Archivo

Posts Tagged ‘matías miguel clemente’

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – MATÍAS MIGUEL CLEMENTE GABALDÓN

el-peligro-y-el-sueno-matias-miguel-clemente

 

MATÍAS MIGUEL CLEMENTE GABALDÓN (Albacete, 1978) es Licenciado en Filología Hispánica. En el año 2003 recibe el Premio Nacional de Poesía Joven Radio3 de RNE por Lo que queda (DVD Ediciones). Resulta ganador del Premio de narrativa y de poesía del Certamen Jóvenes Artistas de Castilla-La Mancha en 2003 y 2004 respectivamente. En 2207 publica el libro Los Límites (La Garúa) y en 2015 Dreno (La Bella Varsovia). Ha participado en las antologías 33 de Radio3 (Calamar ediciones), Inmaduros (Junta de Comunidades CLM), Que la fuerza te acompañe (El Gaviero), Serial (El Gaviero) y El llano en llamas (Fractal Poesía). Ha realizado diversos talleres poéticos en el ámbito del festival Vivir del verso, en Albacete y Guadalajara. Dirigió el programa de radio La mano del teñidor en Onda Cero Ciudad Real. Es coordinador del Festival Fractal Poesía de Albacete. Sus poemas han sido traducidos al francés y al italiano para diversas publicaciones. En la actualidad es profesor de Lengua y Literatura en Turín, Italia. En el blog degradantetren.blogspot.com se pueden seguir sus trabajos en el ámbito de la poesía y la fotografía.

 

 

 

POÉTICA

Entiendo la poesía como un acto de riesgo a tra-
vés del cual nos asomamos a un abismo. Viene
precedido por una firme decisión de coger el
camino de la libertad emocional. Es, por tan-
to, un abismo emocional que nos arrastra ha-
cia nuestras cavidades, tal y como le sucedía
a Juan Ramón, del que Rubén Darío dijo que
iba por dentro. En otras ocasiones, sin embar-
go, la fuerza de esa licencia nos expande como
si de una explosión molecular se tratara. Al fi-
nal, de una manera o de otra, se produce con
la palabra poética una repetición infinitesimal
que nos pone en comunión con el resto de se-
res humanos, una explosión silenciosa desde el
aullido íntimo, expansión del espacio sonoro de
nuestra alma, al modo en que lo hacía el joven
Ungaretti. Entiendo la poesía como la búsque-
da del espacio íntimo y de su forma, como un
Saint John Perse, y como la búsqueda del latido
común, al modo de Machado, esto es, como
una indagación en la expresión de lo íntimo uni-
versal.

 

 

 

 

DESNUDO
xxxxxxxxxxquedo
xxxxxxxxxxxxxxxxroto
coleteando como pez de milagro
vacío como un mito
sin dogmas
ante la prohibición de arrodillarme
y clamar aliento
o madera
o puntas para clavarme en las manos
todas las muertes
que nos hemos comido
como hombres malheridos
en la guerra
harto de pintarme cruces

tirado
con todos los pecados
y las botas puestas

me reconocen entonces los forenses
los cardenales morados
el parte de guerra y confesión
la política lo social
un mendigo que me vio romper dioses
con un hacha

tú que volviste al mundo
sin mirar atrás
con el rastro con el amor
con todo lo que queda

arriepéntete al menos
de haberme dado cuerdas

xxxxxxxxxxxxxxxxxx(de Lo que queda)

 

 

 

 

LÍNEA

qué difícil asumir la barrera de lo perceptible
de lo que es palpable
no tener una propuesta digna con la que buscar asamblea
detrás de la línea

qué difícil darse cuenta del límite que hay en la piel

ver con los ojos en la espalda
cómo se pudren atrás los colores cuando llevan ya
mucho tiempo así jugando con el aire

cómo la ingrata marea que es el aire
deja los pulmones con una agridulce sensación de botella cerrada

se va el color sin dejar rastro y molesta el roce del aliento
—entonces— como soplar cristales en un ojo

qué difícil acertar en los puntos del cuerpo

mirad si no las líneas de mi mano seguid la línea cálida
probad con una

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(de Los Límites)

 

BREVE TEORÍA DEL DESASTRE

diciembre 12, 2015 Deja un comentario

David Sarrión Breve teoría del desastre

 

2.4. VIVIR LO BREVE

xxxxxI

La vida es un recuerdo breve al que uno accede día tras día a lo largo de su vida.

 

xxxxxII

Se considera imprescindible hacer de lo inhóspito algo cotidiano, vigilar sonrisas pasajeras, pasear con pómulos desencajados, mandíbulas traviesas, con huecas impresiones de lo que no acontece nunca.

La vida es un conjunto de actos inexplicables a los que rendimos tributo día tras día.

Tendemos a vestir la vida con pajarita, pantalón con raya al medio para fechas señaladas y, al filo de la mañana, morir, por primera vez con tirante escueto, escasa escama, quietos ante los golpes que derrama su hermoso drama.

La vida es un gato malevo y perezoso al que ofrecemos caricias y contadas ocasiones, besamos sin esperar nada a cambio.
En el vaivén de su existencia la vida transcurre entre agonía y orgullo, mostrándose candidata perfecta para ser anillo en nuestros índices dedales.

La vida es la mayor de las casualidades a la que pueda estar expuesto el ser humano, pero esta afirmación no siempre querremos comprenderla.

 

xxxxxIII

La vida es un puñado de imágenes definitivas envueltas al azar o quizás por prioridades.
La vida tiende a dar, en ocasiones, más de lo que quita.
La vida es la trastienda de los sueños. El BOOM, el PUM, el BANG que acaba con las sienes de todos los presentes de esta vida pasajera.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSe puede resumir en partes nuestra vida,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpero sólo los recuerdos unirán el puzzle que
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxexcede la muerte.

 

 

 

 

3.3. PROBABILIDAD PASADA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxTodo resulta
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxun desierto quebrado
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxa las tres de la mañana.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJavier Temprado

Pensé que tras la noche partirían los fantasmas. Me empeñé en transformar escalofríos en espasmos. Quise volar bajo el agua, tener un tapiz indestructible, no darme por vencido fácilmente.

Intenté no pensar sin quedarme dormido. Lamenté no dormir por pensar demasiado.

Dejé para luego, entonces, el encuentro endemoniado, las virtudes mal curadas o las ganas de partir sin optimismo por mi falta de costumbre a los milagros.
Porque, al fin y al cabo, uno también puede estar bien dando palos de ciego a las puertas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdel olvido
en el lado equivocado.

 

 

 

 

3.4. PROBABILIDAD PRESENTE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSi nos quedara algo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxno lo dudes
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsería un plan de fuga
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxMatías Miguel Clemente

Pensar que existe una estancia común a la vuelta de la esquina. Pensar que no queremos más, vivir en este mar que algunos llaman Vida. Pensar que el náufrago perdió sus coordenadas. Pensar quizá que estás envuelto en el cemento de un océano muy amplio.

Poder perder mañana el verso que hoy clarea. Poder también permanecer en e borde de la cama y no dar tiempo por perdido.

Poder romper palabras como se rompen cristales, quemar agallas como se queman postales del pasado o pasar sin demanda sobre la línea que separa el horizonte de la tierra, vestido de astronauta por delante de tu puerta,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpara que al fin confíes en la idea de mudarnos de planeta.

 

 

 

 

4.4. LOS DÍAS MUERTOS

Los días pasaban sin mucho sentido. Amarte era la única manera posible de enjaular el tiempo. Bebimos orgasmos y compartimos la ducha, la dicha, el verano y un jardín de látex para dos.

Amarte era el único lugar seguro y así lo hice: a ciegas, a escondidas, a espasmos.

Los días pasaron. Comprendimos el lenguaje de la nada. Nos mostramos como animales en su hábitat, sin perder el sentido de la calma.

Amarnos fue la única manera de sentirnos vivos y así lo hicimos:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNos atamos al cuello la soga del deseo
para descansar después sobre la hoguera de los sentimientos.

 

 

 

 

4.8. LA BÚSQUEDA IDÓNEA

Te sabes de memoria el ciclo: Primero arriba, después decepcionado, hibernar durante años, caer sin salpicones, despertar mojado, secarte con nutrientes naturales, tropezar de nuevo, golpear el suelo, compadecerte de ti mismo, llorar mucho y mear poco hasta descubrir que tu rutina, como el cuarto que habitas o los libros que lees, debe variar acorde a la intuición de una búsqueda. Eso que tú,
xxxxxsolo,
xxxxxxxxxxllamas
xxxxxxxxxxxxxxxxxvida.

 

 

 

 

5.1. LA LUZ

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHoy regresas a casa ocupando un océano
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxque ha sido atravesado por la luz.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxRubén Martín Díaz

El mundo dejó de oler mal un día de resaca.
Al despertar me cegó el reflejo del atardecer incrustado en una ventana que poseía una cantidad incontable de horas de flaqueza.
El transcurso de la tarde estuvo bañado en caricias. Cumpliendo cuentas pendientes con mi rostro cotidiano. Materializaba alguna sonrisa indisciplinada, tímida y hueca, discutiendo en voz alta por los pasillos del supermercado sobre el menú que iba a degustar cuando llamara a mi puerta la fuerza del hambre.

Mientras que eso ocurría analicé mi vida, recaí en la ingestión de algún producto químico sin importancia y hablé contigo, aunque ya no eras la misma.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(Llegué a notar la sensación de alivio cuando colgué).

Mis manos lejos del deseo, gritaba yo, cuando la fuerza del hambre surcó mi cerco, con cierto aire reposado, confirmando que ningunos ojos son los mismos después del cuarto (o quinto) parpadeo.
Me di un festín con los recuerdos más dulces de nuestro paso por la vida. Traté de no excederme con la sal al reducir una salsa transgénica de lágrimas. Descongelé los miedos y mezclé los platos rotos para elaborar un postre con verdades. Después guardé la siesta en un cajón seis horas. Y ahora cuando ya no huele mal el mundo, soy capaz hasta de hablar cuando hay alguien a mi lado.

 

 

 

 

5.2. RECORDATORIO

Me apodero de este instante breve y denso.
No es momento para bromas, he llegado aquí desde el recuerdo.

 

 

 

 

5.4. MUDAR LA PIEL

Olvidar que hubo un yo antes del mí que ahora escribe este poema.
Presenciar la muerte del yo nocturno, del mí sereno.
Sobreponer a los recuerdos que aturden imágenes reales, figuraciones o sueños que llegan desde el futuro y no hacer nada por detener el rumbo de los ojos cansados, de los pies hundidos, de la memoria cancerígena.

No hacer nada pero al mismo tiempo asumir, tan de golpe, la muerte del yo de antes y saber que en mi memoria
xxxxxxxxxxxxxxxsolo queda espacio para instantes bellos.

Sentir,
xxxxxxxtan de pronto,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxeste arrebato a favor de la razón.

 

 

 

Sarrión Galdón, David. Breve teoría del desastre. Madrid; Ed. Huerga y Fierro, 2015.

 

MI FRACTAL POESÍA 5.0

noviembre 30, 2015 Deja un comentario

Cinco años. Cinco ediciones de Fractal Poesía. Cinco años llenando de poesía (en todas sus vertientes) una ciudad como Albacete. Un festival que toda provincia debería tener. Porque Fractal Poesía no se mira el ombligo, fomenta algo que algunos tenemos como seña de identidad: el intercambio cultural; no hay mejor manera de nutrirse. Poesía disfrutada y compartida, mezclada con artes plásticas, cine, música, fotografía y escultura.

Cuando yo llegué ya se habían llevado a cabo la inauguración de la exposición ‘Misterios’ de Chema Arake y el taller impartido por Sergio Delicado. Y la lectura que dieron Javier Lorenzo Candel, leyendo poemas de ‘Juegos de construcción’ y ‘Manual para resistentes’, entre otros; y Matías Miguel Clemente, leyendo algunos de sus poemas en prosa de ‘Dreno’, recién publicado por La Bella Varsovia.

12243486_436048779914600_2362351141264045819_n

12247089_436049406581204_2915909275701704507_n

12247052_436048953247916_3470882629437783000_n

 

Pero es que también se habían llevado a cabo la lectura de Pedro Mateo ‒que acaba de publicar ‘Funeral Tropical’‒ y José Iván Suárez; y la presentación, la mañana del día que llegaba yo, de ‘Armonía en rebelión’, de José Alfonso Iglesias Huelga, libro ganador del III Premio de Poesía Festival Fractal.

12243175_436189539900524_2475786401185692755_n

12299301_436443919875086_8940516169149129776_n

 

Yo llegué a Fractal a la hora perfecta: la hora de la comida. Compartir alimento y bebida (sí, y tabaco, aunque sea políticamente incorrecto) es uno de los mejores métodos que conozco para entablar conversación. Allí estábamos Andrés García Cerdán, Matías Miguel Clemente, Javier Temprado, David Sarrión Galdón, Javier Sánchez Menéndez, Natxo Vidal Guardiola (con su inseparable José María Román y un par de acompañantes más) y un servidor.

IMG_20151121_161616

 

Y a partir de ahí todo fue un no parar. La tarde comenzaba en el espacio artístico y social La Casa Vieja, uno de esos espacios que toda ciudad debería tener. Curioso, entrañable, arriesgado, dedicado a la cultura, a la sociabilización y unas cuantas cosas más.
Lugar con múltiples espacios como pueden ver en las fotos:

12243215_436189446567200_1915806027502153023_n

12243156_436189403233871_8638201667663107632_n

IMG_20151121_165751

IMG_20151121_165834

IMG_20151121_170036

IMG_20151121_170644

IMG_20151121_201708

IMG_20151121_201715

IMG_20151121_201718

 

En La Casa Vieja, entre una exposición de José Enguídanos y otra a cargo de Rafael Picó y Marta Gómez, que llevaba por título ‘Memorablemente’, se vivieron los dos recitales de la tarde.
El primero fue el de María Moreno y Lucía Plaza. María Moreno acaba de publicar ‘The Woman Under The Mango Tree’, publicado por Polibea tras conseguir el Premio de Poesía Javier Lostalé, y en él se encuentran tanto una serie de inquietudes sociales como su personalísima visión sobre el Caribe, donde estuvo viviendo durante dos años. Lucía Plaza, por su parte, volvió a leer en Albacete poemas de su ‘Lonely Planet’ con un público absolutamente entregado.
Después le tocó el turno a Natxo Vidal Guardiola, acompañado de José María a la guitarra. Natxo leyó poemas de su ‘Ícaros desorientados’, que a veces José María sólo acompañaba y otras se convertían en canciones. Y para afrecer sus poemas en distintas voces, Natxo nos invitó a leer algunos poemas suyos a Javier Temprado, a Matías Miguel Clemente y a un servidor.
Las lecturas sirvieron para que uno se interesara por acercarse a esos libros, a intentar descubrir eso que se escapa en un recital. Porque esa fue una de las mejores cosas de la tarde, ver desde qué anécdotas habían creado algunos de los poemas.
En contra sólo hubo dos cosas. La primera fue que empezar con los autores de casa hace que en cuanto termina el recital de estos, parte del público desaparece, mostrando sólo cierto interés hacia los autores, no hacia la poesía. Y luego la temperatura, porque ese mismo día empezó a llegar el otoño en condiciones a Albacete; y es que aunque el entorno ayudara, el descenso progresivo de la temperatura hizo que se terminara deseando entrar en algún lugar cerrado.
Aun con todo esto último, repito: toda ciudad debería tener un lugar como La Casa Vieja, donde llevar a cabo eventos como el de esa tarde (sí, a pesar incluso del frío), porque muchos llegamos a Fractal Poesía con el anhelo de un calor que no tiene nada que ver con la temperatura y que se dio con creces en aquel espacio.

IMG_20151121_174644

IMG_20151121_175014

10891640_436189203233891_6368136828657618555_n

IMG_20151121_183034

IMG_20151121_175445

IMG_20151121_184253

IMG_20151121_185927

 

Después de reponer fuerzas, la noche explosionó en La Leche Militina. Se podría haber bautizado como ‘La noche Siltolá’, porque todo giró en torno a esta magnífica editorial sevillana, en cuyo catálogo se encuentran Isabel Bono, Julián Cañizares, Enrique Villagrasa, Carlos Martínez Aguirre o Kepa Murua, entre otros, en su colección de poesía.
Y digo que se podía haber llamado ‘La noche Siltolá’ porque en La Leche Militina se juntaron el poeta (y responsable de la editorial La Isla de Siltolá) Javier Sánchez Menéndez y tres autores albaceteños publicados en dicha editorial: León Molina, Rubén Martín y Javier Temprado. Todo esto acompañado por canciones propias y ajenas interpretadas por Diego Yturriaga.
Javier Sánchez Menéndez habló de su proyecto editorial y mostró parte de su quehacer poético (magníficos algunos de los poemas inéditos que recitó). León Molina provocó auténticas carcajadas de ingenio con sus aforismos, ámbito en el que se está convirtiendo en un auténtico maestro. Rubén Martín leyó textos de su ‘Arquitectura o sueño’, colección de poemas en prosa de una serenidad, una profundidad y una belleza exquisitas. Y Javier Temprado leyó algunos poemas de su magnífico ‘Los vértices del tiempo’, así como unos deslumbrantes poemas inéditos (no le pierdan la pista, aviso).
El único problema del local fue que, debido a la inmensa cantidad de gente que asistió al recital, muchos se quedaron fuera del espacio habilitado para el mismo (gente quedándose fuera del lugar de un recital, sí, créanselo) y el ruido que subía del piso inferior, el piso donde el negocio funcionaba, dificultaba excesivamente a quienes se habían quedado fuera escuchar a los poetas. Dentro de eso, sigo repitiendo que lo bueno ‒además, claro está, de la presencia de los propios poetas‒ es la cantidad de gente que asistió al recital.

IMG_20151122_003053

IMG_20151121_225651

IMG_20151121_230153

 

IMG_20151121_231056

11200772_436189603233851_6496481227266067497_n

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_232049

IMG_20151121_232114

IMG_20151121_233720

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_235025

 

Y luego, pues ya saben, a tomarse algo, que estas cosas dan mucha sed. Y unos dulces típicos.

11990624_10207857811300479_5618423982344991735_n

12243219_10206936311158335_2129226475381254243_n

12107722_436190229900455_333685207882533067_n

 

Esa tarde/noche me dieron una noticia de esas que me persiguen últimamente (ya les he dicho aquí en el blog que el libro me está dando una mezcla más que contradictoria de sensaciones). Después de que los editores de Balduque anunciaran que no iban a ir a Fractal, los responsables de la revista La Galla Ciencia, que iban a ser los encargados de presentar la editorial y de llevar ejemplares de mi libro para la lectura que iba a dar el domingo, mandaron un mensaje diciendo que se habían puesto enfermos. Lo dicho, que la noche antes del recital que tenía que dar, me encontraba sin mis editores y casi sin ejemplares del libro que iba a presentar. Así que esa noche dormí con Jimmy, que me protegió de los demonios de la noche.

IMG_20151121_215243

 

La mañana del domingo, después de desayunar y disfrutar con Andrés García Cerdán de una mañana de rock and roll entre Surfin’ Bichos y Los Enemigos nos fuimos a recorrer un poco Albacete y a acompañar el recorrido con unas cervecitas. Y casualidad  de casualidades, se nos ocurre acercarnos al café El Sur, donde yo leería por la tarde, y nos encontramos allí con Óscar Aguado e Hipólito García “Bolo”, que leerían en La Leche Militina a última hora de la tarde, así que nos juntamos con ellos y cayeron las cervezas que tenían que caer y nos fuimos los cuatro a comer juntos. Y creo que así deberían ser las comidas. Divertidas, ingeniosas, serias, mordaces, salpicadas de música y literatura, y con alguna carcajada.
Y el camino al café El Sur salpicado del ingenio que hay en cualquier ciudad.

IMG_20151122_155325

IMG_20151122_162752

 

Poco antes de las cinco de la tarde estábamos en El Sur. Como de todos los que teníamos que estar allí, el único asistente era yo, me propusieron compartir la lectura con David Sarrión, lo que me pareció sencillamente un placer. Así que, tras una presentación hecha por parte de Andrés García Cerdán que nunca le podré agradecer los suficiente, David comenzó con su ‘Breve teoría del desastre’ y fuimos intercalando poemas suyos con versos de mi ‘Cantando en voz baja’.
Nada que añadir aparte de que el lugar es un lujo, que el trato fue exquisito, que el público fue envidiable (de esos que uno quisiera tener en cualquier recital) y que compartir lectura con David Sarrión fue una de las sorpresas más agradables que he tenido en mi relación con la literatura.

IMG_20151122_174218

IMG_20151122_170828

12294878_436443856541759_932698150689820544_n

12295320_436443916541753_7972074392071952352_n

12247150_436443566541788_2767475667527379046_n

12240084_436443386541806_1163592752389323428_n

12289502_436443423208469_8392923703673496606_n

12246962_436443823208429_7326295619970548951_n

 

Y en cuanto terminamos el evento, otra vez a La Leche Militina, donde se llevaba a cabo el último evento del fin de semana, una lectura compartida entre Andrés García Cerdán (que presentaba ‘Barbarie’), Óscar Aguado (leyendo poemas de su nuevo libro ‘El falso llano’) y “Bolo” (presentando su libro ‘El charro roto de Jorge Negrete’). Y otra vez una asistencia de público envidiable, y el humanismo ocupando aquel espacio. Y uno, que tenía billete de vuelta ya sacado, sólo pudo asistir a los primeros minutos del evento.

IMG_20151122_200539

12278794_436443713208440_3300587520961343401_n

12243413_436443573208454_7516433115035044476_n

12246827_436443709875107_4191967248218887932_n

 

No sé, después del torrente de palabras de ese día y medio en Albacete ahora no tengo palabras para expresar la cantidad de sensaciones que me traigo de allí. Como si hubiera vuelto con las pilas puestas. Como si me hubiera enamorado del mundo otra vez. Dos años sin ir a Fractal han ayudado a ver la evolución del mismo. Ver cómo han aumentado en seriedad, en profesionalidad a la hora de plantearse el festival; ver cómo todos los integrantes de Fractal se implican de la misma manera, que nadie sobresale por encima de nadie; ver la cantidad de gente que se implica de manera más o menos indirecta con la organización y con la realización de cada evento es absolutamente envidiable. Y, por supuesto, ver cómo las administraciones públicas no se enteran de la mitad de las cosas que ocurren a su alrededor y cómo los medios tradicionales de comunicación vuelven a centrarse en lo más casposo y a obviar casi por completo los eventos de mayor calado hace que querer a Fractal Poesía sea lo más natural del mundo.

Gracias por el regalo de volver a contar conmigo. Ojalá os lo pueda devolver más pronto que tarde.

 

P.D. Dos reseñas sobre lo que ha ocurrido en este Fractal Poesía 5.0. Una de Antonio Rodríguez y otra de Andrés García Cerdán.

 

FRACTAL 2012

noviembre 5, 2012 4 comentarios

El viernes y el sábado no subí nada al blog porque Cris y yo estábamos en Albacete, disfrutando de la segunda edición Festival Fractal de Poesía Joven. Es cierto que nos perdimos la presentación de la antología publicada para esta segunda edición y el primero de los recitales (el que dieron Maurice Chandler, María Moreno y Javier Temprado el jueves en el Café Época), pero asistimos a todo lo que desde Fractal estaba previsto durante el viernes y el sábado.

Una de las razones por la que fuimos al Festival Fractal fue porque el año pasado Cris y yo participamos en él y fuimos incluidos en la primera de las antologías que han publicado (una antología en la que compartíamos espacio con poetas de la talla de Pablo García Casado, Joaquín Pérez Azaústre, Elena Medel, Javier Moreno, Ben Clark, Ángel Paniagua, Alberto Chessa, Raquel Lanseros, Alberto Santamaría, Raúl Quinto, Ana Gorría o Luna Miguel); la otra razón es que uno de los organizadores y su compañera nos insistieron tanto que no pudimos negarnos a estar con ellos un par de días.

 

 

El cartel de este año, que demostraba que Fractal quería mayor fusión entre las distintas disciplinas artísticas, ha corrido a cargo de Chema Arake y era éste:

 

 

Y la antología publicada este año, y preparada por Rubén Martín Díaz, incluye a Jesús Bernal, Mercedes Díaz Villarías, Juan Andrés García Román, Sara Herrera Peralta, Javier Lorenzo Candel, Luis Martínez-Falero, José Martínez Ros, José Ignacio Montoto Mariscal, Antonio Praena, David Eloy Rodríguez, Elena Román, Basilio Sánchez, Estelle Talavera, Javier Temprado y Arturo Tendero.

 

 

Fue genial asistir a la inauguración de la exposición conjunta de fotopoesía, escultura y libros de artista albergada en el Museo Provincial de Albacete; digo que fue genial porque quedó demostrado que los políticos son iguales en cualquier parte del territorio nacional: un cúmulo de excusas baratas, tópicos y demagogia  de supermercado; y fue genial porque algunas de las fotografías y las esculturas nos parecieron absolutamente geniales, así como muchos de los poemas visuales creados por alumnos de la Escuela de Arte de Albacete. Aquí tienen a Andrés García Cerdán dando paso a la inauguración de la exposición:

 

 

Por la noche, en el Viktor’s Café asistimos al recital que ofrecieron Matías Miguel Clemente y Javier Moreno. Matías Miguel Clemente fue un descubrimiento del que habíamos oído hablar y que nos impresionó con su búsqueda de los límites. De Javier Moreno, que leyó poemas de su último libro, ‘Cadenas de búsqueda‘, no puedo decir nada en este blog que no sea que Javier me parece uno de los mejores poetas que hay en este país (a la misma altura que su vertiente de escritor). Aquí los tienen en acción.

 

 

 

 

 

Y aquí dejo un poema de cada uno de ellos:

 

predolor

no quiero hablar del dolor para eso ya están las agujas y los pies
descalzos y los padres y alguna materia viscosa no quiero hablar
sino del predolor de lo anterior  de  la  hacienda  de  lo  pretallado
y de lo que hizo al  hierro  volverse  amarillo  y  pudrirse  debajo
de las manos aquellas que labraron a golpes de cuello una savia
que no absorbe y quiero hablarlo desde una silenciosa caravana
de cometas que amenace con cumplir su neura de mudanza
aleteando desde el  cielo con lámparas de infierno  y peregrinos

hablaré desde allí de lo que se hizo antes del dolor lo haré
y lo haré bien  porque  la piel desertizada  sabe lo que pasa antes
lo que inaugura lo que predestina y rige la piedra y su chispa

 

(Matías Miguel Clemente)

 

 

LUBINA SALVAJE

Fui al mercado, caminando deprisa a través del frío
de diciembre hasta la pescadería. Allí pregunté por la lubina
y, a pesar del precio, opté por la salvaje
Me gustó la reciedumbre de sus escamas
su color oscuro, como si todavía guardase algo de la profundidad
del mar pegada a su piel. Y salí del mercado con mi lubina
bajo el brazo, y al llegar a casa me di cuenta de que no
cabría de ninguna manera en la vaporera
Así que me puse manos a la obra, tomé el cuchillo
más grande de casa y me dispuse a trocearla
Era una tarea de pescadero. Algo difícil abrirla
longitudinalmente, hacer que el filo
hendiese la carne tangente a la espina
cortar la cabeza
Tuve que ayudarme del mazo del mortero
para seccionar la enorme cola
Las escamas parecían de acero
Comenzaba a sudar, a pesar del frío
Entendí que ser salvaje era una cualidad de algunos cuerpos
una resistencia a ser atravesados por personas
que leen y hacen versos
Y entonces sentí por un momento envidia de aquella lubina
de aquel ser salvaje

 

(Javier Moreno)

 

 

 

El sábado por la mañana empezaron a torcerse las cosas (visto desde fuera por alguien que ha asistido los dos años seguidos al Festival). Y es que una de las mejores ideas del Festival, las ‘Cañas poéticas‘ –un evento en el ‘Shangri-Lá Bar’ en el que los asistentes leen poemas que no sean suyos y a ser posible que se encuentren en la antología que publica Fractal mientras se remoja todo en cerveza– fueron este año un caos organizativo, un evento deslabazado al que sólo asistió durante todo el evento uno de los organizadores…sí, lo han adivinado: Andrés García Cerdán.

Ya por la tarde, en el Café Indiano, asistimos a la presentación de tres libros premiados en el último año de tres autores albaceteños (Antonio Rodríguez, Javier Lorenzo Candel y Rubén Martín Díaz), que junto a Arturo Tendero ofrecieron una lectura poética excesivamente reposada a mi parecer. Después, una Mesa Redonda bajo el título ‘Poesía y crisis’ que moderó la poeta Cristina Morano, mostró a unos autores que se fueron demasiado por las ramas ante preguntas directas como el planteamiento de los temas clásicos en la poesía actual que los poetas de la mesa contestaron refugiándose en los autores clásicos y en la tradición y sin contestar a la pregunta de si el planteamiento debe cambiar o no.

 

 

 

Y casi para terminar el Festival llegó la bomba del mismo, un evento ante el que los amantes y los curiosos de la poesía deberían estar haciendo cola, un acto en el que se pudo palpar lo que cierto amigo dice que le falta a la mayoría de la poesía española actual: volar. Pues bien, si hubieran visto el recital que se llevó a cabo como penúltimo evento de este Festival Fractal, habrían escuchado, visto y sentido en cada poro de su piel cómo la poesía puede volar hasta cotas insospechadas. El recital en cuestión lo dio Juan Carlos Mestre y sé a quién se le saltaron las lágrimas viendo a este poeta que este país ignora enciclopédicamente. Joder, qué amor a la palabra, qué lucha a brazo partido ante quienes pretenden robarnos el significado de los más altos términos, qué musicalidad en la sabiduría…joder, qué gustazo haberlo visto, haberlo escuchado y haberlo disfrutado como pude hacerlo el sábado en Albacete.

 

 

 

 

 

La despedida definitiva se llevó a cabo en el ‘Torito Bar’ y corrió a cargo de La Cooperativa DJ. Esa es una de las mejores maneras de terminar una fiesta como Fractal Poesía (no se imaginan la sed que dan estas cosas).

Eso sí, aunque fue un placer reencontrarse con Luis Merino, con Antonio Rodríguez o con Constantino Molina, y conocer a jóvenes poetas como Javier Temprado, esperamos que el año que viene se solventen hechos como que de todos los organizadores sólo uno estuviera en todos y cada uno de los eventos (no como ocurrió el año pasado), porque si no es así, el evento podría terminar muriendo de agotamiento por culpa de muchos de los males que aquejan al mundo poético español. Desde aquí espero que todo se solucione y vaya mejor el año que viene, porque es este un festival que merece la pena.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más