Archivo

Posts Tagged ‘cantando en voz baja’

DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ (III)

diciembre 23, 2017 2 comentarios

Otro de los poemas que forman parte de ‘Cantando en voz baja’.

 

 

DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ (II)

diciembre 17, 2017 Deja un comentario

Aquí dejo otro de los poemas que aparecen en ‘Cantando en voz baja’, el libro que la editorial Balduque me publicó hace algo más de un par de años.
Y sí, el título del poema, así como los versos finales, son un homenaje absoluto a Extremoduro.

 

 

DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ (I)

diciembre 10, 2017 Deja un comentario

Dejo aquí el primero de una serie de poemas que voy a ir subiendo al blog del libro que hace ya un par de años me publicó la editorial Balduque y que lleva por título ‘Cantando en voz baja’.

 

 

HOMENAJE A FACEBOOK

Hace tiempo me encontré una imagen por internet (la primera que pueden ver en este post), la cogí y me puse a hacer tonterías con ella y la portada de mi ‘Cantando en voz baja’. Poco después de subir la foto en cuestión me enteré de que era de Jorge Molinero (quien había hecho lo propio con uno de sus libros).
El caso es que a partir de ahí decidí subir una colección de fotos de “lectores ideales” de mi libro. Una broma. Una manera como otra cualquiera de pasar el tiempo y divertirse un poco.
Sólo hizo falta que alguien me denunciara un par de veces por dos de las fotos, en vez de dejar de mirarlas o eliminarme de sus contactos, para plantearme hacerle un homenaje. Así que llevaba rondándome meses la idea de hacerle ese homenaje a facebook y a los meapilas a los que no les gustaron las fotos.

Va por vosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

RESEÑA DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’, POR LEÓN MOLINA

 

Ayer me enteré de que León Molina había publicado esta reseña de mi ‘Cantando en voz baja’.

Gracias, gracias, gracias.

Por si no quieren pinchar en el enlace, el texto que ha escrito León dice:

“Interesante libro de Héctor Castilla lleno de vida y autenticidad. Lo anecdótico y su peripecia vital es el hilo que va hilvanando el conjunto pues los poemas no se quedan en esa superficie sino que suponen una reflexión vital profunda. Los poemas a veces descarnados, aunque no eluden el ejercicio de desnudez biográfica,  muestran por debajo de él una finura lírica que cobra fuerza en el contraste con el acontecimiento. Desde el punto de vista formal y especialmente en los aspectos prosódicos es un sólido paso adelante del poeta. Tiene este libro algo que es siempre de agradecer en un libro de poemas, salimos de él con la sensación de que nos han contado la verdad. Y que es una verdad que cobra todo su sentido en el poema.”

CANTANDO EN VOZ BAJA CON KARMELO IRIBARREN

noviembre 29, 2016 Deja un comentario

Hace un par de semanas, Karmelo Iribarren subía esta imagen a su muro de facebook.

 

karmelo-iribarren-hector-castilla-cantando-en-voz-baja

 

No puedo hacer más que darle las gracias una y mil veces por escribir esas palabras sobre el libro que me publicó la editorial Balduque.

Eskerrik asko, Karmelo.

 

HOY ES EL DÍA: LECTURA DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ EN LA MONTAÑA MÁGICA

Montaña x

 

Pues eso, que hoy es el día. Hoy leo en ‘La Montaña Mágica’, y lo hago presentado por alguien a quien quiero y admiro a partes iguales: José Antonio Martínez Muñoz.

Sería un placer que nos viéramos. Allí les espero.

 

ESTE SÁBADO, LECTURA EN ‘LA MONTAÑA MÁGICA’

Montaña 2

 

Sigo repitiéndolo porque me hace mucha ilusión leer en ‘La Montaña Mágica’.

Ya saben: si quieren, allí nos vemos.

 

ESTE SÁBADO, EN ‘LA MONTAÑA MÁGICA’

Montaña 1

 

Este sábado estaré leyendo poemas de mi ‘Cantando en voz baja’ en ‘La Montaña Mágica’, la librería que ha abierto en Cartagena el poeta Vicente Velasco.

Ya saben: si quieren, allí nos vemos.

 

MÁS AUTOPROMOCIÓN

noviembre 12, 2015 Deja un comentario

En los último días he vuelto a recibir varias sorpresas.

La primera ha sido un mensaje del poeta murciano Pascual García en el que me decía que hace tiempo había publicado una reseña de mi segundo libro, y que tal reseña formará parte de una antología de críticas literarias que aparecerá en breve. Pues eso, que: gracias, gracias, gracias…

 

Pascual García - El noroeste

 

El siguiente regalo (no puedo denominarlo de otro modo) ha sido la reseña en la revista Vísperas que el poeta Andrés García Cerdán ha hecho de mi ‘Cantando en voz baja’, el libro que la editorial Balduque me publicó antes de verano. [Andrés, darte las gracias sería quedarme muy corto con el trabajo que has hecho]

 

Reseña Andrés García Cerdán

 

AUTOPROMOCIÓN

septiembre 1, 2015 Deja un comentario

Comienza septiembre y ahora que parece que el mundo vuelve a ponerse en marcha en este país, agradezco a aquellos que durante estos primeros meses de andadura se han hecho eco en mayor o menor medida del libro que me ha publicado la editorial Balduque.

Todo comenzó con la entrevista que me hizo José Antonio Martínez Muñoz en ORM. Él mismo, unos días después, en un viaje que hizo a Madrid, me envió esta impresionante fotografía de mi libro en la librería La Central de Callao (en Madrid).

 

Foto de mi libro en 'La Central' de Callao. Hecha en el Día del libro

 

Poco después, Javier Moreno subía a facebook el poema de la página 24 del libro y afirmaba que ‘Cantando en voz baja’ es “un libro lleno de dolor y de belleza, esa extraña mezcla que conmueve y que no se sube a la cabeza“.

 

Javier Moreno

 

Casi al mismo tiempo, Alberto Chessa me mandaba un mensaje que no dejaré de agradecerle lo suficiente, porque decía de ‘Cantando en voz baja’ que es un libro en el que “la apuesta por el poema conciso, directo, contundente, hace que te juegues el todo por el todo en casi cada verso, y la mayor parte de las veces sales más que airoso gracias a una expresión precisa, afinada y afilada, abierta al neologismo cabrón cuando la cosa se pone fea (como ese “pluscuamputrefacto”, que convoca el humor sardónico, tan provechoso siempre) o a la imagen perturbadora (“medusas en la boca”). Lo pienso mientras leo, por ejemplo, “Otra vulgar victoria de provincias”, “Ella usa las palabras” o “Existen los demás”, en los que, amigo, ninguna puñetera línea tiene desperdicio. Me gusta ese personaje baudelaireano que deambula por estas páginas (que “flanea”, por tanto), con un pie en la bohemia de absenta y luz de gas y otro en el hoy menos épico, tras haber hecho alguna que otra escala en un par de “aceras salvajes”. Sigue afirmando:”Eres honesto (¡y se agradece!) al reconocer con bastante explicitud tus, digamos, guías de lectura y audición, bien sea por las citas, por las alusiones directas dentro del poema o ni que decir tiene por el reconocimiento a las claras del final. (…) Quizá lo que más he celebrado al respecto es el eco de Anastasio el Bizantino (aka Álvarez) dentro de “Cae, sin término”: en los versos “y todos tienen / un puñado de cosas / a las que llaman su vida”, me parece escuchar la música de uno de los poemas que más aplaudo de tu paisano: “Todos tienen un sitio que pueden llamar suyo. / Solo yo, el poeta, soy ceniza en el viento”. Y terminaba afirmando “Pienso, Héctor, en definitiva, que has escrito un cancionero al mayor infierno (mejor que “a la mayor gloria”) del malditismo, porque maldita la gracia que tiene la soledad, el amor embarrancado o no llegar a fin de mes. Una suerte de canzoniere del siglo XXI, en el que se trasluce que (¿también tú?) la destrucción fue tu Beatriz (o tu Laura, al caso). A mí estas canciones me llegan como pecios salvados de un discurso errático y lisérgico (pero, ojo: puesto en limpio con lucidez y maestría), a medio camino entre el susurro nihilista y el llanto mudo (todo es en voz baja, sí). Un libro cojonudo“.

Algunos días después, Antonio Arco me entrevistaba para ‘La verdad’, donde aparecía esta entrevista.

 

Antonio Arco

 

También en facebook, Andrés García Cerdán afirmaba que ‘Cantando en voz baja’ “se alza como una selección vibrante de takes e improvisaciones directas sobre el glamour del desarraigo y las bellezas desoladas del que huye de la esclavitud“.

 

Andrés García Cerdán

 

La primera crítica que apareció del libro fue la que publicó Cristina Morano en El coloquio de los perros.

 

Cris en El coloquio

 

La penúltima mención en facebook sobre el libro fue la que hizo Joan Lluis Sagués, que decía: “Llevo días dándole vueltas a los poemas de Héctor Castilla. De tan sencillos te lees el libro de corrido con final feliz incluido, pero NO, no es que no entiendas el fondo del vaso, es que se te queda una avellana en la nuez y relees. Relees sobre la perdida disfrazada de esperanza, la facilidad de los camareros, unos senos, unas piernas. 
Vuelvo. ¿Unos versos, una canción? Otro NO, todo el Balduque es un poema y cada poema…
Y vuelvo a estar en la 27, el famoso ego de los poetas, pero aquí asoma el yo de los otros, con sus otras rayas de coca, canciones de meta literatura llenas.
Total que abro el tomo al azar, un viernes por la noche…

(…)”-sin esperanza, sin futuro,
pero con mucha clase-.“.

Joan Lluis

Una de las mayores sorpresas que me ha dado el libro ha sido que David González dedicara a ‘Cantando en voz baja’ tres entradas en su blog. Una, dos y tres.

David 1

David 2

David 3

En otro blog, en el de Antonio Parra Sanz, apareció esta otra crítica sobre el libro.

 

Antonio Parra

 

Y la última mención en facebook ha corrido a cargo de Librerantes, que hace unos días subían parte del mismo poema que en su momento subió Javier Moreno. Librerantes, además, tiene aquí en su web el poema que también se puede leer en la web de Balduque; y aquí la lista de librerías en las que se puede encontrar ‘Cantando en voz baja’.

 

Muchísimas gracias a todos por dedicarle un rato al libro y por escribir sobre él.

 

DESPUÉS DE LA PRESENTACIÓN DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ EN CARTAGENA

Qué mezcla más contradictoria de sensaciones me está dando este ‘Cantando en voz baja’.

Está habiendo demasiada gente a la que echo de menos en las presentaciones, están surgiendo siempre problemas en casi todas las que llevo hasta el momento y, sin embargo, siempre hay algún destello que hace que me olvide de eso. También sucedió eso en la presentación ayer en Cartagena, así que prefiero acordarme de quienes sí vinieron, de amigos que no habían podido verme en ninguna de las presentaciones de mis anteriores libros, y de la aparición junto a una cerveza de Vicente Velasco, de Diego Sánchez Aguilar, de María Luisa, de Andrés Carrillo, de Antonio Marín Albalate o del mismísimo Ángel Paniagua. Gracias a todos, en serio: gracias.

Y, por supuesto, gracias a José y a Pilar, los responsables de la editorial Balduque por haberme publicado este libro. De él dijo José Alcaraz en la presentación:

 

“La poesía de Héctor Castilla es directa, es una poesía sin contemplaciones y no esconde nada. Golpea fuerte, es dura y crítica con la vida pero también con el propio autor. No quiere reproches. En Cantando en voz baja encontramos todo eso, y precariedad laboral, y velocidad, y drogas, y sexo, y diversión. Es un poemario divertido también, y hasta de amor.

En la presentación en Murcia, Sebastián Mondéjar dijo que el libro podría editarse también en formato cómic. Y no puedo estar más de acuerdo. Efectivamente, cada poema vendría a ser la viñeta de una historia, la historia de este libro, que, según el propio Héctor, va de pérdidas y hallazgos.

El libro lo abre una cita de Bukowski, una de sus grandes influencias, y está salpicado, haciendo honor a su título, de citas de canciones y de músicos. Por supuesto, Héctor Castilla es un poeta de ahora, un poeta en tiempo real, y deja que su obra se empape no sólo de literatura sino también de cine, música y lo que tenga a mano y le emocione. Y como su relación con la música es estrecha y tiene grandes amigos músicos y este libro habla de la vida, cruzan los versos de este poemario gente como Fito Páez, Jorge Drexler o Javier Ruibal. La mayoría de ellos cantautores, y no cansautores, matiz que indicaba Héctor hace unas semanas en la entrevista radiofónica que le hacía nuestro amigo y poeta José Antonio Martínez Muñoz.

Apuntaba este último algo que me parece muy pertinente señalar. Héctor Castilla no bebe de jóvenes cantautores que ahora también publican sus versos. Lleva años escribiendo, seguramente veinte o más. Y, sobre todo, no escribe ñoñerías y se notan su oficio y su bagaje literario. Y ojo, que en Cantando en voz baja hay mucha ciudad y mucha cultura urbana, pero también versos muy pulidos y de una notable depuración.

También, como Bukowski, escribe Héctor para ajustar cuentas con la vida. Y luego va y nos dice: “escribir es fracasar como nadie se atreve a hacerlo”.”

 

Y aquí tienen alguna foto:

Presentación en Cartagena 1

Presentación en Cartagena 2

Presentación en Cartagena 4

Presentación en Cartagena 3

 

P.D. Como homenaje a los editores, decidí pintarme una camiseta con la ilustración de la portada del libro y estrenarla en la presentación en Cartagena. Aquí tienen el work in progress:

Camiseta 1

Camiseta 2

Camiseta 3

 

BREVE EN ‘LA VERDAD’ POR LA PRESENTACIÓN DE MAÑANA

Ayer aparecía esto en prensa.

 

cantando en voz baja hector castila cartagena -la verdad-

 

Pues eso, que me gustaría mucho verles allí mañana.

 

PRESENTACIÓN EN CARTAGENA DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’

cantando en voz baja hector castila cartagena

 

Pasado mañana presento en Cartagena el libro que acaba de publicarme la editorial Balduque. Si quieren, ya saben: allí nos vemos.

 

PRESENTACIÓN DE ‘CANTANDO EN VOZ BAJA’ EN MURCIA

El viernes pasado se presentó en Murcia el libro que la editorial Balduque me ha publicado. Se presentó en ‘Action comics’ y me acompañaron José Alcaraz y Sebastián Mondéjar.

 

Cantando en voz baja balduque murcia

Cantando en voz baja balduque murcia'

Cantando en voz baja balduque murcia''

 

La presentación corrió cargo de Sebastián Mondéjar, a quien no podré agradecerle suficientemente sus palabras. Dijo de ‘Cantando en voz baja’:

Bukowski es la primera referencia literaria de Cantando en voz baja, pues se abre con una cita suya: “Un revolcón ocasional, / la duda aleteando / por mi escaso sueño y (…) / cantar canciones de vez en cuando”. Estos tres versos contienen y condensan todo el espíritu del libro y creo que no exagero si digo que ese aire bukowskiano se respira a lo largo de todo el poemario. En principio he de decir que lo he leído varias veces y que cada una de ellas lo he disfrutado más, si cabe, que la anterior. En líneas generales, me parece un poemario inmejorablemente escrito e impecablemente articulado, salpicado también desde el principio de citas y referencias musicales muy bien ubicadas en todas las secciones y poemas, algunos de los cuales reivindican la música por encima de la poesía. (…)

Lo cierto es que, tras las distintas lecturas de Cantando en voz baja, mi sensación es que se lee no ya como un solo poema, sino como una sola historia, casi como un relato; incluso, aprovechando que estamos aquí, por qué no decirlo, como un cómic. Sí. Creo que este poemario podría editarse también en formato de cómic, y hasta en formato audiovisual, pues dados sus claros vínculos con la música podría ilustrarse con muchas de las canciones a las que hace referencia. Porque cada poema viene a ser una viñeta, un fotograma, o mejor dicho un capítulo, una secuencia de un mismo guión, donde el sujeto poético, el protagonista, es un ser urbano, nocturno, solitario, desarraigado, un individuo complicado que, por suerte, ha terminado por asumir muy lúcida y naturalmente todas sus complicaciones. Un tipo que se ha hecho a sí mismo, que ha hecho callo en el corazón y al que no le gustan nada las ñoñerías. Pero no es ni mucho menos un vago, es también un veterano universitario desencantado y un curtido currante de la noche. No esperéis, pues, de él lirismo ni misticismo alguno, grandes disquisiciones metafísicas ni florituras expresivas. Y mucho menos cantos de sirena. Sólo hay que remitirse al título. El personaje principal de este poemario canta en voz baja, es decir, para sí mismo; su lenguaje es depuradísimo y está totalmente alejado de toda pretensión, todo manierismo y toda sensiblería. Sencillamente, es claro y directo como una canción de Extremoduro, Fito Páez, Andrés Calamaro o Albert Pla; o tal vez podríamos decir claro y directo como una raya de coca. Por descontado, no esperéis tampoco encontrar en Cantando en voz baja el más mínimo atisbo de una naturaleza salvaje que no sea la estrictamente humana, ni idílicos paraísos terrenales o espirituales por los que adentrarse. El paisaje de este libro es fundamentalmente urbano y nocturno y, si se tratara de un corto cinematográfico, apenas habría en él exteriores. Una prueba del desarraigo y la precariedad del protagonista a las que antes me refería vendría dada por su inestabilidad social y laboral. Todas sus pertenencias, y cito textualmente, “caben / en apenas dos cajas”. La palabra que más se repite a lo largo de todo el poemario es la palabra “casa”. Nuestro héroe va saltando de casa en casa; ninguna, claro está, de su propiedad; de una casa alquilada entre varios amigos a la casa de una amiga íntima o una novia circunstancial; de una casa prestada por una noche a un hostal barato en cualquier barrio; cuando no se convierte de repente en un sin techo y tiene que refugiarse en la escalera de cualquier edificio para pasar la noche o incluso regresar de vez en cuando a casa de sus padres para poder dormir y comer caliente. Aunque a veces la suerte le hace caer en un hotel caro e incluso en muy agradable compañía. Porque, a pesar de todo, no es un tipo amargado ni depresivo y no deja pasar las ocasiones en que la puta vida le brinda sus placeres. Y eso le honra y le redime. Como él mismo dice en el poema “Yo, minoría absoluta”, “claro que estoy desorientado: / manejo más de un millón de variables. / (…) / -sin esperanza, sin futuro, / pero con mucha clase”; y, ya en la penúltima estrofa del último poema, “Born Slippy”: “Yo elegí no elegir la vida. / Yo elegí otra cosa”.

Héctor pertenece a una generación de escritores y poetas que está dando mucho de sí. Por nombrar sólo a unos cuantos de nuestra región: José Oscar López, José Daniel Espejo, Antonio Aguilar, Cristina Morano, Juan de Dios García… Poetas con un bagaje vital, social, cultural e intelectual enorme, y con voces tan propias y diversas que yo creo que no tienen parangón con ninguna otra generación de poetas muertos y vivos que haya dado esta tierra. Y como no quería extenderme más allá de los tres folios y ya casi lo estoy consiguiendo, sólo me resta decir etcétera, etcétera, etcétera, gracias por vuestra presencia y atención, gracias también a la Librería Action Comics por acogernos, mi más sincera enhorabuena a Héctor por este Cantando en voz baja y también, cómo no, mi aplauso a la Editorial Balduque por editarlo y por la labor que está realizando sacando a la luz libros como este que, nada más nacer, entran a formar parte de nuestra cultura y nuestra historia.

Y, para rematar, tan sólo aconsejaros que, cuando lo leáis, guardéis ya para siempre en vuestra memoria estas dos sentencias contenidas en sus versos: “escribir / es fracasar como nadie se atreve / a hacerlo” y “detrás de la esperanza / anida el linchamiento”.”

 

Aquí tienen alguna foto de la presentación.

 

José Alcaraz

Héctor Castilla

Sebastián Mondéjar Héctor Castilla José Alcaraz

 

Y aquí dejo el poema que la editorial ha decidido poner en el blog para promocionar el libro.

 

ME SOBRA CARNAVAL

Los viernes por la noche
los hombres que conozco
hablan de las mujeres
con más empeño del que ponen
en conseguir estar con ellas.
Los viernes por la noche
se dedican, sencillamente,
a malgastar todo su tiempo.
Fue un viernes por la noche
cuando uno de mis jefes
(para desarrollar
como se merecía
nuestra velocidad)
me preguntó después del cierre:
¿Tú te drogas?
                            Y me puso delante
la primera raya de coca.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más