Archivo

Posts Tagged ‘henri de regnier’

POESÍA SIMBOLISTA FRANCESA (y II)

 

GEORGES RODENBACH

DOMINGOS

Triste es la siesta de los domingos del invierno,
En el adormecimiento de las ciudades provincianas,
Donde alguna veleta inconsolable rechina
Sola, en la cima del tejado, como un pájaro de hierro.

Flota entre el viento no se sabe bien qué angustia.
Escasos caminantes se alejan por las aceras:
Curas, mujeres del pueblo con largos mantones negros,
Beatas que regresan de sus rezos en la parroquia.

Algunos rostros de mujeres aburridas se hallan pegados
A los cristales, contemplando el vacío y el silencio,
Y algunas pobres flores, en medio de la somnolencia,
Acaban de morir sobre los postigos velados.

A través de las cortinas separadas de las ventanas,
En los salones de los ilustres salones patricios,
Se puede ver, sobre fondos de antiguos gobelinos,
En viejos marcos de oro, retratos de antepasados,

Con gorguera de encaje, jubones de terciopelo,
En un ángulo de la tela su blasón pintado,
Que miran en la lejanía encenderse una estrella
Y a la ciudad dormir en su profundo silencio.

Todos estos viejos hoteles están vacíos y tristes,
Sólo la Edad Media se refugia en sus muros,
Y así es cómo, por la tarde, el sol luminoso
Se refugia también en los tristes faroles.

Oh, faroles que conservan el recuerdo del fuego,
El recuerdo de la luz ya desaparecida,
Tan tristes en el vacío y en el duelo de las calles
Que parecen arder para el entierro de un dios.

Pero he aquí que, de pronto, las agitadas campanas
Conmueven la torre consistorial, de pie en su orgullo,
Y sus sones, densos de bronce, sobre la ciudad ataúd
Descienden, lentamente, como paletadas de tierra.

 

 

 

 

JEAN MORÉAS

NO DIGÁIS: LA VIDA ES UN FESTÍN

No digáis: la vida es un festín alegre,
Si no se tiene un necio espíritu o un alma ruin.
Sobre todo no digáis: es una desgracia eterna,
Pues denota un alma débil, que en seguida se cansa.

Reíd igual que en la primavera se agitan las ramas,
Llorad como el viento o las olas sobre la playa,
Gustad todos los placeres o sufrid todos los males
Y decid: es mucho, y es la sombra de un sueño.

 

 

 

 

JULES LAFORGUE

FARSA EFÍMERA

¡No! Con sus Babeles, sus sollozos, sus vanidades,
El hombre, ese piojo soñador de un ruin mundículo,
Cuando se piensa mucho en ello es demasiado ridículo,
Y vuelvo de nuevo a las palabras tantas veces meditadas.

¡Pensad! Después del oleaje sin fin de eternidades,
Ese cielo que siempre retrocede en todos los sentidos,
Rebaños de soles que en todo eternamente pulula,
Cada uno de ellos conduciendo unos mundos habitados…

Pero no, no hablemos más de ello, es demasiado risible,
Y yo he mostrado mi puño al insensible cielo.
¿Quién me había embriagado con tantas esperanzas falsas?

¡Eternidad, perdón! Lo veo claro: nuestra tierra
No es, en el universal hosanna de los resplandores,
Sino un átomo en donde se representa una efímera farsa.

 

 

MEDIOCRIDAD

En el infinito acribillado de eternos resplandores,
Perdido como un átomo, desconocido, solitario,
Por unos días contados, un bloque llamado Tierra,
Vuela con sus gusanos por las vastas profundidades.

Sus hijos, pálidos, enfebrecidos, bajo el látigo del trabajo,
Caminan, insaciables del inmenso misterio,
Y cuando ven pasar a uno de los suyos, a quien se entierra,
Saludan, y no se sienten nunca sobrecogidos de asombro.

La mayor parte vive y muere sin sospechar la historia
Del globo, su miseria en la gloria eterna,
Su futura agonía bajo el sol moribundo.

¡Vértigos de universos, cielos eternamente en fiesta!
Nada, nunca habrán sabido nada. Cuántos incluso se van
Sin siquiera haber visitado solamente su planeta.

 

 

 

 

SAINT-POL-ROUX

MENSAJE A LOS POETAS ADOLESCENTES

Peregrino espléndido sobre palmas de memoria
(Oh tus pies desnudos en la blasfemia de los carreteros),
Olvida los esputos esparcidos en los escritos
Injustos de los sapos que te asedian.

Amortajando tu rosado reloj de existencia,
Evoca a tu fantasma en la mesa de los locos
Y comparte su águila con alas de distancia
A fin de domesticar la fe de los girasoles.

De allá, misericorde con la pobreza de las chozas,
Con la frente de parra y la boca malvarrosa,
Adopta a loa viejos lobos que gimen por los campos,

Y regenera sus pupilas dolorosas
En el diamante que ríe en la hulla de los tiempos
Como el ágata en flor de una gata enamorada.

 

 

 

 

CHARLES VAN LERBERGHE

CAPUT MEUM PLENUM EST RORE

He transmutado la nieve en fuego
De las estrellas del paraíso.
De ellas estoy toda entera revestida.
Y en mis pálidos cabellos
Y en mis ojos, todas resplandecen.
Algunas de ellas se fundieron
En mis labios y en mis senos.
Algunas otras se apagaron
Entre la palma de mi mano.
Pero me hallo toda radiante
Y tengo todo el sabor del fuego.

 

 

DIGITI MEI PLENI MYRRHA

Extiende tus manos sobre mi temblor,
Son mi vestido de muaré,
Son mi vestido de mirra,
De nardo y de benjuí;
Todo mi cuerpo de ellas ungido,
Mis caderas a ellas se doblegan.

Lo que me envuelve todavía
Son mis cabellos de oro,
El sol de donde he venido,
El sol en donde estuve desnuda.

 

 

EGO DILECTO MEO ET DILECTUS MEUS MIHI.

Cuando hundes tus ojos en mis ojos,
Yo estoy toda en mis ojos.

Cuando tu boca desanuda mi boca,
Mi amor no es sino mi boca.

Cuando tú rozas mis cabellos,
Yo no existo más que en mis cabellos.

Cuando tu mano acaricia mis senos,
A ellos subo de pronto como un fuego.

¿Soy yo la que tú has elegido?
Esta es mi alma, esta es mi vida.

 

 

 

 

HENRI DE REGNIER

EL AROMA

Si sueñas con el Amor, si sueñas con la Muerte,
Si tu espejo está empañado para tu sonrisa, oye
A las hojas, una a una, y el agua, gota a gota,
Caer de la fuente y del árbol. Todo duerme.

La rosa de septiembre y el girasol de oro
Dicen el verano que arde y el otoño que duda;
El ramo se entrelaza y la caverna se ahonda,
El dédalo y el eco te engañarán siempre.

Deja el paseo oblicuo y la encrucijada traidora
Y no mires nunca a través de la ventana
El pabellón cerrado cuya llave se ha perdido.

¡Silencio! La sombra llega. Ven entonces a respirar
Lo mismo que las hermas y las blancas estatuas
El amargo aroma del boj en torno a las serenas aguas.

 

 

 

Álvarez Ortega, Manuel. Poesía simbolista francesa. Madrid; Akal ed., 1975.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más