Archivo

Posts Tagged ‘anda’

ANDA, HOMBRE, LEVÁNTATE DE TI

David González 'Anda, hombre, levántate de ti'

 

xxxxxEL PROPIETARIO

xxxxxÉl determinaba
xxxxxa qué hora se podía salir
yxxxxa qué hora había que entrar.

xxxxxÉl te indicaba
xxxxxa quién le podías abrir la puerta
yxxxxa quién le podías dar con ella en las narices.

xxxxxÉl señalaba
xxxxxcuál era tu sitio en la mesa,
xxxxxen qué momento te sentabas a ella
yxxxxen qué momento te podías levantar.

xxxxxÉl decidía
xxxxxcuando se apagaban las risas
yxxxxse callaban las luces.

xxxxxLa casa de mi padre
xxxxxera la casa de mi padre.

xxxxxNo la mía.

 

 

 

xxxxxLUCES EN LAS VENTANAS

xxxxxEs un edificio de ladrillo rojo.
xxxxxLas ventanas aún conservan los marcos de madera.
xxxxxNunca dispusieron de cristales que los críos pudiéramos romper.
xxxxxEs un edificio de ladrillo rojo, deshabitado. Mejor dicho:
xxxxxnunca terminaron de construirlo, nunca estuvo habitado.
xxxxxEn su azotea, sin embargo, anidan las gaviotas comunes,
yxxxxen el portal paren las gatas callejeras,
yxxxxtambién, por temporadas, en una habitación del tercer piso,
xxxxxdormía el poeta.
xxxxxDormía allí siempre que se escapaba de la casa de su padre.
xxxxxDormía en el suelo,
xxxxxencima de una manta,
xxxxxtapado con otra,
xxxxxde almohada su ropa.

xxxxxVan a derruirlo. El edificio. Y no tardando mucho.
xxxxxLos obreros han terminado ya de colocar los andamios.
xxxxxVan a demolerlo. Y está bien que así sea.
xxxxxDisfrutaré de mejores vistas. Construirán otro más pequeño
xxxxxVendrán familias a okuparlo. Habrá
xxxxxmadres
yxxxxluces,
xxxxxen las ventanas,
yxxxxhasta es posible, solo posible
xxxxxque en la habitación del tercer piso en que yo dormía,
xxxxxduerma pronto
xxxxxotro niño.

 

 

 

POLVO DE ESTRELLAS

A él se lo escuché:
al científico, al escritor:
a John Gibbin:

Básicamente, dijo,
somos polvo de estrellas.

, repitió, eso es lo que
somos: polvo de estrellas.

Convendría no olvidarlo.
Tenerlo siempre presente.

Polvo.

No estrellas.

 

 

 

xxxxxHISTORIA DE ESPAÑA (NUDO)

xxxxxUn nudo. Esto, explica la anciana,
xxxxxfue lo último que hizo mi padre
xxxxxcon sus propias manos. Un nudo.

xxxxxPiénsalo.

xxxxxEs lo último que hace ese hombre
xxxxxcon sus propias manos.

xxxxxNo estrecha entre sus brazos
xxxxxa su madre, a su hermano o a un amigo.
xxxxxNo acuna en ellos a su hija recién nacida.
xxxxxTampoco le aprieta las nalgas a su mujer,
xxxxxni le acaricia los pezones, los pechos,
xxxxxlas mejillas, el pelo tan siquiera…No,

xxxxxcon ellas, con sus propias manos,
xxxxxlo último que le permiten hacer a ese hombre
xxxxxantes de fusilarle
yxxxxarrojarlo a una fosa común es

xxxxxUn nudo, repite la anciana
xxxxxpara las cámaras de televisión
xxxxxde un canal
xxxxxde historia. Historia
xxxxxde España:xxxxxxxxde un tajo,

xxxxxel entierramuertos cortó el cordel
xxxxxque el padre de la anciana
xxxxxse había atado alrededor del tobillo
xxxxxpara rersponder así a la pregunta
xxxxxque horas antes, le había hecho su mujer:
¿Yxx cómo vamos a distinguir tu cuerpo
xxxxxentre todo ese montón de cadáveres?

xxxxxMientras aparecen los títulos de crédito,
xxxxxla anciana le da un beso al cordel,
yxxxxluego devuelve a su caja de pino
xxxxxeste nudo
xxxxxque todavía nadie, repito, nadie, se ha molestado
xxxxxen deshacer.

 

 

 

xxxxxEL SELLO

xxxxxAlgunos desempleados escuchan promesas
xxxxxde trabajo en los tablones de anuncios.
xxxxxOtros guardan cola, en fila de a uno,
xxxxxde a dos si contamos también a sus acompañantes,
xxxxxen hileras interminables, ante mesas de formica
xxxxxque son como puestos de aduana, que son
xxxxxpuestos de aduana: a un lado,
xxxxxla miseria; al otro, una relativa prosperidad.
xxxxxEl sellador, y conste que si le aplico este adjetivo
xxxxxse debe, solo, a que esa parece ser
xxxxxla única tarea que desempeña en esta oficina,
xxxxxel sellador, espatarrado en una gira sillatoria
xxxxx(sí, una gira sillatoria, has leído bien), me saluda
xxxxxcomo si nos conociéramos desde guajes:
xxxxx¿Qué, David? ¿Todavía sigues escribiendo?
xxxxx, le digo. De momento sí.
xxxxxYo lo dejé, me confiesa, como si estuviéramos hablando
xxxxxde sexo, drogas o rock and roll, y no de poesía.
xxxxxEs una verdadera lástima, le digo.
xxxxxPero me alegra saber que otra gente no, dice,
yxxxxluego me devuelve la tarjeta del paro,
xxxxxsellada.

 

 

González, David. Anda, hombre, levántate de ti. Madrid; Ed. Bartleby, 2004.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más