Archivo

Posts Tagged ‘ana martínez castillo’

DE LO TERRIBLE

.

TREINTA Y UNO

El humo quiso que pareciéramos semillas.
Quiso que nos sembráramos muy profundo en la tierra.
El humo fue quien nos miró y nos dijo «ahora».
Y fuimos derechos a la tierra. Fuimos a amanecernos a
la tierra. Fuimos a la tierra como .el .que vuelve a casa.
Como el que vuelve y no se reconoce.

.

.

.

.

.

DIECISÉIS

Los xotros, .siempre xlos xotros, serán xlos xotros xlos
que invadan las terribles praderas .de lo cierto, los que
preserven la palabra .allí .donde .asedie .el .tiempo .la
mortaja, los que celebren la vida a pesar de todo.
Y yo aquí, ninguna, pequeña, grisáceo indicio diminuto,
yo los veré pasar, a .los .otros, a los que son, a los que
siguen.

.

.

.

.

.

SIETE

Libar .el .veneno, acercarse xel xveneno xa xlos xlabios,
hacer de este segundo un principio.
Ser única y clara un instante.
Y luego esperar a que alguien venga, y se atreva a lañar
este silencio.

.

.

.

.

Martínez Castillo, Ana. De lo terrible. Albacete; Chamán ediciones, 2020.

.

LA DANZA DE LA VIEJA

.

Y YO QUE CREÍA TENER

Y yo que creía tener
hormigas en los ojos
y resulta
que no era más
que esa canción triste,
que no era más
que esa canción tan triste,
que no era más
que el humo,
la lluvia que me adorna
las mejillas, el viento
metálico
rozándome los guantes.

.

.

.

.

.

MILONGA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPor cada vez que vomito,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxando pisando en el aire…
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJosé Larralde

Qué quieres que le haga
si mis ojos son tristes,
si se arrugan mis sueños,
si de verdad
nada sé de la vida
y en los días impares
dejo caer mis bocas
como rizos o dunas.
Qué quieres que le haga
si no nací de las paredes,
si hace noches
que me silba la tierra,
si solo me queda pisarle
los dedos al silencio,
y desordenar sin querer
el vuelo de los pájaros.

.

.

.

.

.

TE DIGO QUE LA NOCHE

Te digo que la noche.
Que la noche racimo.
La noche derramando
sus cabellos de cera.
El hueco de la noche
en mis pupilas
si por torpeza paso
a través de los muros,
si por descuido
me beso con las moscas
en las esquinas.
Te digo que la noche,
la música arañazo,
la música distante
que no hace preguntas,
la música
y el momento
de caminar por las cornisas,
niña de ojos cerrados
como puertas cerradas,
niña descalza
en las noches sin peines.

.

.

.

.

.

MADRUGADA

Recuerdo
tu sombra
de puntillas
por los tejados,
en aquella mañana
en la que el frío
desataba su luz.
Recuerdo todavía
los pasos del invierno
sobre la alfombra,
la ventana tan blanca.
No son campanas
lo que se escucha a lo lejos,
es solo esta vida,
que ya bosteza.

.

.

.

.

.

LA CIUDAD, INOCENTE, TURBADA

La ciudad,
inocente, turbada,
extiende su regazo
de tibia madre
para que descansemos la cabeza
y, dormidos, sintamos
más agudo el roce
de lo doméstico,
para que merezca la pena
morir de puro cotidianos.

.

.

.

.

Martínez Castillo, Ana. La danza de la vieja. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2017.

.

BAJO LA SOMBRA DEL ÁRBOL EN LLAMAS

.

LA OTRA

A veces guardo
vidas secretas,
más formas de ser otra.
A veces solo a veces
insisto en no ser yo
la que habla, la que sueña
la que tiene en los ojos
un brillo de alfileres.
Y entonces imagino
que es aquella otra
la que habla, la que sueña
y escribe estos poemas con paciencia
como envuelta en quietud silvestre.
Esa que escribe estos poemas,
la que imita mis muecas y mis formas,
la que respira y se rodea de algas,
esa que se parece a mí pero no soy yo,
a veces solo a veces
escribe estos poemas
como si fueran suyos,
como si fueran ciertos.

.

.

.

.

.

SIGUES LAS PISTAS

Sigues las pistas
para localizar
lo perdido, lo rezagado,
temes perderlas luego,
cuando sea cenizas el brillo de la aurora.
Añades en el mapa
el lugar de las lindes,
el punto exacto
de todo aquello que respira
que pincha, que se arrastra.
Temes perderte y sabes
que todos se dan cuenta,
y disimulas, silbas al viento,
haces como que no
y continúas,
porque la vida se reduce a ordenar
los límites desordenados
del mundo,
a no volver a preguntarte
por qué los otros pueden
ser imperfectos
y tú no.

.

.

.

.

.

PASEO

He salido para fingir
que nunca fui tocada
con el don de lo mediocre,
que nunca fui como parezco,
he salido para inventar
el premio de la aguja,
para decir palabras como bronces,
y llamar a la noche partera de sombras,
brincar metáforas como insectos,
cabellos de arte mayor,
frentes retóricas.
Y aquí,
en la estación que se arquea,
me siento y miro
la gente que viene y va
y me aguanto
las ganas de huir
y coger un tren,
un tren cualquiera.

.

.

.

.

.

MORIRÉ Y NADIE LO SABRÁ NUNCA

Moriré y nadie lo sabrá nunca.
Moriré en .secreto, a .la .sombra .del .incendio, con las
pupilas llenas de barro, acurrucada en un sueño que se
sueña muy despacio.

.

.

.

.

Martínez Castillo, Ana. Bajo la sombra del árbol en llamas. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2016.

.

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (127)

.

Tuve la suerte de conocer personalmente a Ana Martínez Castillo hace unos meses y ha tenido a bien enviarme parte de su obra poética publicada.
Quiero agradecerle públicamente el detalle que ha tenido y de aquí a nada les contaré, porque en un primer vistazo ya he alucinado con algunas de las cosas que he visto.

.

DOS POEMAS DE ‘LA DANZA DE LA VIEJA’, DE ANA MARTÍNEZ CASTILLO

 

ENNEGRECIDOS EL CUERPO, LAS MANOS

Ennegrecidos
el cuerpo,
las manos,
la melena de niña ráfaga,
ennegrecidos
por todo lo que sea noche,
por todo lo que sea ayer.

 

 

 

 

Y QUÉ SI HAY MACONDOS

Y qué si hay Macondos
en todas partes,
si no podemos desnudarnos
delante de los perros,
si se caen las viejas
de los tejados
como fruta madura.
Al fin y al cabo,
los gusanos nos ganan
en intenciones
y número.

 

 

 

Martínez Castillo, Ana. La danza de la vieja. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2017.

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – ANA MARTÍNEZ CASTILLO

el-peligro-y-el-sueno-ana-martinez-castillo

 

ANA MARTÍNEZ CASTILLO (Albacete, 1978) es profesora de Lengua castellana y Literatura, narradora, poeta y crítica literaria. Ha recibido galardones como el Féile Filiochta International Poetry Competition, 2004, y figura en varias antologías: La generación fanzine. Poetas de Albacete para el siglo XXI, de Arturo Tendero (Ediciones de la Diputación de Albacete, 2011); Antología Fractal El llano en llamas (Fractal, 2011); In absent(i)a (Nanoediciones, 2011). En solitario, ha publicado el poemario La danza de la vieja (Ediciones de la Diputación de Albacete, 2003) y Bajo la sombra del árbol en llamas (La Isla de Siltolá, 2016). Ejerce la crítica literaria en la Revista Vísperas, de la que también fue editora durante el año 2014.

 

 

 

 

POÉTICA

Creo en la metáfora por encima de todas las
cosas. En la metáfora y en la imagen visionaria
más allá del mensaje. Mucho más allá del men-
saje. Metáforas e imágenes como una bofetada
en la cara, como un aire frío en mitad de la
noche.
La poesía en la que creo (y digo creer porque
toda poesía es un acto de fe, una suerte de mi-
lagro) es una poesía de la imaginación, trans-
formadora y creacionista. Porque el mundo hay
que inventarlo y hay que inventarlo a voluntad.
Es por eso por lo que se lo debo todo al Sobre
los ángeles de Alberti y me emocionan Vicente
Aleixandre, Alejandra Pizarnik, Leopoldo María
Panero, Blanca Andreu.
La poesía es una mano invisible que te toca. Es
el noble arte del contagio.

 

 

 

 

ATARDECER

Cuando el día termina de recoger
sus cabellos en largas trenzas,
cuando la tarde se vuelve parda,
se vuelve teja,
corteza o cáscara de nuez,
toman mis ojos forma de fogatas,
voy tejiendo pestañas y finos dedos.
La noche se tizna y escarabajea
y maúlla entre los leños el gato-duende,
oscuro el patio como caparazón de grillo,
como el hueco que dejan las puertas entornadas.
Va siendo de ceniza el tiempo que transcurre,
van tocando mis manos surcos o límites.

 

 

 

 

LISBOA

Variar el rumbo extraño.
Y llevar en los labios
la certeza de ser
esta niña sin alas
que fingía ciudades,
que fingía sus pechos
y sus muslos de ave,
que no tenía ya sus ojos,
pero sí la cintura oscura
como oscuros encajes,
pero sí la garganta sujeta
con papel y con cintas.

xxxxxxxxxxxxxxxxx(de La danza de la vieja)

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más