios pertenecientes
al texto provisional
de la obra
xxxPhil K.
a la que consagro actualmente
lo que el pretencioso
escritor fracasado llamaría
mi tiempo original.

xxxxxxxxxxxxxxC. 88.

.

.

.

.

.

Desde la dorada
tribuna Lishman
del Club de Literatos Famosos
propongo internar
al escritor fracasado
en el Hospital Psiquiátrico
de Deshabituación
junto a los toxicómanos
que no lo son aún
junto a los enfermos
más peligrosos.

xxxxxxxxxxxxxxC. 92.

.

.

.

.

.

Conozco
a todas
las secretarias aromáticas
de labios azules
que viven en California
y os aseguro
que Marie no es más que
el nombre de un sueño
del escritor fracasado.
Despidámonos
de ella
para siempre.

xxxxxxxxxxxxxxC. 94.

.

.

.

.

.

El escritor fracasado
mintió más de dos veces
al referir
cierto sueño
de Kierkegaard.
Voy a contaros
ese mismo sueño:
xxxLlueve.
xxxLa mujer de Laos
xxxse acurruca
xxxovillo de piel azul.
xxxPaisaje
xxxde charcos amarillos.
xxxEl cielo
xxxes una fotografía
xxxdel cielo del año anterior.

xxxxxxxxxxxxxxC. 96.

.

.

.

.

.

Lo que el escritor fracasado
hubiera escrito
si
xxxxxxxxxx:

.

xxxxxxx.
xxxxxxxxxxxxx.

.

xxxxxxxxxx.
xxxxxxxxxxx.

x

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx.

Profetizar es fácil
xxxpara un profeta.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

LA CANCIÓN DE VAN HORNE

.

Mientras uno de los individuos
de nacionalidad china
derramaba líquido inflamable
en el salón de actos número 16
Manfred Zimmermann
de soltero Manfred Lane
uno de los secretarios más inteligentes
de la firma
32 años doctor por Princeton
muy aficionado al tenis
abrió fuego con la metralleta reglamentaria
haciendo blanco
en dedo pulgar mano derecha tórax abdomen.
Brillante ráfaga
¿desea ingresar en el Cuerpo de Policía?
dijo luego John Matson
el jefe
el bromista J. Matson
de Denver
xxxxxxxxxxantiguo Colorado.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 17.

.

.

.

.

.

Afectado por la onda expansiva
de la potente bomba de mano
que él mismo había arrojado
el individuo al que
por comodidad
llamaremos W. Wang
quedó tendido cuan largo era
sobre la mullida alfombra rosa del recibidor
momento que aprovechó
Manfred Zimmermann
para descargar un fuerte golpe
en la nuca del asesino
con el viejo pisapapeles.
Zimmermann se hace luego
con el fusil ametrallador de Wang
y dispara sobre
tórax abdomen dedo pulgar mano derecha
el rostro imperceptiblemente
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcontraído.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 26.

.

.

.

.

.

Manfred Zimmermann dispara al
dedo pulgar mano derecha de Wang
advirtiendo a continuación
que el dedo pulgar
tocado en su base
se ha desprendido del conjunto de la mano.
Presa del lógico nerviosismo
dominado por un impulso irracional
Zimmermann coge el dedo pulgar de Wang
y lo tira lanza arroja
por una de las ventanas
de la cara sur del edificio Zimmermann
ventanas desnudas tras la bomba.
El dedo se dirige
hacia los balcones
de los pisos más bajos de la calle Stirling
sin encontrar obstáculos
que se opongan a su vuelo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 27.

.

.

.

.

.

Todos hemos comprobado
la extraordinaria cabida
de los bolsillos de Vanderbilt.
Los múltiples bolsillos
bajo los ojos de Vanderbilt
podrían contener
una docena de artículos de regalo.
Algunos creen
que Rip deseaba extraer
su gruesa billetera de tratante de ganado.
Quizá sí quizá no.
Vanderbilt sacó la Magnum
y no rectificó
no está dispuesto
a aceptar un solo corte
en la película de su vida.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 76.

.

.

.

.

.

El Matson Square Garden
se tambalea
el Matson Square Garden
es ahora un grito
mil rugidos.
El boxeador de calzón azul
se tambalea
todos se tambalean
sobre sus asientos
el boxeador de calzón azul
dobla sus rodillas
sus rodillas besan la lona
y Vanderbilt distingue
su propio rostro tumefacto.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 101.

.

.

.

.

.

La canción de Van Horne

.

dice tan poco acerca de Van Horne.

.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxV. H. 001.

.

.

.

.

Casariego Córdoba, Pedro. Poemas encadenados. Barcelona; Ed. Planeta, 2020.

.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más