Archivo

Posts Tagged ‘basura’

HOMER

The eternal fight

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Eduardo Lago, por el hurto

Entraron en la casa el veintiuno de marzo
tras forzar los tablones que tapaban la entrada
y tras retirar varias toneladas de objetos.
Medio siglo después un funcionario
entendió la sinergia y le propuso
a la UNESCO fijar aquella fecha
como el día mundial de la poesía.

 

 

 

 

Hoy doce sicomoros los recuerdan
en un parque discreto.
Homer y Langley Collyer, neoyorquinos.
Hoy parte del lenguaje y de la tierra:
“¡este cuarto parece de los Collyer!”
Fueron ricos, excéntricos y sucios.
Fueron recolectores y obsesivos,
fueron grandes enfermos y famosos.
Pero los sicomoros nada saben
de estos chismes; la tierra donde reposan sólo cuenta
que Langley y Homer Collyer
sobre todas las cosas son hermanos.

 

 

 

 

Está ciego. Su hermano lo alimenta
a base de naranjas. Por las noches
sale en busca de todos los diarios
y todos los periódicos.
“Cuatrocientas naranjas cada mes,
te curarás muy pronto, Homer.
Y cuando lo hagas tengo una sorpresa:
estoy salvaguardando nuestro tiempo
para que tú lo leas algún día.
Para que tú lo leas y comprendas
lo que ves y ante todo para que no te asuste
tanta velocidad y tanto ruido”.

 

 

 

 

Ciento tres toneladas de basura
(sin contar veinticinco mil libros diferentes
y los cuerpos de Langley y Homer Collyer).

 

 

 

 

Túneles de papel por donde Homer,
paralítico y ciego, no puede aventurarse.
Langley sigue saliendo a por la prensa
y a veces a por agua de una fuente.
También cortan la luz pasado un tiempo.
Pero de esto su hermano no se queja
y Langley está tranquilo.

 

 

 

 

El número dos mil setenta y ocho.
Al final decidieron demolerla.
“Mejor así –dijeron los vecinos–,
este edificio no es más que basura”.

 

 

 

 

Homero –entre otras cosas– significa rehén.

 

 

 

 

rastrillos, paraguas, bicicletas, cochecitos de niño, cajas y cofres, una colección de armas, lámparas (de pie, de araña y de pared), juegos de bolos, la capota de un landó; maniquíes, postales de chicas pin-up, bustos de escayola, retratos al óleo, una estufa de queroseno, frascos con vísceras humanas, cientos de metros de sedas, brocados y damascos, alfombras, tapices, cuadros, relojes, una quijada de caballo, instrumentos musicales (banjos, cornetas, acordeones, un clavicordio, dos órganos, cinco violines y catorce pianos, verticales o de cola), partituras en braille, cajas de música, un antiguo aparato de rayos X, instrumental clínico y quirúrgico, trenes y aviones de juguete, el viejo Ford T y la piragua de su padre, Herman Collyer

 

 

 

Clark, Ben. Basura. Salamanca; Editorial Delirio, 2011.

 

Categorías:Poesía Etiquetas: , , ,

TU BASURA NO ES BASURA

Diógenes

 

Al principio es confuso y hace falta
dejar que todo cambie y viaje un poco.
Al principio las cosas pueden ser
basura para algunos pero no para otros
y a medida que el peso conduce a los objetos
del oeste
xxxxxxxxxal este
xxxxxxxxxxxxxxxy
xxxxxxxxxxxxxxxxxdel norte
xxxxxxxxxxxxixxxxxxxxxxxxxal sur
la basura contiene más basura,
y para cuando llega al vertedero
de Govandi en Mumbai,
los niños saben bien que donde juegan
todo lo que hay es puro.

 

 

 

 

Cuando desalojaron a Edmund Trebus
vivía en un rincón de su cocina
recluido.
Limpiaron el jardín
y llenaron camiones y camiones
con todos los objetos de la casa.
Unos días después Heringey Council
recibió con sorpresa la demanda
de Trebus reclamando
una indemnización
por haberle robado todas sus posesiones.

 

 

 

 

Lo llaman jugaad
y les cuesta entender
que haya gente que tire los objetos
porque ya no funciones. No sorprende
que sea en India donde
aparezca el concepto
(arreglar, inventar, recombinar:
perpetuar, negar la obsolescencia),
basta con recordar que fueron ellos
los primeros del mundo
en descubrir el cero.

 

 

 

 

También es cierto que si pasa
tiempo suficiente
–siglos o milenios–
la basura no cambiará
pero sí su nombre:
será entonces arqueología.

 

 

 

 

Para saber a qué se referían
le añadían “basura” a las palabras:
hipotecas, comida, televisión, contratos…
Ya no hubo confusiones pero nadie
quiso indagar por qué fue tan sencillo.

 

 

 

 

Hay un nuevo enemigo:
lleva ya mucho tiempo pero es nuevo
para el hombre corriente, el hombre de hoy:
se llama “obsolescencia programada”.
El hombre se enfurece,
maldice a las empresas, al sistema,
ve vídeos, participa en foros, lucha
contra tanto consumo innecesario.
Con el tiempo se cansa,
poco a poco se aburre
y cambia de teléfono, suspira
y entiende que la idea ha caducado
como estaba previsto que ocurriera.

 

 

 

Clark, Ben. Basura. Salamanca; Editorial Delirio, 2011.

 

EL HOMBRE DE SINOPE

Carrito Mercadona sin ruedas en mitad de la acera

 

Tengo un carro de Eroski con las ruedas
desgastadas (chirrían y es molesto).
Pero en todas las casas hay detalles
reprochables, deseos de reforma.
“Ya vendrán otros tiempos”. Eso dicen.

 

 

 

 

Las botellas vacías, las litronas,
los envases de plástico y las latas.
Un poco más allá un condón y un Nobel
sin encender, la hierba es verde y brilla
el sol sobre este sábado de luto:
pronto el ayuntamiento borrará
cualquier rastro humillante de su noche
y saldrán los votantes al paseo.

 

 

 

 

Policía.
Prohibido rebuscar en la basura.
Documentación.
Patada al carro. Rueda estropeada.
Papeles, coño.
Fuera de aquí la noche es un milagro.
Comisaría.
Instrucciones de un hombre y su uniforme:
“Vuelve a tu casa y da
nuevas instituciones a tu tierra”.
Carro inservible.
Frío.

 

 

 

 

A Manes lo mataron en Callao.
Fue una lata de atún con raticida
junto a un contenedor. Murió despacio.
Lo acuné entre mis brazos y Madrid
me pareció el peor sitio del mundo
para morir. Le hablé toda la noche
y al alba lo dejé sobre la acera.
Poco después un hombre lo lanzó
con un desprecio hondo a la basura.

 

 

 

 

No se engañe: yo leo los periódicos.
Somos, los vagabundos, delos pocos
que leen cada día
la prensa impresa y muerta de este nicho.
Y sí, tengo mis propias opiniones
sobre “la situación”
y sobre el paro y todo lo demás.
Pero el caso es que yo lo leo todo
sin olvidar por qué lo estoy leyendo;
porque alguien lo tiró, porque es basura.

 

 

 

 

De poco nos sirvieron tantos dioses,
porque todas las cifras
eran mitología.

 

 

 

 

Acumular es siempre acumular.
Significa lo mismo en todas partes.

 

 

 

Clark, Ben. Basura. Salamanca; Editorial Delirio, 2011.

 

HISTORIA DE LA LLUVIA

Tres poemas de la primera sección de ‘Basura’, libro de Ben Clark publicado por la editorial Delirio.

 

Whatever

 

Londres es una ciudad de más de 70 millones de ratas
(según youtube y varias otras páginas).
Más ratas que británicos, se dice.
Ratas Lores y ratas en el número diez,
ratas alimentándose de todo
lo que la reina tira en sus banquetes.

 

 

 

 

El veintidós de marzo del año dos mil uno
cerró Fresh Kills, inmenso vertedero
en Staten Island, Nueva York.
La isla tiene montañas de basura,
la más alta supera en veinticinco
metros la estatua de la libertad.
Hubo grandes festejos y discursos.
Unos meses después fue necesario
volverlo a abrir de nuevo;
llegaban dos millones
de toneladas frescas de Manhattan.

 

 

 

 

Por su parte, los dueños
de la empresa negaron
haber abandonado
así al trabajador.
Aunque admitieron luego
que no tenía contrato.
Según declaraciones
al diario Levante
le tiraron el brazo a la basura
“porque era necesario
continuar trabajando”.

 

 

 

Clark, Ben. Basura. Salamanca; Editorial Delirio, 2011.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más