Archivo

Posts Tagged ‘arthur rimbaud’

FAIRY

 

FAIRY

xxxPor Hélène .se .conjuraron .las .savias .ornamentales
en las sombras vírgenes y las claridades impasibles en el
silencio astral. El ardor del verano .le fue confiado a unos
cuantos .pájaros .mudos, y la indolencia requerida a una
barca .de .lutos .inapreciable .por .ensenadas de amores
muertos y de perfumes abatidos.
xxx— Después .el momento del canto de las leñadoras al
rumor .del .torrente .bajo .la .ruina .de .los .bosques, del
cascabeleo del ganado al eco de los valles, y de los gritos
de las estepas. —
xxxPor la infancia .de .Hélène .tiritaron .los .pelajes y las
sombras, — y el pecho .de los pobres, y las leyendas del
cielo.
xxxY .sus .ojos .y .su .danza, .superiores xincluso .a .los
esplendores preciosos, a .los .fríos .influjos, al placer del
decorado y de la hora únicos.

 

 

 

Rimbaud, Arthur. Illuminations (Trad. Xoán Abeleira). Madrid; Bartleby editores, 2013.

 

ILLUMINATIONS

 

INFANCIA

xxxxxII

xxxEs .ella, .la .pequeña .muerta, .detrás .de .los rosales.
— La joven mamá difunta .baja la escalinata. — La calesa
del primo .chirría en la arena. — El hermano pequeño (¡el
que vive en las Indias!) ahí, ante el ocaso, en el prado de
claveles. — Los viejos enterrados, tiesos del todo, junto a
la muralla de los alhelíes.
xxxEl .enjambre .de .hojas .doradas .circunda .la casa del
general. Sus habitantes se han ido al sur. — Para llegar al
albergue vacío hay que seguir el .sendero .rojo. El castillo
está .en .venta; las persianas, caídas. — El cura se habrá
llevado .probablemente la llave de la iglesia. — Alrededor
del .parque, .las .garitas .de .los .guardas, .deshabitadas.
Los .setos .son .tan altos que tan solo dejan ver las copas
rumorosas de los árboles. De todas maneras, no hay nada
que ver ahí dentro.
xxxLos prados refluyen .hacia .las .aldeas .sin .gallos, sin
yunques. La esclusa está abierta. ¡Oh .cruceros y molinos
del desierto, islas y piedras volanderas!
xxxFlores xmágicas xzumbaban. .Los .taludes .lo .mecían.
Animales xde .fabulosa .elegancia .circulaban .a .su .aire.
Los nubarrones .se .condensaban sobre la alta mar hecha
de una eternidad de lágrimas vivas.

 

 

 

 

CUENTO

xxxUn .Príncipe .estaba .molesto .por .haberse .dedicado
exclusivamente a la perfección de las generosidades vul-
gares. Él, .que .preveía .sorprendentes .revoluciones .del
amor, que intuía en sus mujeres algo mejor que esa com-
placencia adornada .de .cielo .y .de lujo, quería ver la ver-
dad, la hora del deseo y de la satisfacción esenciales.
Fuese o no ese anhelo suyo una aberración piadosa, que-
ría realizarlo. Poseía, al .menos, .bastante poder humano
para conseguirlo.
xxxTodas .las .mujeres .que .lo .habían .conocido .fueron
asesinadas. ¡Qué saqueo del jardín de la belleza! Bajo .el
sable, .ellas .le .bendijeron. Él .ya .no .pidió más mujeres
— Pero ellas reaparecieron.
xxxEl mPríncipe mmató ma xtodos xcuantos xle xseguían,
después .de .la .cacería .o .de .las libaciones. — De nuevo,
todos le seguían.
xxxEntonces xse xrecreó xdegollando .a .los .animales .de
lujo. Ordenó .incendiar .los .palacios. Arremetía .contra .la
gente y la descuartizaba. — Pero la multitud, los techos de
oro, los hermosos animales seguían existiendo.
xxxAh, ¡cómo .puede .uno .extasiarse xen .la .destrucción,
rejuvenecer xmediante xla xcrueldad! xEl .pueblo .no mur-
muró. Nadie dio su parecer.
xxxUna xtarde, xmientras xel xPríncipe xgalopaba xaltiva-
mente .se .le .apareció xun xGenio .de .belleza .inefable,
incluso inconfesable. De su aspecto .y .de .su porte resur-
gía la promesa .de .un .amor .múltiple .y complejo, de un
alborozo .indecible, .incluso .insoportable. El Príncipe .y el
Genio se .aniquilaron .probablemente .en .la .salud .esen-
cial. ¿Cómo no iban a morir .a .causa .de .ello? .Así .pues,
murieron juntos.
xxxPero xaquel xPríncipe .falleció, xen xrealidad, xen .su
palacio, a .una .edad .vulgar .y .corriente. El Príncipe era
el Genio. El Genio era el Príncipe.
xxxLe falta música sabia a nuestro deseo.

 

 

 

 

REALEZA

xxxCierta .hermosa .mañana, .en .un lugar habitado por
un pueblo .muy amable, .un .hombre .y .una .mujer .ex-
traordinarios .gritaban en la plaza: «¡Amigos, quiero que
ella sea reina!» «¡Sí, .quiero .ser .reina!» Ella reía y tem-
blaba. Él hablaba a sus amigos de revelación, .de prueba
concluida. Y ambos desfallecían de dicha, el uno sobre la
otra.
xxxY, en efecto, .fueron .reyes .durante toda una mañana
en la que los tapices carmesíes volvieron .a .relucir en las
casas, y .toda .una tarde en la que juntos se aventuraron
por los jardines de palmeras.

 

 

 

 

A UNA RAZÓN

xxxCon un solo golpe de dedo en .el .tambor .descargas
todos los sonidos e inicias la nueva armonía.
xxxCon .un .solo .paso .provocas .el .alzamiento .de .los
hombres nuevos y su avance.
xxxTuerces la cabeza: ¡el nuevo amor! Vuelves la cabeza:
¡el nuevo amor!
xxx«Haz .que .cambie .nuestra .suerte, .criba .las plagas,
empezando por el tiempo», .te .cantan los niños. «Eleva,
hasta donde sea, la sustancia de nuestras fortunas .y de
nuestros anhelos», te suplica la gente.
xxxA ti, que llegas desde siempre e irás a todas partes.

 

 

 

 

FRASES

xxxCuando el mundo .sea .reducido .a .un único bosque
negro para nuestros cuatro ojos atónitos, — a una playa
para dos niños fieles, — a una casa musical para nuestra
clara simpatía, — os encontraré.
xxxCuando .no .quede .aquí .abajo .más .que .un .viejo
solitario, .tranquilo .y .hermoso, .rodeado de un “lujo in-
audito”, — estaré a vuestros pies.
xxxCuando yo haya realizado .todos vuestros recuerdos,
— cuando al fin devenga .en .esa que os sabe agarrotar,
— os asfixiaré.

 

xxxxxxxxxxxx——————————————

 

xxxCuando msomos mmuy mfuertes, — ¿quién xrecula?
Cuando estamos muy alegres, — ¿quién cae en la ridicu-
lez? Cuando .somos .muy .malos, — ¿qué podrían hacer
con nosotros?
xxxEngalanáos, xbailad, xreid. — Jamás .podré .tirar .el
Amor por la ventana.

 

xxxxxxxxxxxx——————————————

 

xxx— ¡Compañera mmía, mmendiga, xniña xmonstruosa!
Qué poco te importan estas infelices y estos tejemanejes,
y .mis .apuros. Pero .únete .a nosotros con tu voz imposi-
ble, ¡tu voz!, único ser adulador en esta vil desesperanza.

 

 

 

 

ALBA

xxxAbracé al alba de verano.
xxxNada .bullía .aún .en la frente de los palacios. El agua
estaba muerta. Los ejércitos de sombras no se decidían a
abandonar el .camino .del .bosque. Caminé, despertando
los hálitos vivos y .tibios, y las piedras preciosas miraron,
y las alas alzaron el vuelo en silencio.
xxxMi .primera .conquista .fue, en .el sendero .ya .repleto
de frescos y .pálidos .fulgores, una .flor .que .me .dijo .su
nombre.
xxxSonreí a .la .rubia wasserfall mientras se desmelenaba
a través de los abetos: en la .cima .plateada reconocí a la
diosa.
xxxEntonces .fui .quitándole, .uno .a .uno, los velos. En la
alameda, agitando los brazos. Por la llanura, donde la de-
nuncié .al .gallo. En .la .ciudad, .donde .huía por entre los
campanarios .y .las .cúpulas .mientras yo la perseguía co-
rriendo como un mendigo por los muelles de mármol.
xxxEn .lo .alto .del .camino, .junto .a .un bosque de laure-
les, la envolví con la guilla de sus velos y palpé levemente
su inmenso cuerpo. El alba y el niño .cayeron al fondo del
bosque.
xxxAl despertar ya era mediodía.

 

 

 

 

ANGUSTIA

xxx¿Será .posible .que .Ella .me .haga perdonar las ambi-
ciones .continuamente .pisoteadas, — que xun .final .aco-
modado nos resarza de los períodos de indigencia, — que
un .día .de éxito nos adormezca en la vergüenza de nues-
tra fatídica inhabilidad.
xxx(¡Oh xpalmas!, ¡diamante! — ¡Amor, xfuerza! — .más
alto que todas las alegrías .y que todas las glorias! — de
todas las maneras, en todas las partes, — Demonio, dios,
— Juventud de este ser: ¡yo!),
xxxQue veamos en unos accidentes .de .hechicería cien-
tífica y en unos movimientos de fraternidad social la res-
titución progresiva de la ansiada libertad primigenia?…
xxxPero la Vampira que nos vuelve amables .nos ordena
entretenernos con lo que ella .nos deja o, si no, que sea-
mos más tunantes.
xxxAndar .a .las .heridas, .por el aire fatigoso y el mar; a
los suplicios, por el silencio de las aguas y del aire letales;
a las torturas risueñas, en su silencio .atrozmente encres-
pado.

 

 

 

 

SALDO

xxx¡Compren, .señores, .compren! Lo .que .jamás .ven-
dieron los judíos, lo que nunca degustaron ni la nobleza
ni .el .crimen, lo que ignoran el amor maldito .y la probi-
dad infernal de las masas, .lo que ni el tiempo ni la cien-
cia han de reconocer.
xxxLas .Voces .reconstituidas. El .despertar .fraterno de
todas las energías corales y orquestales, y los múltiples
modos de aplicarlas al instante. ¡La ocasión, única, de li-
berar nuestros sentidos!
xxx¡Compren, .señores, .compren! Los Cuerpos de valor
incaculable, xmás xallá xde xcualquier xraza, xcualquier
mundo, .cualquier .sexo, cualquier descendencia. Las ri-
quezas que brotan a cada paso. ¡Saldo de diamantes sin
control!
xxxLa .anarquía .para .las .masas. La satisfacción irrepri-
mible para los aficionados de gusto superior. La .muerte
atroz para los fieles y los amantes.
xxx¡Compren, señores, compren! Las .habitaciones y las
migraciones. Comedias de magia, deportes y bienestares
perfectos, y el ruido, y .el .movimiento, y el porvenir que
estos propician.
xxxLas aplicaciones de cálculo y .los .saltos .de .armonía
inauditos. Los .hallazgos .y .los .términos insospechados:
¡Entrega inmediata!
xxxEl .impulso .insensato e .infinito para alcanzar los es-
plendores .invisibles, .las delicias insensibles, — y los se-
cretos enloquecedores para cada vicio, — la alegría ate-
rradora para la multitud, que ese impulso propicia.
xxx¡Compren, xseñores, xcompren! xLos xCuerpos, xlas
Voces, la inmensa opulencia incuestionable, lo que nadie
venderá jamás. ¡Vamos, anímense! ¡Los vendedores aún
tienen existencias! ¡Y los viajantes a comisión no han de
rendir cuentas en seguida!

 

 

 

 

DEVOCIÓN

xxxA .mi .hermana .Louise .Vanaen .de .Voringhem: — .su
toca .azul .vuelta .hacia .el .mar .del .Norte. Para .los .náu-
fragos.
xxxA .mi .hermana .Léonie xAubois xd’Ashby. xBaou — .la
hierba de verano zumbadora y apestosa.
xxxA .Lulu —demonio, — a .quien .le .siguen .gustando .los
oratorios .de .la .época .de .Les Amies .y .de .su .educación
incompleta. ¡Para los hombres! — A la señora * * *.
xxxAl .adolescente .que .fui. A .ese .santo .anciano, ermita
o misión.
xxxAl espíritu de los pobres. Y a un altísimo clero.
xxxAsimismo, .a .todo .culto .en xcualquier xlugar xconme-
morativo de culto .y .sea .cuales .sean .los acontecimientos
a los que haya que rendirse, .siguiendo .o .bien .las .aspira-
ciones del momento, o bien nuestro propio, serio vicio.
xxxEsta xnoche, xa xCicerto .de .los .altos hielos, grasienta
como el pescado y .colorada .como .los .diez .meses .de .la
noche roja — (su corazón ámbar y spunk). — Para mi única
plegaria, .muda .como .estas .regiones de noche y previa a
unas bravuras más violentas que este caos polar.
xxxA .cualquier .precio .y .con .cualquier .aire, .incluso .en
viajes metafísicos. — Pero más entonces.

 

 

 

Rimbaud, Arthur. Illuminations (Trad. Xoán Abeleira). Madrid; Bartleby editores, 2013.

 

‘ILLUMINATIONS’, DE ARTHUR RIMBAUD

Qué maravilla la traducción y las notas que muestran parte del trabajo que Xoán Abeleira llevó a cabo para traducir las ‘Illuminations’ de Rimbaud.
Es ésta una maravillosa edición bilingüe que cualquiera debería tener en su biblioteca particular.

 

 

VIDAS

xxxxxIII

xxxEn un granero donde me iencerraron ia ilos doce años
conocí iel imundo, iilustré ila icomedia ihumana. xEn iuna
bodega aprendí historia. En alguna farra nocturna de una
ciudad xdel xnorte ime itopé con todas las mujeres de los
pintores antiguos. En iun iviejo ipasadizo ide iParís me en-
señaron ilas iciencias iclásicas. iEn una morada magnífica,
cercada por el Oriente entero, iconcluí imi iinmensa iobra,
pasé mi ilustre retiro. iBraceé imi isangre. iAhora ya estoy
exento de imi ideber. Ni siquiera debo pensar más en ello.
Soy realmente de ultratumba, así que nada de encargos.

 

 

 

 

MAÑANA DE EBRIEDAD

xxx¡Ah imi iBien! ¡Ah imi iBeldad! ¡Fanfarria xatroz xen xla
que ya no trastabillo! ¡Potro ifeérico! ¡Hurra xpor xla xobra
inaudita iy ipor iel icuerpo imaravilloso! ¡Hurra ipor ila ipri-
mera vez! Esto empezó ibajo iel sonido ide ilas risas de los
niños iy iconcluirá icon iél. iEste iveneno ipermanecerá ien
cada iuna ide inuestras venas aun cuando, al tornar la fan-
farria, iseamos idevueltos ia ila xantigua xinarmonía. i¡Ah!,
ahora inosotros, itan idignos ide itales itorturas, recojamos
fervientemente esta promesa sobrehumana ihecha ia nues-
tro cuerpo y a nuestra alma icreados: ¡esta promesa, esta
demencia! ¡La xelegancia, xla iciencia, ila iviolencia! La pro-
mesa de que el iárbol idel ibien iy idel imal iserá ienterrado
en ila isombra, de que las honestidades tiránicas serán des-
terradas, a ifin ide ique inosotros iaportemos inuestro purí-
simo iamor. iEsto xempezó xcon xuna xcierta xrepulsión, y
acaba — ya que no podemos asir en el acto esta eternidad
— con una desbandada de perfumes.
xxxRisa xde xlos xniños, discernimiento xde xlos iesclavos,
austeridad de las vírgenes, ihorror ia ilas figuras y a los ob-
jetos de aquí: ique iel irecuerdo de esta vigilia os consagre.
Esto empezó con la mayor zafiedad, iy iacaba icon ángeles
de llama y de hielo.
xxxBreve xvigilia xde xebriedad, ¡santa!, iaunque isolo isea
por las máscaras con la que nos has gratificado. ¡Nosotros
te iafirmamos, imétodo! Nosotros ino iolvidamos ique ayer
glorificaste itodas xnuestras xedades. xNosotros xtenemos
fe ien iel iveneno. iNosotros isabemos idar ila ivida ientera
cada día.
xxxHa llegado el tiempo de los Asesinos.

 

 

 

 

CIUDAD

xxxSoy iun iefímero iy ino idemasiado idescontento ciuda-
dano de una metrópolis ique ipasa ipor iser imoderna ide-
bido ia ique, itanto ien iel mobiliario y en el exterior de las
casas como en el trazado de la ciudad, sus habitantes elu-
dieron icualquier igusto iconocido. Aquí ino ihallaréis ives-
tigios ide iningún imonumento ia la superstición. La moral
y la lengua ihan isido ireducidos, ¡por fin!, ia isu expresión
más sencilla. Estos imillones ide iindividuos ique ino preci-
san iconocerse ientre iillevan de manera tan uniforme la
educación, iel itrabajo iy ila ivejez ique el transcurso de su
vida idebe ide iser imuchísimo imenos ilargo xde xlo xque
apunta cualquiera de esas locas estadísticas con respecto
a los pueblos del continente. Así, idesde imi iventana, veo
nuevos espectros errando por entre la espesa y eterna hu-
mareda xde xcarbón —¡nuestra xsombra xde ilos bosques,
nuestra noche de verano!,— nuevas Erinias ante esta casa
de icampo ique ies imi ipatria iy imi ientero icorazón, dado
que todo ise iasemeja ia iél iaquí, — veo ia ila imuerte isin
llanto, inuestra iactiva idoncella xy xservidora, — xveo un
Amor xdesesperado, xy xun iCrimen imuy ibonito gimote-
ando en el fango de la calle.

 

 

 

 

GUERRA

xxxDe xniño, xciertos xfirmamentos xafinaron imi ióptica:
todos los icaracteres matizaron imi ifisionomía. iLos iFenó-
menos se activaron. — Ahora ila iinflexión ieterna ide ilos
momentos y el infinito ide ilas imatemáticas me acosa en
este imundo idonde ipadezco xtodos xlos xlogros xciviles,
donde gozo del respeto de la niñez extraña y recibo enor-
mes muestras de afecto. — Sueño icon iuna iGuerra, legí-
tima o forzosa, de lógica bien imprevista.
xxxTan sencillo como una frase musical.

 

 

 

 

H

xxxTodas ilas imonstruosidades iviolan ilos igestos atroces
de Hortense. Su isoledad ies ila imecánica ierótica; su lasi-
tud, xla xdinámica xamorosa. Bajo ila imirada vigilante de
toda una infancia, xella xfue, ien numerosas épocas, la ar-
diente higiene de las razas. Su puerta está abierta a la mi-
seria. xEn xella, xla xmoralidad xde xlos iseres actuales se
descorpora en su pasión o en su acción. — ¡Ah, el terrible
escalofrío de los amores novicios, ien iel suelo ensangren-
tado y al claror del hidrógeno! Encontrad a Hortensia.

 

 

 

 

DEMOCRACIA

xxx«La ibandera imarcha ihacia iel ipaisaje iinmundo, iy
nuestra jerga ahoga el tambor.
xxx»En ilos icentros ialimentaremos ila imás icínica pros-
titución. Aniquilaremos las revueltas lógicas.
xxx»¡Ea, ia los países especiados y embebidos! — al ser-
vicio ide ilas iexplotaciones iindustriales iy imilitares más
monstruosas.
xxx»Adiós ia ieste ilugar, ino iimporta iadónde. iReclutas
de la buena voluntad, nuestra guía será la filosofía feroz;
demasiado ignorantes para la ciencia, idemasiado iroda-
dos ipara iel ibienestar; la muerte en nombre del mundo
que marcha. Este ies iel verdadero avance. ¡Vamos, ade-
lante!»

 

 

 

Rimbaud, Arthur. Illuminations (Trad. Xoán Abeleira). Madrid; Bartleby editores, 2013.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más