Archivo

Posts Tagged ‘el legado de hamlet’

EL LEGADO DE HAMLET

El legado de Hamlet

 

AQUÍ LA JUVENTUD

xxxxxV

Ahora viene a revelarles
cuánto tiempo perdieron,
cuántas cosas hermosas o terribles
debieron aprender en su regazo,
cuántas otras perdieron por querer
desvelar su secreto.

Ahora vienen las noches que apuraron,
sin llegar a explicarse cómo hubo
valor en sus empeños y presteza
para tanto camino sin medida
ni fin, tanto escenario
pisado sólo el tiempo de ver lo que ocurría
y huir sin entenderlo hacia otra nueva
decepción, tanto vino derrochado,
tanto triste dolor, tanto cansancio…

Y cae aquí el telón, donde no acaba
escena o acto alguno ni comienza
otro nuevo; aquí, a sólo un paso
de nada diferente, de la misma
ignorancia sin fe y desasosiego.

Ahora viene la vida a descubrirles
‒final de los principios y la prórrogas‒
vacía la estación, sin guardagujas,
y les muestra el desierto al que les trajo
tanta fe en sus fuerzas, tanto orgullo.

 

 

 

 

TACITURNITAS

Empiezan a pesarnos ya los años
que se fueron en tercas discusiones
sobre el tiempo, la edad, las ocasiones
perdidas sin remedio, los extraños
caminos que tomamos y los daños
a que nos condujeron decisiones
erradas.
xxxxxxxxTodas esas impresiones
se agolpan y nos van volviendo huraños,
hasta el punto de ver en los amigos
más cercanos posibles adversarios;
y pensar que las trampas cotidianas
de la vida, no son sino castigos
del destino, por tantos temerarios
instantes de placer y luces vanas.

 

 

 

 

LA VUELTA DEL INVIERNO

Cuando llegue el invierno y nos recuerde
lo felices que éramos entonces
‒cuando aún no advertíamos su paso
tras cada cumpleaños, y la vida
no era más que saltar como el caballo
del ajedrez, de otoño a primavera‒
sabremos cómo siempre estuvo aquí,
aguardando el momento de decirnos
su nieve en voz muy baja, susurrar
las heladas ventiscas
que iban despojándonos de todo.

Cuando amarre sus barcos el invierno
en el puerto sin luz de la memoria,
beberemos con sus despreocupados
marineros, e iremos a enterarnos
dónde hallar buenas putas para ellos.
Es la única forma de caerles bien,
y, acaso, cuando vuelvan, embotados
por el alcohol, al barco, le comenten
a su helado patrón lo agradecidos
que están de nuestro trato, y él se apiade
de nosotros. Tal vez así veremos
regresar muchas veces esa nave
de memorias hundidas y dispersas.

 

 

 

 

REFLEJOS

Esas caras que miran el cristal
de la lámpara y en él se reconocen,
y desde él nos miran a su vez
asombradas de vernos
confusos aquí abajo, observándolas
como si sólo fueran
el reflejo de nuestros propios rostros;

esos días que habitan en la luz
de una misma y única mañana
y desde allí nos miran
como si hiciera mucho, mucho tiempo
desde aquella feliz, única vida
en la que fuimos juntos a bañarnos
en una infancia larga como siglos;

esos signos escritos en los muros
de nuestra desnudez,
jeroglíficos raros de canteros
que entregaron su vida a construirnos,
esa luz declinante que los hace
visibles a esta hora
en que todo camina a otro principio;

y esas líneas trazadas en la arena
por las patas de miles de gaviotas
al iniciar su vuelo mar adentro:
todo dice que no estuvimos nunca
desnudos junto al mar, que no tocamos
el agua de una infancia,
que ‒si somos‒ no fuimos ni seremos.

 

 

 

 

TEMBLORES

Esas tardes que pueden ser cualquiera
y ninguna, esos cuadros que ya has visto
cuando los miras por primera vez,
esas casas de luz y esas atmósferas
de viento que delatan la cercana,
violenta plenitud de una borrasca.

El aire, en fin, que siempre nos señala
con sus dedos de hierro en los tejados
la dirección que siguen las cigüeñas
hacia otra estación y otro paisaje
más cálido que éste donde aún
seguimos empeñados en buscarnos.

Esas tablas pintadas y esos pájaros,
cuyo ser sin esfuerzo se demora
un momento fugaz ante nosotros,
indican el camino de la única
manera de vivir que deberíamos
envidiar y anhelar en vez de ésta
tan vieja ya y deforme que nos huye.

 

 

 

Paniagua, Ángel. El legado de Hamlet. Sevilla; Ed. Renacimiento, 2003.

 

THADER 1

julio 27, 2012 2 comentarios

Es cierto, como pueden comprobar, que muchos de los textos de David Galindo han envejecido demasiado y mal, pero fue él el que me puso en contacto con el mundo de las letras. Sin él no hubiera conocido aquella maravillosa revista que llevaba por nombre Thader y en el que aparecían poetas que ahora son de reconocido prestigio. Hoy voy a dejar del número 1 de Thader (publicado en el invierno de 1995) dos poemas, uno de Andrés García Cerdán y otro de Ángel Paniagua.

 

El de Andrés García Cerdán lleva por título GENERACIÓN

 
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx“Und sieh! aus Freude sagen wir von Sorgen.”
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxF. Hölderlin
Aunque sea cierto que no vas a ser feliz,
comienza el cáncer y te sigo, y no es necesario
que desatemos las palabras que hay en las nubes
para olvidar el color de estas nueces enfermas.
Tampoco fue hermoso -acuérdate- parecer fáciles
e incluirnos en las antologías del pájaro
que nunca bebió vodka con naranja. Tampoco
nos clavaron los últimos precios del dolor,
ni amaneció la tristeza de un odio moderno
con los pulmones llenos de azúcares y chicle.
Sólo hemos perdido la juventud y la sangre.
Sólo se prohíben las maneras de encontrar
para siempre la ternura y el miedo de una equis
alimentada en la moda del alma, en el tramo
smile-desencanto que nos dan los bonobuses.
Por eso, comienza el gris y te sigo a la sombra,
hasta que aparezca el futuro a punto de bala
y de llorar sobre el presente de subjuntivo
del verbo “sentir frío”. Ni siquiera hacen falta
las ventanas que se abren a tu lado, en la lluvia,
aquí. Porque vienen las primaveras del sueño
y será mejor tener hambre y comer bombones
o pegarnos un tiro de mierda entre los ojos
irremediablemente. Aunque no seas feliz.

 

 

Y aquel número 1 de la revista Thader llevaba una separata especial con poemas de Ángel Paniagua con poemas que acabarían formando parte del libro ‘El legado de Hamlet‘ que años más tarde le publicaría la editorial Renacimiento. La versión que vio la luz del poema II es ésta:

 

Muy tarde he comprendido
que este mundo no va a ninguna parte,
que esta vida es un lago sin reflejos
de luz, y nos angustia
mantenernos a flote o sumergirnos
y encontrar en el fondo oscuro el cieno
final de los ahogados; que no hay nada
detrás de esas cadenas de montañas,
que el sol no pertenece a este orden
y sigue su camino sin mirarnos
siquiera; muy tarde he comprendido
que estuvimos a punto de ser otros,
que estamos en peligro cada día
de ser otros, deformes, de no ser.

Porque amé este mundo y su desorden,
me entusiasmó este lago y cada noche
me sumergí para gozar del fondo,
para verme muy cerca del peligro
y obligarme a pensar en ese cieno
que habré de alimentar como los otros.

No quise traspasar esas montañas
persiguiendo la luz del sol ajeno,
ni anhelaba vivir siempre al abrigo
de la orilla; quería estar aquí,
en el centro de este pequeño mundo,
donde sólo mi propia voluntad
me hurtaba a los hechizos abisales,
donde sólo es azul la superficie…

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más