Archivo

Posts Tagged ‘jorge guillén’

‘NIÑOS’, DE JORGE GUILLÉN

 

Acabo de leerme esa joya que pueden ver en la imagen: ‘Niños’, de Jorge Guillén, una antología realizada por el propio autor, publicada en Begar ediciones en 1983, colección dirigida por Dionisia García y Salvador López Becerra. Antes de esta antología habían publicado ya ‘Dos Fragmentos sobre el amor’, de María Zambrano; ‘Nueve Enunciaciones’, de José Ángel Valente; ‘El Ocio y sus Mitos (I)’, de Juan Gil-Albert; y ‘Selva’, de Julia Castillo; y tenían en preparación ‘Del Diario’, de Carlos Edmundo de Ory y ‘Tratado de Ipsidiades’, de Jaime Siles.
No digan que la colección no era una joya.

 

Aquí tienen una selección de poemas de este ‘Niños’.

 

NIÑO

Claridad de corriente,
Círculos de la rosa,
Enigmas de la nieve:
Aurora y playa en conchas.

Máquina turbulenta,
Alegrías de luna
Con vigor de paciencia:
Sal de la onda bruta.

Instante sin historia,
Tercamente colmado
De mitos entre cosas:
Mar sólo con sus pájaros.

Si rica tanta gracia,
Tan sólo gracia, siempre
Total en la mirada:
Mar, unidad presente.

Poeta de los juegos
Puros sin intervalos,
Divino, sin ingenio:
¡El mar, el mar intacto!

 

 

 

 

EL NIÑO DICE…

¿Qué dice? Ni un balbuceo.
Sólo un susurro en apunte.
Basta que a los labios junte,
Aguzándose en deseo.
Este espíritu que veo
Pendiente de mi respuesta.
Él es quien se manifiesta
Sin palabras, de tal modo
Jovial que lo dice todo
Con una salud en fiesta.

 

 

 

 

NENE

xxxxxxxxNada sabe.
Y toda su torpeza se convierte en un guante

xxxxxxxxQue acaricia,
Mientras por todo el cuerpo circula una sonrisa
xxxxxxxxQue alabanza
Su candor animal como celeste gracia.

xxxxxxxx¿Hay malicia
Cuando el instinto al vuelo con lo más dulce atina?

xxxxxxxx¡Qué mirada
La criatura asesta de súbito! Ya manda.

 

 

 

 

NIÑEZ

Disparada inocencia de albor animal,
Destello de joya en bullicio,
Diamante impaciente que canta.
Pájaro nítido:
Llévanos tú bajo los soles
Que te descubren y dan sus dominios,
Arrebátanos en tus ráfagas
De paraíso,
Elévanos.
A la alegría sin tacha de tu infinito.

 

 

 

 

PLAYA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxx(NIÑOS)

Este sol de la arena
Guía manos de niños,
Las manos que a las conchas
Salven de los peligros.
Conchas bajo la arena
Tienden hacia los niños,
Niños que ya hacia el sol…
Pero el sol rectilíneo
Viene. Los rayos, vastos
Arriba, tan continuos
De masa, deslizándose
Llegan aunque sus visos,
Sin cesar rebotando
De ahincos en ahincos
De ondas, se desbanden.
Aquí, por fin, tendidos
Se rinden a las manos
Más pequeñas. ¡Oh vínculos
Rubios! Y conchas, conchas.
Acorde, cierre, círculo.

 

 

 

 

TRÉBOL

Lloraba una criatura.
Y en el día, tan hermoso,
Brilló la existencia impura.

 

 

 

 

MANERA ACTUAL DE SER NIÑO

Antonio viaja que viaja
Por tierra, por mar, por aire,
Va de un continente a otro
Porque el mundo ya no es grande,
Mira desde su avión
Cordilleras y ciudades
Como si, soñando aún,
Sobre algún mapa trazase
Con el dedo rutas, rumbos.
¿Ser hombre es estar de viaje?

 

 

 

 

TRÉBOL

¿Por qué tanta infancia exquisita?
¿Porque ingenuamente se ignora,
Y a su presencia se limita,
Y todo el niño ocurre ahora?

 

 

 

 

APERTURA DE CURSO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Jacques Deguise

No te equivocas, niño. La fuerza de tus pocos
Meses —robustos meses—
Te empuja hacia una incógnita. ¿No hay cocos
En la noche del cuarto? Mira bien y no ceses
De querer con afán
Descubrir este mundo por la senda
Terrible donde van
Amor y destrucción, el odio, la alegría.
¿No es un lote de Cid aunque nadie lo entienda?
Tu puño dice ya: La vida es mía.

 

 

 

 

EL MÁS PUERIL

¿Quién más pueril que este gato pueril,
Quién sin cesar más niño?
Triscador, caprichoso, zahorí,
¡Cómo saca partido
De cualquier elemento que pueda remover,
Bola, flor o cordel!
Criatura inocente
Creando paraíso,
¿Quién con más absoluto no saber de la muerte?

Juega, mortal sin dios: tu cielo es el olvido.

 

 

 

 

LA NIÑA Y LA MUERTE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(A. G.)

Todo su ser irradia luz de vida,
Una vida animal
Llameante de espíritu,
Espíritu invasor que, de repente,
Descubre la gran sombra.

¿Tan pronto se da cuenta
De verdad aquella alma tan minúscula?
Una obsesión de sombra se interpone
—Revolviéndose hostil—
Entre el mundo y la niña.

Respirando se alumbra el alma nueva,
Que un mundo inmenso para sí reúne,
Sin cesar más inmenso.
Y la niña clarísima respira,
Devora trasparencia, más entiende.

Un árbol. «Seco», dice.
«No tendrá primavera. Moriremos
Tú y yo. Nos moriremos todos. ¡Todos!»
Morir es un escándalo
Para la vida ingenua.

Y esa niñez, que de repente sabe…

 

 

 

 

SOLEDADES

xxxxxxxxxxxxxxx(1958)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxLa Lola…

La niña
Se va muy lejos,
Anita,
Por el aire, sobre la ola
Se va a su puerto,
La niña,
Lejos, muy lejos
Con su gracia tan chica,
Y Europa
Se queda,
xxxxxxxxxse me queda
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsola.

 

 

 

 

PRIMERA NAVIDAD

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(A. G. 1959)

Dice nerviosa, la niña:
«¡Santa Claus! No habrá venido».
Expectantes, vamos todos
A descubrir el prodigio,
Y ante ella, que nos precede,
Surge el Árbol, encendido,
Con sus tesoros. ¡Son muchos!
Y la niña queda en vilo,
Gravemente inmóvil bajo
La amenaza de un peligro.
Es imposible afrontar
Sin terror el Paraíso.

 

 

 

 

LAS GAVIOTAS INNUMERABLES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Isabel y Anita

Inmensa entre mar y dunas,
No se veía la playa
Bajo los blancos inmóviles
De tantas aves posadas.
Dos niñas, rubias al sol
Suyo que las alegraba,
De pronto corrieron, no,
Quietas ya: maravilladas
Ante la brusca ascensión
Unánime de las alas.

 

 

 

 

EN ESTOS AÑOS DE TORMENTAS

Niños desnudos por las carreteras
Huyen enloquecidos. Las hogueras
Bajo las bombas arden al servicio
Del hombre occidental: negocio, vicio.
«Ellos mueren. Yo, Jefe, mientras, hablo.»
¿Se destruye también el blanco diablo?

 

 

 

 

ARTE RUPESTRE

De la guerra civil no sabe nada.
Él era entonces niño inocente
Sin odio ni retórica de espada.
Ni heredero ni juez. —¡Adán!— Presente.

 

 

 

Guillén, Jorge. Niños. Málaga; Begar ediciones, 1983.

 

CÁNTICO

Andrea

 

EL MANANTIAL

Mirad bien ¡Ahora!
Blancuras en curva
Triunfalmente una
‒¡Frescor hacia forma!‒

Guían su equilibrio
Por entre el tumulto
Pródigo, futuro,
De un caos ya vivo.

El agua, desnuda,
Se desnuda más.
¡Más, más, más! Carnal,
Se ahonda, se apura.

¡Más, más! Por fin… ¡Viva!
Manantial, doncella:
Escorzo de piernas,
Tornasol de guijas.

Y emerge, compacta
Del río que pudo
Ser, esbelto y curvo,
Toda la muchacha.

 

 

 

 

PASMO DEL AMANTE

¡Hacia ti que, necesaria,
Aun eres bella! (Blancura,
Si real, más imaginaria,
Que ante los ojos perdura
Luego de escondida por
El tacto.) Contacto. ¡Horror!
¡Esta plenitud ignora,
Anónima, a la belleza!
¿En ti? ¿En quién?… (Pero empieza
El sueño que rememora.)

 

 

 

 

PARAÍSO REGADO

Sacude el agua a la hoja
Con un chorro de rumor,
Alumbra el verde y moja
Dentro de un fulgor. ¡Qué olor
A brusca tierra inmediata!
Así me arroja y me ata
Lo tan soleadamente
Despejado a este retiro
Fresquísimo que respiro
Con mi Adán más inocente.

 

 

 

 

DINERO DE DIOS

¡Tres, cuatro, cinco, seis, siete!
Una mano de Hacedor
Supremo palpa el Billete
Con júbilo creador,
Que va a sentirse muy digo
Del Poder en cuanto el Signo
De la Posibilidad
Se cierna sobre el papel
Hasta convertirse en… el
Más allá. ‒¡Dioses: gastad!

 

 

 

 

LAS OCHO DE LA MAÑANA

Y otra vez se despereza
La Mancha Inmortal… que un hombre,
Para que nadie se asombre
Demasiado, con llaneza
Silba. Tiene ligereza
De Gloria hallada en la calle.
Dios es quien propone el talle
De Europa: de esa muchacha
Que así pisando despacha
La Mancha. ¡Nada la acalle!

 

 

 

 

SIEMPRE AGUARDA MI SANGRE

Siempre aguarda mi sangre. Es ella quien da cita.
A oscuras, a sabiendas quiere más, quiere amor.
No soy nada sin ti, mundo. Te necesita
La cumbre de la cumbre en silencio: mi estupor.

 

 

 

 

AFIRMACIÓN

¡Afirmación, que es hambre: mi instinto siempre diestro!
La tierra me arrebata sin cesar este sí
Del pulso, que hacia el ser me inclina, zahorí.
No hay soledad. Hay luz entre todos. Soy vuestro.

 

 

 

 

EL HORIZONTE

Riguroso horizonte.
Cielo y campo, ya idénticos,
Son puros ya: su línea.

¡Perfección! Se da fin
A la ausencia del aire,
De repente evidente.

Pero la luz resbala
Sin fin sobre los límites.
¡Oh perfección abierta!

¡Horizonte, horizonte
Trémulo, casi trémulo
De su don inminente!

Se sostiene en un hilo
La frágil, la difícil
Profundidad del mundo.

¡El aire estará en colmo,
Dorado, duro, cierto:
Transparencia cuajada!

Ya el espacio se comba
Dócil, ágil, alegre
Sobre esa espera, mía.

 

 

 

 

LAS LLAMAS

Las llamas buscan noche,
La noche atesorada
Más allá, la muy noble.

¡Con qué avidez indagan
Avanzando por ámbitos
Desolados! ¿No hay nada?

Tanto se obstinan, tanto
Que asciende a sus desiertos
Otro maravillado.

¿No basta el oro? ¡Viento:
Aparece, socorre
Con tu forma al deseo!

…Y creándose, torpes
Manos palpan un cuerpo:
Toro aún y ya noche.

 

 

 

 

MUERTE A LO LEJOS

Je soutenais l’éclat de la mort toute pure
Paul Valéry

Alguna vez me angustia una certeza,
Y ante mí se estremece mi futuro.
Acechándole está de pronto un muro
Del arrabal final en que tropieza

La luz del campo. ¿Mas habrá tristeza
Si la desnuda el sol? No, no hay apuro
Todavía. Lo urgente es el maduro
Fruto. La mano ya le descorteza.

…Y un día entre los días el más triste
Será. Tenderse deberá la mano
Sin afán. Y acatando el inminente

Poder, diré con lágrimas: embiste,
Justa fatalidad. El muro cano
Va a imponerme su ley, no su accidente.

 

 

Categorías:Poesía Etiquetas: ,

COMO TÚ, LECTOR

septiembre 25, 2013 Deja un comentario

jorge guillén

 

COMO TÚ, LECTOR

El hombre se cansa de ser cosa, la cosa que sirve sabiéndose cosa, cosa de silencio en su potencia de impulso airado. La hombría del hombre, de muchos hombres se cansa atrozmente.

Ya no pueden pararse las manos sucias por deber y recias. Muchos ojos –sin gafas– ven o entrevén más allá, aunque se inclinen hacia el suelo y sus lodazales de leyes.

Máquina junto a las máquinas, o solo a la intemperie. Animal bajo un sol de selva, o en una selva urbanísima. Y los colores de la piel se cansan de su color.

Los colores se cansan de ser blancos, de ser amarillos, de ser negros: postración. Y millones de millones de fatigas llegan a formar, por fin irguiéndose, una sola figura.

Ni héroe ni monstruo. Una figura humanísima que arrolla desbaratando y arrasando a estilo de Naturaleza con furor geológico –y mental. Pero no. Es crisis de Historia.

Crisis que asombraría a los dioses mismos si atendiesen a nuestros lodos de arrabal. A los arrabales columbrarían inundados y ya arrebatados por mareas con saña de sino.

Esta vez sí se desequilibra el planeta. Sobre los magníficos se derrumban los colores, y los sujetos, uno a uno sujetos, engrosan multitudes, que son ¡ay! masas compactas.

Masas de hombres que podrían, uno a uno, ser hombres. Hombres como tú, lector que lees, libre, envuelto en tu señorío de piel, con un volumen en la mano, libre.

Deja de leer, mira los visillos de la ventana. No, no los mueve el aire. Responden a eso tan fugaz que fue un movimiento sísmico. Atención: no anuncia más que…

A ti también te anuncia la catástrofe de las catástrofes. ¿Terminará la esclavitud? ¿Hombres habrá que no sean cosas? Hombres como tú, lector, sentado en tu silla. Nada más.

 

 

 

Guillén, Jorge. Obra poética. Antología. Madrid; Alianza editorial, 1992.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más