Archivo

Posts Tagged ‘charles cros’

POESÍA SIMBOLISTA FRANCESA

 

CHARLES BAUDELAIRE

EL ENEMIGO

Mi juventud no fue sino una tenebrosa tormenta
Atravesada en todas partes de fulgurantes soles;
El rayo y la lluvia hicieron en mi jardín tal estrago
Que apenas si me quedan unos frutos bermejos.

He aquí que he tocado el otoño del pensamiento
Y es preciso utilizar la pala y el rastrillo
Para unir otra vez las tierras inundadas, donde
El agua cava agujeros profundos como tumbas.

¿Quién sabe si las nuevas flores que sueño
Encontrarán en este suelo bañado como una playa
El místico alimento que les dará su fortaleza?

— ¡Oh dolor! ¡Oh dolor! El tiempo devora la vida,
Y el oscuro enemigo que el corazón nos corroe
Con la sangre que vertemos crece y se fortifica.

 

 

REMORDIMIENTO PÓSTUMO

Cuando duermas, tenebrosa belleza, en el fondo
De un túmulo construido de mármol negro,
Y tu alma no tenga ya por alcoba y mansión
Sino una gruta lluviosa y una profunda zanja.

Cuando la piedra, oprimiendo tu poroso seno
Y tus caderas que hizo flexibles un ocio grato,
Impida a tu corazón latir con un deseo
Y a tus pies recorrer su aventurado camino,

La tumba, confidente de mi sueño infinito
(Pues la tumba siempre comprenderá al poeta),
En esas noches en que el sueño está desterrado,

Te dirá: «¿De  qué sirve, cortesana imperfecta,
No haber conocido lo que lloran los muertos?»
—Y el gusano roerá tu piel como un remordimiento.

 

 

 

 

STÉPHANE MALLARMÉ

LA TUMBA DE CHARLES BAUDELAIRE

El templo sepultado divulgue por la boca
De cloaca sepulcral que babea cieno y rubíes
Abonimablemente algún ídolo Anubis
El hocico quemado como un ladrillo indómito

O que el gas reciente retuerza la turbia mecha
Secadora ya se sabe de los oprobios sentidos
Ilumine turbado un inmortal pubis
Cuyo vuelo como el farol pasa la noche en vela.

Qué seco follaje en las ciudades sin tarde
Votiva podrá bendecir como ella serenarse
Contra el mármol de Baudelaire vanamente

En el vuelo que la ciñe ausente con temblor
Cuya sombra misma es un veneno tutelar
Para respirar siempre si por él morimos.

 

 

 

 

CHARLES CROS

PLURAL FEMENINO

Colmado estoy de amores pasados.
Perdido estoy por los nuevos amores.
Veros aquí apuntar, nuevas hojas verdes.
Es preciso que os pague, bodas que os debo.

La nieve desciende, plumas asiduas.
Invierno retrasado, me desconciertas.
Frialdad de los amigos, me extrañas, la verdad.
Y mis arduos caminos están desiertos.

Amores nuevos, y vosotros, amores pasados,
Os mezcláis demasiado en mis pensamientos
Con discordancias eólicas.

Primavera, ven pronto y con tus brotes
Como una escoba de insensatos escaramujos
Arroja de mi corazón los amores antiguos.

 

 

SONETO

Yo sé componer versos eternos. Los hombres
Están encantados con mi voz que dice la verdad.
La suprema razón que con orgullo he heredado
No se pagaría nunca con ninguna suma.

Todo lo he tocado: las manzanas, el fuego y las mujeres;
Todo lo he sentido; el invierno, la primavera y el verano;
Todo lo he hallado, ninguna muralla me ha detenido.
Pero, Fortuna, dime, ¿con qué nombre te llamas?

Yo me distraigo mirando a través de los cristales
De las tiendas, los guantes, las trufas y los cheques
Donde la dicha es un uno seguido de seis ceros.

Y me extraño, valiendo más que los reyes, los obispos,
Los coroneles y los recaudadores generales
De no tener sandías, ni agua, ni sol.

 

 

 

 

PAUL VERLAINE

LA ANGUSTIA

Naturaleza, nada de ti me conmueve, ni los campos
Fecundos, ni el eco bermejo de las pastorales
Sicilianas, ni el resplandor de la aurora,
Ni la solemnidad doliente del crepúsculo.

Yo me río del arte, del hombre y de los cantos,
De los versos, de los templos griegos y de las torres
Que hacia el cielo vacío elevan las catedrales,
Y con los mismos ojos miro a los malos que a los buenos.

No creo en Dios, abjuro y reniego
De todo pensamiento, y, en cuanto a la vieja burla,
El amor, ni oír hablar más de ello quisiera.

x
Cansado de vivir, temeroso de la muerte, igual
Que el bergantín perdido, juguete de las olas,
Mi alma se prepara para el terrible naufragio.

 

 

 

 

GERMAIN NOUVEAU

SONETO DE VERANO

Habitaremos en una discreta alcoba,
Siempre saturada de un aroma delicioso,
Que, como se comprende, sólo permitirá
Una luz tenue y dulce semejante a la noche.

Una frívola rubia, en graciosa bata,
Arrancará las notas de una mandolina,
Y las blancas cortinas de muselina
Se reflejarán en un gran espejo.

Cuando tengamos hambre, por todo alimento
Roeremos algunos frutos de la China,
Y sólo beberemos en plata dorada.

Para dormir, lo mismo que las gatas,
Nos tenderemos sobre las frescas esteras,
Y de todo —incluso del sol— nos olvidaremos.

 

 

NECIO CORAZÓN

Necio corazón, que estás cerrado como una calabaza
En donde los vinos del amor, por los siglos, dormirán:
Has apresado entre tus dos manos mi pesada cabeza
Y me has besado suavemente sobre la frente.

Y yo he sentido, bajo las delicias de un bautismo
Misterioso, mis ojos atormentados apaciguarse;
El jardín se extinguía, y, sobre el crisantemo,
La llamada de un pájaro sonó como un beso.

Tú me amaste lo mismo que una madre celosa
Que llevaba el bálsamo puro a mi dolor inquieto,
Pero cuando he mirado tus ojos he visto a la esposa
Que siempre sonreía, en su insinuante espejo.

Tu seno me ha mecido como a un héroe indigno,
Y, desde la celeste hora que me hizo tu amante,
Un deseo solitario y pálido, como un cisne
Sobre un río, dentro de mí, nada con deleite.

 

 

 

 

JEAN ARTHUR RIMBAUD

SUEÑO PARA EL INVIERNO

En invierno iremos en un pequeño vagón rosa
xxxxxxxxCon cojines azules.
Estaremos bien. Un hilo de besos locos descansa
xxxxxxxxEn cada dulce rincón.

Tú cerrarás los ojos para no ver por el cristal
xxxxxxxxGemir las sombras de las tardes,
Esas monstruosidades hurañas y pobladas de demonios
xxxxxxxxOscuros y lobos negros.

Después sentirás tu mejilla levemente rozada…
Un suave beso, lo mismo que una loca araña,
xxxxxxxxTe correrá por el cuello…

Y tú me dirás: «¡Busca!», inclinando la cabeza,
—Y tendremos mucho tiempo para hallar a ese insecto
xxxxxxxxQue tanto viaja…

 

 

EL ARMARIO

Es un gran armario esculpido; el roble oscuro,
Muy viejo, ha tomado ese aspecto grato de los ancianos;
El armario está abierto y en su sombra se vuelca
Como una ola de perfumes excitantes y vino añejo.

Todo lleno, es un gran desorden de antigüedades,
Lienzos olorosos que amarillean, trapos de adorno
De mujeres o de niños, encajes ya marchitos,
Esclavinas de la abuela pintadas de grifos.

Allí se encontraría los medallones, las trenzas
De cabellos blancos o rubios, retratos, flores secas
Cuyo perfume se mezcla con el perfume de la fruta.

Oh armario de los viejos tiempos: tú conoces
Muchas historias que contar quisieras, pero te quejas
Cuando se abren lentamente tus grandes puertas negras.

 

 

 

Álvarez Ortega, Manuel. Poesía simbolista francesa. Madrid; Akal ed., 1975.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más