Archivo

Posts Tagged ‘andrés neuman’

FAMILIA

 

FAMILIA

Amo a mi hermana.
Mi hermana ama a mi padre.
Mi madre amó a mi padre.
Mi padre no ama a nadie.

 

 

 

Neuman, Andrés. Dignidad de las moscas. Madrid; Ed. Moco de pavo, 2010.

 

DÉCADA

 

(CÓMO AGUARDAR LA NOCHE)

Soltar esa guitarra, por inútil.
Calentar agua en la tetera
observando el vapor con gesto absorto.
Renunciar a los libros
o posponer su bálsamo.

No pensar nada trascendente.
No insistir demasiado en la masturbación,
o insistir
con calma, sin urgencias
que enciendan la nostalgia.
Descartar
las ventanas, por tristes y promiscuas.

Padecer cada esquina de la tarde,
su obesa indiferencia.

Esperar.

Sólo después, a su debido tiempo,
acometer con rabia las venganzas o las deudas
y cabalgar la bestia de la noche.

 

 

 

 

(LA NOCHE ENTRE PARÉNTESIS)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Bur

La noche entre paréntesis
y su adictivo roce
bastaron para hacerme conocer
el ansia elemental,
latidos de unas ropas,
la rápida tristeza de una vela,
música cómplice, un rincón,
el peso y la medida del olvido.

 

 

 

 

(CONTINUIDAD DE LOS PATIOS)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Félix Romeo

Allá, entonces, todos nos pegábamos.
Llovían puños rojos
y el uniforme ondeaba hecho jirones,
la vida o la pelota. O ser cobarde.
Señalar con el dedo a los más débiles.
Burlarse de los tontos, perseguir a los listos.
Rencorosa amistad para quienes tuvieran
buenas notas, juguetes, una amiga.
Indiferencia, claro,
para el que no supiese matemáticas
ni luciese las zapatillas nuevas
de su padre más rico que otros padres.
Silencio o puñetazo. Puñetazo y callar.
Allá todos nosotros combatíamos
cada blanca mañana,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxhasta que el obvio
mordisco de los años me condujo
a abandonar el patio y esa gente.

Aquí, ahora, todos nos pegamos.

 

 

 

 

(CLAUDIA EN LA BIBLIOTECA)

xxxxxxxxxxxxxxxxPara Rafael Espejo

Rebuscas en los libros
con un extraño afán de jardinera.
Delicada y ansiosa, de perfil me pareces
distinta cuando curvas las rodillas
y se tensan tus muslos
debajo del vaquero. Muerte lenta
contemplar, sin tocarlo,
el pequeño tatuaje en tu cintura.
Será mejor sufrir que describir los pechos:
¿quién se atreve a cruzar los toboganes
que unen la palabra con su tema?

Así que huyo
y finjo distracción.
Si volvieras la vista a quien te escribe
desaparecerías, y es demasiado pronto.
Sigue leyendo, Claudia.
Haces bien en amarte.

 

 

 

 

(A UNA BAILARINA DE TANGO)

Con dos copas
ella siempre bailaba,
yo por norma
no solía moverme de la barra.
Era raro que fuéramos puntuales.
Nos gustaba pelear bajo la luna.
Era pálida, odiaba el maquillaje.
Color tacón de aguja
sus ojos perforaban los ajenos.
Tenía una virtud insuperable:
sonreía sin miedo.
De mí le interesaba, me parece,
la manera que tengo de ser lento
y a la vez imprudente.
Nos quisimos un tiempo
o dos, quizá. No sé.
Fue el amor de mi vida para siempre
y luego no lo fue.

 

 

 

 

(BANQUETE)

Si atravieso la última espiral,
complétame la fuga con un beso
por debajo del lóbulo: con eso
vendería mis bienes por el mal.
Qué sencillo este juego, la moral
se muere entre tus piernas por exceso,
entrego la conciencia y luego ingreso
en tu nerviosa boca de panal.
Inventar un idioma que se calle.
Malhablarnos. Hacer de ti a mordiscos
mi mejor apetito hasta que estalle
la tacaña razón de los ariscos,
la obsesión por cuidar cada detalle,
el miedo a que el placer nos deje bizcos.

 

 

 

 

(EL TOBOGÁN)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara mi hermano Diego

Ya comienzo a notar
una aceleración ajena de los años.
No digo que presienta la vejez
(aunque la veo)
ni inventaré precoces experiencias.
Es algo diferente:
un vislumbre borroso, una antesala
del tobogán, siempre más corto
de lo que el niño desearía
y más veloz de lo que el hombre espera.

Si ya he dejado atrás al niño
(quizá lo cargo a hombros)
hoy tengo frente a mí al hombre que seré.
Soy, como dicen, joven, y no obstante
ya comienzo a notar esta aceleración
extraña, que no es mía, que es del tiempo
y planea arrastrarme, sin consultar conmigo,
hasta un parque de arena y hierba seca
donde, obligado a ser el niño que dejé,
subo la escalerilla y caigo
al encuentro del hombre que me espera,
familiar, con los brazos abiertos.

 

 

 

 

(PALABRAS A UNA HIJA QUE NO TENGO)

Entornaré tus ojos si prometes soñarme.
Compréndeme, no es fácil velar por alguien siempre:
a veces necesito saber que tienes miedo.
Cuando sepas hablar, dame mi nombre;
diciéndome papá habrás hecho bastante.
En invierno no abrigues demasiado
tu cuerpo de princesa, más útil y más noble
es irse acostumbrando a resistir.
Acepta golosinas de los desconocidos
(no está el mundo como para negarse)
pero apréndete esto en cuanto puedas:
más frecuente es lo amargo, que te ignoren,
y no los caramelos.
Te enseñaré a leer fuera del aula
y llegada la hora quiero que escribas «mar»
sobre los azulejos del pasillo.
Cuando cruces por fin la calle sola
sabrás que el riesgo y la velocidad
perseguirán tus días para siempre.
No creas que en el fondo no soy un optimista:
de lo contrario tú no estarías ahí
cuidando que te cuide como debo.
Como ves, desconfío
de quienes no veneran el asombro
de estar aquí, ahora.
Existe la alegría, pero duele;
tendrás que conseguirla.
Y cuando la consigas tendrás miedo.

 

 

 

Neuman, Andrés. Década (Poesía 1997-2007). Barcelona; Ed. El acantilado, 2008.

 

MÍSTICA ABAJO

 

(CATEDRAL VULNERABLE)

Su belleza es el don de lo perdido:
hace ya mucho tiempo que los fieles
dejaron esta casa.
Desde entonces sus muros indefensos,
sus piedras literales,
su eternidad mordida, corporal
se entienden con el viento y con las lluvias.
Ahora, al ser tan débil, su música es humana.

 

 

 

 

(PLEGARIA DEL QUE ATERRIZA)

Cielo, yo que no creo que en ti floten mensajes
y que leo en el alma (y digo alma)
cómo nada más alto nos protege
que el placer, la conciencia y la alegría,
yo te prometo, cielo,si aterrizamos sanos
que guardaré este miedo que hace temblar mi pulso
mientras escribo en manos de la furia del aire.
Lo guardaré, si llego, no para fabular
razones superiores ni para desafiarlas
sino por recordarte siempre, cielo,
liso, llano y azul como ahora te alcanzo,
hermoso, intrascendente, un simple gas que agita
la luz y me conmueve
como sólo un viajero transitorio,
como sólo un mortal puede saberlo.

 

 

 

 

(MUJER LEYENDO)

Admirar es el verbo
que dice en su doblez
lo que despierta en mí tu quieta pose.
Esa misma doblez está en tus pechos
porque elevas el libro y lo sostienes
juntando bien los brazos, plegando la atención.
Me tienta imaginar el personaje
al que estás abrazando, en qué adjetivos
prefieres detenerte. Me entretengo
calculando la pausa, la cadencia
con que pasas las páginas; sonrío
al comprobar que eres una lectora lenta,
con rodeos de asombro o de pregunta.
Quién pudiera de ti recibir esos ojos
con el mismo deseo, con idéntica hondura.
Eres lo que hace falta. Belleza meditando.
Carne con su temblor y su sintaxis.
Ese lugar en que la inteligencia
y la sensualidad se hacen un nudo.

 

 

 

 

(LA ESTANCIA Y LOS TRASLADOS)

Artesana, de par en par te ofrezco
mi morada hasta el último postigo.
Mi morada, aunque no sus posesiones:
no necesitas préstamos ni herencias,
tú habitas lo que tocas con lo tuyo,
lo tuyo es suficiente y lo trasladas.
En ti tendré mi viaje por la tierra
igual que en mí hallarás la casa móvil.

«Yo prefiero mil veces», me susurras,
«una puerta entornada que un castillo».
Admiro ese misterio
con que todo en ti piensa o se distrae.
Tú también nos das forma y aquí dentro
la mitad de mis voces son las tuyas.

Eso sí, cuando salgas,
cuando sea que cruces el umbral
porque así lo decide tu camino
apágame las lámparas despacio
y enséñame por dónde sale el sol.

 

 

 

Neuman, Andrés. Mística abajo. Barcelona; Ed. El acantilado, 2008.

 

EL EQUILIBRISTA

 

Cada vez que nace un héroe, muere un ciudadano.

 

xxxxx*

 

Qué increíble progreso supondría reemplazar lo políticamente correcto por lo moralmente profundo.

 

xxxxx*

 

Las ideas actúan. Por eso no todas las opiniones son respetables.

 

xxxxx*

 

Si no aceptamos nuestros demonios, sólo podremos aspirar a ser pésimas buenas personas.

 

xxxxx*

 

Mucho más que nuestras opiniones, nos delatan nuestras conjeturas.

 

xxxxx*

 

Hedonista y reflexivo.

 

xxxxx*

 

El odio es vírico. La envidia, crónica.

 

xxxxx*

 

A veces nuestro enemigo interior es lo mejor de nosotros mismos.

 

xxxxx*

 

La juventud no es insultante sólo por la actitud de quienes la poseen, sino por las melancolías de quienes la contemplan.

 

xxxxx*

 

No confundir la moral con quienes la defienden.

 

xxxxx*

 

La plenitud contempla el placer durante el placer.

 

xxxxx*

 

La entrega permanente es egoísta. La generosidad también consiste en permitir que nos ofrezcan.

 

xxxxx*

 

Procurar no hacer nunca daño a nadie. Pero dar la impresión de ser muy capaz de hacerlo.

 

xxxxx*

 

Noticia trágica: el sentido del humor tampoco nos hace invulnerables.

 

xxxxx*

 

¿Leemos los periódicos para informarnos? ¿O lo hacemos con el secreto fin de confirmar nuestra idea de la realidad?

 

xxxxx*

 

¿La tradición como ancla o como trampolín?

 

xxxxx*

 

Terminar una obra es una proeza. La única mayor es empezarla.

 

xxxxx*

 

La disciplina es una estética.

 

xxxxx*

 

El sentido no precede a la obra: es su conquista.

 

xxxxx*

 

Todo crítico o artista que pregona el apocalipsis se postula en secreto como superviviente.

 

xxxxx*

 

El erotismo es una posibilidad; la pornografía, un hecho consumado. La diferencia no es moral sino lingüística.

 

xxxxx*

 

Don de la soledad: escribimos porque estallamos de urgencia por decirle algo a alguien, y no encontramos a quién.

 

xxxxx*

 

Los poetas sólo aspiramos al mismo trato que reciben los demás ciudadanos: pagadnos.

 

 

 

Neuman, Andrés. El equilibrista. Barcelona; Ed. El acantilado, 2005.

 

OCTUBRE (II)

Hoy dejo otros tantos poemas que aparecieron en aquellas octavas de poemas de la revista ‘Octubre‘.

 

 

ANDRÉS NEUMAN

FÓRMULA DE LA GRAVEDAD DE NEWTON (EN NÚMEROS)

Fray Luis conversa con el viejo.

“Qué has hecho con mi orden,
por qué mordiste el plectro
para escupírmelo así, diminuto.

Y encima mira, mira
ahora dónde estamos.”

No puede responderle Galileo de la risa.

 

 

ANTONIO PARRA

RECIBIMIENTO

Fabricantes de pureza
me recibieron bien en una sala.
Dieron gracias  a lo Alto
por la bendición que suponía
y me ofrecieron su cruz,
sus hábitos y sus plegarias.
Ellos no podían imaginar,
absortos en mi equívoca mirada,
que les llegaban, como del cielo,
el mundo, el demonio y la carne
en forma de muchacho.

 

 

ANTONIO MARÍN ALABALATE

THE DOOR

¿Qué hacer con este coño cerrado?

¿Con qué llave maestra abrirlo
Para entrar sin violencia?

 

 

JESÚS BELLÓN

de ‘ESTADO DE SITIO’

MANUAL PARA VOLVER A ESPAÑA (Homenaje a las Brigadas Internacionales)

xxxxx“(…)Todos sus problemas brotan (…) del sistema hegeliano. No sólo sus respuestas,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsino también las preguntas mismas entrañan un engaño.”
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxK. Marx y F. Engels. La ideología alemana

Hubo algo más que abulia o que pereza
o que amor al descanso o que este clima
que dicen que produce a los latinos.

Hubo algo aquí que no fue sólo el mito
ni la mentira o cuentos que se citan
para explicar, aún, nuestra tristeza.

Aquí, hubo una guerra.

Y represión, y tanques, y exiliados…

Y más de medio siglo de derrota.

 

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más