Archivo

Posts Tagged ‘ángel luis prieto de paula’

DONDE YA NUNCA NADIE

Coche en la arena

 

Dice Ángel Luis Prieto de Paula en el prólogo de este libro:

“En Donde ya nunca nadie, un título que concuerda con otros varios suyos respecto a los que acentúa su negatividad, el poeta se ha apropiado definitivamente de la tradición vigente en su obra anterior, que ahora está personalizada y es tanto menos detectable, y ha incorporado tradiciones nuevas. Antes era perceptible el tour de force entre las corrientes estéticas en que se inscribía ‒si sirve la simplificación, más Otero al comienzo, más Cernuda después‒ y una personalidad que rompía las costuras de la tradición heredada, lo que en ocasiones provocaba un zarandeo de la voz poética que le impedía sentirse cómoda en el cauce escogido. Ahora obra con mayor libertad en la configuración imaginística, y ensaya una dicción cuya plétora pudiera recordar la respiración poderosa de Saint John Perse, pero arrastra sedimentos de un simbolismo telúrico que hemos visto en Antonio Gamoneda. Pero más allá de cualquier homenaje a las poéticas de las que bebe, la poesía de Bascuñana se enfanga en los detritos de la existencialidad, recorre las mazmorras del ser, y a menudo deja ver las cicatrices, no siempre bien cerradas, del sufrimiento. Todo eso estaba allí y está también aquí. Ahora, sin embargo, nos encontramos ante un libro ‒para mí, sin duda el mejor de los suyos‒ en su sazón literaria, que se alimenta de la vida pero no resulta abrumado por ella. A esta armonización de vida y literatura contribuye el que los versos se hayan desprendido de los rigores del metro. Los poemas se configuran como una sucesión de versículos que a veces tocan la prosa, en un encadenamiento salmódico donde las reiteraciones, las obsesiones temáticas y las confesiones fluyentes de una intimidad atormentada consiguen dar cuerpo a la pesadumbre, sobre las pausas rítmicas de un tamtam donde campan por sus respetos el amor ‒perdido‒ y la muerte en lontananza. Ésta va a la zaga del autor hocicando en sus cosas, introduciéndose por los entresijos de sus días, contabilizando sus fracasos y mostrando un rostro que sería aún más intraquilizador si no formara ya parte del paisaje.
xxLas palabras, y en general las imágenes del libro, no tienen una validez por entero autónoma, sino que se ensamblan en la sucesión de los poemas y sólo en ese continuum adquieren todo su sentido, como las letanías de un rosario. No es éste, en fin, un libro de poemas exentos, sino un poema diría que casi convencionalmente troceado y articulado en unidades que son fragmentos de la totalidad, esquirlas que se recomponen en este conjunto. Frente a un referencialismo cerrado, de significados unívocos y enseguida reconocibles, Donde ya nunca nadie se nos ofrece con una apariencia desarticulada, mediante metáforas y comparaciones que fluyen en borborigmos tropezándose unas con las siguientes, y sin renunciar a ocasionales irracionalismos que desanudan las ataduras del naturalismo ramplón.”

 

Y aquí dejo algunos poemas del libro.

 

EL VENDEDOR de misericordia se ahoga en su propia
xxxxxcodicia.
El vendedor de misericordia recorre los mercados del arte y las
xxxxxsacristías de las iglesias y profana el silencio con sus
xxxxxpalabras,
tiene un ojo puesto en la verdad y otro que mira los bordes de
xxxxxla luz,
tiene una mano que acaricia la cabeza de los pobres de espíritu
xxxxxy otra que pide a las puertas de los templos del placer,
tiene un pie que dirige sus pasos al exilio y otro que busca
xxxxxrefugio al amparo de las leyes no escritas del perdón,
pero el vendedor de misericordia, como la muerte, conoce
xxxxxtodos los trucos de su profesión y sabe que la rosa más
xxxxxbella esconde la espina más dolorosa y que el amor es tan
xxxxxsólo una forma de la mentira.
El vendedor de misericordia calla cuando le escuchan los
xxxxxdueños del miedo, habla cuando el provecho es inútil,
y en su boca las palabras adquieren el sabor del metal
xxxxxherrumbroso.
Cada palabra que pronuncia es un latigazo en la espalda del
xxxxxconsuelo.
Cada palabra es un crimen premeditado.
En cada palabra el dolor es como el tañido de una campana de
xxxxxplata, como el vaivén de las olas acunando los restos de un
xxxxxnaufragio en los ojos de un ahogado, como una piedra que
xxxxxduele si tocas la herida.
En cada palabra hay un hombre sin respuestas
que viaja por el país de la perplejidad.
Es difícil no tropezar en las escaleras del corazón, no sentir que
xxxxxel rumbo equivocado es, en verdad, el acertado,
el único posible para escapar de los acertijos de la memoria
y de la traición de los recuerdos.
Es difícil no confiar en la traición de las palabras,
en su dulce traición que empapa todo cuanto toca con sus
xxxxxdedos húmedos de nostalgia, de vino barato y de negra y
xxxxxfúnebre tinta.
Las palabras, como sombras que cruzan el puente de los
xxxxxsuspiros de los labios feroces, acaso de tus labios,
como manos que hurgan en el tímido huracán del pensamiento
xxxxxen penumbra,
en el desván de los momentos que pasaron desapercibidos y
xxxxxahora son como antorchas que iluminan el dolor de
xxxxxentonces,
el dolor de mañana y de pasado mañana,
el dolor de estar vivo en carne viva, sangrando sílabas de agua y
xxxxxde fuego, y arrepentimiento y culpa.
Palabras como garfios clavados en la retina,
como lanzas clavadas en el costado,
como anclas que fondean en la fiebre de la pupila dilatada y en
xxxxxla quietud de los verbos.
Palabras que sólo pronuncian los académicos y los exquisitos,
y los poetas que imparten conferencias en los hemiciclos de la
xxxxxlujuria barroca o en los púlpitos del mediodía cuando los
xxxxxmeses cruzan la distancia que separan nuestras calles y
xxxxxnuestros cuerpos,
cuando el sacristán del carnaval anuncia las fechas del insomnio
xxxxxy la noche da el sí quiero y acaricia el lóbrego cabello de la
xxxxxaurora,
cuando el amor reparte sus dones sin pensar en las posibles
xxxxxconsecuencias
y la mujer de los pechos de nácar visita los imposibles museos
xxxxxdel caos y la concupiscencia con un libro de poemas que
xxxxxsólo ella comprende porque habla de tu ausencia y todavía
xxxxxno ha sido escrito por nadie,
ni para nadie,
ni contra nadie,
porque la poesía corta las cuerdas de la realidad y nos sujeta a la
xxxxxrueda de piedra del molino del tiempo,
porque la poesía multiplica los ejércitos de liberación, pero
xxxxxtambién multiplica las batallas contra nosotros mismos,
porque la poesía es la emoción que no se siente cuando se
xxxxxsiente la emoción y el tiempo rueda boca abajo por la
xxxxxpendiente de la intransigencia,
porque las doncellas etílicas y los héroes mayestáticos en
xxxxxgeneral son muy malos lectores de poesía, pésimos lectores
xxxxxde novela y execrables amantes de una noche,
porque a pesar de la plata y la porcelana de los domingos, del
xxxxxaroma que enfría los paseos matinales y la delgadez afilada
xxxxxde los cuchillos para cortar el cuello de los cisnes,
porque a pesar de todo
y pese a todo
mi alma moribunda se inclina en los arroyos del verso y bebe
xxxxxhasta embriagarse del prohibido licor de los frutos
xxxxxcallados.

 

 

 

 

Y ASÍ nunca.
La geometría del silencio articula el discurso de los dictadores y
xxxxxlas plegarias de los evangelizadores.
La geometría sirve para trazar los mapas de la desolación en el
xxxxxojo de aguja de la rabia por donde pasa el camello de la
xxxxxpaciencia.
No alces la mano contra el enemigo porque del enemigo es la
xxxxxpalabra y sus ataduras de saliva. No alces la mano ni tires la
xxxxxpiedra de la verdad sobre tu propio tejado.
Una y mil veces no.
Una y mil veces acepta el desafío de los conjurados,
acata las órdenes que nadie ha osado acatar,
descifra los manuscritos secretos y aprende los idiomas
xxxxxprohibidos,
analiza tu corazón con la lupa de la sabiduría,
ama el camino que pasa por el deseo y luego renuncia a la
xxxxxvergüenza y al oprobio.
Es difícil, lo sé.
Es difícil no sentir la tentación de los números, no caer rendido
xxxxxbajo el hechizo del pudor,
no rendirse a la evidencia del loco de diciembre.
Renunciar es difícil para el hombre que escribe en las servilletas
xxxxxde los recuerdos versos que cortan como navajas,
versos que se hunden como manos, como lenguas, como
xxxxxespuelas en la débil carne de la esperanza continua,
versos que no se tragan el orgullo y beben aguardiente como
xxxxxbeben los marineros la lentitud del horizonte que se aleja.
Es cuestión de palabras y de tiempo.
Es cuestión de pudor y de tardes esdrújulas como estrellas.
Es cuestión de mirar al niño que encerramos en el armario de la
xxxxxclaustrofobia.
Es cuestión de mirar a la muerte a la cara y preguntarle dónde
xxxxxhabitará el hombre después del hombre, si ha de perdurar
xxxxxla sangre de la sangre.

 

 

 

 

RILKE continúa hablando del dios fluvial de la sangre mientras
xxxxxescribo sobre los alimentos de la emancipación y sobre el
xxxxxvendedor que se ahoga en su propia codicia.
Son propicios los días para arrancarle las alas a la garza del
xxxxxotoño.
Son propicios los días para colocar el dolor en un pañuelo de
xxxxxseda y mostrarlo al mundo como un trofeo otorgado en
xxxxxreconocimiento a los servicios prestados.
La mitad de mi vida sólo vale lo que la otra mitad de mi vida
xxxxxquiera pagar por ella.
La mitad de mi vida son tus ojos que nunca leerán los versos
xxxxxque escribo en lugar de los versos que nunca escribiré.
La mitad de mi vida es una maleta y un piano y una tarde de
xxxxxoctubre tumbada boca arriba. Y las tabernas de la duda y el
xxxxxjardín de la prudencia,
y el cementerio donde descansa mi adolescencia,
y la brújula que marca un norte de diamante inalcanzable para
xxxxxun perdedor,
y la profanación de los altares donde una casta sacrílega recita
xxxxxlos poemas de Eliot como si fuesen poemas de Rilke,
y la parte oscura de la noche.
Puedo mirar atrás.
Puedo mirar atrás y comprender.
Puedo mirar atrás y comprender que hay un ayer que nunca fue
xxxxxmío, como hay un presente que tampoco lo es.
Puedo mirar atrás y comprender que la mitad de mi vida no
xxxxxcabe en una maleta ni en un piano ni en una tarde de
xxxxxjunio tumbada boca abajo ni en las tabernas de la certeza
xxxxxni en el jardín de la imprudencia.
Puedo mirar atrás y remontarme a los mitos primigenios para
xxxxxexplicar por qué los hombres escriben versos que cortan
xxxxxcomo navajas y queman como el aguardiente de la
xxxxxlujuria.
Puedo mirar atrás, a través de la parte oscura de la noche y
xxxxxvislumbrar por qué sobre tu cuerpo es posible morir de
xxxxxmil maneras; de mil y una maneras; de todas las maneras.
Puedo hundir mis manos en el rigor del invierno y encender los
xxxxxcuatro números del candelabro de la muerte.
Porque la muerte sólo asusta a los que no creen en ella.
Puedo hundir mis ojos en los muslos de marzo y adivinar cómo
xxxxxserán los hijos de mis hijos y los hijos de los hijos de mis
xxxxxhijos.
Puedo adivinar qué flores crecerán junto a mi tumba.
No sólo eso, también puedo adivinar por qué ahora mismo el
xxxxxinstante se pudre al pronunciarlo dos veces seguidas en
xxxxxun mismo presente y por qué la poesía es un arma de dos
xxxxxfilos.

 

 

 

 

POR MI BOCA habla Tristan Tzara.
Por mi boca, pájaros que bordean el agua del río y campanas
xxxxxque suenan y hombres que cantan bajo los puentes con la
xxxxxvoz repleta de poemas incestuosos.
Por mi boca, el peligro de los desfiladeros.
Por mi boca, la tuya, y las bocas de todos los demás.
Por mi boca ascienden las escaleras glaciales que llevan al muelle
xxxxxdel resentimiento, porque mi boca es el resumen de todos
xxxxxlos gritos de protesta, porque mi boca filtra el veneno de las
xxxxxsemillas de la montaña mágica y la sombra de los árboles
xxxxxque vegetan en los alrededores de la mitología.
Por mi boca enero se vuelve un demente que mendiga a las
xxxxxpuertas del desdén y el guardián de las etiquetas del decoro
xxxxxy de las tumbas profanadas escribe largas cartas de amor a
xxxxxlas flores marchitas,
a las flores que la viuda nostálgica coloca con primor en los
xxxxxbúcaros de la soledad,
a las flores que la antiquísima doncella de los ojos artúricos
xxxxxcorta con presteza,
a las flores que duermen en los diccionarios de idiomas de la
xxxxxprimera adolescencia, que siempre es la única adolescencia
xxxxxque recordamos.
Enero se vuelve un demente y Tristan Tzara habla con el brillo
xxxxxconfuso de un corazón que nidifica en la memoria del vino
xxxxxgangrenado.
Enero es Rilke disfrazado de lluvia y de abanicos de plumas que
xxxxxrepiten el gesto infinito de la desidia, el infinito gesto del
xxxxxamor derrotado donde bailan los lobos del odio y cabalgan
xxxxxlos álamos del deseo.
Yo mismo soy enero y la lluvia disfrazada y el brillo demente de
xxxxxtu corazón consumido por la ausencia.
Yo mismo soy la tumba y el cadáver que yace en la tumba y el
xxxxxepitafio que cierra la luz de los pétalos.
Yo mismo soy yo mismo ahora que las cartas de la muerte alzan
xxxxxsu voz desde los púlpitos de las oficinas de correos y las
xxxxxsalas de conferencia de las entidades bancarias donde los
xxxxxpoetas de renombre leen poemas, pequeños poemas que
xxxxxcomienzan con la palabra domingo.
Domingo es la primera página del calendario de la devastación.
Domingo son los bueyes que duermen en el establo del mar, y
xxxxxtambién el cansancio y la fe, y la fuerza de la costumbre
xxxxxque nos invita a beber un café tras otro, a encender un
xxxxxcigarrillo tras otro mientras los versos aniquilan nuestra
xxxxxvoluntad.
Domingo son las manos de mi madre tejiendo sudarios de lino
xxxxxpara sus hijos muertos, las manos de mi madre tocando a
xxxxxLizst al piano, las manos de mi madre lavando las heridas
xxxxxde la rutina.
La vida es un domingo que empieza siempre con misa de doce
xxxxxy se prolonga en tus labios y en los periódicos atrasados
xxxxxque sirven para envolver los crisantemos el día de todos los
xxxxxsantos,
los crisantemos que tiñen la vigilia de los celadores del
xxxxxmanicomio de la iniquidad,
los crisantemos que depositamos con un gesto de reverencia y
xxxxxadmiración en las tumbas de los muertos anónimos,
los crisantemos que se pudren el miércoles de ceniza en los
xxxxxdormitorios de la soprano tuberculosa y en los labios de la
xxxxxescritora comprometida.
La vida es un domingo y un ramo de crisantemos y mi madre
xxxxxtejiendo con sus pálidas manos sudarios de lino y Tristan
xxxxxTzara que habla por mi boca.

 

 

 

 

NINGUNA biblioteca albergará el canto del pájaro que anida
xxxxxen los almendros de enero.
Está escrito.
En el agua, en el fuego, en tus ojos.
Está escrito y los traductores lo omiten al traducir el mensaje.
Está escrito en las cartas que la muerte, o lo que yo pienso que
xxxxxes la muerte, o lo que yo denomino la muerte aunque no
xxxxxlo sea, me envía cada cierto tiempo.
Nombro la muerte y el olvido con nombres que no sé si se
xxxxxmerecen.
Incluso tu nombre es impronunciable detrás del brillo del
xxxxxmetal de las condecoraciones.
Tu nombre tiene la forma de mi mano y el aliento de un
xxxxxescorpión debajo de una campana de cristal.
Tu nombre es tu cuello cada vez que me das la espalda siempre,
xxxxxnunca, y a veces.
Siempre, nunca, y a veces, debajo de la campana de cristal y
xxxxxdetrás del brillo del metal de las condecoraciones hay un
xxxxxmuerto con nombre y apellidos y una madre que agoniza
xxxxxen la espera y una novia sacrificada.
Siempre, nunca, y a veces, mis párpados se tiñen con la luz de
xxxxxotros ojos, quizás de los tuyos, con el rubor clandestino de
xxxxxpétalos y espinas, con el tono cansado que la vida concede
xxxxxa los suicidas.
A veces, también, tiñen mis párpados aquello que miran, los
xxxxxversos donde busco, con ahínco y denuedo, la vida, la
xxxxxesencia de la vida, el paisaje interior de una mirada que
xxxxxvuelve siempre al origen primero,
siempre a la palabra.

 

 

 

Bascuñana, Ramón. Donde ya nunca nadie. Alicante; Universidad de Alicante, 2007.

 

OTRO POEMA EN PORTUGUÉS DE CRISTINA MORANO

Aprovechando que pasado mañana estará leyendo en Madrid junto a Gsús Bonilla, hoy dejo aquí otro poema de Cristina que Luís Parrado ha tenido a bien traducir al portugués.

FABRICANTE DE ARMAS
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(Transcripción de una conversación real grabada
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcon cámara oculta para un reportaje de la BBC)

Y esta otra arma que aquí tengo,
por su forma alargada y de fácil
manejo, puede ser utilizada
como eficaz objeto contundente
para disolver multitudes.
Pero además en un extremo,
incorpora una batería
que, accionada por este botón,
produce una feroz descarga
a la vez que se golpea;
o, si se desea, el artefacto
podría introducirse en la vagina
y, desde allí, electrocutar,
sin las complicaciones anteriores
de los clásicos aparatos
similares del mercado.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNo tengan
reparo en preguntar el precio.

 

 

FABRICANTE DE ARMAS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(Transcrição de uma conversa real gravada com
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcâmara oculta para uma reportagem da BBC)

E esta outra arma que aqui tenho,
dada a sua forma alongada e de fácil
manejo, pode ser utilizada
como um eficaz objecto contundente
para dispersar multidões.
Além do mais numa das pontas
incorpora uma bateria
que, accionada por este botão,
produz uma descarga feroz
de cada vez que se golpeia;
ou, se o desejar, o artefacto
pode introduzir-se na vagina
e, a partir daí, electrocutar,
sem as velhas complicações
dos instrumentos clássicos
similares no mercado.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxNão tenham
receio de perguntar o preço.

 

Y para terminar esta entrada de hoy dejo la crítica que Ángel Luis Prieto de Paula escribió tras leer La Insolencia de Cristina.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más