Archivo

Posts Tagged ‘asociación cultural fractal poesía’

CARLOS MAZARÍO

carlos-mazario-movilidad-exterior

 

SILENCIO

Se perderán tu sangre y tu apellido,
y tu idioma caerá
como caen en un bosque solitario los árboles,
sin nadie que lo escuche.

 

 

 

 

EXPORTACIÓN

Compro la fruta en el supermercado
de un suburbio de Lieja. Últimamente
acostumbro a mirar la procedencia
de todo lo que compro. A tres cincuenta
el kilo de naranjas de Valencia. Me llevo
cinco euros de una fruta que nunca me ha gustado
demasiado. Ya en casa
le quito la camisa y, con la precisión de un cirujano,
voy sacando los gajos jugosos, que, en la boca,
con textura de ostra y gusto dulce,
se transforman en algo diferente
a lo que conocía. No es naranja
lo que he comido hasta llegar aquí,
a este supermercado de un suburbio
de Lieja.
xxxxxxxxQué metáfora.

 

 

 

 

CAUCHEMAR

Se me viene a la mente en el insomnio
una imagen: una vasta extensión de leche quieta.
De repente
una gota
de petróleo
muy densa.

Así mi corazón en el exilio.

 

 

 

 

DOS PATRIAS

Tengo en las reuniones
la palabra en la boca y la mirada esquiva,
persigo en los diales Radio 5
y consumo la prensa nacional que me llega
con ansia de tirante en primavera.
En los supermercados
miro las etiquetas como un analfabeto.
Cuando visito al médico
gesticulo con trucos de actor sobreactuado.

El silencio en la noche me da aliento a los días.

En su cuarto, mi hija pequeña duerme
y sueña ya
la mañana siguiente en una lengua extraña.

 

 

 

 

ALIEN

Sentir como una piel extraña el mundo
que te rodea, ver con ojos vanos
la espesura del bosque, y no encontrar
casa a la que volver.

 

 

 

 

LISTAS INFINITAS DE VIVOS

xxxxxxxxxxxxxxxxxLápidas, tumbas con nombres, listas infinitas de muertos.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA.M.M.

Pretendéis reducirnos a una cifra,
son veinte, treinta mil,
¿qué proporción es esa
entre cuarenta y cinco millones de personas?
Pero todos tenemos una cara, unos ojos
que lloran, tenemos todos
una vida y el afán de vivirla.
No somos estadísticas. Somos, acaso,
una mujer, un hombre
con la extraña manía de pensar.
También los muertos
son una multitud en términos históricos,
muchos más que vosotros, pero no nos imponen
su visión esquelética del mundo,
la dictadura de su mayoría.
No somos cifras. Yo soy Juan Rodríguez,
arquitecto, poeta, treinta y dos años,
y me echáis al destierro, a mí y a tanto.

Que empiece la revuelta.

 

 

 

 

NO LUGARES

Nos encontramos bien en aeropuertos,
pues no tenemos patria
y nuestro nombre es Nadie.

 

 

 

 

ATLAS DEL FUTURO DEL MUNDO

Un barco con bandera de Malasia
llega al puerto de Le Havre una tarde de junio.

Un puzzle de containers de colores
comidos por el salitre y el sol
es desmontado por la garra experta
de las grúas mecánicas.

La carga declarada: ropa cara
de marcas italianas y francesas,
material deportivo hecho por niños,
tecnología punta obsolescente.

La carga clandestina: imitaciones
de marcas italianas y francesas,
material deportivo hecho por niños
y el cadáver de doce polizones.

 

 

 

 

MANIOBRAS PARA EVITAR LA EXTINCIÓN

El tigre de Siberia se ha asentado
en la zona desmilitarizada
entre las dos Coreas,
la región más inhóspita del mundo
para la vida humana.

Asolado en su tierra,
se desplazó kilómetros en busca
de este refugio de zanjas y alambres
iluminado algunas noches
por fuegos nucleares de artificio.

Le acompañan allí
el leopardo de Amur, y otras especies
inencontrables en el resto del mundo.

El lince ibérico
merodea Melilla.

 

 

 

 

CEMENTERIO DE COLLIURE

xxxxxxxxxxxxx¿Oyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos?
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxL.C.

En Colliure reposa
el esqueleto macerado en lágrimas
del poeta que murió de tristeza e ignominia
hace ya tanto tiempo
xxxxxxxxxxque ahora lo conmemoran
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxincluso sus verdugos.

 

 

 

 

MARGEN IZQUIERDA

Te recibe
el humo insano de las chimeneas
que se adentra en tus ojos
a través de las fosas nasales, y te incita
a llorar, a ti que no lloraste
mirando el bulto inmóvil de tu madre
alejándose
bajo el reloj parado en la estación.

 

 

 

 

MOVILIDAD INTERIOR

Ahora ya no están más, pero hace poco tiempo
—tus padres lo recuerdan—
Madrid sumó al millón y pico de cadáveres
las sombras de varios cientos de miles
más, que no valían nada,
que no tenían nada
más que hambre y la fuerza de sus manos
con las que construir casas insólitas,
desventrar cuevas para guarecerse
—recuerda, fue en Madrid, hace no tantos años,
tus padres lo recuerdan, gente en cuevas,
gente en el barro sucio del Jarama,
la ciudad que crecía como un órgano enfermo,
como la espuma glauca de un océano turbio—
y la burla continua,
y los analfabetos perdidos en los túneles
del metro, y los niños hambrientos
comiendo de un puchero mientras se despiojaban
con sus ojos de niño desterrado,
hace no tanto tiempo,
Madrid, tantos cadáveres
mirando por encima del hombro a sus espectros,
recuérdalo, tus padres lo recuerdan.

 

 

 

Mazarío, Carlos. Movilidad exterior. Albacete; Asociación Cultural Fractal, 2016.

 

MOVILIDAD EXTERIOR

carlos-mazario-movilidad-exterior

 

MOVILIDAD EXTERIOR

En la sesión plenaria de los martes
la señora Ministra se encarama
al estrado, con su traje de chaqueta,
dejando en el escaño un portafolios
y un bolso de Chanel. Como es debido
saluda al Presidente y se dirige
en discurso leído a sus colegas,
y con gran desparpajo
acuña en un momento dado el término:
movilidad exterior.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSu puta madre.

 

 

 

 

REY

Ahora vuelves
a la que nunca dejó de ser tu casa
—la llamabas así, recuérdalo,
voy a comer a casa, me decías—,
pero entonces regresas
y tu cuerpo es extraño en una cama
de noventa, con sábanas que huelen
a adolescencia, con la ventana triste
por la que ves las bragas color carne
de la vecina en el patio de luces
tan oscuro, y hoy todo te molesta,
te molestan los gritos de tu madre
y el ruido de la tele, la cisterna
con su goteo atávico,
el gotelé amarillo y la cenefa
de frutas y pucheros, los ronquidos
en el insomnio negro en que te ensañas,
y te dices me tengo que marchar.

Marchar a dónde, rey.

Qué hueco tan profundo
tener que irse y no saber a dónde.

 

 

 

 

RADIO

Tal vez no ira, pero algo parecido,
una concentración de odio prehistórico,
la bilis de un dragón, la sangre enferma
de mil generaciones de paganos,
una explosión atómica en el vientre
oyendo las noticias.

 

 

 

 

DÍAS ROJOS

Qué humillación abrir cada mañana
los ojos, y no hallar
más que el mismo almanaque en la cocina
lleno de días rojos, y tu madre
que ya no te sostiene la mirada.

 

 

 

 

LOS PERROS

Ahora no tienes más ya
que la sombra del hueco de tu mano,
y tus días son tiempo,
y el pasado no existe,
y el futuro tiene el color exacto
del fondo de los ojos de los muertos.

Has de marcharte ya. Tienes la puerta
como equis en los mapas,
y tus conversaciones se llenan de maletas.

Has de marcharte ya, pero no lo haces:
huelen los perros tu miedo a partir.

 

 

 

 

MOEBIUS

Ves circular maletas con los ojos cansados
y temes haber perdido la tuya,
pero no, esa es,
la que desborda títulos, y tiene
el color del fracaso y las noches en vela.

 

 

 

 

DEUTSCHLAND ÜBER ALLES

Alemania desfila
a ciento treinta y cinco kilómetros por hora
al otro lado de la ventanilla.

Yo conduzco, tú callas a mi lado.

Montículos de nieve endurecida
se van quedando atrás de forma sincopada,
con ritmo subrayado
por el diapasón del limpiaparabrisas.

Al helarse, la nieve se encoge y se comprime.

El corazón se hiela también, también se encoge
en esta carretera tan moderna
que no limita la velocidad
de nuestra huida a lo desconocido.

 

 

 

 

C.V.

Lo prudente sería
enviar formularios, apuntarse a academias,
tener un cierto colchón económico,
buscar lazos de afecto —conocidos
de amigos de amigos de conocidos—,
una casa con alquiler barato,
un entorno no hostil.

Estamos condenados
a una audacia rayana al despropósito.

 

 

 

 

DIÓGENES

Dame un libro y un sitio donde huela
a tu sexo. No necesito
más.

 

 

 

 

LE PARADISE

Extrañeza de sentirse a un tiempo
expulsado y querido.
También tenemos ocasión de reírnos
aquí fuera, aunque el llanto
nos crezca de las manos como dos hormigueros,
corales a la vez fecundos y dañinos,
con su sabor a sangre
y su dulzor.
Esta vez el paraíso son los otros
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpaíses.

 

 

 

 

PERSPECTIVA AÉREA

En verano volvemos.  Todavía
están los padres y están los abuelos,
y los amigos nos echan de menos,
reconocemos al llegar olores
y entendemos aún
cada conversación y cada broma,
recuperamos hábitos
que nunca hemos perdido, están bien instalados
en nuestro subconsciente, no se olvidan,
pero al otro verano
nos extrañamos cuando alguien dice algo
arrancado al slogan de un anuncio, o se cita
a una nueva famosa de la tele,
y las zonas de sombra van creciendo,
mueren nuestros abuelos, nuestros padres
se van volviendo ancianos, los amigos
tienen nuevos amigos, nuestros hijos
confunden a sus primos, a los que no ven nunca,
y un verano
no encontramos fecha en la que venir
entre los campamentos y el trabajo,
la invitación a una boda en Bruselas
y otras inmediateces, y ese aire
que nos separa tiñe todo de azul
a lo lejos,
volver ya no es volver,
es sólo ir.

 

 

 

Mazarío, Carlos. Movilidad exterior. Albacete; Asociación Cultural Fractal, 2016.

 

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (XLVIII)

img_20170115_195417

 

Me ha llegado a casa este absoluto regalo de uno de esos grupos de gente que está enamorado hasta el tuétano de la poesía.
Sí, los miembros de Fractal Poesía me han hecho llegar un ejemplar de ‘Movilidad exterior’, el libro con el que Carlos Mazarío se ha convertido en el ganador del IV Premio de Poesía “Asociación Cultural Fractal”.

En un par de días les cuento.

 

ARMONÍA EN REBELIÓN

Luis Alfonso Iglesias Huelga 'Armonía en rebelión'

 

Este libro de Luis Alfonso Iglesias Huelga se alzó con el III Premio Internacional de Poesía Asociación Cultural Fractal. En el prólogo escribe Antonio Rodríguez Jiménez que el autor ha construido un mosaico poético plagado de referencias y homenajes. Al hilo de una versificación rítmica y cuidada, el autor propone una noble noción de resistencia a través del arte y la cultura, un ejemplo de cómo la frágil armonía puede esconder también un sólido baluarte contra la estupidez y la barbarie.
Se destaca del libro el poema “El jardín amistoso”, dedicado a Emilio Lledó, recordando que hace unos meses, el poeta Juan Antonio González Iglesias afirmaba en una entrevista que Occidente se ha quedado sin maestros; y, justamente, el autor de este libro añade la palabra magister al nombre del filósofo sevillano, no solo como una muestra de respeto, sino como un conato de resistencia. Dice el propio Lledó que lo verdaderamente grave es que “haya ignorantes con poder que organicen nuestras vidas; que existan fanáticos con poder; los corruptos poderosos”, y eso es contra lo que se rebela el buen lector de poesía.
No hay mejor manera de resistencia que el humanismo y el arte. En este libro, el equilibrio y la armonía nos invitan a adentrarnos en la belleza, la forma más sublime de rebelarse.

 

Y aquí tienen una selección de poemas del libro en cuestión:

 

LOS AÑOS VELOCES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxLas horas infinitas y los años veloces.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxFélix Grande

Hasta aquí hemos llegado.
¿Y ahora qué?
Sin los atajos emotivos de la infancia.
Sin la pubertad terrible y heliocéntrica.
Sin la madurez primaria que se exhibe.
Sin la disimulada serenidad de este decenio.

Ahora vendrán otros caminos
para ser transitados con dulzura.
Ahora ya no hay punto de llegada,
el destino se entreteje suspirando.

Ahora comienza otro periplo:
más sereno, más firme, más calmado.
Ahora cada día es un proemio,
con la fortaleza de aquel que sabe
que el final jamás será
un nuevo punto de partida.

 

 

 

 

EL MUNDO ENREDADOR

A mi lado un señor habla en francés,
dice “chez nous“, “mignon” y hasta “je pense“.

A mi lado, otro día más,
crece el temor de los obreros derrotados.
La vida es una trampa silenciosa.

A mi lado un niño sin consuelo
reclama el helado de vainilla
como si toda su esperanza
pudiera derretirse en ese instante.

A mi lado el otro lado era mentira,
una excusa perversamente humana
repleta de edificios vacíos de inútiles pasiones.

La única verdad es el “je pense
que de nuevo repite
el verdadero señor que está a mi lado.

 

 

 

 

EL JARDÍN AMISTOSO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Emilio Lledó, maestro y amigo

Qué privilegio ser maestro
para poder enseñar a los niños a mirar una naranja.

Lo que cada día miramos es la mentira construida
sobre un trípode vulgar que no sujeta
la razón sin esperanza.

Ver es pararse a cada instante en cada espejismo
que el surco del tiempo labró con vocablos artesanos,
la amistad en la memoria,
el logos,
la pasión perpetua,
la nada,
el nombre preciso de las cosas.

Somos la palabra que nos dimos
y buscamos poder decir lo que se nombra.

Ver es mirar con los ojos del alma
para que cada verbo pueda habitarnos
y hacernos habitables.
Es llegar a comprender que mirar una naranja
puede cambiar el mundo.

 

 

 

 

PIKI

Señalas con tus dedos hacia el cielo
al mostrar el desorden finito del paisaje
que no entiendes.

En la bruma de tu mente
los adjetivos no empapan tu memoria,
pero anidan los desgarros naturales
el fervor de un sueño imposible de soñar.

¿Qué atesora la comisura neuronal de tus impulsos?
¿Qué incauto devenir transitan tus pasos temerosos?

Sin noticias de este mundo en hundimiento.
No te inquiete.
La razón aquí avanza en decadencia
sin encaje en el proyecto infernal
de otro desorden.

 

 

 

 

ATARDECER SUBJUNTIVO

De repente he escalado
el latido ancestral de estas montañas,
apoyado en la prisa
de un sol de atardecer que se adormece.

Un perro ladra a la luna futurible
el viento narra la noche venidera aún no escrita.

Todo es quietud, nada acontece,
quizás la sangre silenciosa,
el aire indetectable que respira
esta imagen que construye su agonía
alejada del rigor de la evidencia.

 

 

 

 

MINERVA

Buscan tus manos el asiento perfecto
para abrazar el mundo sin tocarlo.

Porque no es distinta la dulzura en la epiglotis
te brota un tulipán en la sonrisa
mientras endulza nuestro esfuerzo distraído.

Habrás sido la diosa bailarina de algún dios
menor,
una orquídea en el reino de Afrodita,
un canto de sirena, una emboscada,
la cicuta inevitable del banquete.

Pero este instante alado que regalas
eterniza
la sinfonía corporal de un pensamiento.

Me enseñaste que no importa el tamaño de este mundo
si se abraza la vida sin estruendo,
buscando el ángulo perfecto,
siempre imposible,
adornado con un tulipán en la sonrisa.

 

 

 

 

MARATONIANO EPITELIAL

Mi espalda está llena de pecas,
no te gustará, le advirtió.

Sólo te dejaré cuando las haya besado
una a una, a todas,
detenidamente.

Ella sonrió,
ignoraba que él era un maratoniano epitelial.

Sólo necesitó 42 noches y 195 centímetros de piel
para completar su recorrido.

Avísame cuando te salgan más, se despidió.

 

 

 

 

TRATADO DE GEOMETRÍA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo entre quien no sepa geometría.
xxxxxxxxxxxxxxxxxx(Inscripción en el dintel de la Academia de Platón)

xxxxxI

LOS AMIGOS

La lluvia o su ausencia anuda con fruición los débiles cáñamos de la amistad. Creemos en el amigo como hormigón armado que sustenta la estancia vacía. Creemos que la mano tendida es roble incombustible, prolongación imperecedera de los estímulos descuidados. Pero nunca construimos amistades de hormigón armado con manos de roble incombustible. Hay cierta esperanza taumatúrgica en los amigos, en su inexistente desmesura por nosotros. Y esa es la razón. Inventamos todas las uniones, al igual que un día inventamos la fortaleza de las piedras, porque necesitamos recibir del exterior el derecho a existir. La amistad es roca desprendida de la humana altivez. Los amigos son el granito soñado, una ilusión permanente a la que se aferra nuestro compulsivo acto de vivir.

 

 

xxxxxV

EL CORAZÓN

Todo el mundo sabe que el corazón es una víscera pero nadie lo dice. Víscera es un sustantivo que se adjetiva en visceral, pero el corazón se ha escapado de las gramáticas y de los diccionarios. El corazón duele, el corazón siente, el corazón quiere con todo su. Y una víscera no duele, ni siente, ni quiere con todo su. La víscera es inane, espesamente cierta, carente de corazón, a pesar de que (dureza de las paradojas) preferimos ignorarlo.

 

 

xxxxxVII

LA LOCURA

Al igual que la cordura de atar, la locura acecha quieta, expectante, desnuda de trabas. Va aniquilando los diques de la normalidad hasta encarnarse en un loco. Alardeamos de locura controlada cuando la vanidad es razón en estado puro: “un loco es alguien que está desnudo de la mente”. La locura es el martillo de la vergüenza, todas las banderas contra el qué dirán. Así se explica por qué solamente enloquecemos desde adentro.

 

 

 

Iglesias Huelga, Luis Alfonso. Armonía en rebelión. Albacete; Asociación Cultural Fractal Poesía, 2015.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más