Archivo

Posts Tagged ‘lucía plaza’

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – LUCÍA PLAZA DÍAZ

el-peligro-y-el-sueno-lucia-plaza

 

LUCÍA PLAZA DÍAZ (Albacete) es Ingeniero Técnico Forestal por la Universidad de Castilla-La Mancha, e Ingeniero Superior de Montes por la Universidad de Córdoba. En 2007 publicó el libro Piso piloto (Premio Ángel Urrutia Iturbe, Navarra) y en 2015, Lonely Planet (Fractal Poesía). En 2008 fue galardonada con el Premio de Poesía Jóvenes Artistas de Castilla-La Mancha. Una selección de sus poemas ha aparecido en la antología Inmaduros 26 (JCCM). En 2009 fue seleccionada para participar en “La Voz + Joven” en La Casa Encendida (Obra Social Caja Madrid, Madrid) y, en 2010, ganó el Premio Barcarola en la modalidad de cuento. Desde 2011 forma parte del equipo organizador de Fractal Poesía. Ha asistido a distintos talleres y cursos literarios con Pablo García Casado (Córdoba) y Manuel Rivas (Universidad Menéndez Pelayo, Santander). Ha colaborado en La rosa profunda, El problema de Yorick o Barcarola y participado en las muestras literarias Un paseo en verso (Ed. Pasos en la azotea, México), Bar Sobia (La Bella Varsovia, Córdoba) e Incomunicación (I Festival Europeo de la Creación Joven: EUTOPÍA 2006, Córdoba).

 

 

 

PARA UNA POÉTICA

El poeta que estuviera satisfecho del mundo
en que vive no sería poeta.”
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxGiovanni Papini

Un poeta es un mundo encerrado en un hom
bre.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxVíctor Hugo

 

 

 

 

EL SÍNDROME DE D. QUIJOTE

Señor
xxxxxxTú sabes
Que la inspiración pernocta en las azoteas pero también
Está construyendo un nido sobre la cúpula alumínica de mi sombrero
Y debajo hierve
El paladar de todo lo que no logro olvidar
Y algunos sueños febriles que me tejen las arañas

Aún veo a los gigantes Señor
Pero ahora son esbeltos y me amenazan con tres brazos
Con tez de aleación metálica “Made in Taiwan”
Y sístole-diástole ecológicas

Cruzaron la frontera como silentes piezas de puzzle
Para torturarme
xxxxxxxxxxxxxxxCómplices del viento

A veces los miro
A través de un calidoscopio de lucidez que los desdibuja
Pero sé que están ahí
En el horizonte siento girar
Sus huellas dactilares dentro de mis ojos

No soy un hombre estándar Señor
Contemplo mi triste figura sobre un espejo saturado de tierra
Donde sólo brillan
Las hidrocarburadas estelas de los pilotos rojos y azules
Que quiebran la barrera del sonido en plena noche

Ellas se enredan
En mi lanza inmortal que apuntala las estrellas

Señor
xxxxxxSólo Tú conoces
Mi lengua tatuada de jotas
Mi nostalgia que no ha hecho más que florecer
Y que se extiende
xxxxxxxxxxxxxxxxAmarilla

 

 

 

 

CRBD

Paseas esta ciudad que perdiste
Con los ojos plagados de memoria
Palpando los edificios de antaño
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxLos rostros amigos
Que se perdieron devorados por las arenas del tiempo

Respiras este aire como un tesoro
Como las últimas moléculas de un cosmos extinguido
Sintiéndote extraño
xxxxxxxxxxxxxxxxxxForastero
En ese decorado que fue luz de muchas vidas

Te sientes sombrío como Pessoa
Recorriendo una Lisboa que ya no existe
Perdedor en vida
—Como Kavafis—
Ansiando el camino y no la vuelta

Paseas esta ciudad que no es la misma
Que te da la espalda
Que no te recuerda

Andas sobre tus gestos, sobre tus pasos
Sobre unas sombras que son tus huellas

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(inéditos)

 

PISO PILOTO

septiembre 13, 2016 1 comentario

lucia-plaza-piso-piloto

 

SI LAS PAREDES HABLARAN

El atrezzo determina. Afila el significado de las palabras y las dirige hacia un estado de ánimo. Los objetos, su desorden, la manera en que la luz se filtra por las rendijas de las persianas. En cómo ilumina, a través del poema, las regiones oscuras, los perfiles desconocidos de las cosas.

No existe neutralidad en la escritura. Cada elección de elementos supone renunciar a todos los demás: todo es ideología. Los personajes necesitan ocupar un espacio, y quien escribe es responsable de situarlos en su justa medida para que puedan existir por sí mismos.

Mucho de esto ocurre en Piso Piloto. A lo largo de este libro recorremos las habitaciones de una casa que es a la vez paraíso y prisión. Una visita incómoda, porque de alguna manera estos poemas son espejos de nuestra propia vida. Con la misma incomodidad en que visitamos, como intrusos, las casas ajenas, por motivos de trabajo. Y hallamos a sus habitantes en bata y zapatillas, un minuto antes o un minuto después de que la tormenta se desencadene. O la lluvia de besos.

Tan presente está el espacio en estos versos que no sería exagerado decir que la casa es también el tercer personaje de la trama. Alguien que respira y significa cuando todos duermen: la única compañera en la desesperación. Este libro de Lucía da voz a esas paredes que amenazaban con hablar algún día.

Pablo García Casado

 

 

 

 

PRIMER PELDAÑO

Pones un pie en el primer peldaño
Y ya empiezas a notar en el estómago
Las diez mil mariposas asociadas
A esta caída libre hacia arriba

Demasiado pronto para hacer cualquier cosa
Que no sea
Leer poemas en el sofá de tu casa
Y demasiado tarde
Como para no saber
El precio de cada caricia

Con la intuición de un compromiso
De la ausencia
xxxxxxxxxxxxxDe un seguro a todo riesgo
Viviendo con la sorpresa de encontrar tu nombre
Detrás de la etiqueta del agua mineral
Respirando sin más futuro
Que la carencia de pasado
Sin más pasado que este presente
Ni más presente que otro peldaño

 

 

 

 

V.P.O.

La vida podría haber experimentado
Otra clase de giros

Sin embargo
Elegimos este cruce de caminos
Para cogernos de la mano y pasear
—Con los ojos cerrados—
Por la cuerda floja

Con las pupilas a medias fuimos eligiendo
Los muebles del Ikea y el color pastel de las paredes
Una dirección
Y un número de cuenta
Con el que unir nuestros nombres
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEn santo patrimonio

La vida dibujaba ese final
Con el que sueñan todos los cuentos de hadas
Y que es solo el principio

De las historias reales

 

 

 

 

CAMA

He aquí nuestro error:
Buscar a Dios en unos ojos humanos

Emprender una cruzada que siempre se decide
Con un combate en la cama
Con nuestros cuerpos tumbados
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEspalda contra espalda
En un suelo del que cada vez
Es más difícil levantarse

Adoptar rituales que nos ayuden
A prolongar el misterio
A mitigar
xxxxxxxxxEl dolor de las heridas
A disfrazar que el amor
Siempre acaba
xxxxxxxxxEn Harakiri

 

 

 

 

V

Con la luz apagada y de espaldas al espejo
Soy capaz de reconocer
Que me perteneces / Que te pertenezco
Menos que nunca

Que el amor desmedido se estrella
En mil añicos contra la piel
Y que nuestro destierro no es otro
Que permanecer abrazados

Con la barbilla rozándome los talones
Soy capaz de admitir
Que soy tan extranjera aquí
Como en cualquier otra tierra
Que nuestra vida continúa en un tiempo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxExtinguido
Y que son otras las personas
Que pusieron el pie

En el primer peldaño de la escalera

 

 

 

 

BAÑERA

Asumir mi culpa
xxxxxxxxxxxxxxxAceptar
Los cargos que se me han imputado

Cargar con el muerto que no he asesinado

Con el cadáver del amor
Que hay flotando en la bañera

 

 

 

Plaza Díaz, Lucía. Piso piloto. Albacete; Ediciones Quevayanellos, 2009.

 

LONELY PLANET

Lucía Plaza Lonely Planet

 

NO LIFE VEST UNDER YOUR SEAT
(27º 06′ N/ 13º 25′ W/ LAAYOUNE)

Señores Pasajeros
–o más bien sombras–
Recuerden deslizarse en silencio bajo noches sin luna
Recuerden ocupar el mínimo espacio respirar lo justo
No proferir ningún sonido
Aun siendo de dolor miedo o amenaza

Recuerden también pagar con su vida
Este billete sin retorno hacia una herida abierta
Viajando a una velocidad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDe unos pocos nudos
A merced de los vientos y corrientes submarinas

Sin salidas de emergencia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSin ventanillas
Burlando todo tipo de normas internacionales

Señores pasajeros
xxxxxxxxxxxxxxxxNo olviden
Que viajan con sus sueños como único equipaje
No haciéndose responsable la sociedad ni la empresa
Si éstos aparecen rotos o mojados
Flotando en alta mar
Bajo el amanecer violeta

 

 

 

 

HOSPITAL CENTRAL
(43º 28′ N/ 3º 48′ W/ SANTANDER)

Contemplo la vida a través de mis pies
–de un tiempo a esta parte– contemplo la vida
Por encima de mis dedos desalineados
Más allá de esta cama a voluntad reclinable
Y de las cánulas elásticas que aguijonean mi cuerpo

A partir de este postrado abismo la vida se extiende
Como un vapor luminoso de antiséptico y batas blancas
Como un rumor eléctrico de constantes vitales
En una autopista artificial de desdentados días

Mientras
xxxxixxxxEn la cama de al lado
–como en un rancio motel–
Se sucede la gente en un caos de neuronas fundidas
Tristes sombras que no piensan quedarse
Que vienen y van
xxxxxxxxxxxxxxxxDeshilachando sus vidas

A veces cuando despierto
Seguimos la conversación
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxOtras
Las palabras amanecen cubiertas
Con una sábana blanca

 

 

 

 

MIND THE GAP
(51º 30,43′ N/ 0º 5,17′ W/ LONDRES)

Así que esto es Londres

Un cúmulos de luces ámbar sobre fondo negro
–que se va concretando–
En edificios de ladrillo rojo bautizados con espuma de cerveza
Y un río ahogado por el “Dolby surround
Del tren de aterrizaje

Así que era esto
Look right-Look left” en cada paso de cebra
Flashes para el Big Ben
Té con pastas a las cinco

Así que este es el escenario de tu nueva vida
De los besos que repartes en horario nocturno
Sobre cualquier par de labios capaz de recitar
Las canciones de Franz Ferdinand con acento perfecto

Puertas refugiadas en colores
Custodian las especies más exóticas de este zoo cosmopolita
Ventanas sin persianas reflejan hortensias
En los restaurantes “cool” de “Covent garden

Espérame a las 12 en “Trafalgar Square

Y a las 12:30
Regresa mi corazón derrotado
–comprimido de dolor–
En la planta superior
De un sarcófago móvil de dos pisos

Así que es aquí donde mueren mis sueños
Donde se vuelven de piedra y forman círculos
Que nadie sabe qué significan
Y se conoce como “Stonehedge”

 

 

 

Plaza, Lucía, Lonely Planet. Albacete; Fractal Poesía, 2015.

 

GOD SAVE THE QUEEN

2

 

GOD SAVE THE QUEEN
(51º 30,43′ N/ 0º 5,17′ W / LONDRES)

Soy la princesa de los bajos fondos

Pantalones pitillo ciñendo mis rodillas huesudas
Boca pequeña pómulos que escalabran
Ritmo
xxxxxxAl caminar

Los mismos pasos que hacían girar cabezas en las callejas de Surrey
Hoy sitúan la delicada curva de mis tobillos
A la altura de los ojos de la Jet

Londres París Milán Nueva York

Noches politóxicas viajando
A través de blancas autopistas
Pasarelas de cristal adicciones químicas
Besos
xxxxxxCon sabor a vodka

Septiembre 2005
Portada de la prensa sensacionalista: Clínica Betty Ford
Y mi caché se dispara
Contratos multimillonarios que no pueden comprar
Un lugar
xxxxxxxxDonde poder llorar a solas
Donde nadie pueda ver
La pena hirviendo en mis ojos enrojecidos

Insuficiente dinero
xxxxxxxxxxxxxxxxxPara poder entender
El mensaje cifrado en las cicatrices desnudas
O de dónde proviene esta tendencia a caer
A dejarme deslizar
xxxxxxxxxxxxxxxxxEntre sábanas prestadas

 

 

 

Plaza, Lucía, Lonely Planet. Albacete; Fractal Poesía, 2015.

 

MI FRACTAL POESÍA 5.0

noviembre 30, 2015 Deja un comentario

Cinco años. Cinco ediciones de Fractal Poesía. Cinco años llenando de poesía (en todas sus vertientes) una ciudad como Albacete. Un festival que toda provincia debería tener. Porque Fractal Poesía no se mira el ombligo, fomenta algo que algunos tenemos como seña de identidad: el intercambio cultural; no hay mejor manera de nutrirse. Poesía disfrutada y compartida, mezclada con artes plásticas, cine, música, fotografía y escultura.

Cuando yo llegué ya se habían llevado a cabo la inauguración de la exposición ‘Misterios’ de Chema Arake y el taller impartido por Sergio Delicado. Y la lectura que dieron Javier Lorenzo Candel, leyendo poemas de ‘Juegos de construcción’ y ‘Manual para resistentes’, entre otros; y Matías Miguel Clemente, leyendo algunos de sus poemas en prosa de ‘Dreno’, recién publicado por La Bella Varsovia.

12243486_436048779914600_2362351141264045819_n

12247089_436049406581204_2915909275701704507_n

12247052_436048953247916_3470882629437783000_n

 

Pero es que también se habían llevado a cabo la lectura de Pedro Mateo ‒que acaba de publicar ‘Funeral Tropical’‒ y José Iván Suárez; y la presentación, la mañana del día que llegaba yo, de ‘Armonía en rebelión’, de José Alfonso Iglesias Huelga, libro ganador del III Premio de Poesía Festival Fractal.

12243175_436189539900524_2475786401185692755_n

12299301_436443919875086_8940516169149129776_n

 

Yo llegué a Fractal a la hora perfecta: la hora de la comida. Compartir alimento y bebida (sí, y tabaco, aunque sea políticamente incorrecto) es uno de los mejores métodos que conozco para entablar conversación. Allí estábamos Andrés García Cerdán, Matías Miguel Clemente, Javier Temprado, David Sarrión Galdón, Javier Sánchez Menéndez, Natxo Vidal Guardiola (con su inseparable José María Román y un par de acompañantes más) y un servidor.

IMG_20151121_161616

 

Y a partir de ahí todo fue un no parar. La tarde comenzaba en el espacio artístico y social La Casa Vieja, uno de esos espacios que toda ciudad debería tener. Curioso, entrañable, arriesgado, dedicado a la cultura, a la sociabilización y unas cuantas cosas más.
Lugar con múltiples espacios como pueden ver en las fotos:

12243215_436189446567200_1915806027502153023_n

12243156_436189403233871_8638201667663107632_n

IMG_20151121_165751

IMG_20151121_165834

IMG_20151121_170036

IMG_20151121_170644

IMG_20151121_201708

IMG_20151121_201715

IMG_20151121_201718

 

En La Casa Vieja, entre una exposición de José Enguídanos y otra a cargo de Rafael Picó y Marta Gómez, que llevaba por título ‘Memorablemente’, se vivieron los dos recitales de la tarde.
El primero fue el de María Moreno y Lucía Plaza. María Moreno acaba de publicar ‘The Woman Under The Mango Tree’, publicado por Polibea tras conseguir el Premio de Poesía Javier Lostalé, y en él se encuentran tanto una serie de inquietudes sociales como su personalísima visión sobre el Caribe, donde estuvo viviendo durante dos años. Lucía Plaza, por su parte, volvió a leer en Albacete poemas de su ‘Lonely Planet’ con un público absolutamente entregado.
Después le tocó el turno a Natxo Vidal Guardiola, acompañado de José María a la guitarra. Natxo leyó poemas de su ‘Ícaros desorientados’, que a veces José María sólo acompañaba y otras se convertían en canciones. Y para afrecer sus poemas en distintas voces, Natxo nos invitó a leer algunos poemas suyos a Javier Temprado, a Matías Miguel Clemente y a un servidor.
Las lecturas sirvieron para que uno se interesara por acercarse a esos libros, a intentar descubrir eso que se escapa en un recital. Porque esa fue una de las mejores cosas de la tarde, ver desde qué anécdotas habían creado algunos de los poemas.
En contra sólo hubo dos cosas. La primera fue que empezar con los autores de casa hace que en cuanto termina el recital de estos, parte del público desaparece, mostrando sólo cierto interés hacia los autores, no hacia la poesía. Y luego la temperatura, porque ese mismo día empezó a llegar el otoño en condiciones a Albacete; y es que aunque el entorno ayudara, el descenso progresivo de la temperatura hizo que se terminara deseando entrar en algún lugar cerrado.
Aun con todo esto último, repito: toda ciudad debería tener un lugar como La Casa Vieja, donde llevar a cabo eventos como el de esa tarde (sí, a pesar incluso del frío), porque muchos llegamos a Fractal Poesía con el anhelo de un calor que no tiene nada que ver con la temperatura y que se dio con creces en aquel espacio.

IMG_20151121_174644

IMG_20151121_175014

10891640_436189203233891_6368136828657618555_n

IMG_20151121_183034

IMG_20151121_175445

IMG_20151121_184253

IMG_20151121_185927

 

Después de reponer fuerzas, la noche explosionó en La Leche Militina. Se podría haber bautizado como ‘La noche Siltolá’, porque todo giró en torno a esta magnífica editorial sevillana, en cuyo catálogo se encuentran Isabel Bono, Julián Cañizares, Enrique Villagrasa, Carlos Martínez Aguirre o Kepa Murua, entre otros, en su colección de poesía.
Y digo que se podía haber llamado ‘La noche Siltolá’ porque en La Leche Militina se juntaron el poeta (y responsable de la editorial La Isla de Siltolá) Javier Sánchez Menéndez y tres autores albaceteños publicados en dicha editorial: León Molina, Rubén Martín y Javier Temprado. Todo esto acompañado por canciones propias y ajenas interpretadas por Diego Yturriaga.
Javier Sánchez Menéndez habló de su proyecto editorial y mostró parte de su quehacer poético (magníficos algunos de los poemas inéditos que recitó). León Molina provocó auténticas carcajadas de ingenio con sus aforismos, ámbito en el que se está convirtiendo en un auténtico maestro. Rubén Martín leyó textos de su ‘Arquitectura o sueño’, colección de poemas en prosa de una serenidad, una profundidad y una belleza exquisitas. Y Javier Temprado leyó algunos poemas de su magnífico ‘Los vértices del tiempo’, así como unos deslumbrantes poemas inéditos (no le pierdan la pista, aviso).
El único problema del local fue que, debido a la inmensa cantidad de gente que asistió al recital, muchos se quedaron fuera del espacio habilitado para el mismo (gente quedándose fuera del lugar de un recital, sí, créanselo) y el ruido que subía del piso inferior, el piso donde el negocio funcionaba, dificultaba excesivamente a quienes se habían quedado fuera escuchar a los poetas. Dentro de eso, sigo repitiendo que lo bueno ‒además, claro está, de la presencia de los propios poetas‒ es la cantidad de gente que asistió al recital.

IMG_20151122_003053

IMG_20151121_225651

IMG_20151121_230153

 

IMG_20151121_231056

11200772_436189603233851_6496481227266067497_n

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_232049

IMG_20151121_232114

IMG_20151121_233720

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_235025

 

Y luego, pues ya saben, a tomarse algo, que estas cosas dan mucha sed. Y unos dulces típicos.

11990624_10207857811300479_5618423982344991735_n

12243219_10206936311158335_2129226475381254243_n

12107722_436190229900455_333685207882533067_n

 

Esa tarde/noche me dieron una noticia de esas que me persiguen últimamente (ya les he dicho aquí en el blog que el libro me está dando una mezcla más que contradictoria de sensaciones). Después de que los editores de Balduque anunciaran que no iban a ir a Fractal, los responsables de la revista La Galla Ciencia, que iban a ser los encargados de presentar la editorial y de llevar ejemplares de mi libro para la lectura que iba a dar el domingo, mandaron un mensaje diciendo que se habían puesto enfermos. Lo dicho, que la noche antes del recital que tenía que dar, me encontraba sin mis editores y casi sin ejemplares del libro que iba a presentar. Así que esa noche dormí con Jimmy, que me protegió de los demonios de la noche.

IMG_20151121_215243

 

La mañana del domingo, después de desayunar y disfrutar con Andrés García Cerdán de una mañana de rock and roll entre Surfin’ Bichos y Los Enemigos nos fuimos a recorrer un poco Albacete y a acompañar el recorrido con unas cervecitas. Y casualidad  de casualidades, se nos ocurre acercarnos al café El Sur, donde yo leería por la tarde, y nos encontramos allí con Óscar Aguado e Hipólito García “Bolo”, que leerían en La Leche Militina a última hora de la tarde, así que nos juntamos con ellos y cayeron las cervezas que tenían que caer y nos fuimos los cuatro a comer juntos. Y creo que así deberían ser las comidas. Divertidas, ingeniosas, serias, mordaces, salpicadas de música y literatura, y con alguna carcajada.
Y el camino al café El Sur salpicado del ingenio que hay en cualquier ciudad.

IMG_20151122_155325

IMG_20151122_162752

 

Poco antes de las cinco de la tarde estábamos en El Sur. Como de todos los que teníamos que estar allí, el único asistente era yo, me propusieron compartir la lectura con David Sarrión, lo que me pareció sencillamente un placer. Así que, tras una presentación hecha por parte de Andrés García Cerdán que nunca le podré agradecer los suficiente, David comenzó con su ‘Breve teoría del desastre’ y fuimos intercalando poemas suyos con versos de mi ‘Cantando en voz baja’.
Nada que añadir aparte de que el lugar es un lujo, que el trato fue exquisito, que el público fue envidiable (de esos que uno quisiera tener en cualquier recital) y que compartir lectura con David Sarrión fue una de las sorpresas más agradables que he tenido en mi relación con la literatura.

IMG_20151122_174218

IMG_20151122_170828

12294878_436443856541759_932698150689820544_n

12295320_436443916541753_7972074392071952352_n

12247150_436443566541788_2767475667527379046_n

12240084_436443386541806_1163592752389323428_n

12289502_436443423208469_8392923703673496606_n

12246962_436443823208429_7326295619970548951_n

 

Y en cuanto terminamos el evento, otra vez a La Leche Militina, donde se llevaba a cabo el último evento del fin de semana, una lectura compartida entre Andrés García Cerdán (que presentaba ‘Barbarie’), Óscar Aguado (leyendo poemas de su nuevo libro ‘El falso llano’) y “Bolo” (presentando su libro ‘El charro roto de Jorge Negrete’). Y otra vez una asistencia de público envidiable, y el humanismo ocupando aquel espacio. Y uno, que tenía billete de vuelta ya sacado, sólo pudo asistir a los primeros minutos del evento.

IMG_20151122_200539

12278794_436443713208440_3300587520961343401_n

12243413_436443573208454_7516433115035044476_n

12246827_436443709875107_4191967248218887932_n

 

No sé, después del torrente de palabras de ese día y medio en Albacete ahora no tengo palabras para expresar la cantidad de sensaciones que me traigo de allí. Como si hubiera vuelto con las pilas puestas. Como si me hubiera enamorado del mundo otra vez. Dos años sin ir a Fractal han ayudado a ver la evolución del mismo. Ver cómo han aumentado en seriedad, en profesionalidad a la hora de plantearse el festival; ver cómo todos los integrantes de Fractal se implican de la misma manera, que nadie sobresale por encima de nadie; ver la cantidad de gente que se implica de manera más o menos indirecta con la organización y con la realización de cada evento es absolutamente envidiable. Y, por supuesto, ver cómo las administraciones públicas no se enteran de la mitad de las cosas que ocurren a su alrededor y cómo los medios tradicionales de comunicación vuelven a centrarse en lo más casposo y a obviar casi por completo los eventos de mayor calado hace que querer a Fractal Poesía sea lo más natural del mundo.

Gracias por el regalo de volver a contar conmigo. Ojalá os lo pueda devolver más pronto que tarde.

 

P.D. Dos reseñas sobre lo que ha ocurrido en este Fractal Poesía 5.0. Una de Antonio Rodríguez y otra de Andrés García Cerdán.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más