Archivo

Posts Tagged ‘la fea burguesía’

DOY EN LLAMARTE OLVIDO

.

GARCI LASSO Y CALLES
(VARIANTE)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Héctor castilla y
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJosé Antonio Martínez Muñoz.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxrevientan por salir do no hay salida.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxGarcilaso de la Vega

Oigo el lamento de la madera
en la Bajada del Pozo Amargo.

Cruzo el Callejón de Menores
y otro quejido llega de lejos.

En la Travesía del Judío
hallo la sangre de Palestina.

Me asomo al Callejón del Diablo,
Hitler se ríe del Holocausto.

Subo por la Cuesta de San Justo,
la Ley Mordaza sigue vigente.

Entro en el Callejón del Infierno,
quedo atrapado en el grito de Munch.

.

.

.

.

.

ALÁ ES GLANDE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Carmen Jodra, in memoriam.

Viento en popa las chilabas a toda
vela las babuchas, con un cordero
degollado bajo el brazo, los ojos
inyectados en sangre:

no corren sino vuelan,
esos fanáticos de explosivo ritmo,
al paraíso de las moras agraces.

.

.

.

.

.

MEDITERRÁNEO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Joan Manuel Serrat

Cada vez que al mar abro una ventana,
oigo el largo sollozo de los peces,
bajo los gritos de angustia de todas
las pateras desnortadas que afean
el paisaje noche adentro del agua.

.

.

.

.

.

NADIE ES PERFECTO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPasa un gato y se sacude a Shakespeare
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdel lomo.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCharles Bukowski

Esfinge blanca, vuelo de quimera,
esta ceguedad del alma pegada
al paladar con sosiego.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo así
la del mítico Borges
cuando le dio por bailar con Videla,
aquellos tangos de sangre y muerte.

.

.

.

.

.

DESEXPERIENCIA

Mirad, soy cara triste, el hombre ése
que en su juventud solamente supo
abrir las puertas de los burdeles.
El hombre-blenorragia, el hombre gota-
militar, el expulsado al desierto
de los coños con ladillas, el pierde-
paga de todas las putas del mundo.

Mirad, soy el infierno de quien llora
solo con el sexo en la mano todas
las noches que se llaman extravío.

Mirad mi cuerpo, su desexperiencia,
su apenas visible bulto colgando,
ya resignado, por la entrepierna.

Mirad en mí la derrota del amor.

.

.

.

.

.

OLVIDO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara AR.

Con mucha desgana digo de nuevo
Bernesga, Bierzo, boria, monte, viento
y lo escribo sin apenas recuerdo
de aquel Madrid de entonces
cuando, caminando contigo, soñar
era el verbo que mejor conjugaba
yo, al mirarme en aquellos ojos
tuyos que, lo supe luego, robaron
mi voluntad una noche de verano
de la que guardar memoria no quiero.

Con mucha desgana y porque te quise,
doy en llamarte Olvido.

.

.

.

.

.

LA PATRIA QUE SUEÑO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Ana España
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy José Luis Abraham.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPoseeré una mujer que todavía no ha nacido
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcuando yo ya no sea más que letra impresa.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxLeonard Cohen

Entonces, cuando yo tenía esa
edad tuya de ahora
tú eras solo un proyecto en el vientre
gozoso de tu madre.

Cuando yo tenía esa edad tuya
de ahora, escuchaba
—como esta noche contigo, muchacha—
a Dylan y a los Stones
sin imaginarme que veinte años
después volvería a vibrar bajo
la piel del sueño con la misma música.

Ah, fugacidad del tiempo en los bares.

Despertar a la mañana siguiente
dándose uno de bruces
con la realidad cruel del espejo,
este pelo, estos ojos, estas manos.

Qué duro pensarte tan lejana ya
entre libros y amigos de instituto.
Pronunciar, no sin tristeza, tu nombre
en el camino ése
donde nunca volveré a encontrarte.

Qué duro escribir sin testigos.

Decir, aquí me quedo
España no es más que un apellido,
nunca tendré la patria que sueño.

.

.

.

.

Marín Albalate, Antonio. Una vieja chistera sin gracia ninguna. Murcia; Ed. La Fea Burguesía, 2020.

.

UNA VIEJA CHISTERA SIN GRACIA NINGUNA

.

RECUERDO
(VARIANTE)

Recuerdo el fresco rumor de las ranas,
su croar sobre el agua de la vieja
balsa en aquellas tardes de verano.

Recuerdo mi niñez en la enfermedad.
Y el terror de una casa siempre en sombra.

Y al niño aquel que mataron un día
en la flor del invierno, yo recuerdo.

.

.

.

.

.

Vanamente traté de hacer mía
su niñez, queriendo vivir aquella
de la que, sin piedad, me despatriaron.
Durmiendo en mi corazón, tenía un hijo.

Hace tiempo que despertamos los dos.
Ahora yo es otro, Rimbaud lo dijo,
ya no me reconozco en el espejo.
Él también es otro. Casi un extraño.

Ley de vida, dicen. A veces
duele su lejanía como si
para sus ojos hubiese muerto.

Debo suponer que ya mató al padre.

.

.

.

.

.

YO, ZERAVLA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Antonio Soto Alcón.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDesde que fumo y bebo,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxme encuentro mejor.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJosé María Álvarez

Hay que tirarse a la vida, esa puta,
antes de que sea demasiado tarde.

.

.

.

.

.

LA VIDA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Eloy Sánchez Rosillo

Siempre, siempre me la juega la vida
—esa mala puta que se disfraza
de mujer amable para reírse
a mis espaldas—, la muy miserable.

Me hace creer que todavía puedo
de nuevo ilusionarme con el amor
al que inútilmente doy la bienvenida
en ciertas nocturnas eufóricas horas.

¡Mala puta, maldita! Te lo advierto:
algún día acabaré contigo.
Lo juro. Sólo es cuestión de tiempo.

.

.

.

.

.

DÍA CON BUÑUEL AL FONDO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Pedro Guerrero y Pablo Lacárcel (Lemuria Music).
xxxxxxxxxxxxxxxxxxY para Amador Blaya in memoriam, por cantarlo.

Sábado de sajarse los ojos con una cuchilla
para ver al fin el color carmesí de la vida.

.

.

.

.

.

MEMORIA HISTÉRICA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Vicente Velasco Montoya.

Como un grito que no cesa, la huesa
de España. Infame cacofonía.

.

.

.

.

.

CRISIS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo hay chisteras anticrisis.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxM. Rajoy

Sin conejos a la vista, lo que hay
es una grave crisis de chisteras.

.

.

.

.

.

CARA AL SOL

Oigo cómo cruje el hojaldre de tanta
bandera, sin agua, marchitándose
en los balcones de un país de pena

y me pongo a la sombra.

.

.

.

.

.

ECOS DE FRANCIA CON CHAL

En los tejados las viejas antenas
se quejan del viento de la noche
y su azote.

xxxxxxxxxxxLadran perros y parias.

París es una lluvia de chalecos
amarillos, huele a fosforescencia
y números quebrados,
inundándolo todo.

¿Cuándo lloverá así en España?

.

.

.

.

Marín Albalate, Antonio. Una vieja chistera sin gracia ninguna. Murcia; Ed. La Fea Burguesía, 2020.

.

DOLORES>MANHATTAN

septiembre 3, 2020 Deja un comentario

 

DOLORES-WOLFSEGG

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxParalelismo entre Wolfsegg como el origen en la novela
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx“Extinción”, de Thomas Bernhard, y Dolores de Pacheco,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxuna pedanía recóndita donde nací y que no aparece en
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxmuchos mapas de Murcia

Hablemos de Wolfsegg Murau,
de New York y de Roma,
de Helsinki y París,
de los refugios y el mal presagio,
porque la sombra no escapa de su sombra,
y no bastará la escapada negando,
querrán el grito en público en la lápida;
cómo sujetar a alguien que conoce los nombres,
con qué disfraz retener
a quien quería huir a tiempo,
cómo extirpar la raíz.
La exasperación viene del nacer en el desierto,
sin culpables,
en la tierra estéril, sin culpables.
¿Hicimos trampa Murau?
¿Acaso corregimos los anales akáshicos?
¿Éramos inocentes al creer
que el cambio de continente sería,
en verdad, un cambio?
Y las mujeres que estaban embarazadas,
están embarazadas otra vez cuando volvemos;
y nos mirarán preguntando, ¿por qué huyes?
y los que estaban siempre solos,
cavaron más soledad aún,
y temblando nos preguntarán,
¿por qué huyes?
Y los que estaban sin trabajo,
siguen sin trabajo cuando regresamos,
y sin comprender preguntarán, ¿por qué huyes?
Y los padres enfermos de vejez,
serán cada vez menos padres.
Y los niños, los curas, las amas de casa,
los agricultores, los vecinos, las limpiadoras,
los amigos de la escuela, los tenderos,
todos, menos los inmigrantes mirarán preguntando
¿por qué huyes?
A Wolfsegg, a Dolores no se puede llegar en tren,
por eso aquí no hay turistas,
no hay nada que ver Murau, todo se esconde,
porque el dolor se esconde en los mapas,
tiene que esconderse Murau,
el escándalo se esconde,
todos lo saben pero fingen la ignorancia.

Murau este es el pueblo
y todos conocen sus reglas.

Las mujeres al casarse se cortan el pelo,
los jueves y los sábados se va a misa.
En el supermercado se actúa,
en la consulta del médico y en la iglesia, se actúa.
Cómo te atreves Murau a no aplaudir,
a venir aquí hablando de Roma.
A quién le importa dónde duermes,
lo que está fuera no existe,
debes entender que lo que sale de aquí
se extingue;
vives cuando entras y mueres cuando te vas,
da igual quién seas o qué hagas en otro sitio,
sólo importa quién eres aquí
pero aquí ya nadie te conoce,
inspiras recelo como los espías de la Guerra Fría.
¿A qué has venido si no es para quedarte?

Y aún así volverás.
Este es el desarraigo, esta es tu condena.

Aquellos que veranean en el pueblo,
que hablan del encanto del pueblo,
no han crecido en el pueblo;
morirán sin saber de qué hablan.

 

 

 

 

LA CASA

Hubo un tiempo
en que vivíamos en la misma casa
sin hablar.
Cenábamos en la misma mesa,
mirando la televisión, sin hablar.
Desconociste mi voz.
Yo te escuchaba gritar por teléfono,
te oía aplacar tus nervios, cantando mientras barrías,
venías a hablar de mí, frente a mí,
traías el teléfono mientras yo masticaba
para que oyera lo que decías,
para que me tragara tus palabras.
Subía el volumen.
Si gritabas, me incorporaba con lentitud,
y me marchaba sin prisa
mientras enloquecías.
No sé por qué elegí el silencio
se me olvidó entre tanto tiempo,
entre tanta marea de razones.
Recuerdo, sólo, la puerta cerrada de mi habitación
y pasar las tardes mirando por la ventana,
al gato gordo y gris, sentado en el tejado de uralita,
al gato que clavaba en mí sus ojos y me retaba
a aguantar. Resistimos, una vez, horas.
Era un animal fuerte.
Pero por entonces, yo ya no tenía miedo.
Me iba muy temprano, no había nadie en la cocina,
volvía tarde a la enorme casa,
la casa blanca ennegrecida,
la de los ecos, y las paredes de plástico.
“Te oyen todos, en el pueblo entero te escuchan”,
pensaba yo, mirando las puertas abiertas de casa,
siempre abrías todas las puertas:
ventilación, limpieza, ventanas.
Hablabas, hablabas contra mí,
y yo te miraba silente, inmóvil.
Me golpeabas, con tu cuerpo delgado,
esperando una reacción,
pero no dolía,
no dolía lo suficiente,
no dolía más.
Un día me fui. Todo está bien.
Cuando vuelvo,
podemos hablar de cualquier cosa,
pero nunca de aquello.

 

 

 

 

MALETAS

Recurriré al exceso
para acabar con tanta lucidez.
Es algo premeditado,
renunciaré incluso a la lectura, al arte.
No quiero darme cuenta de nada.
No quiero ejercitar mi conciencia.
No quiero percatarme
de lo que no debería saber.

Quiero ahorrarme el daño.
Quiero ahorrarme el daño.

En el colegio aprendí
que la diferencia se premia
con el sufrimiento.
Estoy decidida a desaprender
y a brutalizarme.

 

 

 

 

INTENSIDAD

No soy la mujer que se maquilla,
ni la que aplaude, ni la que pega.
Me gustan los girasoles
xxxxxxxxxxxxxxxxx(que nunca sobreviven),
las últimas veces más que los principios,
los fuegos artificiales, los viajes, las epopeyas.
No creo en las estrellas fugaces,
muerdo y luego beso,
el mejor bálsamo, la mayor guerra.
Derrumbo y construyo,
no hay culpa.
Se me quita sólo lo dado:
jamás la pobreza.

 

 

 

 

PARA QUE ME AMES

He dejado que me desarmes la segunda noche,
que me invadas sin pudor, perfilando las costillas,
que me recorras y me olfatees como un desconocido.
Para que me ames,
he dejado que me desarmes la segunda noche,
que me invadas sin pudor, perfilando las costillas,
que me recorras y me olfatees
como un desconocido.

Para que me ames un poco más,
no he hecho preguntas importantes;
te he ofrecido mi boca, el beso más profundo,
el más largo, con el que retenerte más tiempo.

Hago lo necesario. Te das cuenta.
Te escucho hablar durante horas
fingiendo un gran interés
mientras controlo la guerra de imágenes
que se calibra dentro de mi cuerpo,
donde pasado y futuro se apuñalan
entre sangre y semen, gritos de rabia y miedo.

La piel tiembla, tan débil.
Nazco y muero a cada minuto,
me reconstruyo rápido
antes de que pueda notar la ausencia, mucho antes,
aún mutilada, me enfrento al espejo.

No haces preguntas,
para calmar mi sed de nicotina
te muerdo en los brazos.

No sabes quién soy ni quién eres,
pero para que me ames haré lo necesario;
intentaré creer que estoy enamorada,
que me arrastra aquella invasión adolescente,
te lo diré y me creerás de inmediato,
te quedará esa noche y otras más para nutrir tu ego.
Es un pacto inconsciente, no me importa la trampa.
Descubrirás la ventaja:
nos amaremos por las razones que sean
durante los días de felicidad vacante.
También el amor era esto.
yo sabía que en el fondo, el amor era esto.

 

 

 

Vidal Egea, Ana. Dolores>Manhattan. Murcia; Ed. La Fea Burguesía, 2016.

 

PUERTO DE SOMBRA

 

GRISALLA

La palabra es insuficiente, torpe,
no es un color con múltiples matices,
que sobre la tela, sobre el papel,
adquiera una compleja realidad.

A menudo cuando hablo
hubiese querido decir otra cosa,
mostrar el relieve de la escena,
como esos pasos donde el escultor
ha expuesto el drama culminante.

Intento inútil por contar las horas,
pasar al otro el pensamiento justo.

Entonces pienso en el silencio
del perro, mientras contempla a su dueño.

 

 

 

 

EDWARD HOPPER
Habitación de hotel

Hay cuadros de tristeza casi humana
en estas habitaciones sordas
de hoteles familiares
que incluyen desayuno,
donde quienes duermen reposan
sobre las pesadillas de otros,
como si la ciudad oscureciera
el interior de las maletas.

Hay una mujer sentada en el borde
da le cama que cierra la pregunta
de una existencia innecesaria,
atenta a esos trenes que conducen
a la vieja estación de nuestra infancia,
principio del fracaso,
que nos trajo a este hotel perdido,
sombra de aquel pasado,
que siempre hemos desconocido.

 

 

 

 

BAJO LA DUCHA

Bajo la ducha improviso canciones
en una lengua sin sentido.

No tienen relación alguna
mi pensamiento y mis palabras.

Me entreno para el día.

 

 

 

 

VIEJO MÓVIL

Hay un misterio
para este viejo móvil en desuso,
que suena de continuo sin respuesta.

No es un mensaje de otro mundo
ni tampoco truco de magia,
sólo son recuerdos de un tiempo,
inservibles como piezas de un puzzle
ya roto.

Son llamadas perdidas
definitivamente
a las que no sabemos responder.

 

 

 

 

CONFUSO

Este lugar se pierde entre la bruma
de un pasado presente
tan real como el recuerdo mismo.

Rechazas entonces la duda
que humana parecía,
definitivamente acusas
al primer inocente
que encuentras a tu paso.

Estamos hechos de agua
y, con los años,
su turbiedad aumenta.

Ya no vemos el fondo
donde reposa aquel que fuimos.
Es nuestra memoria borrosa
oscura sombra.

 

 

 

 

MURO

La muerte como la erosión
quizá es la misma sombra de las cosas,
descubres
que no han sido sino efímera imagen.

Estábamos tendidos en la orilla,
mientras el agua
acariciaba nuestros cuerpos,
pero no era verdad, no era seguro
que esto mismo permaneciese.

¿Qué nos queda de aquellos años?
La mirada clara del padre,
extendida por toda la bahía.

Todo está quieto en el recuerdo:
tuvimos el rumor de los pinos,
el olor de los eucaliptos,
cuando volvíamos por las noches,
la luz siempre apagada
en aquella esquina
donde a menudo tropezábamos.

Alcemos la copa, hoy,
por quien supo mirar abiertamente
aquel pasado.

 

 

 

Martínez Valero, José Luis. Puerto de sombra. Murcia; Ed. La fea burguesía, 2017.

 

DOS POEMAS DE ‘PUERTO DE SOMBRA’ DE JOSÉ LUIS MARTÍNEZ VALERO

 

Ayer noche presentaba José Luis Martínez Valero su último libro, ‘Puerto de sombra’, publicado por la murciana editorial La Fea Burguesía.

 

 

De los poemas que pudimos escuchar me gustaría dejar aquí el doble homenaje particular del poeta aguileño a Edgar Lee Masters.

 

 

HOMENAJE A EDGAR LEE MASTERS 1915-2015

xxxxxI
Jean Louis Maritaine Gilbert

Aseguré ser hijo de un barón francés.
Por la pereza de mis compatriotas,
no indagarían sobre el origen.

Con los ahorros de mi madre compré
una vieja espada, siempre he dicho
que de mi padre la heredé.

Al ser alto, rubio y de ojos azules,
pensarían que decía verdad.

Me adscribí al partido monárquico
y en Basilea grité: ¡Viva el rey!

Mi vida ha sido la de un paria,
me abandonaron mujer e hijos,
Pedro Rodríguez es mi nombre,
soy hijo de padre desconocido,
mi madre lavaba la ropa de otros.

 

 

xxxxxII
Angustias Moreno Ruiz

Hija de Ángel Moreno, el Rojo
y de Paloma Ruiz,
que llegó a esta ciudad
cuando las bombas caían sobre Madrid
y desunieron miles de familias.

Mi padre era hombre de derechos,
mi madre una niña asustada.

Realicé el bachiller en el Saavedra Fajardo,
Instituto Nacional de Enseñanza
Media, femenino, junto a la iglesia del Carmen.

Me licencié en filología románica
fui buena alumna.

Me casé, me divorcié, no tuve hijos,
he sido profesora.

Un día olvidé la llave,
al día siguiente extravié el monedero,
más tarde estuve perdida unas horas
en el pasillo de mi casa.

Ahora por fin sí me he encontrado,
mis huesos reposan bajo esta lápida,
que dicen lleva mi nombre.

 

 

 

Además, quiero dejar constancia pública del detalle que tuvo el autor regalándome un ejemplar del libro, el que utilizó para la lectura (en el que iba la selección de poemas que tenía prevista leer).

 

 

ESTA NOCHE SE PRESENTA ‘PUERTO DE SOMBRA’, DE JOSÉ LUIS MARTÍNEZ VALERO

 

Esta noche, a las 21:30, se presenta ‘Puerto de sombra’, el nuevo libro de José Luis Martínez Valero (Águilas, 1941).

Este profesor de Lengua y Literatura, con media docena de libros a sus espaldas, además de ciclos de lecturas poéticas llevados a cabo en la ciudad de Murcia durante varios años, guionista de documentales, aguafuertista e ilustrador, presenta este ‘Puerto de sombra’, calificado de metafísico, metapoético y a veces surrealista, porque trata sobre el misterio de la sombra, a menudo más real que el objeto mismo, donde descubrimos aquella caverna, cuyo testimonio son las palabras.

 

Si les apetece, nos vemos en la presentación.

 

HOY ‘LA FEA BURGUESÍA’ PRESENTA SU COLECCIÓN DE POESÍA

invitacion-la-fea-burguesia

 

Esta tarde, a las 20:00 h, se presenta la colección de poesía de ‘La fea burguesía’, incluyendo ‘Composición de lugar’, la antología de poesía murciana que ha llevado a cabo Luis Bagué y en la que he tenido el honor de ser incluido.

La presentación se llevará a cabo en el MUBAM. Si quieren, allí nos vemos.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más