Archivo

Posts Tagged ‘lo seco’

‘LO SECO’, DE ISABEL BONO

 

los buenos salvajes

nos dolía el vientre de tanto pensar

sólo pensábamos en hacer daño
en llamar a los timbres
en levantar las faldas de las niñas
en tirarles los altramuces
en saltar tapias para robar limones
y después arrojarlos al suelo con desprecio

yo era el peor de todos
aunque llevara un lazo atado en la melena
yo sabía a qué hora jugaban a los cromos
y en qué portal

yo incitaba a los niños a las mayores fechorías

así perdí la posibilidad de tener amigas
y gané fama de salvaje
la niña con gafas que no le temía a nada

 

 

 

 

nadie dijo que escapar fuera fácil

aprendíamos sin querer
a vivir con lo puesto
la piel las uñas los sentidos

con los años aprendimos
a vivir con lo impuesto
el miedo el dolor la pena

 

 

 

 

nido de abeja

éramos uno a la hora de la siesta
el grito ahogado
un enjambre de malas intenciones

nos unía la monotonía de la luz

morían las farolas a pedradas
morían los insectos, morían los perros
pero nunca relacionamos aquello con la muerte

murió una niña

supimos de golpe
que un día estaríamos todos muertos
que un día se acabarían las ganas de hacer ruido
y el vértigo de no saber, de no entender
qué era la vida

al salir de la iglesia
fuimos uno a la hora de reír, y reímos
el resto del verano
sin mirarnos a los ojos

 

 

 

 

nostalgia de futuro

nos alimentaba la luz de las farolas
nos alimentaba el dolor
de no saber qué predecir qué sería de nosotros

si las casas seguirían en pie
y nosotros sentados,
si debíamos o no apuntalar cada recuerdo

nos alimentaba el desconcierto
y la tierra negra de las uñas
ya para siempre en el estómago

veranos de escalones
donde se gestaba el futuro
y el futuro no llegaba,
llegaban las tardes
escupiendo a nuestros pies
las cáscaras del tiempo

nadie notaba que crecíamos
al margen de los días

 

 

 

 

nunca supe donar sangre sin temor al desmayo

jugábamos a apedrear a las niñas
para ver manar su sangre de una ceja

jugábamos a comer tierra
a descabezar escarabajos
a perseguir murciélagos
a escondernos en armarios ajenos
y en portales muy oscuros

la luz nos dolía

jugábamos a pincharnos
con hierros oxidados
para demostrar nuestro valor
y a quedarnos muy quietos
frente a un espejo
que nos devolvía a la nada

jugábamos a estar muertos
jugábamos hasta morir

 

 

 

 

qué poco hemos cambiado

xxxxxxxxxxxxixxxxxxxxxxxxxxy agosto era invierno
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxFernando Fernández Freijo

ya no te acuerdas
pero siempre hacía frío

se nos helaban las rodillas de esperar
se nos helaban las palabras en la punta de la lengua
porque a nadie interesaba nuestro miedo

crecíamos a lo loco, en silencio

éramos zarzas en los descampados
éramos zarzas en los escalones
el mármol nos alimentaba

éramos zarzas entre las zarzas

y las palabras ahí, detenidas
y el frío ahí, para siempre

 

 

 

 

qué tarde fue siempre para todo

pasado era los restos del desayuno
sobre la mesa del patio a merced de las hormigas

presente no había
la vida era flotar,
el murmullo sólido del agua
rozando las púas moradas de los erizos

futuro era la ducha en el jardín
antes de la merienda

el agua nunca volvió a ser más limpia
ni mi cabeza tan hueca

con el tiempo, aprendimos
a guardar las distancias
a guardar la ropa, a no nadar
a hundirnos con prudencia
sin sobresaltos sin drama
sin tiempo para tomar aire

a partir de ahora
cada uno será responsable de su dolor,
oímos decir

 

 

 

 

quiero despertar ahora, pensaste

alguien gritó tu nombre
y al volver la cabeza, comenzó a llover

 

 

 

 

si el miedo era el mismo, ¿qué nos separó?

para sacudirnos el miedo
hablábamos de otras calles
del tiempo que tardaríamos
en conquistarlas

ahogábamos la risa
en portales oscuros y ajenos
después de apedrear una farola

adivinábamos el futuro
en el eco del ladrido de los perros

 

 

 

 

todo ahora ya (y para siempre)

alguien me oyó decir
quiero ser ese niño
que limpia sus labios de arena
en los puños del jersey

ese otro
que abandona sus zapatos en la orilla
despreocupado

esa niña, vestido al viento
que no sabe de modales
que grita incansable

quiero ser esos niños
que corren por la playa

no uno, todos

 

 

 

 

una tarde cualquiera

llegó el futuro

y eché de menos la tierra
bajo mis pies

 

 

 

Bono, Isabel. Lo seco. Madrid; Bartleby editores, 2017

 

Categorías:Poesía Etiquetas: , ,

LO SECO

Supongo que tendrá detractores pero, para mí, cada libro que leo de Isabel Bono es una fiesta. Así me sucedió con los dos anteriores libros suyos que me leí, ‘Algo de invierno’ y ‘Pan comido’ (de los que ya subí algunos poemas en su momento). Pues lo mismo me ha sucedido con ‘Lo seco’, que publicó Bartleby editores el año pasado.
En el prólogo, que firma Agustín Calvo Galán, podemos leer que en este libro encontramos esos veranos de la infancia que se desarrollan aquí como interrogantes sobre el presenta; tal vez, porque la edad adulta no ha podido resolver algunas de las cuestiones que la infancia planteaba, especialmente aquellas que podrían ayudarnos a entender lo inopinado de nuestro propio comportamiento; tal vez esas dudas siguen ahí, creciendo, interrogándonos y ayudando a la poeta a crear intensidades.
Y cuando continúa hablando de la poeta en cuestión, afirma que es desde su visión y su escritura personal, como consigue alejarse de algunos de los postulados poéticos actuales, donde la poesía, en demasiadas ocasiones, es producida por el método del aprovechamiento de las vacaciones, o por el de la ocurrencia, o por el de la fotografía sin profundidad, o por el de la sobreestimación de lo cotidiano, o por el de la exacerbación de lo anecdótico. Isabel, por el contrario, consigue, desde la asunción de la sencilla complejidad que le es propia y desde lo significante, llegar a su mejor expresión, a la expresión escrita de su personalidad única: contradictoria, terrible y bella, alejada de modismos y posturas, alejada también de las vanidades y de las conexiones interesadas.

 

 

Y aquí dejo algunos poemas del libro.

 

 

al dolor lo que es del dolor

donde tantos años
mejor o peor la vida,
sólo el polvo
unificando el dolor
sobre los objetos

 

 

 

 

al vacío

sabía que existía
porque oí sus muchas voces
muchas veces

tantas veces tan cerca
pendiendo de su eco
como un trapo de un tendedero

al vacío, pensaba
y pensaba en caer
siempre hacia abajo

hoy levanté la vista
hoy lo he mirado a los ojos

 

 

 

 

cada tarde la misma canción

cuando los niños se iban a sus casas
yo me sentaba bajo el muro del rompeolas
con los brazos cruzados
esperando a que subiera la marea,
esperar era mi juego

las babosas negras brillaban para nada
los gritos de mi madre brillaban para nada

con la espalda apoyada en el muro
sentada tercamente sobre la arena negra
y sin apartar la vista del horizonte
yo esperaba detener la marea

 

 

 

 

donde algo se quedó para siempre

la luz de las tres y cuarto
en la cocina

la luz dorada de las tres y cuarto
deteniendo el tiempo

 

 

 

 

el futuro acabará por llegar

malgastábamos el tiempo
ordenando en un álbum las fotos del verano
para mirarlas alguna vez con nostalgia

acumulábamos canicas piedras
libros cartas poemas

aplazábamos así la felicidad, la vida

todavía no sé por qué
todavía no sé para cuándo

 

 

 

 

el mar nuestro de cada día

la sal sobre los hombros
a merced de cualquier lengua

la sal en los ojos, ahora

 

 

 

 

el milagro de los planes y los peces

los planes se multiplicaban
los peces se los comían

 

 

 

 

enero en la sangre

nunca serviréis para nada

ése era el mensaje,
pero nada nos detenía

carne de escalón y naranjos
naranjas amargas sobre las aceras
siempre en obras las calles del invierno
siempre al acecho
lo que se volvería memoria

nunca servirás para nada
y el mensaje no me detuvo

 

 

 

 

la amenaza celeste

dios lo ve todo dios juzga dios castiga
dios no se equivoca

nombrarlo en vano tantas veces
no puede ser bueno, pensaba

mi alma, o algo parecido
arrugándose junto al uniforme gris
sobre la silla

el sudor frío de sus advertencias
sobresaltándome en mitad de la noche

¿para qué añadir al miedo
más miedo?, pensaba

todavía me pregunto de qué querían salvarnos

afortunadamente
el cielo no siempre llevaba la razón
a veces, para nuestro asombro
sólo traía nubes

 

 

 

 

la chispa, ¿de qué vida?

la vida sucedía
idéntica
verano tras verano
en un patio
lleno de macetas de helecho

incapaces de aprender de los mayores
fuerza paciencia, la palabra futuro
estudiábamos la cal de las paredes

 

 

 

Bono, Isabel. Lo seco. Madrid; Bartleby editores, 2017

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más