Archivo

Posts Tagged ‘la abstinencia dispersa arena…’

LOS BOSQUES DE LA NOCHE

noviembre 10, 2013 Deja un comentario

Blake 2

 

 

A LA PRIMAVERA

¡Oh tú, la de los húmedos mechones, asomada
a las claras ventanas de la mañana, vuelve
tus angélicos ojos a occidente, a esta isla
que en coro tu venida saluda, oh Primavera!

Cuchichean los montes y los valles escuchan,
atentos. Anhelantes admiran nuestros ojos
tus brillantes doseles. Emerge, pues, y deja
que tus sagrados pasos visiten nuestro clima.

Ven sobre las colinas, deja que el viento bese
tus ropas perfumadas; permite que tu aliento
nos envuelva mañana y tarde; esparce perlas
sobre la tierra enferma, que por ti guarda luto.

Oh, atavía su cuerpo con tus hermosos dedos;
derrama dulces besos en su pecho; y emplaza
tu corona dorada en sus lánguidas sienes,
cuyas modestas trenzas en tu honor se anudaron.

 

 

 

«PEDÍ A UN LADRÓN…»

Pedí a un ladrón
que me robara una manzana;
entornó la mirada.

Pedí a una dama
que se abriera de piernas;
se hizo la digna y empezó a gritar.

Apenas me fui vino un ángel.
Guiñó un ojo al ladrón
y sonrió a la dama;

y, sin mediar palabra,
tomó una manzana del árbol,
y se benefició a la dama.

 

 

 

«LA ABSTINENCIA DISPERSA ARENA…»

La abstinencia dispersa arena
sobre el frescor ardiente de la piel.
Mas el deseo al fin gratificado
planta en el cuerpo frutos de vida y de belleza.

 

 

 

LA PREGUNTA CONTESTADA

¿Qué requiere de la mujer el hombre?
Las formas del deseo satisfecho.
¿Qué requiere del hombre la mujer?
Las formas del deseo satisfecho.

 

 

 

INSTRUCCIÓN ESPARTANA

«Acércate, hijo mío,
y cuéntame lo que allá ves.»
«Veo a un tonto enredado
en una trampa religiosa.»

 

 

 

RESPUESTA AL CURA

«¿Por qué no aprendes paz de las ovejas?»
«Porque no deseo que usted me esquile.»

 

 

 

EL TERRÓN Y LA PIEDRA

«Amor no busca complacerse
ni cuida jamás de sí mismo,
pues a otro entrega su paz, y erige
un Cielo en la desgracia del Infierno.»

Así cantó un Terrón de Arcilla
pisoteado por los bueyes,
mas una Piedra del arroyo
tejió un remedo de estos versos:

«Amor sólo desea complacerse
para ligar a otro a su placer,
se alegra de la confusión ajena,
y erige en el Cielo su oscuro Infierno.»

 

 

 

EL JARDÍN DEL AMOR

Fui al Jardín del Amor
y vi lo que jamás había visto:
en su centro se alzaba una capilla,
donde jugar solía entre la hierba.

Y sus verjas estaban atrancadas,
y en la puerta, ‘No harás’, grabado.
Entonces al Jardín volví los ojos,
donde siempre crecieran dulces flores,

y vi que estaba lleno de sepulcros,
y de lápidas en lugar de flores;
y negros sacerdotes sorteaban las tumbas
y envolvían con zarzas mi dicha y mi deseo.

 

 

 

LONDRES

Vago sin fin por las censadas calles
junto a la orilla del censado Támesis,
y en cada rostro que me mira advierto
señales de impotencia, de infortunio.

En cada grito humano,
en cada chillido infantil de miedo,
en cada voz, en cada prohibición,
escucho las cadenas forjadas por la mente.

Y escucho cómo el grito del deshollinador
hace palidecer las oscuras iglesias;
y el dolor del soldado infortunado
ensangrienta los muros de palacio.

Pero, al cabo, en las calles de medianoche escucho
cómo la maldición de la joven ramera
deseca el llanto del recién nacido,
y asola la carroza fúnebre de los novios.

 

 

 

«LERDO EL QUE QUIERE PRUEBAS…»

Lerdo el que quiere pruebas de lo que no percibe.
Y necio el que se afana en convencerlo.

 

 

 

«BIEN SABÉIS QUE NO SOY…»

Bien sabéis que no soy ningún héroe de Homero.
No premio al enemigo con gestos generosos.
Mi generosidad es para mis amigos,
que pueda responder sin falta a su amistad.
Quien con el enemigo es generoso
promueve sus asuntos, y se vuelve
enemigo y traidor de sus amigos.

 

 

 

«EL ÚNICO HOMBRE…»

El único hombre a quien conocí
que no me hizo vomitar
fue Fuseli, que era turco y judío,
por lo que, mis queridos cristianos, ¿cómo os va?

 

 

 

[LÍNEAS EXTRAÍDAS DE UNA CARTA A THOMAS BUTTS, 16 DE AGOSTO DE 1803]

Decid, ¿por qué he nacido, por qué, con otro rostro?
¿Por qué no me parezco al resto de mi raza?
Cuando miro, hay sorpresa; y, cuando hablo, ofendo;
Callado, me contengo, y pierdo a mis amigos.

Ya mi verso deshonro, mis dibujos desprecio,
mi persona degrado y mi humor esclavizo;
y es mi terror la pluma, el pincel mi vergüenza,
mis talentos entierro y mi fama se muere.

O poco o demasiado: así se me celebra;
Si me exalto, me envidian; si soy manso, me ultrajan.

 

 

 

Blake, William. Los bosques de la noche (Trad. Jordi Doce). Valencia; Ed. Pre-textos, 2001.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más