Archivo

Posts Tagged ‘manuales de instrucciones’

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (123)

.

Pues acaba de llegar a casa ‘Imágenes nucleares y otros poemas’ de Óscar Hahn, publicado por Cartonera del escorpión azul, junto a algunos Manuales de instrucciones más, entre los que había un par que no tenía (el resto serán para darle difusión a aquella maravilla).

Si quieren ponerse en contacto con ellos para conseguir alguna de las joyas que ya tienen publicadas o de las que vendrán, solo tienen que mandarles un e-mail a lacartoneradelescorpionazul@gmail.com. Y si quieren echarle un vistazo a lo que van haciendo, solo tienen que echarle un vistazo a su página de Facebook.

.

LAS VARAS DEL ZAHORÍ – POEMAS DE LA SED

 

 

Invocar esas palabras
caídas desde azoteas que tiemblan
precipitadas con furia
de compuerta abierta con retraso
esas que rompen
la compostura
de los rellanos el maleficio
de las vidas a media asta

Rebuscar más alto
más hondo
en la rama que no se alcanza
sin exiliar las palmas del suelo

Esas palabras
que sólo se revelan
cuando los pies se impacientan
junto al precipicio

[Esas palabras]

 

 

 

 

 

Niñez tiempo de asombro: levantar una piedra y descubrir
vida blanda proliferando en su bajocielo en una resistencia
silenciosa, invisible.
El revés de las piedras se ha hecho páramo, mutismo de
vientos que se desataban desde dentro.

Hacen falta unos seis años y ojos australes contando estrellas
que caen, hacen falta huesos más livianos y las rodillas
heridas de hierba.

¿Qué viento fue alisando el sueño hasta el umbral de la
cordura, abrochando las suelas al suelo, el latido al madero
de lo convenido?

Desde entonces ha sido caminar sobre la nieve sucia.

Desde entonces, ver al perro moribundo en la cuneta, esquivarlo
y acelerar para llegar pronto a casa.

 

PORCIÓN

 

GULL

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo soy tanto un hombre como un síndrome;
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxuna voz que ruge en el corazón humano.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSoy una lluvia.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo se me puede contener.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(la voz de Gull en vi. 4: p. 493;
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxAlan Moore: From Hell, 1996)

¿Qué existe justo antes del grito?
Una ausencia insoportable de la voz.

¿Qué existe después del grito?
Una ausencia insoportable de la voz.

¿Qué existe durante el grito?
Una ausencia insoportable de la voz.

 

 

 

 

MEJORÍA DEL HOMBRE Y DEL RATÓN

separe el primer pliego xxel más exterior
de la edición justo de ayer xxel diario
que dejó arrasado en la cesta de camisas
mordedura así en las horas sin sueño
vuelva usted a prenderlo
y lea las dos cosas:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen
la portada (—ánguloderecho)
que tratan de comerse sus heces
por no disponer de mejor cosa con que suicidarse
que otros se dan
cabezazos
las cuatro paredes de la celda
xxxxxGuantánamoxxx que tres
casi logran ahorcarse con una toalla pequeña
y un cuarto xcon un cubierto de plástico
intentó cortarse las venas x (sin éxito):
«las muestras de desesperación son tan humanas
como inhumano el limbo legal en el que se encuentran
los 600 detenidos en la base naval».
las fuentes consultadas
califican la operación como un experimento del Pentágono

Hasta ahí. xxNo siga.
Dele ahora la vuelta a este pliego
papel que en sus manos puede deshacerse
xxxxxbusque ahora en la contraportada
que acaban de fabricar x(en estados unidos)
un ratón transgénico
que, aunque castrado, tiene la espalda repleta
de testículos
capaces de producir semen de cabra.

Ya sabe usted: De cabra
y pare de leer.

Levante la cabeza y mire en su hijo
el juego comenzado a un paso del desastre.
Clave sus ojos más allá de su torso
en el punto justo donde acaba la niebla.
Pregúntese entonces
por qué lado xxmejorar
el camino blanquecino de toda su especie.

Comience a hacerlo.

 

 

 

 

DE EL AMOR, LA IRA: ESCRITOS POLÍTICOS SOBRE POESÍA (FRAGMENTOS)

13) «LA INJUSTICIA NO ES ANÓNIMA: TIENE NOMBRE Y DIRECCIÓN» (BRECHT)

Un buen poema político no «mueve el mundo».

Ayuda a recobrar aliento.

Un buen poema político no «hace caer a la injusticia».

Le da nombre y dirección.

 

 

 

 

67) TRES FOCOS DE DEBATE PARA UN ENCUENTRO DE POESÍA POLÍTICA

xxxEl 1º hace referencia a las estrategias retóricas, y en gran parte se establece en los posicionamientos que cabe adoptar entre las ventajas y las limitaciones de los diversos Realismos.

xxxEl 2º hace referencia a los efectos deseados sobre la conciencia del lector, y en gran parte se tensiona entre las posibilidades de la sugestión y las del extrañamiento, entre identificación y distanciamiento.

xxxEl 3º hace referencia a los modos de producción y socialización del objeto-poema, y en particular se pregunta por la idoneidad de qué espacios favorecen la comunicación.

xxxLas conexiones del poder con lo real constituyen la base de los tres debates anteriores.

 

‘BASURA’, DE DIONISIO CAÑAS

 

basura

El problema no es sólo consumir desenfrenadamente sino que también tenemos que deshacernos de los restos de este banquete de objetos de consumo. Ya sabemos que la vida es dura y que para digerir el absurdo cotidiano es bueno consumir, nuestra única forma de consolación, de fantasía de poder. Pero ¿quién cantará la basura que con tanta alegría producimos? ¿Quién encontrará el poema exacto para las toneladas de desperdicios que todos los días producen las ciudades?

 

FRAGMENTOS DE NUEVA YORK

 

dos preguntas y una respuesta

¿Cuál es el lugar de la escritura? ¿Cuál es el lugar del corazón? Un pájaro cuyo nombre desconozco me respondió: «Escribe en cualquier lugar de la corteza del mundo lo que no escribirías ni en el corazón de tu peor enemigo con la punta de una navaja».

 

 

 

 

la lengua

Sólo quien oye la resonancia de su lengua entre las calles de Manhattan puede decir que ha vivido en Nueva York; su lengua, la de Nueva York, no la lengua de su país natal.

 

 

 

 

el abandono

Sé que me han amado porque sé que me han abandonado. Lo mismo ocurre con Nueva York, cuando queremos abandonarla nos damos cuenta de que la hemos amado mucho, de que ha sido muy importante en nuestra vida.

 

 

 

 

la máscara

Nueva York, como el poder, desenmascara a las personas y las enfrenta a su rostro desnudo. Nueva York, como el poder, no corrompe o hace mejores a las personas, sino que les saca la corrupción o la grandeza que llevaban dentro.

 

 

 

 

el poeta como recién llegado

Vivir en Nueva York no es igual que llegara a ella recién casado (como Juan Ramón Jiménez), recién abandonado (como Federico García Lorca) o recién enamorado (como José Hierro). Yo me miro en ellos, aunque nunca podré ser como ellos, no sólo porque son tres grandes poetas, sino porque nunca podré tener la experiencia de Nueva York que ellos tuvieron: la del recién llegado que ya viene como poeta hecho y derecho; yo me hice poeta en Nueva York.

 

 

 

 

magnetismo

Nueva York es un imán, un centro de gravitación, que atrae a todos aquellos que creen que con sólo por estar pegado a él sus vidas y sus obras van a adquirir un aura especial, diferente. Pero Nueva York es también una trituradora implacable: todos aquellos o aquellas que en su país natal eran una mediocridad la ciudad los despedaza, los arranca de raíz, pronto se dan cuenta de que si en sus países de origen no eran nada, en Nueva York se convierten en menos que nada, en menos que nadie, aunque ellos y ellas se sigan mintiendo a sí mismos diciéndose que por el mero hecho de estar en Nueva York valen más que cualquiera que no viva en esta ciudad.

 

 

 

 

gasolina

«Toda perspectiva de la realidad debe incluir una gasolinera», decía yo en un poema. No se trataba sólo de un juego de palabras sino que en verdad es difícil pensar en el siglo veintiuno sin que por medio no haya un viaje en automóvil a algún lugar.

 

 

 

 

esqueletos

No es igual ver en medio de un paisaje el esqueleto de un caballo que ha muerto de muerte natural que ver la carcasa de un automóvil abandonado, pero el sentimiento de desolación es el mismo; nos recuerda la muerte.

 

 

 

 

estética

La estética del consumo ya nos la dio el Arte Pop, a nosotros nos toca crear la estética de la basura.

 

 

 

 

los poetas de la basura

No nos falta un lenguaje para ser los bardos de la basura, sino que creemos que con hablar del maleficio de la publicidad y del consumismo nuestra tarea de poetas se ha cumplido. ¡No tan deprisa! Sólo los que hagan una mística del desperdicio, de la desposesión urbana podrán levemente aproximarse al problema de esta abundancia egoísta en la que vivimos.

 

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (118)

Pues todo esto que pueden ver en la imagen me ha llegado a casa. De aquí a nada les voy contando.

 

 

LETRISMOS

 

 

 

 

 

LA MUERTE, LA MUJER

 

POÉTICA (I)

Por la mañana oscurezco
Por el día tardo
Por la tarde anochezco
Por la noche ardo.

Al oeste la muerte
Contra quien vivo
Del sur cautivo
El este es mi norte.

Otros que cuenten
paso a paso:
Yo muero ayer

Nazco mañana
Ando donde hay espacio:
— Mi tiempo es cuándo.

 

 

 

 

DISTURBIO

Alma que sufres pavorosamente
Ese dolor de ser privilegiada
Deja tu llanto y queda sonriente
Antes que horrible soledad te invada.

Piensa en llenarte de una vida ardiente
¡Alma tremendamente desgraciada!
Águila, deja la hueca morada
Y arrástrate en el suelo cual serpiente.

¿Por qué aire quieres si en aire te agotas?
Sí, subes mucho, pero aire no acotas…
¡Al suelo, águila audaz, la noche es fría!

Vuelve, oh alma, al lugar donde naciste
La tierra es buena y el aire muy triste…
Tal vez tú puedas ser feliz un día.

 

 

 

 

SONETO DE ANIVERSARIO

Transcurran días, horas, meses, años
Madure el aliciente de la vida
Continúe por siempre dividida
Entre consuelos y entre desengaños.

Aunque la carne quede envilecida
La salud merme y se incrementen daños
Lo ideal es templarse con redaños
Mejor que estar con la frente abatida.

Quiérase antes ventura que aventura
Al tiempo de una sien descolorida
Y una ahora fofa fibra y antes dura.

Te lo diré: amiga mía, olvida…
Mi gran amor es de una criatura
Tendiendo a envejecer, no envejecida.

 

BIZCO REY

 

HANSEL Y GRETEL

Solos
en el bosque
hallan la casa de chocolate

Gretel se embadurna toda
Hansel
no le quita la mirada de encima

y en silencio
se muerde la lengua

 

 

 

 

LA SIRENITA

Enfiestado
el capitán acaricia a Sirenita
pero su cuerpo lo desconcierta

de modo que
la levanta por la cola
y le corta la cabeza

y
con el mismo cuchillo
la desescama bajo el sol

 

 

 

 

EL PATITO FEO

El pequeño pato inclina la cabeza
sobre la superficie del lago
y se contempla

un eco de risotadas apresa su mente

palidece
temblequea

cuenta hasta tres
y se zambulle hasta el fondo
con una piedra atada a su cuerpo

 

MÁS ALLÁ DEL RUIDO DEL AGUA

diciembre 27, 2020 Deja un comentario

 

ISHIDA HAKYO

Gansos salvajes.
Todo lo que queda
es la belleza.

 

 

 

 

KANEKO TŌTA

Las nubes sobre el Océano
acuerdan existir sin preguntar:
¿Morir o vivir?

 

 

 

 

KUSAMA TOKIHIKO

En lo alto de la ladera
las flores de los cerezos juguetean
mientras caen.

 

 

 

 

INAHATA TEIKO

Montañas nevadas
y montañas sin nieve.
Ambas con idéntica altura.

 

 

 

 

MADOKA MAYUZUMI

Una estrella fugaz,
enamorada de alguien, no sabe
a dónde puede llevarme.

 

AGUAS Y TIERRAS

diciembre 26, 2020 Deja un comentario

 

EL VALLECITO

El gavilán sobrevuela los cerros.
Ésa es la mejor perspectiva.

 

 

 

 

EN VIAJE

Extraña forma de paraíso,
aún desconocida y ya añorada.

 

 

 

 

GEGHARD

Cavar hasta que la roca
te entregue su secreto.

 

 

 

 

PRIMAVERA ESTONIA

xxxxx5

La floresta, eso sí, y los ríos,
que no falten los ríos,
las casitas de cuento,
la cigüeña en su nido,
y yo, sentado y en marcha.

 

DECIR EL HAMBRE – EL NO SABER CARGADO DE COMPASIÓN

diciembre 22, 2020 Deja un comentario

 

SI PREGUNTO a los hombres
qué es aquel cuerpo inmenso
que vibra al otro lado de los bosques,
me contestan: «el mar».
Si te pregunto qué es el mar
me dices:
«un animal de lluvia que sin tregua recorre
la distancia infinita que de sí mismo le separa».
Quieres ponerme a prueba, pretendes confundirme.
Sé que aquel cuerpo inmenso
eres tú
cuando sales del bosque
y arrojas tu saliva sobre el mundo.

 

 

 

 

LLEVO acostada largo tiempo
en la orilla. Mis pechos
son colinas cubiertas de hoja seca.
Levanto la cabeza y me contemplo:
en mis muslos el vello a punto de ser vello,
me incorporo: la hierba a punto de ser hierba,
doy un paso y despierto al agua
a punto de ser agua,
se asusta un ave negra a punto de ser ave a punto
de ser negra…
Un resplandor me ciega:
el bosque me contempla, a punto de ser bosque,
a punto de ser tuya.

 

 

 

 

NO PONDRÁS NOMBRE AL FUEGO

No medirás la llama
con palabras dictadas por la tribu,
no pondrás nombre al fuego,
no medirás su alcance.
Todas las llamas son el mismo fuego.
Mi cuerpo es una antorcha que alumbra los espantos
que la razón construye en sus tinieblas.
Hay que bajar al cuerpo, muy adentro,
tocar el centro ardiente, abrirlo y propagar
el gozo de la lava.
No importa en qué caderas,
en qué pecho resbale,
no importa la estatura, el sexo o la materia
pues todos caminamos sobre la misma pira.
No medirás la llama con palabras que encubren
los viejos sentimientos de los hombres.

 

 

 

 

MEJOR NO diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.
Puede que Ud. también lo hiciera.
Suele ocurrir con los poemas:
terminan condensándose las formas
en nuestros ojos como el vaho
sobre un cristal helado;
las formas, con su herida.
Pues quien construye el texto
elige el tono, el escenario,
dispone perspectivas, inventa personajes,
propone sus encuentros, les dicta los impulsos,
pero la herida no, la herida nos precede,
no inventamos la herida, venimos
a ella y la reconocemos.

 

 

 

 

ME PEDÍS palabras que consuelan,
palabras que os confirmen
vuestras ansias profundas
y os libren
de angustias permanentes.
Pero yo ya no tengo
palabras de este género.
Aceptad mi silencio: lo mejor
de mí. Huid del soplo que pronuncia,
en mi boca,
la amarga condición de lo humano.
Y, entretanto, dejadme contemplar
el vuelo de la ropa
tendida en las ventanas.

 

 

 

 

Toda tu escritura aparece marcada por la sombra de la pérdida e incluso por un cierto trabajo de duelo. Ahora bien, ¿qué trazas de sentido se inauguran en esos lugares, en su trayectoria hacia un otro espectral? ¿Qué enseña esa herida, si nos es dado aprender algo de ella? ¿Y por qué ese querer-dar refugio a los desamparados a través de la escritura?

Sí. La pérdida. La historia de un ser humano es la historia de sus pérdidas. —Esto es una generalización, no vale sacar frases universales de acontecimientos singulares—. Así que: Mi historia es la historia de mis pérdidas. Eso está mejor. ¿Por qué? Tal vez por la costumbre del desarraigo. Nunca tuve tiempo de acostumbrarme a un lugar, a un contexto social, familiar u otro. Siempre había que cambiar, sustituir. Un entrenamiento para la muerte, en cierto modo. La muerte nunca me pareció algo natural. Al menos para la conciencia, esa enfermedad que nos hace humanos. La conciencia es la portadora de la herida: la capacidad de contemplarse a sí misma sabiendo que ha de morir.
xxxNo creo que el dolor tenga sentido, tampoco que lo procure, salvo por darnos a ver que todos compartimos la misma condición doliente. El com-padecimiento es, hoy en día, lo único que puede conducirnos hacia la comprensión de la inutilidad de los conflictos, de su insensatez. ¿Por qué añadir sufrimiento al que la existencia conlleva de por sí? Dolor, pérdida, muerte son nombres para la fragilidad que nos es consustancial, que se nos manifiesta de infinitas maneras a lo largo de nuestra vida y que nos asemeja a todos. Tal vez haga falta que los sosegados lo recuerden para que los que sufren se sientan amparados.

En En la traza. Pequeña zoología poemática sugieres que lo poemático se debe diferenciar de lo poético e incluso, a la luz de otros escritos tuyos, podríamos arriesgar que lo poemático para ti nace de distintas canteras. Establecida esa línea, ¿qué relación traza tu escritura con respecto a la poesía?

Hay en el poema algo, digamos, insuflado y algo construido. Cuando el hacer «poiético» (la poíesis es construcción, elaboración) obtura y oscurece el soplo, el poema desaparece, se queda en poesía: juego o florilegio. Toda sociedad decadente tiene sus florilegios, juegos en los que se premia el virtuosismo, es decir, la perfección del aprendizaje o, lo que es lo mismo, de lo convenido. El virtuoso es un artista cuyo arte consiste en engordar al en detrimento del nos que el buen poeta ha de cultivar dentro de sí. Sus composiciones son deposiciones del yo.
xxxEl poema es otra cosa. Es un oído atento. A lo otro que hay en lo que se percibe. Lo percibido anterior a su formulación. Para formularlo de nuevo, qué duda cabe, pero con sólo el in-dicio, lo in-decible por decir apenas sugerido. Pasar entre las formas como un animal entre la hierba, quedando tan sólo la fragancia en su pelaje. Una fragancia es un ritmo, un color, una vibración en curso.
xxxPor lo que a mí respecta, aspiro a ser el humilde aprendiz de ese animal. Llegar al poema como quien vuelve de caminar por el monte con la chaqueta mojada, y la pone ante el fuego y humea, y aspira ese humo. ¿Qué palabras serían esas?

En tu escritura, el entrecruzamiento de géneros es notorio. En Husos, por ejemplo, articulas prosa poética, reflexión filosófica e incluso un registro epistolar y autobiográfico. ¿A qué obedece esa apuesta estética? Más en general, ¿cómo se ligan en tu proyecto lo filosófico, lo poético y lo político?

No se trata solamente de una apuesta estética. La estética, si no está al servicio de algo más importante, es inútil. Mi apuesta tiene que ver con la conciencia de que las proposiciones científicas que se aplican al mundo de la experiencia no son sino una universalización de la opinión, y no tienen mayor valor que aquella. Dicho de otra manera, la certeza (episteme) que pretendía Platón no deja de ser opinión (doxa). Por muchos cisnes blancos que se puedan contar, nadie puede decir que no haya en alguna parte algún cisne negro, el cual invalidaría la proposición «todos los cisnes son blancos». (La historia de los cisnes es de Popper, quien quiso definir las proposiciones científicas como aquellas, precisamente, que pudieran «falsarse»: demostrarse que son falsas. De lo contrario, serían metafísicas). Por lo que a mí respecta, pronto me sentí a disgusto con mi formación filosófica cuando, en la prosa ensayística, me veía articulando proposiciones copulativas del tipo «Esto es tal y lo otro cual» sin que nunca apareciese el sujeto que dice ni el lugar desde donde se dice. Lo propio de la universalidad es obviar las circunstancias del decir. Apunté pues tal acontecimiento. Toda escritura (y todo decir) es acontecimiento, y quien escribe también acontece en el tiempo. ¿Por qué no decir ese acontecimiento? ¿Por qué no integrar eso que queda, que quedó siempre en los márgenes del ensayo? (De ahí el título: Husos. Notas al margen; aunque también estaba ya presente en Filosofía en los días críticos). Al convertir la reflexión en «diario», me sentía más a gusto, la devolvía al lugar precario en el que acontece, le procuraba un espacio y un tiempo «real». Pues nada que se escriba o se diga lo hace sin tiempo ni lugar, sin con-texto.
xxxPoner esto de manifiesto era pues, para mí, una cuestión ética. Lo poético, en la prosa, es para mí una cuestión de ritmo. La escritura acontece con un ritmo, una respiración. Ella es la que marca las pautas.
xxxEn cuanto a lo político, el lugar de ciudadanía que tiene la escritura, supongo que tienen que decidirlo los demás en función del servicio que pueda prestarles. Las masas nunca hacen política, la deshacen en todo caso; son los individuos los que la hacen. En la medida en que vayamos trabajándonos cada cual, será más útil a otros lo que hagamos.

Si la mejor poesía deviene interrogación radical ante el mundo (desde la propia existencia hasta el contexto histórico injusto en el que nos movemos), ¿qué caminos sintáctico-estilísticos y opciones estéticas bloquean ese devenir?

Subyace en su pregunta la respuesta: todo aquello, evidentemente, que se opusiera a esa interrogación. La poesía sentenciosa, la vieja retórica, las metáforas trilladas, todo aquello que dé algo por sentado, cerrado, construido, enseñado y entendido de una vez por todas. La repetición es el enemigo del descubrimiento, salvo cuando se repite tanto que se da por olvidado.
xxxY, cómo no, los elogios y aplausos que se le dedica a tales obras huecas, por intereses de todo tipo.

(…)

En la dinámica voraz que gobierna la producción poética presente pareciera que no publicar un libro por año o no ser anto(jo)logado cada tanto (bajo etiquetas como «poesía generacional», «poesía femenina» o algún otro equivalente rentable) se convierte en una carta de defunción, al menos para el público, los críticos, los editores… ¿cómo evalúas estas prácticas poéticas y qué relación se plantea entre éxito editorial, mercadotecnia y poesía?

Nada de lo que hagamos, digamos o pensemos hoy en día queda fuera del sistema de consumo, es un hecho. Si alguien quiere divulgar lo que hace, tiene que pasar por él de alguna manera. Y la sociedad de mercado, lo sabemos todos, trabaja con valores cuantitativos, no cualitativos, esto también es obvio. En esta dinámica, al escritor que no publica un libro por año le pasa lo mismo que al director de cine que no exhibe una película por año: en seguida son otros los que llaman la atención y ocupan los escaparates. Las editoriales, por ello, buscan autores fértiles que les aseguren una continuidad. Para ayudar al sector, las instituciones públicas reservan ayudas y dotan premios que no pueden quedar desiertos y serán publicados en las editoriales que, como cualquier otra empresa, no pueden parar la rueda de producción. Como consecuencia, sale un montón de basura que entorpece la mente y el criterio aún sin formar de muchos jóvenes lectores. Los poemas comparten, en esta feria, la suerte de cualquier otro producto kitsch, aquel cuyo valor se cifra en la apariencia, es decir, en su parecido con un supuesto producto original.

(…)

 

EL POETA ESTETA

diciembre 19, 2020 Deja un comentario

 

CLÉMENT MAROT (Francia, 1496-1544)

LA BELLA TETA

Teta recién formada, más blanca que un huevo,
teta de satén blanco y nuevo,
teta envidiada por la rosa, del mundo la más bellas cosa,
teta dura, y no incivil,
sino pequeña bola de marfil,
en cuyo centro se endereza
una fresa o una cereza
que nadie toca, ni siquiera ve;
y a que es así mi vida apostaré.
Roja es la punta de la teta,
nunca oscilante, siempre quieta,
ya venga o vaya o dance
o recule o avance.
Teta izquierda y señera,
siempre alejada de su compañera,
teta cuya esbeltez pregona
el donaire de toda la persona.
Cuando asomas, qué impulso tan cercano
al frenesí empuja a la mano
a sostenerte y a palparte.
Mas debes refrenarte;
si no, a fe mía,
un deseo mayor sobrevendría.
Oh, teta, ni bestial, ni poca cosa,
teta madura, apetitosa,
teta que gritáis «desposadme»
noche y día, «deprisa, desposadme».
Teta creciente y animosa
que del escote dos dedos rebosa:
con razón llamaremos agraciado
a quien deje tu cuenco de leche saturado,
haciendo de tu teta de doncella
teta de dama plena y bella.

 

 

 

 

DIEGO SÁNCHEZ DE BADAJOZ (España, ?-1549)

No me las enseñes más,
que me matarás.
Estábase la monja
en el monasterio,
sus teticas blancas
de so el velo negro.
¡Más,
que me matarás!

 

 

 

 

EFRAÍN HUERTA (México, 1914-1982)

SIN REMEDIO

Y de
Nosotros
Los
Bienaventurados
Poetas
Será
El
Reino
De los
xxSenos

 

 

 

 

TOMÁS SEGOVIA (España, 1927-2011)

BESOS (fragmento)

(…) besaré tus pechos globos de ternura
besaré sobre todo tus pechos más tibios que la convalecencia
más verdaderos que el rayo y que la soledad
y que pesan en el hueco de mi mano como la evidencia en la mente del sabio
tus pechos pesados fluidos tus pechos de mercurio solar
tus pechos anchos como un paisaje escogido definitivamente
inolvidables como el pedazo de tierra donde habrán de enterrarnos
ardientes como las ganas de vivir
con pezones delicados iridiscentes florales
besaré tus pezones de milagro y dulces alfileres
que son la punta donde de pronto acaba chatamente
la fuerza de la vida y sus renovaciones
tus pezones de botón para abrochar el paraíso
de retoño del mundo que echa flores de puro júbilo
los pezones submarinos de sabor a frescura
besaré mil veces tus pechos que pesan como imanes
y cuando los aprieto se desparraman como el sol en los trigales
tus pechos de luz materializada y de sangre dulcificada
generosos como la alegría de aceptar la tristeza
tus pechos donde todo se resuelve
donde acaba la guerra la duda la tortura
y las ganas de morirse (…)

 

 

 

 

SAGRARIO TORRES (España, 1941)

«Se me nota el amor, como los senos…»

Se me nota el amor, como los senos.
Como el vientre redondo a la gestante
y al pálido por dentro la punzante
enfermedad. Como alza sus serenos

perfiles la alta torre de ansia llenos,
se me nota el amor. Como el constante
arrojo y miedo van por el semblante
del soldado que lucha, así de plenos

vibran de amor mis senos. Se me nota,
como el poro a la tierra, el dilatado
azul, sin fin, del mar; la pluma al ave

y el retoño que por la planta brota.
En este pecho mío enamorado,
nada que no sea amor, nada le cabe.

 

 

 

 

JILL McDONOUGH (EE.UU., 1972)

PECHOS COMO MARTINIS

El barman del Caesar’s cuenta chistes que hemos oído cien veces.
Un caballo entra en un bar, por ejemplo. Susurro
Sarah Evers me contó ese chiste en sexto y Josey dice
mi hermano Steve, en 1982. Una puta, un enano, un chino,
nada que no hayamos oído. Entonces pregunta un cliente
Por qué los pechos son como martinis? y los dos se echan a reír.
Éste lo saben, todo el mundo lo sabe, excepto
nosotras. Ni siquiera se molestan en terminarlo. El barman dice
Sí, pero yo siempre he dicho que debería haber otro, en la espalda,
para bailar, y baila como si abrazara a una mujer, detrás de la barra, con la mano
en el pecho de la espalda. Nos parece que tres son demasiados,
y que uno no es bastante. Vale: podemos superarlo. Me gustan mis pechos
como me gustan mis martinis, decimos: pequeños y sobados o grandes y secos. Perfectos.
Rebosantes. Oliendo a enebro, derramándose por la barra.
Cuando tengo migraña y ella se me insinúa, digo
Josey, mis pechos son como martinis. Ella asiente, solemne:
Nadie debería ponerle las manos encima. ¿Cómo
podríamos contarle estos chistes al barman? No podemos. No se enteraría.
Lo digo después de limpiar las vitrinas de la cocina, y ella lo entiende:
sucios y mojados. Caminando, azotada por el viento, Josey dice Mis pechos
son como martinis y yo paro un taxi; sé que quiere decir agitados, helados.

 

TRABAJOS DE PURIFICACIÓN

diciembre 18, 2020 Deja un comentario

 

RECIBÍ UN LIBRO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHace siete años que fuimos presentados, a un paso
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde la mar y de la primavera, un dieciséis de marzo,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsi no recuerdo mal.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEnrique Badosa

Un amigo me ha enviado su libro. Lo he leído a saltos. Ninguna página acabé. Había un poema muy triste en la sexta hoja, como nieve pegada al rostro y una lengua de sal endurecida. ¿Debo decirle la verdad sobre su libro? ¿Debo herirlo? No quiero que me hiera. No quiero hacerle daño con mis palabras. Ser laxo, o darle a oler esa flor que se llama Trompa de Falopio, y que huele a conejo. O el amarillo de los dedos de un ángel fumador. Nadar sin saber, o escribir sin saber. Sacan a un gitano ahogado del Tajo. Se adentró en el cauce. En vez de enfilar la corriente se fue hacia la nada. No hizo pie. Redondeando. Como un desagüe frente a la admonición. No era un mal libro.

 

 

 

 

POÉTICA 1999

Se ha arrancado el pintor un ojo. Todo lo que se pinta guarda silencio uniéndose al silencio del mundo, como el mar del pintor. Sin embargo, todo esto está muy relacionado con un sentimiento musical, pues al final del todo, lo que se oye es el sublime canto de un pájaro que, salido de la nada, desencadena una ligera lluvia sobre las aguas. A medio camino, entre el silencio del pintor y la ceguera del músico, la poesía. Unas pocas palabras que con vergüenza van abriéndose camino, rozando la tierra.

 

 

 

 

BUITRES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxM’illumino d’immenso
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxGiuseppe Ungaretti

Los buitres son buenos. Trabajan el marfil. Cuidan de los huérfanos de la primavera. Esos corderitos lamen el oído. Todos los seres queridos se convierten un día en reses. ¿Y es así como se acercan? No se va el silencio. Nunca se va. Ya nunca estoy en los poemas. Nunca. Echar humo por la boca. Se esfuma en el límite. El límite soy yo. Y toda esta luz es para mí, y si hubieran venido mis amigos a pasar la noche, para ellos. Se abre la puerta de casa, y no se cierra hasta la noche. Cuando se cierra queda la ventana abierta, siempre abierta. pero pon pena en el poema y te saldrá un pan. Que alguien se lo coma y no quede poema.

 

 

 

 

NIEVE EN JARAIZ

Bajan hombres cargados de nieve. Les seguíamos hasta donde la vendían. ¡Vendían la nieve! Mi madre una vez me ató como a un animal por robarles la nieve. Mi madre era una mujer bella llena de estupor que, en verano, me mandaba a la plaza a comprar nieve. La nieve es la novia. Los olivos se esconden uno tras otro en la niebla, que también es la novia. Pero los olivos no son exactamente árboles. Los olivos no forman un bosque. Estos olivos no son lo que deberían ser. Como yo, que soy lo que no debiera haber sido.

 

 

 

 

BERLÍN 1989

Pasé por Berlín en 1989. Todos los huecos estaban llenos de nieve. Me hice la pregunta. ¿Está bien prensada la nieve en los ojos y en la boca? Ya se deshará, oí. Ya calmará lo invisible la realidad. El invierno iba de una ciudad a otra, como Paul, como Braulio Stein, el ciego de Abrantes, igual que Maria Lucca, la ciega de Zeniza. Huyendo del invierno. ¿Como judío qué podía hacer sino ir hacia el Norte? Y escribir, humear, y mear, husmear… Menos de los libros que buscan la nada, del resto debería decirse. Menos del que estuvo cantándole toda la noche al mundo, del resto debería decirse. Pero quien se sienta en la lápida y coteja la distancia, debe cantar, levantarse y cantar por todos.

 

CRÓNICA DEL INCENDIO

diciembre 17, 2020 Deja un comentario

 

pantano seco
queda a la vista el cuerpo
del chico ahogado

 

 

 

 

llega la carta
a casa del soldado
después del cuerpo

 

 

 

 

amanecer
sigue gimiendo el perro
sobre el anciano

 

 

 

 

se van los niños
corriendo del solar
queda el herido

 

 

 

 

finge la niña
que disfruta del juego
disfruta el cura

 

 

 

 

está rezando
antes de atarse al cuerpo
los explosivos

 

 

 

 

sale llorando
del piso de su ex-novia
ensangrentado

 

 

 

 

un móvil suena
entre los amasijos
del tren en llamas

 

 

 

 

fin de la tregua
llegan al hospital
los cuerpos rotos

 

 

 

 

todos sonríen
delante del enfermo
ya desahuciado

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más