Archivo

Posts Tagged ‘editorial debolsillo’

EPIGRAMAS. MARCIAL. LIBRO II.

 

III

Sexto, nada debes, nada debes, Sexto, lo reconozco.
xxPues sólo debe, Sexto, aquel que puede pagar.

 

 

 

 

V

Que me muera, Deciano, si no quisiera pasar
xxtodos los días y todas las noches contigo.
Pero son dos mil los pasos que nos separan:
xxéstos se hacen cuatro mil, cuando tengo que volver.
A menudo no estás en casa, y estando a menudo dices que no:
xxa menudo sólo tienes tiempo o para los pleitos o para ti.
No lamento, sin embargo, andar dos mil pasos para verte;
xxpero sí lamento andar cuatro mil pasos para no verte.

 

 

 

 

VII

Declamas con gracia, pleiteas, Ático, con gracia,
xxescribes historias graciosas, poemas graciosos,
compones mimos con gracia, epigramas con gracia,
xxgracioso gramático eres, gracioso astrólogo,
y cantas con gracia, y bailas, Ático, con gracia,
xxeres gracioso con la lira, gracioso con la pelota.
Aunque nada haces bien, todo lo haces con gracia,
xx¿Quieres que te diga qué eres? Eres un gran figurón.

 

 

 

 

XI

Que ves a Selio con la frente sombría, Rufo,
que desgasta a horas tardías el pórtico con sus pasos,
que su rostro ceñudo calla alguna cosa funesta,
que su nariz indecente casi toca la tierra,
que golpea su pecho con la diestra y se mesa la cabellera:
no llora la muerte de un amigo o un hermano,
viven sus dos hijos y ruego que vivan,
sana está su esposa y su ajuar y sus esclavos,
no le han arruinado ni el campesino, ni el granjero.
¿Cuál es, pues, la causa de su tristeza? Cena en casa.

 

 

 

 

XXV

Nunca das, siempre prometes, Gala, a quien te ruega.
xxSi siempre mientes, te lo ruego, Gala, di que no.

 

 

 

 

XLI

«Ríe, si sabes, muchacha, ríe»,
había dicho, creo, el poeta peligno.
Pero no lo decía a todas las muchachas.
Y aunque lo hubiera dicho a todas las muchachas,
no te lo dijo a ti: tú no eres una muchacha,
y tienes, Maximina, tres dientes,
pero completamente del color de la pez y del boj.
Por tanto, si crees en el espejo y en mí,
debes temer la risa del mismo modo
que al viento teme Espanio y a la mano Prisco,
que la empolvada Fabula teme la lluvia,
que la albayaldada Sabela teme el sol.
Adopta un gesto más severo
que la esposa de Príamo y su nuera mayor.
Los mimos del ridículo Filistión
y los banquetes demasiado ligeros,
evítalos, y todo lo que con amable procacidad
distiende los labios en una risa franca.
Te conviene sentarte junto a una madre triste
que llora al marido o a su piadoso hermano
y dedicarte sólo a las Musas trágicas.
Y tú sigue mi consejo
llora, si sabes, muchacha, llora.

 

 

 

 

XLVIII

Un tabernero, un carnicero, un baño,
un barbero, un tablero, unos dados,
y unos pocos libros de mi elección:
un solo compañero no demasiado rudo
y un joven fuerte y por mucho tiempo imberbe
y una joven querida para mi joven:
dame estas cosas, Rufo, incluso en Butuntos,
y guárdate para ti las termas neronianas.

 

 

 

 

LI

Aunque a menudo no tienes en tu arca más que un solo denario,
xxy éste está más gastado, Hilo, que tu culo,
no se lo llevarán ni el panadero, ni el tabernero,
xxsino alguien orgulloso de su desmesurado pene.
Tu vientre miserable presencia los festines de tu culo
xxe, infeliz, siempre pasa hambre, mientras el otro traga.

 

 

 

 

LVIII

Pulcramente vestido, Zoilo, te ríes de mis prendas raídas.
xxEstán en verdad raídas, Zoilo, pero son mías.

 

 

 

Marcial, Marco Valerio. Epigramas (Trad. María Ohannesian). Barcelona; Ed. Plaza & Janés, 2001.

 

EL CUENTO DEL NIÑO MALO

 

Había una vez un niño malo cuyo nombre era Jim; aunque si se fijan, habrán observado que en los libros de la escuela dominical los niños malos casi siempre se llaman James. Era extraño, y no obstante cierto, que este se llamaba Jim.
xxxTampoco este niño tenía a la madre enferma: una madre piadosa y enferma con tisis, que con gusto yacería en su tumba y descansaría por fin, si no fuera por el mucho amor que prodigaba a su hijo y por la angustia de que el mundo fuera duro y cruel con él cuando ella faltase. La mayoría de los niños malos de los libros de las escuelas dominicales se llaman James y tienen madres enfermas que les enseñan a decir: «Ahora voy a acostarme…», etcétera, y les arrullan con voz dulce y plañidera, y les dan un beso de buenas noches, arrodilladas junto a la cama y llorando en silencio. Con este ocurría todo lo contrario. Se llamaba Jim y a su madre no le pasaba nada malo: ni tenía tisis ni nada por el estilo. Era más bien robusta, y no era piadosa; y lo que es más, no se preocupaba en absoluto por su hijo. Solía decir que si se rompía la cabeza no iba a perderse gran cosa. Le mandaba a la cama con un sopapo, y jamás le daba un beso de buenas noches; al contrario, antes de dejarlo acostado, le daba unos pescozones detrás de las orejas.
xxxEn cierta ocasión, este niño malo robó la llave de la despensa, se coló en ella y se comió un poco de mermelada, y luego rellenó el tarro con alquitrán para que su madre no notara la diferencia; pero no le asaltó de pronto un cruel remordimiento, ni tampoco escuchó ninguna voz que le susurrara: «Está bien que desobedezca así a mi madre? ¿No es pecaminoso hacer algo así? ¿Adónde van los niños malos que engullen glotonamente la mermelada de su buena madre?». Y luego no se arrodilló a solas, ni prometió nunca más volver a hacer una maldad así, ni se levantó con el corazón aliviado y feliz, ni se lo contó todo a su madre pidiéndole su perdón, ni fue bendecido por esta con lágrimas de orgullo y agradecimiento en sus ojos. No; así es como se comportan los otros niños malos de los libros; pero, por extraño que parezca, con este Jim sucedía todo lo contrario. Se comió aquella mermelada y, con su forma de hablar vulgar y pecaminosa, dijo que estaba estupenda; y luego rellenó el tarro con alquitrán, y dijo que aquello también era estupendo, y se echó a reír pensando que «cuando la vieja lo descubra va a poner el grito en el cielo»; y cuando la madre lo descubrió, él negó saber absolutamente nada del asunto, y ella le dio una fuerte paliza y él puso los lloros. Todo lo que ocurría con aquel chico era muy curioso: todo resultaba distinto a lo que les sucedía a los James malos de los libros.
xxxEn otra ocasión se subió a los manzanos del granjero Acorn para robar manzanas, y no se quebró ninguna rama, haciéndole caer y rompiéndose un brazo, ni tampoco fue atacado por el enorme perro del granjero y tuvo que permanecer en cama durante semanas, teniendo tiempo de arrepentirse y prometer enmendarse en lo sucesivo. Ah, no; robó tantas manzanas como le vino en gana y bajó de los árboles sin ningún percance; y también estuvo preparado para enfrentarse al perro, y en cuanto lo vio venir para echársele encima le arrojó un ladrillo que lo dejó malparado. Era muy extraño: jamás ocurría nada parecido en aquellos libritos de cubiertas veteadas como mármol, con dibujos de hombres con chaquetas de faldones, sombreros acampanados y pantalones hasta las rodillas, y mujeres con vestidos de talle justo por debajo de los brazos y sin miriñaques. No había nada parecido en ninguno de los libros de la escuela dominical.
xxxEn otra ocasión robó el cortaplumas del maestro, y cuando tuvo miedo de que lo descubrieran y le azotaran, lo deslizó dentro de la gorra de George Wilson: el hijo de la pobre viuda de Wilson, el chico intachable, el niño bueno del pueblo, que siempre obedecía a su madre, que nunca decía una mentira, que era muy estudioso y al que le encantaba asistir a la escuela dominical. Y cuando el cortaplumas cayó de la gorra y el pobre George agachó la cabeza y se ruborizó, como tomando conciencia de su culpa, y cuando el agraviado profesor le atribuyó el hurto y estaba a punto de dejar caer el puntero sobre sus hombros temblorosos, no apareció de repente ningún improbable juez de paz con el pelo blanco que se interpusiera y, con actitud ecuánime dijera: «No castiguéis a este noble muchacho… ¡ahí tenéis al infame culpable! Pasaba por casualidad por la puerta de la escuela y, sin ser visto, observé cómo cometía el hurto». Ni tampoco Jim fue expuesto a la vergüenza general, ni el venerable juez dirigió ningún sermón a toda la escuela bañada en lágrimas, ni tomó a George de la mano diciendo que aquel muchacho era digno de encomio, y luego le pidió que se fuera a vivir con él para barrer su despacho, encender el fuego, hacer recados, cortar leña, estudiar leyes y ayudar a su mujer en las labores domésticas, y tener todo el tiempo restante para jugar, ganando cuarenta centavos al mes y siendo feliz. No; así es como habría ocurrido en los libros, pero no pasó de ese modo con Jim. No hubo ningún juez vejete y entrometido que pasara por allí y montara ningún revuelo, y así George, el niño modélico, recibió una paliza, y Jim se alegró por ello porque, como saben, detestaba a los niños ejemplares. Jim solía decir de ellos: «¡Abajo con esas nenazas!». Tal era el lenguaje grosero de este niño malo y mal educado.
xxxPero lo más extraño que jamás le ocurrió a Jim fue aquella vez que salió en barca en domingo y no se ahogó, y aquella otra vez que se vio sorprendido por la tormenta mientras pescaba en domingo y no fue alcanzado por el rayo. Ya pueden ustedes consultar una y otra vez los libros de la escuela dominical de arriba abajo, desde este momento hasta las próximas navidades, que jamás verán en ellos una cosa parecida. Ah, no; encontrarán que todos los niños malos que salen en barca en domingo invariablemente se ahogan, y que todos los niños malos que son sorprendidos por la tormenta mientras pescan en domingo acaban infaliblemente alcanzados por un rayo. Los botes en que los niños malos salen en domingo acaban siempre naufragando, y siempre hay tormenta cuando los niños malos van a pescar ese día. Cómo logró escapar Jim a todo eso, es para mí un misterio.
xxxLa vida de Jim debía de estar protegida por algún encantamiento: esa tenía que ser la explicación. Nada podía dañarle. Incluso llegó a darle al elefante del zoológico una tableta de tabaco sin que le golpeara la cabeza con la trompa. Rebuscó en la alacena para echar un trago de peppermint, y no se equivocó y bebió aguarrás. Robó la escopeta de su padre para salir a cazar en día feriado, y no se arrancó tres o cuatro dedos de un disparo. Un día que estaba furioso golpeó a su hermanita con el puño en las sienes, y esta no pasó largos días de verano postrada en cama, sufriendo, ni murió con dulces palabras de perdón en sus labios que redoblaran la angustia del corazón destrozado de Jim. No, la niña lo soportó bien. Al final se escapó y se hizo a la mar, y al regresar no se encontró triste y solo en el mundo, con los seres queridos reposando en el silencioso cementerio y el emparrado hogar de su infancia desolado y en ruinas. Ah, no; regresó a casa borracho como una cuba, y lo primero que vio fue el puesto de policía al que lo llevaron.
xxxY creció y se casó, y fundó una familia numerosa, y una noche les partió a todos la cabeza con un hacha, y se enriqueció con toda clase de canalladas y fraudes; y ahora es el rufián más perverso y diabólico de su pueblo natal, es universalmente respetado y forma parte de la legislatura.
xxxAsí es que, como ven, nunca hubo uno de esos James malos de los libros de escuela dominical que tuviera una suerte tan prodigiosa como la de este pecador Jim con su encantadora vida.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx[1865]

 

 

 

Twain, Mark. Cuentos selectos. Barcelona; Random House Mondadori, 2010.

 

SU PRIMER GRITO DE VERDAD

septiembre 22, 2017 Deja un comentario

 

Lo que tengo que hacer esta noche es esconderme en el armario del dormitorio mientras la chica se da una ducha. Luego, cuando ella salga reluciente de sudor, en medio de la atmósfera impregnada de vapor, laca y colonia, saldrá desnuda salvo por un albornoz de encaje. Entonces yo salgo con una media tapándome la cara y unas gafas de sol puestas. La tiro encima de la cama. Le pongo un cuchillo en la garganta. Luego la violo.
xxAsí de simple. La espiral de vergüenza continúa.
xxSolamente hay que preguntarse todo el tiempo: ¿Qué NO haría Jesucristo?
xxLo que pasa es que no la puedo violar en la cama, me dice, porque la colcha es de seda rosa clarito y se puede manchar. En el suelo tampoco porque la alfombra le rasca la piel. Acordamos hacerlo en el suelo, pero sobre una toalla. No una toalla buena para los invitados, me ha dicho. Me ha dejado una toalla vieja en el tocador y yo tengo que extenderla en el suelo previamente para no romper la atmósfera.
xxMe deja la ventana del dormitorio abierta antes de meterse en la ducha.
xxAsí que me escondo en el armario, desnudo y con toda su ropa del tinte pegándose a mí, con la cabeza enfundada en la media, las gafas de sol y llevando en la mano el cuchillo menos afilado que he encontrado, esperando. la toalla extendida en el suelo. La media da tanto calor que se me llena la cara de sudor. El pelo pegado al cráneo me empieza a picar.
xxJunto a la ventana no, me ha dicho. Y tampoco cerca de la chimenea. Me ha dicho que la viole cerca del ropero, pero no demasiado cerca. Que intente extender la toalla en una zona de paso frecuente donde la alfombra no se vea tan gastada.
xxElla es una chica llamada Gwen que he conocido en la sección de autoayuda de una librería. Es difícil decir quién ligó con quién, pero ella estaba fingiendo que leía un libro de terapia de doce pasos sobre la adicción sexual y yo llevaba mis pantalones de camuflaje de la suerte, rondaba a su alrededor con un ejemplar del mismo libro y me estaba preguntando qué más daba otra relación peligrosa.
xxLos pájaros lo hacen. Las abejas lo hacen.
xxNecesito el subidón de endorfinas. Para tranquilizarme. Me muero por la péptido feniletilamina. Eso es lo que soy. Un adicto. Porque, a ver, ¿quién lleva la cuenta?
xxEn la cafetería de la librería, Gwen me dice que consiga una cuerda, pero no una cuerda de nailon porque hace daño. El cáñamo le produce sarpullido. La cinta aislante negra también sirve, pero no en la boca, y que no sea cinta de aluminio para tuberías.
xx—Que te arranquen cinta de aluminio —me explica— es tan erótico como que te depilen las piernas.
xxConsultamos nuestras agendas y el jueves queda descartado. El viernes tengo mi reunión de adictos al sexo. Esta semana nada de recibos. El sábado lo paso en Saint Anthony. Casi todos los domingos por la noche ella ayuda en el bingo de su parroquia, así que quedamos el lunes. El lunes a las nueve, no a las ocho porque ella trabaja hasta tarde y a las diez tampoco porque yo tengo que trabajar temprano por la mañana.
xxY llega el lunes. La cinta aislante está lista. La toalla extendida, pero cuando salto encima de ella con el cuchillo va y me dice:
xx—¿Esas medias que llevas son mías?
xxLe retuerzo un brazo detrás de la espalda y le pongo el filo helado en la garganta.
xx—¡Por el amor de Dios! —dice—. Esto es demasiado. Te dije que podías violarme. No te dije que pudieras estropearme las medias.
xxCon la mano del cuchillo le agarro la parte de delante del albornoz e intento desnudarle los hombros.
xx—Para, para, para —dice, y me da una palmada en la mano—. Déjame que lo haga yo. Te lo vas a cargar. —Se aparta.
xxLe pregunto si me puedo quitar las gafas de sol.
xx—No —dice, y se quita el albornoz. Luego va al armario abierto y lo cuelga de una percha acolchada.
xxPero es que casi no veo.
xx—No seas egoísta —me dice. Desnuda, me coge la mano y me la cierra en torno a una de sus muñecas. Luego se coloca el brazo detrás de la espalda y se gira para apretar la espalda desnuda contra mí. El rabo se me pone más y más duro y la raja cálida y resbaladiza de su culo se me pega. Y me dice—: Necesito que seas un atacante sin rostro.
xxLe digo que me da demasiada vergüenza comprar un par de medias. Un tío que compra medias es un criminal o un pervertido. En cualquiera de los dos casos, es difícil que la cajera te acepte el dinero.
xx—Joder, deja de quejarte —dice—. Todos los violadores con los que he estado se compraban sus medias.
xxAdemás, le digo, cuando miras la estantería de las medias resulta que las tienen de todos los tamaños y colores. Color carne, negro, beige, marrón, negro mate, cobalto, y ninguna es de la «Talla cabeza».
xxElla frunce la cara y gime:
xx—¿Te puedo decir algo? ¿Te puedo decir una sola cosa?
xxLe pregunto qué.
xxY ella dice.
xx—El aliento te huele fatal.
xxEn la cafetería de la librería, mientras elaborábamos el guión me dijo:
xx—Acuérdate de meter el cuchillo en la nevera antes. Necesito que esté realmente frío.
xxYo le pregunté si no podíamos usar un cuchillo de goma.
xxY ella me dijo:
xx—El cuchillo es muy importante para mi experiencia total.
xxY me dijo:
xx—Lo mejor es que me pongas el filo del cuchillo en la garganta antes de que esté a la temperatura ambiente.
xxY dijo:
xx—Pero ten cuidado, porque si me cortas por accidente —se inclinó hacia mí por encima de la mesa, adelantando la barbilla—, si se te ocurre hacerme un arañazo, te juro que estás en la cárcel antes de que te puedas poner otra vez los pantalones.
xxTomó un sorbo de su chai de hierbas, volvió a poner la taza en el platillo y dijo:
xx—Mis fosas nasales te agradecerían que no usaras ninguna clase de colonia, aftershave ni desodorante de olor muy fuerte. Soy muy sensible.
xxEstas adictas al sexo tan salidas tienen una tolerancia altísima. Todo les está bien con tal de que se las follen. No pueden parar, no importa lo degradante que se vuelva el rollo.
xxDios, cómo me gusta ser codependiente.
xxEn la cafetería, Gwen se puso el bolso sobre el regazo y buscó en el interior:
xx—Ten —me dijo, y desenrolló una lista fotocopiada de los detalles que quería incluir. Encima de la lista ponía:
xxLa violación es una cuestión de poder. No es algo romántico. No te enamores de mí. No me beses en la boca. No esperes quedarte después del acto. No uses mi cuarto de baño.
xxEl lunes por la noche en su dormitorio, desnuda y apretada contra mí, me dice:
xx—Quiero que me pegues —dice—. Pero ni demasiado fuerte ni demasiado flojo. Lo justo para que me corra.
xxCon una mano le sujeto el brazo detrás de la espalda. Ella frota el culo contra mí. Tiene un cuerpecillo superbronceado, pero su cara está pálida y tiene textura de cera por culpa del exceso de crema hidratante. En el espejo de la puerta del armario la veo por delante y veo mi cara asomando por encima de su hombro. El pelo y el sudor se le acumulan en el espacio donde están pegados mi pecho y su espalda. Su piel tiene ese olor a plástico caliente de las camas de rayos UVA. Con la otra mano sostengo el cuchillo, así que le pregunto si quiere que la golpee con el cuchillo.
xx—No —dice—. Eso sería apuñalamiento. Pegar a alguien con un cuchillo es apuñalamiento —dice—. Deja el cuchillo y usa la mano abierta.
xxY yo tiro el cuchillo.
xxY Gwen dice:
xx—En la cama no.
xxAsí que dejo el cuchillo en el cajón. Luego levanto la mano para pegarle. Me resulta muy raro desde atrás.
xxY ella dice:
xx—Pero en la cara no.
xxAsí que bajo un poco la mano.
xxY ella dice:
xx—Y no me des en los pechos, porque luego salen bultos.
xxVéase también: mastitis quística.
xxMe dice:
xx—¿Por qué no me abofeteas el culo?
xxY yo le digo que por qué no se calla y me deja violarla a mi modo.
xx—Si eso es lo que te apetece, ya puedes coger tu picha diminuta y largarte corriendo a casa.
xxComo acaba de salir de la ducha, tiene el vello púbico suave y tupido, no aplastado como cuando le quitas la ropa interior a una mujer. La mano libre se la meto entre las piernas y le noto un tacto falso, como de goma y plástico. Demasiado liso. Un poco grasiento.
xxLe digo:
xx—¿Qué le pasa a tu vagina?
xxGwen se mira y dice:
xx—¿Qué? —dice—. Ah, eso. Es un femidón, un condón femenino. Los bordes sobresalen así. No quiero que me contagies nada.
xxDebo equivocarme, le digo, pero yo pensaba que la violación era más espontánea, ya sabes, un crimen pasional.
xx—Eso demuestra que no sabes ni una palabra sobre violar a la gente —dice—. Un buen violador planea su crimen meticulosamente. Ritualiza hasta los pequeños detalles. Esto tendría que ser casi una experiencia religiosa.
xxLo que sucede aquí, dice Gwen, es sagrado.
xxEn la cafetería de la librería me pasó la hoja fotocopiada y me dijo:
xx—¿Puedes aceptar todas estas condiciones?
xxLa hoja decía: No me preguntes dónde trabajo.
xxNo me preguntes si me estás haciendo daño.
xxNo fumes en mi casa.
xxNo esperes quedarte a pasar la noche.
xxLa hoja decía: La palabra de seguridad es GARBEO.
xxLe pregunté qué quería decir «palabra de seguridad».
xx—Si la escena se vuelve demasiado fuerte o no funciona para alguno de los dos —dice—, uno dice «garbeo» y la acción se detiene.
xxLe pregunté si podía correrme.
xx—Si es tan importante para ti… —dijo ella.
xxEstas patéticas adictas al sexo. Todas hambrientas de polla.
xxSin ropa está un poco flaca. Tiene la piel caliente y húmeda y parece que al apretarla vaya a salir agua caliente con jabón. Tiene las piernas tan delgadas que no se tocan hasta llegar al culo. Sus pechos diminutos parecen adherirse a su caja torácica. Sujetándole todavía el brazo detrás de la espalda y viéndonos en el espejo de la puerta del armario, ella tiene el cuello largo y los hombros caídos, como una botella de vino.
xx—Para, por favor —dice—. Me haces daño. Por favor, te daré dinero.
xxLe pregunto cuánto.
xx—Para, por favor —dice—. O gritaré.
xxLe suelto el brazo y retrocedo.
xx—No grites —digo—. Haz el favor de no gritar.
xxGwen suspira, toma impulso y me da un puñetazo en el pecho.
xx—¡Imbécil! —dice—. No he dicho «garbeo».
xxEs el equivalente sexual de «Simón dice».
xxSe da la vuelta para que la agarre otra vez. Luego camina sin soltarse de mí hasta la toalla y dice:
xx—Espera. —Va al cajón y vuelve con un vibrador de plástico rosa.
xx—Eh —le digo—, no intentes usar eso conmigo.
xxGwen se estremece y dice:
xx—Claro que no. Es el mío.
xxY yo digo:
xx—¿Y qué pasa conmigo?
xxY ella dice:
xx—Lo siento, la próxima vez tráete un vibrador para ti.
xx—No —le digo—. ¿Qué pasa con mi pene?
xxY ella dice:
xx—¿Qué pasa con tu pene?
xxYo digo:
xx—¿Cómo encaja en todo esto?
xxSentándose en la toalla, Gwen niega con la cabeza y dice:
xx—¿Por qué hago esto? ¿Por qué siempre elijo a tíos que lo único que quieren es ser amables y convencionales? Lo siguiente que querrás hacer es casarte conmigo —dice—. Por una sola vez me gustaría tener una relación violenta. ¡Por una vez!
xxElla dice:
xx—Puedes masturbarte mientras me violas. Pero solo en la toalla y solo si no me salpicas.
xxElla extiende la toalla alrededor de su culo y da unas palmadas en una zona de toalla que tiene al lado:
xx—Cuando llegue el momento —dice—, puedes dejar tu orgasmo aquí.
xxSu mano da unas palmaditas.
xxAh, vale, le digo, ¿y ahora qué?
xxGwen suspira y me planta el vibrador en la cara:
xx—¡Úsame! —dice—. ¡Degrádame, estúpido! ¡Ultrájame, subnormal! ¡Humíllame!
xxNo tengo muy claro dónde está el interruptor, así que ella me tiene que enseñar cómo encenderlo. Luego vibra tan fuerte que lo suelto. Luego se pone a saltar por el suelo y tengo que atrapar el puto chisme.
xxGwen levanta las rodillas en el aire y las deja caer a los lados igual que se abre un libro. Yo me arrodillo en el borde de la toalla y meto la punta zumbante dentro de los bordes de plástico de su vagina. Con la otra mano me acaricio el rabo. Sus tobillos están afeitados y desembocan en unos pies curvados con pintaúñas azul. Está tumbada de espaldas con los ojos cerrados y las piernas abiertas. Con las manos unidas y extendidas por encima de la cabeza de forma que sus pechos forman cúpulas perfectas, dice:
xx—No, Dennis, no. No quiero esto, Dennis. No. No, no puedes tomarme.
xxYo le digo:
xx—Me llamo Víctor.
xxElla me dice que me calle y la deje concentrarse.
xxYo intento que los dos nos lo pasemos bien, pero ese es el equivalente sexual de frotarse el estómago y rascarse la cabeza. O me concentro en mí mismo o me concentro en ella. En cualquier caso el resultado es tan malo como un trío que no funciona: siempre hay uno que se queda fuera. Además, el vibrador resbala y es difícil sujetarlo. Se está recalentando y empieza a despedir un olor acre a humo como si algo se estuviera quemando dentro.
xxGwen abre un ojo solamente un poco, me ve cascarme el rabo y dice:
xx—¡Yo primero!
xxMe sacudo el rabo. Hurgo dentro de Gwen. Hurgo dentro de Gwen. Me siento menos un violador que un fontanero. Los bordes del femidón no paran de meterse dentro y tengo que pararme y sacarlos con los dedos.
xxGwen dice:
xx—Dennis, no. Dennis, para, Dennis. —La voz le sale de las profundidades de la garganta. Se tira del pelo y traga saliva. El femidón se vuelve a meter dentro y yo ya paso de él. El vibrador lo hunde más y más. Ella me dice que juegue con sus pezones con la otra mano.
xxLe digo que necesito la otra mano. Mis pelotas se tensan, listas para disparar y digo:
xx—Oh, sí. Sí. Oh, sí.
xxY Gwen dice:
xx—No te atrevas. —Y se chupa dos dedos. Clava su mirada en la mía y se mete los dedos húmedos entre las piernas, desafiándome.
xxLo único que tengo que hacer es imaginarme a Paige Marshall, mi arma secreta, y la carrera se termina.
xxUn segundo antes de correrme, en ese momento en que sientes que el ojete empieza a tensarse, justo entonces me vuelvo hacia el lugar de la toalla que me ha indicado Gwen. Sintiéndose estúpidos y tratados como perros amaestrados para hacer sus necesidades, mis soldaditos blancos salen despedidos y, tal vez por accidente, equivocan la trayectoria y aterrizan sobre la colcha rosa. Sobre su enorme y suave paisaje mullido de color rosa. Formando un arco después de otro, llueven goterones calientes de todos los tamaños sobre la colcha, los cubrealmohadas y los faldones de seda rosa de la cama.
xx¿Qué NO haría Jesucristo?
xxGrafitis de semen.
xx«Vandalismo» no es la palabra adecuada, pero es la primera palabra que viene a la mente.
xxGwen está tumbada en la toalla, jadeando con los ojos cerrados y el vibrador zumbando a su lado. Con los ojos en blanco, chorrea entre los dedos y murmura:
xx—Te he ganado…
xxMurmura:
xx—Hijo de puta, te he ganado…
xxMe pongo los pantalones y cojo la chaqueta. Hay soldaditos blancos por toda la cama, las cortinas y el papel de la pared, y Gwen está ahí tumbada, jadeando, con el vibrador sobresaliéndole en ángulo oblicuo entre las piernas. Un segundo más tarde, se le sale y cae en el suelo como un pescado mojado y gordezuelo. Es entonces cuando Gwen abre los ojos. Empieza a incorporarse apoyándose en los codos antes de ver los desperfectos.
xxYa tengo medio cuerpo fuera de la ventana cuando digo:
xx—Ah, por cierto…
xxDigo «garbeo» y oigo ami espalda su primer grito de verdad.

 

 

 

Palahniuk, Chuck. Asfixia (Trad. Javier Calvo Perales). Barcelona; Ed. Debolsillo, 2007.

 

«INCORREGIBLE» NO ES LA PALABRA ADECUADA

septiembre 21, 2017 Deja un comentario

 

xxLas mismas leyes que nos mantienen a salvo nos condenan al aburrimiento.
xxSin acceso al caos verdadero, nunca lograremos la paz verdadera.
xxA menos que todo empeore, nada puede mejorar.
xxTodas estas cosas le decía la mamaíta.
xxLe decía:
xx—La única frontera que te queda es el mundo de lo intangible. Todo lo demás es demasiado restrictivo.
xxEstá aprisionado por demasiadas leyes.
xxCuando decía lo intangible se refería a internet, las películas, la música, los relatos, el arte, los rumores, los programas informáticos, cualquier cosa que no fuera real. Las realidades virtuales. Los rollos fantásticos. La cultura.
xxLo irreal es más poderoso que lo real.
xxPorque nada es tan perfecto como uno lo imagina.
xxPorque solamente duran las ideas intangibles, los conceptos, las creencias y las fantasías. La piedra se resquebraja. La madera se pudre. La gente, en fin, se muere.
xxPero las cosas tan frágiles como un pensamiento, un sueño, una leyenda, pueden continuar para siempre.
xxSi puedes cambiar la manera en que piensa la gente, le decía. La forma en que se ven a sí mismos. La forma en que ven el mundo. Si lo haces, puedes cambiar la forma en que la gente vive su vida. Y esa es la única cosa duradera que puedes crear.
xxAdemás, en algún momento, solía decirle la mamaíta, tus recuerdos, tus relatos y tus aventuras serán lo único que te quede.
xxEn su último juicio, antes de ir a la cárcel por última vez, la mamaíta se puso en pie ante el juez y dijo:
xx—Mi meta es ser un motor de excitación en las vidas de la gente.
xxSe quedó mirando fijamente a los ojos del niño estúpido y dijo:
xx—Mi propósito es darle a la gente historias gloriosas que explicar.
xxAntes de que los guardias se la llevaran por la puerta de atrás de la sala, con las manos esposadas, gritó:
xx—Encerrarme sería redundante. Nuestra burocracia y nuestras leyes han convertido el mundo en un campo de trabajos forzados limpio y seguro.
xxY luego gritó:
xx—Estamos criando una generación de esclavos.
xxE Ida Mancini volvió una vez más a la cárcel.
xx«Incorregible» no es la palabra adecuada, pero es la primera palabra que viene a la mente.

 

 

 

Palahniuk, Chuck. Asfixia (Trad. Javier Calvo Perales). Barcelona; Ed. Debolsillo, 2007.

 

«LIBERTAD» NO ES LA PALABRA ADECUADA

septiembre 20, 2017 Deja un comentario

 

xxLa cuestión es que el sexo no fue la parte de la pornografía que enganchó al niño estúpido. Fue la confianza. El valor. La falta total de vergüenza. La comodidad y la sinceridad genuina. La franqueza que permitía a alguien ser capaz de salir allí y contarle al mundo: Sí, así es como yo decido pasar una tarde libre. (…)
xxY no me importa el aspecto que tengo. Ni lo que vosotros penséis.
xxAsí que apañaos como podáis.
xxAl insultarse a sí mismo estaba insultando al mundo.
xx(…) De la misma forma que todas las películas porno implican a una veintena de personas fuera de plano, cosiendo, comiendo bocadillos y mirándose el reloj mientras otra gente está desnuda y tiene relaciones sexuales a unos pocos metros de distancia…
xxPara el niño estúpido aquello fue una iluminación. Llegar a estar en el mundo tan cómodo y lleno de confianza sería el nirvana.
xx«Libertad» no es la palabra adecuada, pero es la primera palabra que le viene a la mente.

 

 

 

Palahniuk, Chuck. Asfixia (Trad. Javier Calvo Perales). Barcelona; Ed. Debolsillo, 2007.

 

MUCHOS AMORES

Ginsberg 2

 

ME HICE EL AMOR A MÍ MISMO…

xxMe hice el amor a mí mismo
en el espejo, besando mis labios,
xxme dije: “Me quiero,
te quiero más que a nadie.”

 

 

 

 

UNA BALADA DEL OESTE

Cuando morí, amor, cuando morí
mi corazón estaba roto por tu culpa;
nunca padecí amor tan bello
como el que ahora sufro y soporto
cuando morí, amor, cuando morí.

Cuando morí, amor, cuando morí
cansado del laberinto inacabable
que los hombres han andado durante siglos,
tan inacabable como grande era la puerta
cuando morí, amor, cuando morí.

Cuando morí, amor, cuando morí
había una guerra en el cielo;
todo eso ocurría, pasaba allí;
había un ángel a mi lado
cuando morí, amor, cuando morí.

 

 

 

 

EL AUTOMÓVIL VERDE

Si tuviera un Automóvil Verde
xxxiría a buscar a mi viejo amigo
xxxa su casa en el océano del oeste.
xxxxx¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

Tocaría la bocina ante su puerta viril
xxxadentro su mujer y tres
xxxniños tumbados desnudos
xxxxxen el suelo de la sala.

Saldría corriendo
xxxhacia mi coche lleno de cerveza heroica
xxxy saltaría gritando al volante
xxxxxporque es el mejor conductor.

Peregrinaríamos a la montaña más alta
xxxde nuestras primeras visiones de las Montañas Rocosas
xxxriéndonos abrazados,
xxxxxel placer sobrepasando las más altas Rocosas.

y después de la vieja agonía, borrachos de años nuevos,
xxxsaltando hacia el horizonte nevado
xxxretumbando el salpicadero con bop original
xxxxxel motor trucado en la montaña

batearíamos la nublada carretera
xxxdonde ángeles de ansiedad
xxxse mecen entre los árboles
xxxxxy gritan desde el motor.

Quemaríamos toda la noche en la cima del pino más alto
xxxvistos desde Denver en la oscuridad del verano,
xxxsobrenatural resplandor forestal
xxxxxiluminando la cumbre de la montaña:

infancia adolescencia vejez y eternidad
xxxse abrirían como árboles de azúcar
xxxen las noches de otra primavera
xxxxxdejándonos boquiabiertos de amor,

para que podamos ver juntos
xxxla belleza de las almas
xxxescondidas como diamantes
xxxxxen el reloj del mundo,

como los magos chinos pueden
xxxconfundir a los inmortales
xxxcon nuestra intelectualidad
xxxxxescondida en la niebla,

en el Automóvil Verde
xxxque he inventado
xxximaginado y soñado
xxxxxpor las carreteras del mundo

más real que el motor
xxxde un camión en el desierto
xxxmás puro que un autobús Greyhound y
xxxxxmás rápido que un reactor nuclear.

¡Denver! ¡Denver! volveremos
xxxrugiendo a través de la explanada del edificio del Condado
xxxque atrapa la pura llama esmeralda
xxxxxque brota en la estela de nuestro coche.

¡Esta vez compraremos la ciudad!
xxxCobré un gran cheque en el banco de mi cráneo
xxxpara fundar un milagroso instituto del cuerpo
xxxxxsobre el tejado de la terminal de autobuses.

Pero primero andaremos por las paradas del centro,
xxxbillar pensión de mala muerte antro de jazz cárcel
xxxcasa de putas calle Folsom abajo
xxxxxhasta los callejones más oscuros de Larimer

presentando nuestros respetos al padre de Denver
xxxperdido en las vías del tren,
xxxestupor de vino y silencio
xxxxxsantificando el barrio bajo de sus décadas,

saudándole a él y a su santa maleta
xxxde oscuro moscatel, beberemos
xxxy romperemos las dulces botellas
xxxxxsobre Diesels en señal de lealtad.

Después conduciremos borrachos por los bulevares
xxxdonde los ejércitos marchan y todavía desfilan
xxxtambaleándose bajo la invisible
xxxxxbandera de la Realidad

yendo como el rayo por la calle
xxxen el auto de nuestro destino
xxxcompartimos un cigarrillo arcangélico
xxxxxy nos echaremos la suerte:

famas de iluminación sobrenatural,
xxxcrudas brechas lluviosas del tiempo,
xxxgran arte aprendido en la desolación
xxxxxy nos separamos después de seis décadas…

y sobre el asfalto de un cruce
xxxnos tratamos con gentileza
xxxprincipesca una vez más, recordando
xxxxxfamosas charlas muertas en otras ciudades.

El parabrisas está lleno de lágrimas,
xxxla lluvia humedece nuestros pechos desnudos,
xxxarrodillados juntos en la sombra
xxxxxen medio del tráfico nocturno del paraíso

y ahora renovaremos la promesa solitaria
xxxque nos hicimos uno al otro
xxxuna vez en Texas:
xxxxxNo se la puede inscribir aquí…

xxxxx………………………..
xxxxx………………………..

¿Cuántas noches de sábado se
xxxemborracharán por esa leyenda?
xxx¿Cómo la joven Denver velará
xxxxxsu olvidado ángel sexual?

¿Cuántos chicos tocarán el piano negro
xxximitando el exceso del santo nativo?
xxxo ¿cuántas chicas caerán sin sentido bajo su espectro
xxxxxen los institutos de la noche melancólica?

Mientras continuamente en la Eternidad
xxxen la luz plomiza de este poema radiado
xxxnos sentaremos tras sombras olvidadas
xxxxxa escuchar al jazz perdido de todos los sábados.

Neal, ahora seremos héroes de verdad
xxxen una guerra entre nuestras pollas y el tiempo:
xxxseamos los ángeles del deseo del mundo
xxxxxy acostémonos con el mundo antes de morir.

Durmiendo solo, o acompañado,
xxxchica u oveja marica o sueño,
xxxfracasaré por falta de amor, tú, saciedad:
xxxxxtodos los hombres caen, nuestros padres cayeron antes,

pero resucitar esa carne perdida
xxxno es más que un pequeño esfuerzo de la mente:
xxxun monumento sin edad al amor
xxxxxen la imaginación:

memorial construido con nuestros cuerpos
xxxconsumidos por el poema invisible
xxxTemblaremos en Denver y aguantaremos
xxxxxaunque la sangre y las arrugas cieguen nuestros ojos.

Así este Automóvil Verde:
xxxte doy volando
xxxun regalo, un regalo
xxxxxde mi imaginación.

Cabalgaremos
xxxsobre las Rocosas,
xxxcabalgaremos
xxxxxtoda la noche hasta el alba,

luego de vuelta a tu tren, de la SP
xxxtu casa y tus hijos
xxxy destino de pata quebrada
xxxxxandarás por las praderas.

por la mañana: y de vuelta
xxxa mis visiones, mi oficina
xxxy mi apartamento del este
xxxxxvolveré a Nueva York.

 

 

 

 

POEMA DE AMOR BASADO EN UN TEMA DE WHITMAN

Entraré en el dormitorio silenciosamente y yaceré entre el novio y la novia,
esos cuerpos caídos del cielo tumbados esperando desnudos e inquietos,
los brazos reposan sobre los ojos en la oscuridad,
hundiré mi cara en sus hombros y pechos, respirando su piel,
y acariciaré y besaré cuello y boca y la espalda descubriré y conoceré,
piernas alzadas y encogidas para recibir, polla en la oscuridad empujada atormentada y agresiva
excitada desde el agujero a la cabeza picante,
cuerpos unidos temblando desnudos, caderas calientes y nalgas enroscadas entre sí
y ojos, ojos brillantes y encantadores, abriéndose en miradas y abandono,
y gemidos al moverse, voces, manos al aire, manos entre muslos,
manos en la humedad de labios tiernos, palpitante contracción de los vientres
hasta que la blanca corrida fluye sobre las sábanas agitadas,
y la novia grita pidiendo piedad, y el novio se cubre de lágrimas de pasión y compasión,
y me levanto de la cama repleto de los últimos gestos íntimos y besos de despedida
antes de que la mente despierte, tras persianas y puertas cerradas en una casa a oscuras
donde los habitantes vagan insatisfechos en la noche,
fantasmas desnudos buscándose en el silencio.

 

 

 

 

CANCIÓN

El peso del mundo
xxes amor.
Bajo la carga
xxde la soledad,
bajo la carga
xxde insatisfacción

xxel peso,
el peso que cargamos
xxes amor.

¿Quién puede negarlo?
xxEn sueños
acaricia
xxel cuerpo,
en la mente
xxconstruye
un milagro,
xxen la imaginación
angustia
xxhasta nacer
en lo humano—
del corazón se asoma
xxardiente de pureza—
porque la carga de la vida
xxes amor,

pero cargamos el peso
xxcon fatiga,
y debemos descansar
en los brazos del amor
xxpor fin,
debemos reposar en los brazos
xxdel amor.

No hay reposo
xxsin amor,
no hay sueño
xxsin sueños
de amor—
xxya sea loco o frío
obsesionado con ángeles
xxo máquinas,
el deseo final
xxes amor
—no puede ser amargo,
xxno puede negarse
no puede ocultarse
xxnegándolo:

el peso es demasiado grande

xx—debe darse
a cambio de nada
xxcomo el pensamiento
se da
xxen soledad
en toda la excelencia
xxde su exceso.

Los cálidos cuerpos
xxbrillan juntos
en la oscuridad
xxla mano avanza
hacia el centro
xxde la carne,
la piel tiembla
xxde felicidad
y el alma avanza
xxfeliz hacia el ojo—

sí, sí,
xxeso es lo que
he querido,
xxsiempre he querido,
siempre he querido,
xxvolver
al cuerpo
xxdonde nací.

 

 

 

 

MALEST CORNIFICI TUO CATULLO

Estoy contento, Kerouac, tu loco Allen
por fin lo ha conseguido: he encontrado un nuevo gatito,
y mi fantasía de un chico para siempre
camina por las calles de San Francisco,
guapo, y me espera en los cafés
y me quiere. Ah no creas que soy enfermizo.
Estás enfadado conmigo. ¿Por todos mis amantes?
Es difícil comer mierda, sin tener visiones;
cuando tienen ojos para mí es como el paraíso.

 

 

 

 

UN SUPERMERCADO EN CALIFORNIA

xxCómo he pensado en ti esta noche, Walt Whitman,
mientras caminaba por las calles bajo los árboles con
dolor de cabeza tímido mirando la luna llena.
xxEn mi fatiga hambrienta, y en busca de imágenes,
entré en el supermercado de frutas de neón, ¡soñando
en tus enumeraciones!
xx¡Qué melocotones y qué penumbras! ¡Familias
enteras comprando de noche! ¡Pasillos llenos de maridos!
¡Esposas en los aguacates, niños en los tomates! —y tú,
García Lorca, ¿qué hacías entre las sandías?

xxTe he visto, Walt Whitman, sin hijos, viejo mendigo
solitario, hurgando entre las carnes del frigorífico y
mirando de reojo a los chicos de la tienda.
xxTe oí hacerles preguntas a cada uno de ellos: ¿Quién
mató las chuletas de cerdo? ¿A cómo van los plátanos?
¿Eres tú mi Ángel?
xxHe vagado arriba y abajo de las brillantes estanterías
de latas siguiéndote, y perseguido en mi imaginación
por el vigilante del almacén.
xxHemos andado juntos por los abiertos corredores
en nuestra fantasía solitaria probando alcachofas,
poseyendo cada exquisitez congelada, y sin pasar nunca
por caja.

xx¿A dónde vamos, Walt Whitman,? Cerrarán las
puertas dentro de una hora. ¿Qué camino señala tu
barba esta noche?
xx(Acaricio tu libro y sueño en nuestra odisea en el
supermercado y me siento absurdo.)
xx¿Andaremos toda la noche por las calles solitarias?
Los árboles añaden sombra a la sombra, las luces de las
casas están pagadas, estaremos solos.
xx¿Pasearemos soñando en la perdida América de
amor al pasar junto a los tristes coches aparcados,
camino de nuestra silenciosa cabaña?
xxAh, querido padre, barbagrís, solitario viejo maestro
de coraje, ¡qué América tuviste cuando Caronte dejó
de impeler con la pértiga su barca y pusiste el pie en la
humeante ribera y te quedaste mirando cómo el bote
desaparecía en las negras aguas del Leteo?

 

 

 

 

MENSAJE

xxYa que cambiamos
xxlo pasamos bien vagamos trabajamos
xxlloramos y meamos juntos
xxme despierto por la mañana
xxcon un sueño en los ojos
xxpero tú estás en Nueva York
xxrecordándome bien
xxte quiero te quiero
xxy tus hermanos están locos
xxacepto sus borracheras
Hace demasiado tiempo que estoy solo
hace demasiado tiempo que me siento en la cama
sin nadie que acaricie mi rodilla, hombre
o mujer no me importa, quiero
amor nací por él quiero que estés conmigo ahora
Hay barcos transoceánicos surcando el Atlántico
Delicadas estructuras de rascacielos en construcción
La cola del dirigible explota sobre Lakehurst
Seis mujeres bailan desnudas en un escenario rojo
Las hojas son verdes en todos los árboles de París
Estaré en casa dentro de dos meses y te miraré a los ojos.

 

 

 

 

¿POR QUÉ DIOS ES AMOR, JACK?

Porque descanso la
xxxxxxcabeza en cojines,
Porque lloro en el
xxxxxxestudio sepulcral
Porque el corazón
xxxxxxse me hunde en el ombligo
porque tengo un
xxxxxxviejo vientre peludo
lleno de suaves
xxxxxxcantos, y
que recuerda los sollozos
xxxxxxdel pecho —o
la caricia de unas manos
xxxxxxlo enternece—
Porque tengo miedo—
Porque alzo la
xxvoz cantando a
xxxxxxmi ser querido—
Porque te doy mi amor
xxmi cariño, mi
xxotro, mi novia
xxxxxxviviente
mi amigo, mi viejo señor
xxde dulces ojos tiernos—
Porque tengo el
xxPoder de la vida y no puedo
xxhacer otra cosa
xxque rendirme al sentimiento
xxque soy el Único
xxPerdido
Buscando todavía buscando la
xxemoción —la deliciosa
xxfelicidad en el
xxxxxxcorazón abdomen lomos
xxxxxxxxxxxxy muslos
Sin rechazar estos
xx38 años 66 quilos cabeza
xxbrazos y pies de carne
Ni una sola uña del pie
xxwhitmaniana censuro
ni un pelo profético destierro
xxal implacable Infierno,
Porque envuelto en maquinaria
Confieso mi deseo vergonzoso.

 

 

 

 

KRAL MAJALES

Y los comunistas únicamente ofrecen mofletes y gafas
xxxy policías mentirosos
y los capitalistas ofrecen napalm y dinero en maletas
xxxverdes a los desnudos,
y los comunistas crean industria pesada pero su corazón
xxxtambién es pesado
y todos los hermosos ingenieros están muertos, los
xxxtécnicos secretos conspiran por su propio glamour
en el futuro, en el futuro, pero ahora beben vodka y se
xxxlamentan de las Fuerzas de Seguridad,
y los capitalistas beben gin y whisky en aviones pero
xxxdejan que millones de indios mestizos se mueran de
xxxhambre
y cuando los comunistas y los capitalistas gilipollas se
xxxalían el hombre justo es arrestado o robado o se le
xxxcorta la cabeza,
pero no como Kabir, y la tos de cigarrillo del hombre
xxxjusto sobre las nubes en la luz brillante del sol es un
xxxsaludo a la salud del cielo azul.
Porque fui arrestado tres veces en Praga, una por cantar
xxxborracho en la calle Narodni,
otra me derribó sobre el asfalto de medianoche un
xxxagente bigotudo que gritó BOUZERANT,
otra por perder mi cuaderno de sexo inusual política
xxxsueños opiniones,
y me sacaron de La Habana en avión detectives en
xxxuniformes verdes,
y me sacaron de Praga en avión detectives en trajes de
xxxnegocios checoslovacos,
los jugadores de cartas de Cézanne, los dos muñecos
xxxextraños que entraron en el cuarto de Joseph K por
xxxla mañana
también entraron en el mío, y comieron en mi mesa, y
xxxexaminaron mis apuntes,
y me siguieron noche y día de la casa de los amantes a
xxxlos cafés del Centrum
Y soy el Rey de Mayo, que es el poder de la juventud
xxxsexual,
y soy el Rey de Mayo, que es industria en elocuencia y
xxxacción en amour,
y soy el Rey de Mayo, que es el pelo largo de Adán y la
xxxbarba de mi cuerpo
y soy el Rey de Mayo, que es Kral Majales en lengua
xxxchecoslovaca,
y soy el Rey de Mayo, que es vieja poesía humana, y
xxx100.000 personas eligieron mi nombre,
y soy el Rey de Mayo,y en pocos minutos aterrizaré en
xxxel aeropuerto de Londres,
y soy el Rey de Mayo, naturalmente, porque soy de
xxxlinaje eslavo y judío budista
que venera al Sagrado Corazón de Jesús al cuerpo azul
xxxde Krishna la espalda recta de Ram
las cuentas de Chango el nigeriano cantando Shiva
xxxShiva de una forma que he inventado
y el Rey de Mayo es un honor de la Europa central, mío
xxxen el siglo XX a pesar de las naves espaciales y la
xxxMáquina del Tiempo, porque escuché la voz de
xxxBlake en una visión,
y repetí esa voz. Y soy el Rey de Mayo que duerme con
xxxadolescentes riéndose.
Y soy el Rey de Mayo, que puede ser expulsado de mi
xxxReino con honor, tanto como de viejo,
para mostrar la diferencia entre el Reino de César y el
xxxReino de Mayo del Hombre—
y soy el Rey de Mayo, paranoico, porque el Reino de
xxxMayo es demasiado bello para durar más de un
xxxmes—
y soy el Rey de Mayo porque me toqué la frente con el
xxxdedo para saludar
a una luminosa chica grandota de manos temblorosas
xxxque me dijo “un momento señor Ginsberg”
antes que un joven policía gordo de paisano se
xxxinterpusiera entre nosotros —yo iba a Inglaterra—
y soy el Rey de Mayo, regresando para ver Bunhill
xxxFields y andar por Hampstead Heath,
y soy el Rey de Mayo, en un jet gigante tocando el
xxxaeropuerto de Albión temblando de miedo
mientras el avión ruge aterrizando sobre el cemento
xxxgris, vibrando y expulsando aire,
y rueda despacio hasta detenerse bajo las nubes una
xxxparte del paraíso azul aún visible.
Y a pesar de ser el rey de Mayo, los marxistas me
xxxdieron una paliza en la calle, me tuvieron detenido
xxxen comisaría toda una noche, me siguieron durante
xxxla Primavera de Praga, me arrestaron en secreto y
xxxme deportaron de nuestro reino en avión.
Por eso he escrito este poemas en un asiento del jet en
xxxmitad del Paraíso.

 

 

 

 

POR FAVOR AMO

Por favor amo puedo acariciarte la mejilla
por favor amo puedo arrodillarme a tus pies
por favor amo puedo desabrocharte los vaqueros
por favor amo puedo mirarte el vello dorado del vientre
por favor amo puedo bajarte poco a poco los calzoncillos
por favor amo puedo mirarte los muslos desnudos
por favor amo puedo quitarme la ropa bajo tu silla
por favor amo puedo besarte los tobillos y el alma
por favor amo puedo tocarte con los labios el duro
xxxmúsculo sin vello del muslo
por favor amo puedo ponerte mi oreja contra el
xxxestómago
por favor amo puedo rodearte con los brazos el blanco
xxxculo
por favor amo puedo lamerte la entrepierna con vello
xxxrizado rubio y suave
por favor amo puedo pasarte la lengua por el ano rosado
por favor amo puedo pasarte la cara por los huevos,
por favor amo, por favor mírame a los ojos,
por favor amo ordéname que me tire al suelo,
por favor amo dime que te chupe la gruesa verga
por favor amo pon tus manos sobre mi calvo cráneo
xxxpeludo
por favor amo aprieta mi boca contra tu polla-corazón
por favor amo aprieta mi cara contra tu vientre,
xxxempújame lentamente con fuertes pulgares
hasta que tu muda dureza me llene la garganta hasta la
xxxraíz
hasta que trague y saboree tu delicada carne-caliente
xxxpolla barril venoso Por favor
Amo apártame los hombros y mírame a los ojos, y haz
xxxque me incline sobre la mesa
por favor amo agárrame los muslos y álzame el culo
xxxhasta tu cintura
por favor amo la caricia áspera de tu mano en el cuello
xxxtu palma descendiendo hasta el culo
por favor amo álzame, los pies sobre sillas, hasta que mi
xxxagujero sienta el aliento de tu saliva y la caricia de tu
xxxpulgar
por favor amo hazme decir Por favor Amo Fóllame
xxxahora Por favor
Amo úngeme los huevos y la boca peluda con suaves
xxxvaselinas
por favor amo frota tu saeta con blancas cremas
por favor amo tócame con el capullo el agujero
xxxarrugado de mi ser
por favor amo métemela suavemente, con tus codos
xxxenvolviendo mi pecho
pásame los brazos por el vientre, tócame el pene con los
xxxdedos
por favor amo empújala un poco, un poco, un poco,
por favor amo hunde tu cosa goteante en mi trasero
y por favor amo haz que mueva rítmicamente mi
xxxtrasero para que trague el tronco de tu polla
hasta que las nalgas acunen tus muslos, mi espalda
xxxarqueada,
hasta que sólo yo esté erecto, con tu espada clavada
xxxvibrando dentro de mí
por favor amo sácala y lentamente empújala hasta el
xxxfondo
por favor amo vuelve a embestir, y retírala hasta la punta
por favor por favor amo continúa follándome con tu
xxxser, por favor fóllame Por favor
Amo empuja hasta que me duela la blandura la
Blandura por favor amo haz el amor a mi culo, dale
xxxcuerpo al centro, y fóllame de verdad como a una
xxxchica,
abrázame tiernamente por favor amo me doy a ti,
y clávame en el vientre la misma polla dulce y cálida
que manoseaste en soledad en Denver o Brooklyn o con
xxxla que follaste a una doncella en un garaje de París
por favor amo clávame tu vehículo, cuerpo goteante de
xxxamor, sudor de coito
cuerpo de ternura, Dame tu coito de perro más deprisa
por favor amo hazme gemir sobre la mesa
Hazme gemir Oh por favor amo fóllame así
con tu ritmo estremecida-inmersión y sacada-rebote y
xxxempujón
hasta que mi ano se afloje un perro sobre la mesa
xxxgimiendo de terror placer de ser amado
Por favor amo llámame perro, bestia anal, culo húmedo,
y fóllame con más violencia, mis ojos escondidos en tus
xxxpalmas alrededor de mi cráneo
y húndete en un brutal y duro coletazo a través de la
xxxsuave carne-goteante
y vibra durante cinco segundos para eyacular tu semen
xxxcaliente
una y otra vez, metiéndomela a golpes mientras grito tu
xxxnombre te quiero
por favor Amo.

 

 

 

 

SOBRE LAS CENIZAS DE NEAL

Los delicados ojos que parpadeaban las azules Rocosas son ceniza
los pezones, las costillas que toqué con mi pulgar son ceniza
la boca que mi lengua tocó una vez o dos es ceniza
las huesudas mejillas suaves sobre mi vientre son carbonilla, ceniza
los lóbulos y párpados, el capullo juvenil, el pubis rizado
el pecho cálido, la palma de hombre, el muslo de instituto,
el bíceps del brazo de béisbol, el ano templado a piel sedosa
son cenizas, son cenizas de nuevo.

 

 

 

 

PINTADAS EN EL RETRETE NÚMERO 12 DEL LAVABO DE CABALLEROS DEL AEROPUERTO DE SIRACUSA

Estoy casado y me gustaría follar con alguien más
Tengo una pieza extraña (Vete a casa)
USN’69
Quiero chupar una polla grande Dime cuándo
Apoyad la lucha del Tercer Mundo contra el
xxximperialismo yanqui
Follé con mi madre y cogí una enfermedad venérea
¡Todo el poder al Vietcong!
¡Sí! ¡¡Máximo Voltaje por el Culo!!
Quizá el hombre lo necesita —Pero matar sólo es una
xxxcagada
20 de abril de 1965 Mike Heck & Salena Bennett
Continuad resoplando
Come higos y se un tío normal.
Me gustaría chupar una polla grande.
A mí también.
La guerra es un buen negocio Invierte a tu hijo.
Ayúdame J.P.
John Wayne suspendió la escuela primaria.
Pat Miller’69 En casa de permiso
Mi mujer chupa pollas.
El marica Vive Sí en algún lugar de la Argentina
Paz y Amor Apestan
Quiero una mamada A quién puedo llamar
¿Qué pasaría si alguien empezara una guerra y no fuera
xxxNadie?
La vida repicaría las campanas del Éxtasis y para
xxxsiempre volvería a ser ella misma.
J. Edgar Hoover del F.B.I. es un voyeur
Tío, estoy colocado completamente ozonado —gracias
xxxa la amiga LSD los colores de aquí son preciosos y
xxxlas baldosas del suelo son realmente increíbles si no
xxxlo has probado deberías hacerlo ya que la única for-
xxxma de no volverte loco es abriendo la cabeza LSD
xxxSiempre.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCH2CH2N(CH3)2

 

 

 

 

EL RAG DE JIMMY BERMAN

¿Quién es ese Jimmy Berman
que te he oído nombrar?
¿Quieres que te diga
qué periódicos vendía?
No sé si es el tío
que he conocido o no—
Bueno, ese Jimmy Berman era
un chica del que vale la pena hablar:

Jimmie Berman en la esquina
Vendía el New York Times
Jimmie Berman en Nueva York
Tenía un largo historial—

Empezó de limpiabotas
Acabó en Times Square—
¿Jimmie Berman qué es esa rosa
que llevas en el pelo?

¿Jimmie Berman cuál es tu sexo?
¿Por qué te pasas el día rondando?
¿Jimmie Berman cuál es tu próximo amor?
¿A qué (Dios) rezas?

¿Con quién quieres dormir esta noche Jimmie Boy?
Te gustaría —¿Venir conmigo?
Jimmy Berman —Oh mi amor,
Oh qué pena—

¿Jimmie Berman sientes
lo mismo que yo?
¿Jimmy Berman no quieres venir a casa
Y hacer el amor conmigo también?

Jimmie Berman me desnudaré
Me estiraré en la cama
Jimmy Berman bájate los pantalones
Te haré una buena mamada

¡Jimmie de dieciocho años!
¡Ese chico es mi placer!
Jimmie de dieciocho años
¡Le amaré noche y día!

Sé que me estoy haciendo viejo
Para pescar la cola del pobre Jimmy
Pero quiero hablarte de otros amores—
Sería más largo que un cuento.

Por favor Jimmy Berman ámame
Me pondré a tus pies—
Jimmy Berman te daré dinero Oh
¡No quiero que sea bonito!

Jimmy Berman dame
tu corazón y tu alma sí
Por favor Jimmy Berman ven a casa
Conmigo estarás a salvo.

Jimmie Berman en la calle
¡Esperando a su Dios!
Jimmy Berman cuando paso
Bendíceme con la cabeza.

Jimmy Berman es mirado
Y mira a los Desconocidos pasar—
Jimmy Berman lo ha dejado—
No quiere culo nunca más.

Jimmy Berman hace yoga
Fuma un poco de hierba,
Jimmie Berman sabe resistirse,
Sabe qué hacer para evitarlo—

Jimmy Berman no se pica
Tampoco toma speed
Jimmie Berman tiene la mente sana
Y Jimmy Berman es Nuestro—

Jimmy Berman, Jimmy Berman
Te diré Adiós
Jimmy Berman Jimmy Berman
Te amaré hasta que muera—

Jimmy Berman Jimmy Berman
Dime adiós también—
Jimmy Berman Jimmy Berman
¡Hemos abolido el Infierno!

 

 

 

 

MUCHOS AMORES

Viejos rumores…

Mucha gente que conocí está muerta
Mucha gente con la que fui a la cama
Muchas almas que conocí están bajo tierra
Muchos héroes que nunca conoceré

Mi primer amor Neal Cassady
Huyó de mí
Mi segundo amor Kerouac
Empezó a beber, mucho

Peter, el tercero
xxxxxxtomó speed bastante tiempo
xxx(bastante tiempo bastante tiempo bastante tiempo)
Ahora ha vuelto a la tierra
xxxxxxno le va mal
xxx(cultiva comida cultiva comida cultiva)

Muchos amores están bajo tierra
Muchos amores ya no hacen ruido
Muchos amores se han ido al cielo
Muchos amores han dicho adiós

 

 

 

 

LA CASA DEL SOL NACIENTE

Había una casa en Nueva Orleans
llamada del Sol Naciente
Y fue la ruina de más de un pobre chico
y Dios mío yo soy uno de ellos

Desembarqué allí en el 45
intentando conseguir una follada
No pude conseguir que mi pene se alzara
y Señor me sentí traicionado

Fue mi primer viaje en barco
con puertorriqueños
Fumaba su marihuana pero
nunca volví a su casa de putas

Aquella chica era una joven bonita y fría
me tendí sobre ella en la cama
Esperó desnuda a que actuara
tendido allí como un recién cadáver

Y desde aquel día he chupado las pollas
de un par de cientos de chicos
El Sol Naciente se puso sobre mí
xxxxxxel hombre en la luna es mi alegría

Sí desde aquel día he chupado las pollas
xxxxxxde un centenar de almas adolescentes
Señor he cambiado la Casa del Sol Naciente
xxxxxxpor una Casa de Marinos con un centenar de agujeros.

 

 

 

 

 

TODOS CANTAMOS

Todos somos x un poquito
xxhomo x sexuales
xxxxxxtanto si nos gusta como si no
Todos sentimos x un poquito
xxde amor por los chicos
xxxxxxincluso si x casi no lo recordamos

Todos nos enamoramos
xxun poquito
xxxxxxdel pobre compañero pecoso
Todos le damos x un poquito
xxde nuestra alma
xxxxxxcomo una chica nunca tendrá

Todos todos
xxtodos sabemos
xxxxxxlo excitante que puede ser un beso
en la boca
xxsin pensar sin dudar
xxxxxxde un cantante de Tennessee—

Todos sabemos x lo que
xxes enamorarse
xxxxxxde un valiente héroe de fútbol
Por eso nadie
xxlo olvida
xxxxxxDios nos lo recuerda cuando envejecemos.

Todos nacemos x un
xxpoquito gay
xxxxxxun poquito marica, y perro
Todos nacemos como un orgulloso
xxRey de Mayo y
xxxxxxun poquito pederastas incluso.

O sea que si no podéis soportar vuestra
xxnaturaleza humana
xxxxxxy no queréis ninguna parte marica
Poneos contra
xxla pared con vuestros fantasmas
xxxxxxy disparad para matar vuestro miedo.

Podéis vaciar vuestro revólver
xxen el coño de cualquier mujer
xxxxxxo en la boca de cualquier hombre que despreciéis
Podéis llamarlos putas
xxo jugar juegos maricas
xxxxxxcon el plutonio quemando en vuestros ojos,

Pero nunca conseguiréis follar
xxcon una mujer o una doncella
xxxxxxque no tenga miedo de vuestros muslos
No nunca conseguiréis follar
xxsi no es a cambio de dinero
xxxxxxcompráis a vuestra mujer con mentiras,
No nunca conseguiréis follar
xxy ver libremente expuesta
xxxxxxla Diosa que viene disfrazada—

O sea que si tenéis problemas
xxy no os gusta vuestro doble
xxxxxx¿por qué no venís a verme?
Os tomaré de la mano
xxy os amaré a través de la tierra
xxxxxxy mitigaré vuestra tierna tristeza.

 

 

 

 

DULCE CHICO, DAME TU CULO

déjame besarte la cara, lamerte el cuello
tocarte los labios, que la lengua cosquillee la punta de la
xxxlengua
nariz con nariz, calladas preguntas
¿nunca te has acostado con un hombre?
la mano acariciándote la espalda lentamente bajando
xxxhacia las nalgas vello húmedo suave ano
los ojos a los ojos borrosos, una lágrima se desliza al
xxxverlo—

Va chico, pásame los dedos por el pelo
Cógeme la barba, bésame los párpados, lámeme la
xxxoreja, pasa los labios suavemente por mi frente
—te encontré en la calle cargaste mi equipaje—
Pásame la mano por las piernas,
toca si está allí, la delicada polla saeta
caliente en el hueco de tu palma, suave pulgar en el
xxxcapullo—

Va va bésame los labios, la lengua húmeda, los ojos
xxxabiertos—
un animal en el zoo mirando desde su jaula cráneo— tu
sonrisa, estoy aquí contigo, la mano resigue tu
xxxabdomen
desde el pezón baja por las costillas suave piel hacia las
xxxvenas del vientre, a lo largo del músculo de tu
xxxentrepierna de seda brillante
a través de tu larga polla hacia el muslo derecho
vuelve a subir por el suave canal de tu músculo hacia la
xxxpolla—
Va acógeme en tu cuello
trágate la saeta hasta la raíz de la lengua
chupa la polla sólida—
Yo haré lo mismo a la mojada piel suave de tu polla, te
xxxlameré el culo—

Va va, ábrete, separa las piernas ponte este cojín
bajo las nalgas
Va tómala aquí hay vaselina en la erección está
tu viejo culo al aire —hay
una polla caliente en tu suave ano goloso— relájate y
xxxdéjala entrar—
Sí relájate hey Carlos déjame entrar, te quiero, sí vamos
¿te correrás aquí de todas formas sin contar con ese
xxxbeso ese abrazo esa boca esos dos ojos mirando, esa
xxxdureza lenta a través de esa blandura esa relajada
xxxdulce visión?

 

 

 

 

EL BLUES DE LA ERECCIÓN

El blues es como una erección x va directo a tu boca
El blues es como una erección, x se corre en tu boca
nunca sabes cuando viene x en tu Norte o en tu Sur

Sí el blues es como una erección, te conduce a la calle
El blues es como una erección, de pie en la calle
Señor tengo que parar aquí, eliminar mi pesada carga

El blues es como una erección, te aleja de casa
Te pasas las noches afuera, vagando por calles y metros
buscando un amante que como el blues no quiera
xxxdejarte solo

El blues es como una erección, no puedo estar solo
Sentado en mi cama de Boulder, todo lo que hago es
xxxgemir
Si no lo consigo ahora, algún día todo se habrá ido.

 

 

 

 

VA JACK, PONME SOBRE TUS RODILLAS…

Va Jack
Ponme sobre tus rodillas
Pégame y fóllame
Golpéame el culo con la mano
Pégame y fóllame
Golpéame el agujero con los dedos
Golpéame el culo con la mano
Pégame y fóllame
Ponme sobre tus rodillas
Ah Robertson eres tú
Sí golpéame el culo con la mano
muy fuerte, el culo en tus rodillas
golpéame fuerte más fuerte golpéame
Pégame y fóllame
Ah me corro folla fóllame
Empálmate pegándome
Cuando estés empalmado Fóllame.

 

 

 

 

ESFÍNTER

Espero que mi buen ano viejo aguante
durante 60 años lo ha hecho bastante bien
A pesar de la operación de fisura en Bolivia
xxxsobrevivió al hospital del altiplano
un poco de sangre, sin pólipos, de vez en cuando
xxxuna hemorroide pequeña
activo, ansioso, receptivo al falo
xxxbotella de coca cola, vela, zanahoria
xxxplátano y dedos—
Ahora el sida lo ha hecho tímido, pero aún
xxxestá ansioso por servir—
hacia afuera para vaciar, hacia adentro con el orgásmico
xxxcondón amigo—
todavía elástico y muscular,
xxxdesvergonzadamente abierto para el placer
Pero dentro de 20 años quién sabe,
xxxtodos los viejos tienen problemas—
garganta, próstata, estómago, articulaciones—
xxxEspero que el viejo agujero se mantenga joven
xxxhasta la muerte, relajado.

 

 

 

 

ANUNCIO DE CONTACTOS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxTambién te enviaré una foto
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsi tú me envías una tuya.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxR. Creeley

Profesor de poesía en sus años otoñales
busca ayudante compañero protector amigo
joven amante con alma vacía y compasiva
espíritu exuberante, sencillo guapo
atlético y de mente abierta, valiente
soldado a quien también le pueden gustar las mujeres y
xxxchicas, no hay problema
para compartir cama meditación apartamento en el
xxxLower East Side,
ayuda inspiración humanidad salvar al mundo de ira y
xxxculpa,
fortalecido por Whitman Blake Rimbaud Ma Rainey y
xxxVivaldi,
familiar respetando la primordial majestad del Arte,
xxxdespreocupado priápico
juguetón inofensivo esclavo o amo, mortalmente tierno
xxxpasando el tiempo rápido,
fotógrafo, músico, pintor, poeta, yuppie o erudito—
Encontrándome en Nueva York solo con los Solo
voy a una psiquiatra que me dice Tómate un tiempo en
xxxtu vida
para alguien al que le puedas llamar cariño, niño, que te
xxxabrace
que te excite y repose en paz la cabeza en tu corazón.

 

 

 

 

JOHN

xxxxxI

A nadie le gustaba mi pelo
Mi madre me enviaba al cine
Mi padre me pegaba en la cabeza
Las bandas callejeras me lo quemaron
Mi pelo seco, mi
pelo corto, pelo negro, pelo gris
mi pelo estúpido —¡rizado!
Hasta que conocí a John,
A John le gustaba mi pelo
Enredaba los dedos en mis delicados rizos
Me dijo que me lo dejara crecer
John hundía la cara en mi pelo
me besaba el pelo
Murmuraba palabras cariñosas “Oh oh oh” a mi cráneo
Me pasaba la mano por la cabeza
Me acariciaba desde la corona a la nuca—
Se sentaba frente a mí en el metro y me miraba
xxxtiernamente—

 

xxxxxII

Murmuraban, con los codos sobre la ancha balaustrada
xxxde mármol del foyer del anfiteatro del Teatro
xxxMajestic—
hablaban de Jerusalén, Moscú, Ballet, Quasars, tipos de
xxxinterés—
John se levantó de su butaca, se detuvo en lo alto de la
xxxescalera—
se sentó, con las manos en las orejas desesperado—
xxx“¡He jodido mis pies!”
“Qué” preguntaron, “¿has jodido tus pies? ¿Qué
xxxquieres decir?”
John asintió con la cabeza, los ojos cerrados, las manos
xxxen la cabeza como antes,
“He jodido mis pies”, repetía tristemente.

 

xxxxxIII

John tiene el sida.
Primero, empezó a hablar solo.
El psiquiatra le dijo:
“Si vas a hablar solo,
hazlo en forma de poesía.”

 

 

 

 

HOJAS DE OTOÑO

A los 66 años he aprendido a cuidar de mi cuerpo
Me despierto feliz a las 8 de la mañana y escribo en mi
xxxcuaderno
me levanto de la cama desnudo dejando a un chico
xxxdesnudo durmiendo de cara a la pared
desayuno una mezcla de miso champiñones puerros y
xxxcalabaza,
Compruebo el azúcar en mi sangre, me limpio los
xxxdientes a conciencia, cepillo, palillo, hilo dental, me
xxxenjuago la boca
aceite en los pies, me pongo una camisa blanca unos
xxxpantalones blancos unos calcetines blancos
me siento solitario al lado del lavabo
un momento antes de cepillarme el pelo, feliz de no ser
xxxtodavía
un cadáver.

 

 

 

 

MUCHOS AMORES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxDe ahora en adelante estoy decidido a no
xxxxxxxxxxxxxxxxxxcantar otra canción como no sea la del
xxxxxxxxxxxxxxxxxxafecto viril.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxWalt Whitman

Neal Cassady fue mi animal: me hincó de rodillas
y me enseñó a amar su polla y los secretos de su mente
Y nos conocimos y conversamos, paseando una tarde
xxxpor el parque
En Harlem, recordando Denver, y Dan Budd, un héroe
Y nos las arreglamos para pasar la noche en Harlem,
xxxdespués de una larga tarde,
Jack y el anfitrión en una cama grande de matrimonio,
xxxyo me ofrecí voluntario para la pequeña, y Neal
Se ofreció voluntario para la pequeña conmigo, nos
xxxdesnudamos y nos acostamos.
Yo llevaba calzoncillos, los bóxer, y él eslip—
las luces se apagaron en la cama estrecha y me puse de
xxxlado, de espaldas a su torso de chico irlandés,
y acurrucado y balanceándome en el borde, mantuve
xxxdistancias—
con la cabeza colgando y mi brazo al lado, apartado
Y el viendo mi miedo alargó el brazo, y lo puso
xxxalrededor de mi pecho
Me dijo “Acércate” y me apretó contra él:
Me quedé allí temblando, y sintiendo su brazo grande
xxxcomo el de un rey
Y su pecho, el corazón latiendo despacio contra mi
xxxespalda,
y su abdomen, estrecho y de hierro, suave contra mi
xxxespalda,
su fiero y firme vientre calentándome mientras yo
xxxtemblaba—
Su vientre de puños y hambre, su vientre de miles de
xxxchicas besadas en Colorado
su vientre de piedras tiradas sobre los tejados de
xxxDenver, hábil para el salto y los puños, su estómago
xxxde soledades,
su vientre de hierro candente y prisiones cariñoso a mi
xxxlado:
Empecé a temblar, me acercó más con su brazo, y me
xxxabrazó muy  fuerte
mi alma se derretía, revelaba su secreto, me abrí
A partir de ese momento a su naturaleza como una flor
xxxen el brillante sol.
Y bajo su vientre, en ropa interior blanca, ceñido entre
xxxmis nalgas,
Su eslip suave contra mía, anidando en camaradería,
xxxextendido y empujando dentro de mí, abierto a mi
xxxconciencia,
poco a poco empezó a crecer, mostrándome su más
xxxprofundo afecto, ternura sexual.
Tan gentil el hombre, tan dulce el momento, tan
xxxamables los muslos que acariciaba poderoso contra
xxxmi piel suave, calentados por mis piernas,
Que mi cuerpo se estremece y tiembla de felicidad, re-
xxxcordando—
Su mano abierta en mi vientre, sus palmas y dedos
xxxcontra mi piel
Le toqué, y me volví, girándome, descansé la cabeza en
xxxsu brazo,
mi pecho contra el suyo, me ayudó a girarme, y me
xxxacercó más a él
su brazo en mi espalda detrás de la cabeza, y el otro en
xxxmis nalgas cogiéndome tierno,
nuestros vientres juntos apretados, nuestros
xxxcalzoncillos tocándose, empujando y reconociendo
xxxnuestras erecciones, y la mía saliendo de mi ropa
xxxinterior.
Entonces me acerqué más y puse una pierna entre las
xxxsuyas, y él me abrazó con sus muslos y se me
xxxacercó más, acariciándome
y nos movimos juntos presionando su polla en mi
xxxmuslo y la mía en el suyo
lentamente, y lentamente empezó una partida de amor
xxxque continúa en mi imaginación hasta el día de hoy
xxxdiez años después.
De esa manera conocí a Neal y de esa manera sentimos
xxxnuestra carne el uno al otro y nos apropiamos de
xxxnuestros cuerpos y almas.
Luego yací sobre su pecho con mis brazos alrededor de
xxxsu cuello y con su mejilla contra la mía,
Bajé la mano para sentir su gran torso por primera vez,
xxxmandíbulas y pectorales de acero en mis dedos,
cercano e inmóvil, bajando por el hierro sedoso del torso
xxxhasta su cintura, su torso completamente abierto
mi mano temblando en la cintura, demorándose y bajo
xxxla goma del eslip,
primero toqué la suave montaña de sus nalgas duras,
xxxpoder de seda, redondeadas en folladas animales y
xxxcorpóreas noches sobre enfermeras y colegialas,
Oh culo de grandes soledades en coches robados, y
xxxsoledades en curvas, con el puño en la mejilla,
Culo de un millar de adioses, culo de juventud,
xxxamantes de juventud,
Culo de un millar de solitarias cagadas en gasolineras
xxxculo de los grandes secretos dolorosos de los años
¡Oh culo de misterio y noche! culo de gimnasios y
xxxeslips ajustados
culo de institutos y masturbación culo de placer
xxxsolitario, culo de humanidad, tan bello y santo,
xxxdotado de Mente y Ángeles,
Culo de héroe, Neal Cassady, tuve en mi mano: mis
xxxdedos trazaron la curva hasta llegar a los muslos.
Alcé mis muslos y me bajé los calzoncillos hasta las
xxxrodillas, y me incliné para sacármelos
y me levantó de su pecho, y también se sacó el eslip,
humilde y dócil y obediente a su capricho nuestro
xxxsilencio,
y finalmente desnudo con el ángel y el griego y el atleta
xxxy el héroe y el hermano y el chico de mis sueños
Yací con el pelo enredado en el suyo, me preguntó
xxx“¿Ahora qué hacemos?”
—Y me confesó, años más tarde, que al principio
xxxpensaba que yo no era un marica para complacerme
xxxy servirme, mamármela y hacerme correr, quizá o si
xxxyo era marica, eso es lo que quería de un estúpido
xxxhijo de puta como él.
Pero cometí mi primer error, y le hice entonces y allí mi
xxxamo, y bajé la cabeza, y agarrándole del culo
Absorbí su erección y la retuve, sintiéndola latir y
xxxpresioné la mía contra su rodilla, y tragándomela le
xxxmostré que le necesitaba, su polla, para mis sueños
xxxde locura y amor solitario.

—Y aquí yazco desnudo en la oscuridad, soñando

 

 

 

Ginsberg, Allen. Muchos amores (Trad. Josep Costa). Barcelona; Ed. debolsillo, 2000.

 

SONETOS DE AMOR DE NERUDA

Neruda 100 sonetos

 

xxxxxI

Matilde, nombre de planta o piedra o vino,
de lo que nace de la tierra y dura,
palabra en cuyo crecimiento amanece,
en cuyo estío estalla la luz de los limones.

En ese nombre corren navíos de madera
rodeados por enjambres de fuego azul marino,
y esas letras son el agua de un río
que desemboca en mi corazón calcinado.

Oh nombre descubierto bajo una enredadera
como la puerta de un túnel desconocido
que comunica con la fragancia del mundo!

Oh invádeme con tu boca abrasadora,
indágame, si quieres, con tus ojos nocturnos,
pero en tu nombre déjame navegar y dormir.

 

 

 

 

xxxxxII

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,
qué soledad errante hasta tu compañía!
Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.
En Taltal no amanece aún la primavera.

Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,
juntos desde la ropa a las raíces,
juntos de otoño, de agua, de caderas,
hasta ser sólo tú, sólo yo juntos.

Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,
las desembocadura del agua de Boroa,
pensar que separados por trenes y naciones

tú y yo teníamos que simplemente amarnos,
con todos confundidos, con hombres y mujeres,
con la tierra que implanta y educa los claveles.

 

 

 

 

xxxxxVIII

Si no fuera porque tus ojos tienen color de luna,
de día con arcilla, con trabajo, con fuego,
y aprisionada tienes la agilidad del aire,
si no fuera porque eres una semana de ámbar,

si no fuera porque eres el momento amarillo
en que el otoño sube por las enredaderas
y eres aún el pan que la luna fragante
elabora paseando su harina por el cielo,

oh, bienamada, yo no te amaría!
En tu abrazo yo abrazo lo que existe,
la arena, el tiempo, el árbol de la lluvia,

y todo vive para que yo viva:
sin ir tan lejos puedo verlo todo:
veo en tu vida todo lo viviente.

 

 

 

 

xxxxxXII

Plena mujer, manzana carnal, luna caliente,
espeso aroma de algas, lodo y luz machacados,
qué oscura claridad se abre entre tus columnas?
Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos?

Ay, amar es un viaje con agua y con estrellas,
con aire ahogado y bruscas tempestades de harina:
amar es un combate de relámpagos
y dos cuerpos por una sola miel derrotados.

Beso a beso recorro tu pequeño infinito,
tus imágenes, tus ríos, tus pueblos diminutos,
y el fuego genital transformado en delicia

corre por los delgados caminos de la sangre
hasta precipitarse como un clavel nocturno,
hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra.

 

 

 

 

xxxxxXIII

La luz que de tus pies sube a tu cabellera,
la turgencia que envuelve tu forma delicada,
no es de nácar marino, nunca de plata fría:
eres de pan, de pan amado por el fuego.

La harina levantó su granero contigo
y creció incrementada por la edad venturosa,
cuando los cereales duplicaron tu pecho
mi amor era el carbón trabajando en la tierra.

Oh, pan tu frente, pan tus piernas, pan tu boca,
pan que devoro y nace con luz cada mañana,
bienamada, bandera de las panaderías,

una lección de sangre te dio el fuego,
de la harina aprendiste a ser sagrada,
y del pan el idioma y el aroma.

 

 

 

 

xxxxxXLIII

Un signo tuyo busco en todas las otras,
en el brusco, ondulante río de las mujeres,
trenzas, ojos apenas sumergidos,
pies claros que resbalan navegando en la espuma.

De pronto me parece que diviso tus uñas
oblongas, fugitivas, sobrinas de un cerezo,
y otra vez es tu pelo que pasa y me parece
ver arder en el agua tu retrato de hoguera.

Miré, pero ninguna llevaba tu latido,
tu luz, la greda oscura que trajiste del bosque,
ninguna tuvo tus diminutas orejas.

Tú eres total y breve, de todas eres una,
y así contigo voy recorriendo y amando
un ancho Mississippi de estuario femenino.

 

 

 

 

xxxxxLIV

Espléndida razón, demonio claro
del racimo absoluto, del recto mediodía,
aquí estamos al fin, sin soledad y solos,
lejos del desvarío de la ciudad salvaje.

Cuando la línea pura rodea su paloma
y el fuego condecora la paz con su alimento
tú y yo erigimos este celeste resultado.
Razón y amor desnudos viven en esta casa.

Sueños furiosos, ríos de amarga certidumbre,
decisiones más duras que el sueño de un martillo
cayeron en la doble copa de los amantes.

Hasta que en la balanza se elevaron, gemelos,
la razón y el amor como dos alas.
Así se construyó la transparencia.

 

 

 

 

xxxxxLXV

Matilde, dónde estás? Noté, hacia abajo,
entre corbata y corazón, arriba,
cierta melancolía intercostal:
era que tú de pronto eras ausente.

Me hizo falta la luz de tu energía
y miré devorando la esperanza,
miré el vacío que es sin ti una casa,
no quedan sino trágicas ventanas.

De puro taciturno el techo escucha
caer antiguas lluvias deshojadas,
plumas, lo que la noche aprisionó:

y así te espero como casa sola
y volverás a verme y habitarme.
De otro modo me duelen las ventanas.

 

 

 

 

xxxxxLXXV

Ésta es la casa, el mar y la bandera,
errábamos por otros largos muros.
No hallábamos la puerta ni el sonido
desde la ausencia, como desde muertos.

Y al fin la casa abre su silencio,
entramos a pisar el abandono,
las ratas muertas, el adiós vacío,
el agua que lloró en las cañerías.

Lloró, lloró la casa noche y día,
gimió con las arañas, entreabierta,
se desgranó desde sus ojos negros,

y ahora de pronto la volvemos viva,
la poblamos y no nos reconoce:
tiene que florecer, y no se acuerda.

 

 

 

Neruda, Pablo. Cien sonetos de amor. Barcelona; Random House Mondadori, 2003.

 

WYSTAN HUGH AUDEN

Auden

 

 

MUSÉE DES BEAUX ARTS

Acerca del sufrimiento nunca se equivocaron,
los Viejos Maestros: qué bien entendieron
su posición humana; cómo tiene lugar
mientras algún otro come o abre una ventana o sencillamente pasea aburrido;
cómo, cuando los ancianos aguardan con reverencia, con pasión,
el milagroso nacimiento, siempre tiene que haber
niños que no desearon especialmente que ocurriera, patinando
en un estanque en el linde del bosque:
nunca olvidaron
que incluso el espantoso martirio debe seguir su curso
de cualquier manera en un rincón, en algún lugar desaliñado
donde los perros continúan con su vida perruna y el caballo del torturador
restriega su inocente trasero contra un árbol.

En el Ícaro de Brueghel, por ejemplo: cómo todo da la espalda
sosegadamente al desastre; es posible que el labrador
hubiera oído la caída del agua, el grito desvalido,
pero para él no era un fracaso importante; el sol brillaba
como era su deber sobre las piernas blancas que desaparecían en las verdes
aguas; y el caro y exquisito barco que debía de haber visto
algo asombroso, un chico cayendo del cielo,
tenía que llegar a alguna parte y tranquilamente siguió su rumbo.

 

 

 

EL NOVELISTA

Revestido de talento como un uniforme,
el rango de todo poeta es bien conocido;
pueden asombrarnos como una tormenta,
o morir tan jóvenes, o vivir solos durante años.

Pueden lanzarse a la carga cual húsares: pero él
debe esforzarse por dejar atrás su don juvenil y aprender
a ser sencillo y poco elegante, a ser
alguien a quien nadie se plantearía prestar atención.

Pues, para alcanzar su más leve deseo, debe
convertirse en el aburrimiento pleno, sujeto a
dolencias vulgares como el amor, entre los Justos

ser justo, entre los Sucios sucio también,
y sobre la endeblez de su propia persona, si puede,
soportar discretamente todos los agravios del Hombre.

 

 

 

RIMBAUD

Las noches, los puentes del ferrocarril, el mal cielo,
sus horribles compañeros no lo sabían;
pero en aquel niño la mentira del retórico
reventó como una cañería: el frío había hecho un poeta.

Copas costeadas por su endeble y lírico amigo
sus cinco sentidos sistemáticamente desquiciados,
a todo el absurdo acostumbrado puso fin;
hasta que de la lira y la endeblez se distanció.

El verso era una dolencia especial del oído;
la integridad no era suficiente; eso parecía
el infierno de la infancia: debía probar otra vez.

Ahora, galopando por África, soñaba
con un nuevo yo, un hijo, un ingeniero,
su verdad aceptable para los embusteros.

 

 

 

SUS SOLITARIOS SUPERIORES

Mientras escuchaba desde una tumbona a la sombra
todos los ruidos que hacía mi jardín,
me pareció de lo más apropiado que las palabras
no les hayan sido reveladas a los vegetales y los pájaros.

Un petirrojo sin cristianar acometió de principio a fin
el Himno del Petirrojo, que constituía todo su saber,
y las flores susurrantes aguardaban a algún tercero
que dijera qué pares, si alguno, debían emparejarse.

Ninguno de ellos era capaz de mentir,
no había ni uno solo que fuera consciente de estar muriendo
o que pudiera con un ritmo o una rima
asumir responsabilidad por el tiempo.

Que dejen el lenguaje a sus solitarios superiores
quienes cuentan algunos días y ansían ciertas cartas;
nosotros también hacemos ruidos al reír o llorar:
las palabras son para aquellos con promesas que cumplir.

 

 

 

Auden, W. H. Canción de cuna y otros poemas (Trad. Eduardo Iriarte). Barcelona; Ed. debolsillo, 2006.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más