Archivo

Posts Tagged ‘hugo mujica’

CASI EN SILENCIO

 

Formas blancas

En un baldío,
sobre el polvo y la
xxxxxxxxxxxxxhojarasca

un pájaro moribundo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxaquieta sus alas.

Una nube, impasible,
xxxxxxxxxxxxxjuega
xxxxxxxxxxxxxsus formas blancas.

Al final también mi boca se llenará
de tierra,

al final siempre se besa
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxaquello que desertamos.

 

 

 

 

Lo ajeno

Sobre el muro;

inmóvil,
un gato dilata sus pupilas hacia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla noche.

Brillan ojos y luna,

y yo aquí,
ciego,
cuento lo que no veo:
xxxxxxxxxxxxxxxxdigo la luz ajena.

 

 

 

 

Sobre un umbral

El viento barre
hojas

las recoge y otra vez
xxxxxxxxxxxxxxxxlas desparrama.

Encogido
sobre un umbral,
un mendigo tiembla
xxxxxxxxxxxxxxxxsu gemido

después se calma,
duerme,

o muere como todo muere.

Como un jirón de viento perdido
entre calles,
exhala
la palabra más humana,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxmilenaria, y aún no descifrada.

 

 

 

 

Lo humano

Un viento límpido
xxxxxxxxxrecorre la noche.

En las calles,

un hombre
apura sus pasos, cumple su rito:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxinclina su nada;

deja el temblor que a veces queda
xxxxxxxxxxxxxxxxxxdonde hubo vida y ahora hay olvido.

 

 

 

 

Entre latidos

En las dunas
xxxxxxtodo es silencio,

salvo el soplo
del viento
que lentamente las forma
xxxxxxxxxxxxxxy lentamente las deshace.

En su cama de hospital
un moribundo escucha como
xxxxxxxxxxxxxxuno a uno van callando
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsus latidos.

Todo es silencio y entre latido
y latido

se cumple el azar o la esperanza:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxlo que al final vence,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsin dejar vencidos.

 

 

 

 

Horizonte

Es la hora más lenta,

es crepúsculo
y un par de relámpagos
xxxxxxxxxxxxdestellan un horizonte.

Descalzo, sobre la arena
tibia,
un niño corre tratando
xxxxxxxxxxxxxxde atrapar gaviotas.

En la noche,
la lluvia borrará las huellas,
xxxxxxxxxxxxxiniciará un desierto,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxregalará el olvido.

 

 

 

 

Lluvia sobre la lluvia

Al fondo,
sobre una mesa, debajo de
xxxxxxxxxxxxxxxxxxun árbol desnudo,

una taza
desborda la lluvia.

Desborda, cae, y dibuja un charco,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxun espejo, una vida.

 

 

 

 

En el blanco muro

Una grieta
parte el blanco muro, abre
xxxxxxxxxxun recuerdo anterior a todo olvido:

a lo jamás
y a lo de cada instante: a lo imposible,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcuando es lo inexorable.

 

 

 

 

Humo blanco

Desde un cielo tormentoso
caen las primeras
gotas
y una hoguera se apaga blanca,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxse muere humo.

La ausencia
es siempre blanca,

transparente es sólo la lluvia, y a veces,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxapenas a veces,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxtambién la muerte.

 

 

 

 

Página tras página

Serena, sin despertar
los sueños

la noche va dando
xxxxxxxxxxxxxa luz su alba.

Inclinado sobre un libro,
leo,

página tras página
se encienden la vida y
xxxxxxxxxxxxxxxxalgunas palabras.

Atrás queda
lo que el alba no despierta:
xxxxxxxxxxxxxxxxlo que ya ha muerto
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsin pronunciar su nombre.

 

 

 

 

Aria

Es noche, es frío

xxxxxxxxxxy en lo lejano
xxxxxxxxxxel canto de una mujer
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxparece acunar la vida.

La voz, no el silencio,
xxxxxxxxxxxxxes la desnudez de las palabras.

 

 

 

 

Remolino

Silba el viento
xxxxxxxxentre las calles;

sopla
y arranca una hoja
arqueada de sed,

xxxxxxxxxxxxxseca de esperanza.

Una sola vez es la muerte,
xxxxxxxxxxxxxxxxxy cada vez es la de todos.

 

 

 

 

Anuncio

Atardece otoño,

viento
y, de tanto en tanto, alguna hoja surca
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxmi ventana;

de tanto en tanto, algo se anuncia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxen la indecisa belleza de
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcada hoja que cae.

 

 

 

 

Resplandor

Ya noche,
xxxxxxcaminando,

vi el instante de un relámpago
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsobre el charco de una calle,

cerré los ojos
y, blanca e inmensa, y a la vez serena,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxse encendía un alba.

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

SED ADENTRO

 

En plena noche

También en plena noche
la nieve
se derrite blanca

y la lluvia
cae
sin perder su transparencia.

Es ella, la noche,
la que nos libra de los reflejos,

la que nos expande
las pupilas.

Lo que busca con su bastón
xxxxxxxxxxxxxxxxel ciego es la luz, no el camino.

 

 

 

 

Relámpago

El relámpago y sus huellas:
xxxxxxxxxxxxxxxlas cenizas en la memoria
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(el instante y su ceguera blanca).

Toda sombra es ayer,
xxxxxxxxxxxxxxxxla belleza es siempre otra.

 

 

 

 

Don

I

Cae una estrella como un surco
en el desierto,

como una huella en la ceguera:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxuna escritura.

 

 

(II

La noche,
en cada sombra más antigua,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxrevela lo que ella enciende.)

 

 

 

 

Una vez más

Después del relámpago es otra
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla mmisma noche:

xxxxxxxxxxxxxxxes que todo es lo que es y también
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxuna vez más.

 

 

 

 

Por dentro

En lo alto ningún aleteo
presagia
xxxxxxdestinos

ni deja estela
el tren que a lo lejos
(tan lejos
que no se oye)
xxxxxxxxxxxxatraviesa el llano;

más cerca, más dentro o
más ahora

hay una casa desierta
xxxxxxxxxxxxxpero cerrada

como un miedo a nadie:
como un abrazarse
xxxxxxxxxxxxxxxcon los propios brazos.

 

 

 

 

Uno tras otro

Se escribe cerrando
los ojos,

palabra tras
xxxxxxxxxxxpalabra,

como caminan uno tras otro
los ciegos
sobre los charcos:
xxxxxxxxxsin mirarse en los reflejos.

Se escribe
como se muere o se olvida
perdiéndose en la búsqueda,

xxxxxxxxxno en su eco: en lo que buscamos.

 

 

 

 

A la espera

Anochece

los bordes se apagan y el adentro
despliega su vacío

como un mantel a la espera de la fiesta,

como una playa a la espera del mar,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcomo la noche a sí misma.

 

 

 

 

El anuncio

Raro relámpago del
instante,

brilla y ciega sobre
xxxxxxxxxxxxun plato blanco y vacío.

Hay que acoger el fulgor de la ausencia,

reflejar
el don de lo que no está
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen cada cosa que creamos.

 

 

 

 

Vislumbre

Adelante no es lo que se mira
xxxxxxxxxxxxxes lo que no se sabe,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxes el saber del no saberse.

(El viento y la ausencia lo anuncian:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxla noche no es no ver, es ver la noche.)

 

 

 

 

Después, letra a letra

xxxLuna
xxxentre los campanarios de una iglesia.

xxxTambién los caminos huyen y, a veces, el cuerpo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxmiente sus sombras.

I

Al principio todo fue blanco, blanco luna (la desnudez de
un cuerpo sin nombre), después, letra a letra,
la escritura

(y la sombra de las palabras:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxel camino de narrar la noche).

 

 

II

La muerte
es la ausencia de la palabra muerte. Como al principio,
xxcomo la desnudez,

xxxxxcomo sin decirme yo.

 

 

(III

La ausencia no sólo calla:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxtambién bautiza.)

 

 

 

 

Partida a partida

I

Sin ropa se nace,
se brota

desnudo se llega:
xxxxixxxxpartida a partida.

 

 

II

No tener adónde ir
xxxxxxxxxno es que nadie nos espere,

es no tener dónde regresar:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla muerte es nacer afuera.

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

NOCHE ABIERTA

 

Lo que el abrazo abarca

gotea el grifo
y algo de la piedra se va en el agua,

muere
como si fuese humana.

buscamos retener lo que en el otro
se va yendo,
lo que a veces se derrumba

pero es apenas la despedida
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxlo que el abrazo abarca

 

 

 

 

Para siempre, para ese ahora

he visto la vida desnuda
y no fue dolor.

vi el desierto y nacer el sol
para siempre

para ese ahora sin sombras
de lo que se mira
con el cuerpo entero.

lo vi ponerse, como un lunar
de pequeño,
pequeño
o inmensamente humano
como un corazón que muere.

he visto la vida desnuda
y se me lavaron los ojos
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde no ver sino nada.

 

 

 

 

Lo que se nos ha dado

hay días, al caer la tarde, en que la vida
nos cuenta
algo del perdón que recibimos

de lo que otros han callado.

hay noches en las que algún vestigio
se enciende:

una brasa en la memoria, un grillo
tras la ventana
o una flor
de las que se abren
cuando lo demás ya duerme.

son noches en que la quietud revela
la vida que recibí
sin siquiera la violencia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxde haberla merecido:

lo sin por qué ni para qué,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel puro existir, el milagro.

 

 

 

 

Orillas

afuera ladra un perro

a una sombra, a su eco
o a la luna
para hacer menos cruel la distancia.

siempre es para huir que cerramos
una puerta,
es desierto la desnudez que no es promesa

la lejanía
de estar cerca sin tocarse
xxxxxxxxcomo bordes de la misma herida.

adentro no cabe adentro,

no son mis ojos
los que pueden mirarme a los ojos,
son siempre los labios de otro
xxxxxxxxxxxxxxxxxlos que me anuncian mi nombre.

 

 

 

 

Desde donde partí

al final,
cuando me encuentre sobre un andén
de trenes que no paran,
de viajeros
que miran sin decirme adiós
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcon las manos

habré llegado
hasta donde siempre estuve:

al niño descalzo que contempla la lejanía
temblando en la playa

al borde de la vida,
xxxxxxxxa la urna de la espera.

al final, cuando la desnudez
sea otra vez inicio
pido morir como mueren los mendigos:
meciendo la soledad del mundo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen el hueco de la mano.

 

 

 

 

Ante nada, para nada

xxxxxI

hay vidas que se consumen
xxxxxxxxxxxxa través de una ventana,

mueren sin encontrar
un camino,
mueren de no haber partido.

hay plegarias que son su propio eco;

esperanzas que son espejos:
aguardan
sólo lo que aguardan,
se transforman en la estatua
de aquello que esperaban,

son el miedo a perder
xxxxxxxxxno el deseo del encuentro.

 

 

 

 

A veces la vida

a veces
nos miramos en silencio

la vida y yo.

a veces duele, duele
blanca,
lenta

se hunde en la carne
como una botella vacía se hunde en el
estanque
que la va llenando.

a veces, en silencio, llora
y algo sagrado brilla en el mundo,
xxxxxxxxxxxxxxxxen silencio, reverbera en las palabras.

 

 

 

 

Sobre mi escritorio

en una ventana,
junto a una lámpara,
xxxxxxxvislumbro a un anciano

como en un escaparate
donde la muerte se anuncia y olvida.

tiempo inmóvil la espera,
o cayendo

como lo ya polvo
del mundo cae,
ahora y callado, sobre mi escritorio

como lo ya muerto de todo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxme va mostrando la vida.

 

 

 

 

Hasta el final

vi un perro negro muerto
en la calle,
aplastado en medio de la acera, manchado,
porque nevaba.

vi la vida, allí mismo,
y no había más que eso: la coartada
del inocente: pagarlo todo.

sentí en la nieve la vida y me vi morir
como un animal que se resiste
hasta lo último

hasta el deseo de ser rematado,

hasta el gemido final,
el que pide perdón por todo crimen ajeno:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel que perdona a dios.

 

 

 

 

La gracia perdida

al final la casa
xxxxxxxxxes siempre atrás

como el umbral
de la despedida, el del adiós frente
a un camino nunca trazado

el del gesto inconcluso,
xxxxxxxxxxxxxla mitad olvidada.

en el medio la terca torre:
el propio nombre

la estaca entre el deseo
y la nostalgia,

el puñado de humo
en el que aferramos el miedo a perder
lo que nunca tuvimos.

al final, el que nos llega,
queda la apuesta
del inicio, la gracia perdida:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxqueda perderlo todo.

 

 

 

 

En otro paisaje, siempre

en otro paisaje cae la nieve

blanca,
sobre el saco de un anciano
acurrucado
en el banco de una plaza.

en otro cuarto un vaso se hace trizas
contra el piso,
saltan los pedazos,
xxxxxxxxxxxxcaen otra vez…

después, siempre, lo derramado
se seca: el vino,
las lágrimas, la nieve sobre la vida,
xxxxxxxxxxxxxxxxxel corazón, dentro de un hombre.

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

PARA ALBERGAR UNA AUSENCIA

septiembre 30, 2020 Deja un comentario

 

Que no haya pájaros

que no haya pájaros
puede decir alta mar,

ciudad,
o decir desierto.

que no haya pájaros
puede ser un
grito
que nadie escucha:

un silencio que incendia alas.

 

 

 

 

Ritual de lo inútil

como ver caer
una estrella
sin nombrar un deseo;

o como a quien no se le destinó
ningún destino salvo
la espera
de lo que pasará
xxxxxxxxxxsin llevarnos,

lo que miramos
sin ver
porque no es igual a nosotros.

ritual de lo inútil
o la esperanza extrema:

un niño ciego frente
a un espejo,
como si lo que uno es
xxxxxxxxxxno hiciera falta para serlo.

 

 

 

 

Esculpido en los escombros

siempre queda
un rastro de todo
xxxxxxxxxxxxxxlo que pasa,

una taza de loza
con su asa quebrada,

una sábana raída
donde se hospedaron
los sueños
en los que se soportó la vida;

el esqueleto de
una casa
o una tumba derrumbada.

toda ruina tiene algo de templo,

todo hombre
es el resto de un suicidio

la gota en el cáliz
xxxxxxxxxxque no bebimos hasta el vacío.

 

 

 

 

Poética del desamparo

hay un don espejándose
xxxxxxxxen lo que no tenemos

un espejo transparente
porque no aferra
xxxxxxxxxxxxxxxlo reflejado,

una hebra de agua
corriéndole
xxxxxxxxxxal silencio:

quien la escucha
lo detiene,
quien la bebe lo calla.

desamparo propicio

la imagen que no se mira,
la escucha
que no busca un eco,

alquimia de una herida
que no se aferra a sus bordes

alambique del
vacío
que hace del silencio palabra.

 

 

 

 

Hay perros que mueren de la muerte
de su amo

hay perros
que mueren de la muerte de su amo

cuerpos que no hacen el amor,
hacen el miedo

que no se agitan
xxxxxxxxxxxxtiemblan.

y hay hombres
en los que muere dios
como una gota de lacre
sobre el pecho
xxxxxxxde un torso de mármol,

son los que lloran cuando creen
estar hablando,
o gritan soñando, pero al alba
olvidan el grito
con que encendieron la noche.

hay hombres en los que gime dios
por no encontrar un hombre
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdonde morir de carne,

pero no llora como quien lo hace
solo,
llora como quien llora abrazado a un niño.

 

 

 

 

Desierto azul

sobre el mar siempre
se refleja
xxxxxxxel cielo,

pero sobre el cielo
ningún mar.

desierto azul la mirada
del niño:

desde que tenemos
que morir
hasta la infancia nos falta.

 

 

 

 

La misma noche, un mismo sueño

cada uno cava en uno
xxxxxxxxxxxxxxla casa del otro

el imposible hogar
de todo exiliado;

cada otro nos pide la palabra
que no tenemos

la que diga lo que dice
sin decir despedida,

la esperanza de dar
lo que siempre hemos pedido.

unos y otros la misma noche,
cada noche
un mismo anhelo:

brindar chocando otra copa
xxxxxxxxxxsin que el cristal se nos quiebre.

 

 

 

 

En la noche sobre la playa

hay lunas
que pintan de cal las noches,

noches en que el silencio
arde
mientras el viento
hace girar
cenizas en su rueda sin destino.

quedaría hacerse casa,
ordenar los escombros
o cavar
en las cenizas
la imposible madriguera

morder los labios
para probar el filo
xxxxxxxxde los propios dientes

o elegir la mansedumbre
de cerrar los ojos
y esperar

como un caballo en la noche
tumbado
sobre la playa,

un caballo caído
xxxxxxxxxxxcon la pata quebrada.

 

 

 

 

Otra vez otro invierno

atrás queda otro invierno,
otro poema
xxxxxinacabado,

tachaduras de posibles,
espacios en los que el silencio
no fue pronunciado

finales que piden otro final
o el mismo:
xxxxxxxxel que no llega

el que no escuché
en el golpe
de una puerta que cerraron.

siempre empezamos otra vez,
lo mismo, lo de siempre,
lo imposible

lo que pasará sin pasarnos,

lo que no llegando nos pone a salvo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde volver la mirada.

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

PARAÍSO VACÍO

septiembre 27, 2020 Deja un comentario

 

El desierto de cada día

xxxxEn el desierto de cada día .el viento borra las huellas de
todas las caravanas, barre los pasos de dios en el paso de ca-
da hombre, borra .las huellas de todos ellos en el desierto de
cada mundo.

xxxxEn el desierto de cada vida .hay una huella que nada bo-
rra: la del desierto de cada vida, la huella que el viento traza.

 

 

 

 

“A imagen y semejanza”

xxxxLeyó: “Hay hombres que .no .son .a semejanza de otros
hombres, son .llamaradas .en .las .que arden los hombres, el
aire de fuego que tose un tuberculoso…”.

xxxx(El .lector .pensó: .los .otros hombres son las cenizas en
forma de las sombras de esos hombres.) Y escribió en el mar-
gen izquierdo del libro: “Hay tuberculosos a imagen de Dios”.

 

 

 

 

Salto

Hay honduras que no son transparencia, son reflejos.
Arrójate: si tu frente sangra, es transparencia, no tu ausencia.

 

 

 

 

Monólogos de un diálogo

I

xxxxTú hablas. Yo callo: digo un desierto a medida del infi-
nito humano. Nos digo partidos por la mitad del otro.

xxxx—La página en blanco .no .busca .ser escrita, pide ser
leída—.
xxxxDices, y callas: nosotros.

 

 

II

xxxxHabla, busca decirse para ser dicho por los otros, bus-
ca que los otros lo hagan semejante a él.

xxxxHabla de prisa para no terminar de hablar (para no sa-
berse).

xxxxCallan, se desbarrancan, se abrazan. Miedo contra mie-
do: semejantes.

 

 

III

xxxxDice que es sorpresa (no espanto).
xxxxDice siempre lo que no puede decir, lo que todos dicen
para no decir muerte.

xxxxSonríe, saluda, todos saludan: mueren.
xxxx(Sin desesperar, sin haber esperado.)

 

 

 

 

De niños y hombres

xxxxHay hombres que son más que hombres, .son .la custo-
dia del niño que juega .con .la .vida .de .esos hombres; hay
otros que son menos que la vida de los hombres, son la cor-
teza del ataúd de cada niño muerto.

 

 

 

 

Salmo

xxxxEl boxeador había querido ser bailarín.

xxxxÉl nunca lo dijo; los otros .decían: tendría que haber si-
do guardabosque, monje, o .haber .viajado a otro lugar (pe-
ro no decían eso, decían otra cosa, no boxeador).

xxxxGolpeaba, golpeaba… golpeó .hasta .caer .sobre la lona.
Allí —ahora— dijo .una .palabra (la .de .la .extrema .soledad
cuando es la soledad del extremo), esa que de haberla escu-
chado alguien hubiese sido otra, no la única, la que fue.

xxxxPara decirla nunca fue bailarín.

xxxx(Otros .muertos, .en .cambio, .no .dicen .su .silencio: lo
amordaza la letanía de los que rezan a sus pies.)

 

 

 

 

Testamento

xxxxEscribió:
xxxxxxxxxxxxxcon la risa del suicida
xxxxxxxxxseca el mundo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsu llanto.

xxxxPensó la risa al matarse, pero la sequedad de los vivos
lo murió en llantos.

 

 

 

 

Identidad

xxxxUn cuarto desnudo, o despojado .hasta .el .extremo se-
ría más correcto: apenas la cama de hierro sobre la que yaz-
go desnudo.

xxxxMe ataron las manos en las espaldas, con los dedos en-
trelazados (como si rezara hacia atrás); los tobillos —con so-
gas— los sujetaron a los barrotes de la cama; arrancaron to-
das mis ropas y me cubrieron de arena.

xxxxMe dejaron allí.

xxxxPuedo levantar el pecho, pero .dejé .de .hacerlo .porque
no hay ni ventanas .ni .espejos. No me amordazaron, eso no,
tampoco nunca nadie vino a mojarme los labios.

xxxxEs de creer que, con .el .tiempo, el .óxido .terminará por
comerse la soga, entonces podré mover los pies, huir no, por-
que no hay puertas. (Sólo otros cuartos .con otras camas, ca-
da una con su montículo de arena, cada uno con su latido.)

xxxxA veces hablo.

xxxxDe tanto en tanto digo mi nombre.

 

 

 

 

Ecce hommo

xxxxSoñé con el llanto .de .otro hombre y desperté con el pe-
cho devastado por la sal .de su llanto: sediento y no bebí. Su-
pe que .debía .abstenerme, sentir .la .sed .como .un .verdugo
siente la vida cada vez que la quita. Sí, debía abstenerme, tra-
gar doblemente el agua, la de mi sed .y .la .del llanto del otro
hombre: grano de sal sobre la lengua reseca.

xxxxY esperar.
xxxxHasta que la devastación .me llegue a los ojos, hasta ser
el hombre.

 

 

 

 

Paraíso vacío

xxxxSólo la serpiente .no fue arrojada: permanece arrastrán-
dose en círculos más y más cerrados, abriendo el infierno de
un paraíso vacío. Gira en el vacío .vaciando .un .círculo en el
polvo: el hueco espejo del terco rito de ser el dios de mi pro-
pio infierno.

 

 

 

 

Embozo

xxxxLa .escritura .es .sombra .de .la .transparencia que trans-
parenta sombras; es lo escrito .en .lo callado; lo escondido en
la semejanza. Es mostrarse en un espejo que va cayendo, que
mientras cae muestra inmóvil lo reflejado.

 

 

 

 

Trampa

xxxxComo la trampa .de .querer .ser .otro .para .verse .uno
mismo.
xxxxSobre el espejo partido me veo abierto, pero .estoy .só-
lo partido.

 

 

 

 

Ausencia

xxxxFue cuando no pude más y grité “¡yo!”, cuando .escuché
mi eco diciéndome “¡yo!”.

xxxxY supe que las cosas .nunca .habían .tenido .bordes, que
el hueco de .todas .las .bahías se recortaba en mí, que el bor-
de de todos los otros comenzaba donde faltaba yo.

xxxxFue cuando supe que no había nadie.

xxxxPero no corrí de un .lado .a .otro .para .encontrarme .con
nadie, me .quedé .solo y, aún así, alguien estaba de más. Qui-
zás no era yo, era el eco de mí.

xxxxFue entonces .cuando .me .asaltó .una .duda: si no había
nadie ¿sobre quién rebotaba mi grito para volverse eco de mí?

xxxx(Es sobre .esta .duda que ahora escribo, o tal vez, sea so-
bre la misma esperanza que siempre escribí.)

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

ESCRITO EN UN REFLEJO

septiembre 24, 2020 Deja un comentario

 

2.

bailarín a tientas
con una venda al viento cubriéndole los ojos,

o con los velos con que la muerte
no se reviste de muerte,
se viste de mí:
xxxxxxxxxxxxxpara desnudarme la vida

 

 

 

 

3. 

vivir como bajo el mar
donde respirar es tragar la muerte

o como buscando
un hijo perdido en la muchedumbre,

xxxxxxxxxxxxxxsin saber dónde está,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsin saber si ha nacido

 

 

 

 

5.

la tierra: una playa del cielo
pero sin cielo:
un yermo
donde la vida amasa con mi vida su hostia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpara un dios ya sin hambre

 

 

 

 

31.

como un mendigo que diera él
una moneda a cada hombre que pasa

o como cada vida
encendiendo con su cirio
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla noche oscura de dios

 

 

 

 

32.

me vestí para el banquete
y me dieron a mondar mis huesos

me desnudé para
las bodas
y me revistieron de escarchas

xxxxxxxxxxxxxxxxxx¿de qué avaricia soy el precio?

 

 

 

 

41.

me arrojaron a la arena en un circo
de gradas vacías,
me arrojaron a las fieras en una arena sin fieras

me condenaron a muerte
xxxxxxxxxxxxxxxy me olvidaron atado al borde de la vida

 

 

 

 

42.

ya desertaron la playa

sólo un perro corre tras las gaviotas
entre espumas del mar
que lame la tierra buscando calmar su sed.

hay mendigos que no esperan una limosna:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxespero la piel del que deja su moneda

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

RESPONSORIALES

septiembre 22, 2020 Deja un comentario

 

1.

soy puente sobre el que camino
caída en la que caigo

soy este lado del miedo:

xxxxxxxxxxxxxla desnudez todavía carne

 

 

 

 

2.

golpeando la puerta
xxxxxxxxxxxxxde la casa vacía

no para que me abran,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpara escucharme llamado

 

 

 

 

5.

los heraldos del despojo
xxxxxxxxxxxxno se llevan nada: transparentan todo

 

 

 

 

6.

tengo las manos muertas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxde mendigar perdón por la vida

de tan culpable ya soy víctima

 

 

 

 

10.

¿no ven mi caldero partido?
xxxxxxxxxxxxx¿por qué siguen echando sus hambres?

 

 

 

 

12.

en lo hondo no hay raíces,

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxhay lo arrancado

 

 

 

 

14.

cuando todo se derrumba
xxxxxxxxxxxxqueda lo que no se apoya en nosotros.

lo que importa frente a todos
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxes que nada importe

 

 

 

 

16.

fueron cayendo los muros,
xxxxxxxxxxxxxxxxpero no hubo del otro lado.

hubo el mismo viento
xxxxxxdiciéndose en su irse,
xxxxxxxxxxxxel mismo azularse
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxhacia donde no se es ya ni olvido

 

 

 

 

17.

todo debe creerse
xxxxxxxxxxxxcomo si uno creyera

mentir esperanzas,
xxxxxxxxxxxxxhasta que la esperanza desmienta la vida

 

 

 

 

18.

hay hambres que no son de hambres
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxson de hastío.

xxxxxxxxxxxxxmuero de hombre
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen este hueco de dios

 

 

 

 

38.

como soltando a la vida el pájaro que no encierra,
no para soltarlo,

xxxxxxxxxxxxxxxpara creer que regresa

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

SONATA DE VIOLONCELO Y LILAS

septiembre 20, 2020 Deja un comentario

 

1.

bosque talado

grita,
pero no sabe que grita

como el ángel de mármol
xxxxxxxxxxxxxxsobre la tumba de un niño

 

 

 

 

2.

muñeca sin ojos tirada
sobre adoquines

caen hacia dentro
xxxxxxxxxxxsus ojos cavados

hacia nacerse,
xxxxxxxxxxxdonde las lluvias se nacen

 

 

 

 

3.

y seré la noria de mi propia estatua
hasta cincelarla polvo,

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxhasta esposar el viento

 

 

 

 

8.

todo fue como siempre:
xxxxxxxxxabrí las manos y estabas

xxxxxxxxxy todo fue como siempre
xxxxxxxxxxxxxxxixxxxxxxxxxxxpor única vez

 

 

 

 

12.

no a tus ojos,

a tu mirada
le corren lágrimas

estelas

de una barca
hacia fiestas náufragas

 

 

 

 

15.

desde la ventana oía otoño,
dentro no veía,
tiritaba

xxxxxxxxxxxxun hueco no es sólo un hueco

 

 

 

 

17.

y sigo de este lado
de la ventana

aquí, donde se estrellan pájaros
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcontra un alba de vidrio

 

 

 

 

24.

cuando no hay muros
tampoco ecos

sólo lluvia
cayendo
hacia
siempre

sólo el mendigo durmiendo
sobre un banco

como sobre la palma del mundo

 

 

 

 

25.

llueve.

ya vuelve el heraldo,
trae las vestiduras de siempre:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxla transparencia de nunca

 

 

 

 

27.

terco
el
ventanal en la casa
del ciego

ver ensombrece la mirada

 

 

 

 

31.

hay trozos de palabras como trozos de espejos,
cavan por dentro

de raído ya transparento

 

 

 

 

36.

en lo perdido el jardín perdido
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel olvido no olvida, cava

 

 

 

 

37.

es no gritando de miedo a sabernos solos

es caer sin ruido
en medio de tanto ruido

 

 

 

 

40.

es quitar costra
tras costra sobre nunca
sangrar

es rasguñar espejos
con las uñas mordidas

¿por qué creerme más mi sangre
xxxxxxxxxxixxxxxxxxxxxxxque mis miedos?

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

BRASA BLANCA

septiembre 18, 2020 Deja un comentario

 

6.

cierro el puño
y golpeo,

cierro el puño,

para no ver la
xxxxxxxxxxxxmano vacía

 

 

 

 

26.

mientras creo ser algo soy eso:
algo

 

 

 

 

37.

nunca
mis pupilas
dilataron tanta noche

y sólo escucho
el silbar de un tren
xxxxxxxxxxxxxalejándose

 

 

 

 

80.

y hasta el grito no es más
xxxxxxxxxxxxxxxxxque viento traspasando carne

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más