Archivo

Posts Tagged ‘javier temprado’

HOY: QUINTA LECTURA EN EL CICLO DE LECTURAS POÉTICAS EN NdelT. JAVIER TEMPRADO & DAVID SARRIÓN.

IMG_20160520_155246

 

Esta noche es la quinta lectura del ciclo de lecturas poéticas en NdelT. Hoy les toca el turno a Javier Temprado y a David Sarrión.

Aquí tienen un poema de cada uno de ellos que aparece en la plaquette (con diseño de Cristina Morano) con la que se obsequiará a los asistentes:

 

De Javier Temprado:

 

xxxxxVIII

Espío
con voraces ojos
el baile de tortugas
que me ofrecen los barcos.

Los anhelo.

Me cuelgo en sus mástiles,
bailo desaforado en sus cubiertas,
invento un nuevo nudo,
piloto los vientos hacia otro cielo.

Y aún en puerto.

Alzo las manos
y descubro un nuevo mar
cuando una mirada encalla
bajo tu falda.

 

 

 

De David Sarrión:

 

3.2. RECORDATORIO

Me apodero de este instante breve y denso.
No es momento para bromas, he llegado aquí desde el recuerdo.

 

MAÑANA: JAVIER TEMPRADO Y DAVID SARRIÓN EN EL CICLO DE NdelT

Cartel definitivo Javier y David

 

BREVE TEORÍA DEL DESASTRE

diciembre 12, 2015 Deja un comentario

David Sarrión Breve teoría del desastre

 

2.4. VIVIR LO BREVE

xxxxxI

La vida es un recuerdo breve al que uno accede día tras día a lo largo de su vida.

 

xxxxxII

Se considera imprescindible hacer de lo inhóspito algo cotidiano, vigilar sonrisas pasajeras, pasear con pómulos desencajados, mandíbulas traviesas, con huecas impresiones de lo que no acontece nunca.

La vida es un conjunto de actos inexplicables a los que rendimos tributo día tras día.

Tendemos a vestir la vida con pajarita, pantalón con raya al medio para fechas señaladas y, al filo de la mañana, morir, por primera vez con tirante escueto, escasa escama, quietos ante los golpes que derrama su hermoso drama.

La vida es un gato malevo y perezoso al que ofrecemos caricias y contadas ocasiones, besamos sin esperar nada a cambio.
En el vaivén de su existencia la vida transcurre entre agonía y orgullo, mostrándose candidata perfecta para ser anillo en nuestros índices dedales.

La vida es la mayor de las casualidades a la que pueda estar expuesto el ser humano, pero esta afirmación no siempre querremos comprenderla.

 

xxxxxIII

La vida es un puñado de imágenes definitivas envueltas al azar o quizás por prioridades.
La vida tiende a dar, en ocasiones, más de lo que quita.
La vida es la trastienda de los sueños. El BOOM, el PUM, el BANG que acaba con las sienes de todos los presentes de esta vida pasajera.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSe puede resumir en partes nuestra vida,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpero sólo los recuerdos unirán el puzzle que
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxexcede la muerte.

 

 

 

 

3.3. PROBABILIDAD PASADA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxTodo resulta
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxun desierto quebrado
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxa las tres de la mañana.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJavier Temprado

Pensé que tras la noche partirían los fantasmas. Me empeñé en transformar escalofríos en espasmos. Quise volar bajo el agua, tener un tapiz indestructible, no darme por vencido fácilmente.

Intenté no pensar sin quedarme dormido. Lamenté no dormir por pensar demasiado.

Dejé para luego, entonces, el encuentro endemoniado, las virtudes mal curadas o las ganas de partir sin optimismo por mi falta de costumbre a los milagros.
Porque, al fin y al cabo, uno también puede estar bien dando palos de ciego a las puertas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdel olvido
en el lado equivocado.

 

 

 

 

3.4. PROBABILIDAD PRESENTE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSi nos quedara algo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxno lo dudes
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsería un plan de fuga
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxMatías Miguel Clemente

Pensar que existe una estancia común a la vuelta de la esquina. Pensar que no queremos más, vivir en este mar que algunos llaman Vida. Pensar que el náufrago perdió sus coordenadas. Pensar quizá que estás envuelto en el cemento de un océano muy amplio.

Poder perder mañana el verso que hoy clarea. Poder también permanecer en e borde de la cama y no dar tiempo por perdido.

Poder romper palabras como se rompen cristales, quemar agallas como se queman postales del pasado o pasar sin demanda sobre la línea que separa el horizonte de la tierra, vestido de astronauta por delante de tu puerta,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpara que al fin confíes en la idea de mudarnos de planeta.

 

 

 

 

4.4. LOS DÍAS MUERTOS

Los días pasaban sin mucho sentido. Amarte era la única manera posible de enjaular el tiempo. Bebimos orgasmos y compartimos la ducha, la dicha, el verano y un jardín de látex para dos.

Amarte era el único lugar seguro y así lo hice: a ciegas, a escondidas, a espasmos.

Los días pasaron. Comprendimos el lenguaje de la nada. Nos mostramos como animales en su hábitat, sin perder el sentido de la calma.

Amarnos fue la única manera de sentirnos vivos y así lo hicimos:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNos atamos al cuello la soga del deseo
para descansar después sobre la hoguera de los sentimientos.

 

 

 

 

4.8. LA BÚSQUEDA IDÓNEA

Te sabes de memoria el ciclo: Primero arriba, después decepcionado, hibernar durante años, caer sin salpicones, despertar mojado, secarte con nutrientes naturales, tropezar de nuevo, golpear el suelo, compadecerte de ti mismo, llorar mucho y mear poco hasta descubrir que tu rutina, como el cuarto que habitas o los libros que lees, debe variar acorde a la intuición de una búsqueda. Eso que tú,
xxxxxsolo,
xxxxxxxxxxllamas
xxxxxxxxxxxxxxxxxvida.

 

 

 

 

5.1. LA LUZ

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHoy regresas a casa ocupando un océano
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxque ha sido atravesado por la luz.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxRubén Martín Díaz

El mundo dejó de oler mal un día de resaca.
Al despertar me cegó el reflejo del atardecer incrustado en una ventana que poseía una cantidad incontable de horas de flaqueza.
El transcurso de la tarde estuvo bañado en caricias. Cumpliendo cuentas pendientes con mi rostro cotidiano. Materializaba alguna sonrisa indisciplinada, tímida y hueca, discutiendo en voz alta por los pasillos del supermercado sobre el menú que iba a degustar cuando llamara a mi puerta la fuerza del hambre.

Mientras que eso ocurría analicé mi vida, recaí en la ingestión de algún producto químico sin importancia y hablé contigo, aunque ya no eras la misma.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(Llegué a notar la sensación de alivio cuando colgué).

Mis manos lejos del deseo, gritaba yo, cuando la fuerza del hambre surcó mi cerco, con cierto aire reposado, confirmando que ningunos ojos son los mismos después del cuarto (o quinto) parpadeo.
Me di un festín con los recuerdos más dulces de nuestro paso por la vida. Traté de no excederme con la sal al reducir una salsa transgénica de lágrimas. Descongelé los miedos y mezclé los platos rotos para elaborar un postre con verdades. Después guardé la siesta en un cajón seis horas. Y ahora cuando ya no huele mal el mundo, soy capaz hasta de hablar cuando hay alguien a mi lado.

 

 

 

 

5.2. RECORDATORIO

Me apodero de este instante breve y denso.
No es momento para bromas, he llegado aquí desde el recuerdo.

 

 

 

 

5.4. MUDAR LA PIEL

Olvidar que hubo un yo antes del mí que ahora escribe este poema.
Presenciar la muerte del yo nocturno, del mí sereno.
Sobreponer a los recuerdos que aturden imágenes reales, figuraciones o sueños que llegan desde el futuro y no hacer nada por detener el rumbo de los ojos cansados, de los pies hundidos, de la memoria cancerígena.

No hacer nada pero al mismo tiempo asumir, tan de golpe, la muerte del yo de antes y saber que en mi memoria
xxxxxxxxxxxxxxxsolo queda espacio para instantes bellos.

Sentir,
xxxxxxxtan de pronto,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxeste arrebato a favor de la razón.

 

 

 

Sarrión Galdón, David. Breve teoría del desastre. Madrid; Ed. Huerga y Fierro, 2015.

 

MI FRACTAL POESÍA 5.0

noviembre 30, 2015 Deja un comentario

Cinco años. Cinco ediciones de Fractal Poesía. Cinco años llenando de poesía (en todas sus vertientes) una ciudad como Albacete. Un festival que toda provincia debería tener. Porque Fractal Poesía no se mira el ombligo, fomenta algo que algunos tenemos como seña de identidad: el intercambio cultural; no hay mejor manera de nutrirse. Poesía disfrutada y compartida, mezclada con artes plásticas, cine, música, fotografía y escultura.

Cuando yo llegué ya se habían llevado a cabo la inauguración de la exposición ‘Misterios’ de Chema Arake y el taller impartido por Sergio Delicado. Y la lectura que dieron Javier Lorenzo Candel, leyendo poemas de ‘Juegos de construcción’ y ‘Manual para resistentes’, entre otros; y Matías Miguel Clemente, leyendo algunos de sus poemas en prosa de ‘Dreno’, recién publicado por La Bella Varsovia.

12243486_436048779914600_2362351141264045819_n

12247089_436049406581204_2915909275701704507_n

12247052_436048953247916_3470882629437783000_n

 

Pero es que también se habían llevado a cabo la lectura de Pedro Mateo ‒que acaba de publicar ‘Funeral Tropical’‒ y José Iván Suárez; y la presentación, la mañana del día que llegaba yo, de ‘Armonía en rebelión’, de José Alfonso Iglesias Huelga, libro ganador del III Premio de Poesía Festival Fractal.

12243175_436189539900524_2475786401185692755_n

12299301_436443919875086_8940516169149129776_n

 

Yo llegué a Fractal a la hora perfecta: la hora de la comida. Compartir alimento y bebida (sí, y tabaco, aunque sea políticamente incorrecto) es uno de los mejores métodos que conozco para entablar conversación. Allí estábamos Andrés García Cerdán, Matías Miguel Clemente, Javier Temprado, David Sarrión Galdón, Javier Sánchez Menéndez, Natxo Vidal Guardiola (con su inseparable José María Román y un par de acompañantes más) y un servidor.

IMG_20151121_161616

 

Y a partir de ahí todo fue un no parar. La tarde comenzaba en el espacio artístico y social La Casa Vieja, uno de esos espacios que toda ciudad debería tener. Curioso, entrañable, arriesgado, dedicado a la cultura, a la sociabilización y unas cuantas cosas más.
Lugar con múltiples espacios como pueden ver en las fotos:

12243215_436189446567200_1915806027502153023_n

12243156_436189403233871_8638201667663107632_n

IMG_20151121_165751

IMG_20151121_165834

IMG_20151121_170036

IMG_20151121_170644

IMG_20151121_201708

IMG_20151121_201715

IMG_20151121_201718

 

En La Casa Vieja, entre una exposición de José Enguídanos y otra a cargo de Rafael Picó y Marta Gómez, que llevaba por título ‘Memorablemente’, se vivieron los dos recitales de la tarde.
El primero fue el de María Moreno y Lucía Plaza. María Moreno acaba de publicar ‘The Woman Under The Mango Tree’, publicado por Polibea tras conseguir el Premio de Poesía Javier Lostalé, y en él se encuentran tanto una serie de inquietudes sociales como su personalísima visión sobre el Caribe, donde estuvo viviendo durante dos años. Lucía Plaza, por su parte, volvió a leer en Albacete poemas de su ‘Lonely Planet’ con un público absolutamente entregado.
Después le tocó el turno a Natxo Vidal Guardiola, acompañado de José María a la guitarra. Natxo leyó poemas de su ‘Ícaros desorientados’, que a veces José María sólo acompañaba y otras se convertían en canciones. Y para afrecer sus poemas en distintas voces, Natxo nos invitó a leer algunos poemas suyos a Javier Temprado, a Matías Miguel Clemente y a un servidor.
Las lecturas sirvieron para que uno se interesara por acercarse a esos libros, a intentar descubrir eso que se escapa en un recital. Porque esa fue una de las mejores cosas de la tarde, ver desde qué anécdotas habían creado algunos de los poemas.
En contra sólo hubo dos cosas. La primera fue que empezar con los autores de casa hace que en cuanto termina el recital de estos, parte del público desaparece, mostrando sólo cierto interés hacia los autores, no hacia la poesía. Y luego la temperatura, porque ese mismo día empezó a llegar el otoño en condiciones a Albacete; y es que aunque el entorno ayudara, el descenso progresivo de la temperatura hizo que se terminara deseando entrar en algún lugar cerrado.
Aun con todo esto último, repito: toda ciudad debería tener un lugar como La Casa Vieja, donde llevar a cabo eventos como el de esa tarde (sí, a pesar incluso del frío), porque muchos llegamos a Fractal Poesía con el anhelo de un calor que no tiene nada que ver con la temperatura y que se dio con creces en aquel espacio.

IMG_20151121_174644

IMG_20151121_175014

10891640_436189203233891_6368136828657618555_n

IMG_20151121_183034

IMG_20151121_175445

IMG_20151121_184253

IMG_20151121_185927

 

Después de reponer fuerzas, la noche explosionó en La Leche Militina. Se podría haber bautizado como ‘La noche Siltolá’, porque todo giró en torno a esta magnífica editorial sevillana, en cuyo catálogo se encuentran Isabel Bono, Julián Cañizares, Enrique Villagrasa, Carlos Martínez Aguirre o Kepa Murua, entre otros, en su colección de poesía.
Y digo que se podía haber llamado ‘La noche Siltolá’ porque en La Leche Militina se juntaron el poeta (y responsable de la editorial La Isla de Siltolá) Javier Sánchez Menéndez y tres autores albaceteños publicados en dicha editorial: León Molina, Rubén Martín y Javier Temprado. Todo esto acompañado por canciones propias y ajenas interpretadas por Diego Yturriaga.
Javier Sánchez Menéndez habló de su proyecto editorial y mostró parte de su quehacer poético (magníficos algunos de los poemas inéditos que recitó). León Molina provocó auténticas carcajadas de ingenio con sus aforismos, ámbito en el que se está convirtiendo en un auténtico maestro. Rubén Martín leyó textos de su ‘Arquitectura o sueño’, colección de poemas en prosa de una serenidad, una profundidad y una belleza exquisitas. Y Javier Temprado leyó algunos poemas de su magnífico ‘Los vértices del tiempo’, así como unos deslumbrantes poemas inéditos (no le pierdan la pista, aviso).
El único problema del local fue que, debido a la inmensa cantidad de gente que asistió al recital, muchos se quedaron fuera del espacio habilitado para el mismo (gente quedándose fuera del lugar de un recital, sí, créanselo) y el ruido que subía del piso inferior, el piso donde el negocio funcionaba, dificultaba excesivamente a quienes se habían quedado fuera escuchar a los poetas. Dentro de eso, sigo repitiendo que lo bueno ‒además, claro está, de la presencia de los propios poetas‒ es la cantidad de gente que asistió al recital.

IMG_20151122_003053

IMG_20151121_225651

IMG_20151121_230153

 

IMG_20151121_231056

11200772_436189603233851_6496481227266067497_n

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_232049

IMG_20151121_232114

IMG_20151121_233720

11223688_436189673233844_5611807771861153188_n

IMG_20151121_235025

 

Y luego, pues ya saben, a tomarse algo, que estas cosas dan mucha sed. Y unos dulces típicos.

11990624_10207857811300479_5618423982344991735_n

12243219_10206936311158335_2129226475381254243_n

12107722_436190229900455_333685207882533067_n

 

Esa tarde/noche me dieron una noticia de esas que me persiguen últimamente (ya les he dicho aquí en el blog que el libro me está dando una mezcla más que contradictoria de sensaciones). Después de que los editores de Balduque anunciaran que no iban a ir a Fractal, los responsables de la revista La Galla Ciencia, que iban a ser los encargados de presentar la editorial y de llevar ejemplares de mi libro para la lectura que iba a dar el domingo, mandaron un mensaje diciendo que se habían puesto enfermos. Lo dicho, que la noche antes del recital que tenía que dar, me encontraba sin mis editores y casi sin ejemplares del libro que iba a presentar. Así que esa noche dormí con Jimmy, que me protegió de los demonios de la noche.

IMG_20151121_215243

 

La mañana del domingo, después de desayunar y disfrutar con Andrés García Cerdán de una mañana de rock and roll entre Surfin’ Bichos y Los Enemigos nos fuimos a recorrer un poco Albacete y a acompañar el recorrido con unas cervecitas. Y casualidad  de casualidades, se nos ocurre acercarnos al café El Sur, donde yo leería por la tarde, y nos encontramos allí con Óscar Aguado e Hipólito García «Bolo», que leerían en La Leche Militina a última hora de la tarde, así que nos juntamos con ellos y cayeron las cervezas que tenían que caer y nos fuimos los cuatro a comer juntos. Y creo que así deberían ser las comidas. Divertidas, ingeniosas, serias, mordaces, salpicadas de música y literatura, y con alguna carcajada.
Y el camino al café El Sur salpicado del ingenio que hay en cualquier ciudad.

IMG_20151122_155325

IMG_20151122_162752

 

Poco antes de las cinco de la tarde estábamos en El Sur. Como de todos los que teníamos que estar allí, el único asistente era yo, me propusieron compartir la lectura con David Sarrión, lo que me pareció sencillamente un placer. Así que, tras una presentación hecha por parte de Andrés García Cerdán que nunca le podré agradecer los suficiente, David comenzó con su ‘Breve teoría del desastre’ y fuimos intercalando poemas suyos con versos de mi ‘Cantando en voz baja’.
Nada que añadir aparte de que el lugar es un lujo, que el trato fue exquisito, que el público fue envidiable (de esos que uno quisiera tener en cualquier recital) y que compartir lectura con David Sarrión fue una de las sorpresas más agradables que he tenido en mi relación con la literatura.

IMG_20151122_174218

IMG_20151122_170828

12294878_436443856541759_932698150689820544_n

12295320_436443916541753_7972074392071952352_n

12247150_436443566541788_2767475667527379046_n

12240084_436443386541806_1163592752389323428_n

12289502_436443423208469_8392923703673496606_n

12246962_436443823208429_7326295619970548951_n

 

Y en cuanto terminamos el evento, otra vez a La Leche Militina, donde se llevaba a cabo el último evento del fin de semana, una lectura compartida entre Andrés García Cerdán (que presentaba ‘Barbarie’), Óscar Aguado (leyendo poemas de su nuevo libro ‘El falso llano’) y «Bolo» (presentando su libro ‘El charro roto de Jorge Negrete’). Y otra vez una asistencia de público envidiable, y el humanismo ocupando aquel espacio. Y uno, que tenía billete de vuelta ya sacado, sólo pudo asistir a los primeros minutos del evento.

IMG_20151122_200539

12278794_436443713208440_3300587520961343401_n

12243413_436443573208454_7516433115035044476_n

12246827_436443709875107_4191967248218887932_n

 

No sé, después del torrente de palabras de ese día y medio en Albacete ahora no tengo palabras para expresar la cantidad de sensaciones que me traigo de allí. Como si hubiera vuelto con las pilas puestas. Como si me hubiera enamorado del mundo otra vez. Dos años sin ir a Fractal han ayudado a ver la evolución del mismo. Ver cómo han aumentado en seriedad, en profesionalidad a la hora de plantearse el festival; ver cómo todos los integrantes de Fractal se implican de la misma manera, que nadie sobresale por encima de nadie; ver la cantidad de gente que se implica de manera más o menos indirecta con la organización y con la realización de cada evento es absolutamente envidiable. Y, por supuesto, ver cómo las administraciones públicas no se enteran de la mitad de las cosas que ocurren a su alrededor y cómo los medios tradicionales de comunicación vuelven a centrarse en lo más casposo y a obviar casi por completo los eventos de mayor calado hace que querer a Fractal Poesía sea lo más natural del mundo.

Gracias por el regalo de volver a contar conmigo. Ojalá os lo pueda devolver más pronto que tarde.

 

P.D. Dos reseñas sobre lo que ha ocurrido en este Fractal Poesía 5.0. Una de Antonio Rodríguez y otra de Andrés García Cerdán.

 

FRACTAL 2012 –UNA GENERACIÓN DE FUEGO–

Ya les comentaba antes de ayer que en las dos ediciones de Fractal se han publicado sendas antologías que en la primera edición incluía poemas de 48 autores y que este año se ha visto reducida a 15 autores (aunque con más poemas, ya que ambas antologías llegan casi a las doscientas páginas). Hoy dejaré aquí algunos de los poemas inéditos de la antología de este año.

 

 

MERCEDES DÍAZ VILLARÍAS

 

JÜERGEN

contempló durante demasiado tiempo
cuál iba a ser su lugar de residencia,
puso mucho dinero para la fianza
acolchando con su cuerpo la ciudad de armazones,
filmó y filmó cada día
y aparecía el filmando, retardado y blando,
sin intentar recuperar los minutos
cambiando la película a cámara lenta.
Nunca dormía tampoco
y te decía por la línea
«ayer me quedé dormido frente a la tele»
cuando sabías que en realidad era un bucle
de él encendiendo y apagando cucharas.
Resolvimos educarle cuando ya había pasado los veinte años
el siete de septiembre de 1985
con una canción de pupitre para cepillarse los dientes
de acampada en el lago
escupiendo a lo mohawk en arcilla y resina.
Con el hueco de las manos estuvimos en silencio y
con el silencio, cayó en el hueco de nuestras manos,
con recetas de medicamentos autorizados.
Dejó de percibirnos al poco rato
y pasó los ojos a toda velocidad por encima de las chicas garaje
con bambas stan smith y camisetas blancas
y lamió de un vistazo la belleza robótica de las películas porno
y metió los dedos en el deseo de los vaqueros sucios
y metió violencia en los motores trucados
a un ritmo increíble
contactó con lo vivo
y en todo ese tiempo no apagó el CD de Fernando Alfaro.
Nueve de la mañana del siete de septiembre de 1985,
todas las prendas están por el suelo
él finge estar dormido frente a la tele
y ya ha cambiado.
Encuentro en su lavabo corrector de ojeras
encuentro panecillos de hotel con hormigas
encuentro pintada a lo Mtv a una camarera latina
los encuentro, al fin, demasiado reales
derivando como una maqueta de ellos mismos
y durante un breve momento
implosiona un agujero blanco
y siento, como madre, la urgencia en el desastre
de ponerle un regalo entre las manos.

 

 

 

SARA HERRERA PERALTA

 

¿Por qué te vas tan lejos?,
me preguntó la abuela.
Tengo que trabajar, le dije.

Nosotros también nos fuimos,
igual nuestros hermanos:
ellos no volvieron.

Te vas tan joven y sola, decía,
serás extranjera.
Y señaló el mapa.

¿Por qué te vas tan lejos?,
repetía, con lo bien que estabas
aquí –coche, hipoteca, préstamo–.

Voy a buscar una vida grande, abuela.
Y la abuela me miró a los ojos,
acariciando mi cara con sus manos:

que el viaje no sea duro,
que el país sea una casa,
que los amigos te duren para siempre.

 

 

 

LUIS MARTÍNEZ-FALERO

 

Quizá nos baste
un fragmento de lluvia
xxxxxxxxxxxpara decir que el tiempo
acaba por arrastrar materiales o nombres
en que alguien basó su mundo o su existencia,

el golpe exacto de una gota
xxxxxxxxxxxque resuena un instante
en la clepsidra incierta del vacío.

 

 

 

DAVID ELOY RODRÍGUEZ

 

No dejes que se acerque a tu hacienda
ni que roce tu cuerpo ni a tus hijos.
No le abras la puerta de tu risa
ni le digas el sitio donde guardas tu dolor.
No concedas que se instale en tus huellas,
que anide en tus ojos o que susurre en tus gestos;
que no ponga en tu boca sus palabras,
que no ponga en su boca tus palabras.
No le hagas espacio, no le invites a tus días.
No permitas que pase el cazador.

 

 

 

JAVIER TEMPRADO

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEn vano he luchado
xxxxxxxxxxxxxpor enseñar a mi alma a doblegarse,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxien vano le eché en cara:
xxxxxxxxxxxxxxxiixxHay almas más grandes que tú

Mi palabra. Suena absurdo.
Como si acaso me perteneciera
esto que prostituyo en las calles
de una ciudad amiga.
Aquí donde reposo, en las caderas huecas
de una música que ha cesado.

No confíes en mi palabra.
En este torrente invertebrado
que quiere vagar fuera de mi piel.
En esta cáscara reseca
donde arremolino los días.
Cuando es ella quien hace de mí
un prisionero.

Porque mi palabra
conoce el secreto de los días oscuros
y de las líneas que se estiran en el tiempo.
Y ante eso, no hay silencio en el mundo
que pueda desgarrarla
o deslizarla en el olvido.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más