Archivo

Archive for the ‘Poesía’ Category

EVA TENDIENDO LA ROPA

Comentaba hace un par de días que me había llegado ‘Eva tendiendo la ropa’, de Sandro Luna; que el autor había tenido el detallazo de enviármelo. Un libro con el que obtuvo el XXVIII Premio Internacional de Poesía “Antonio Oliver Belmás”, en cuyo jurado estaban Luis Alberto de Cuenca, Eloy Sánchez Rosillo, Blanca Andreu y Vicente Gallego.

El libro muestra cómo Sandro Luna es de esos poetas que tiene el don de transformar el desasosiego por el significado en objeto de consideración poética. Esa búsqueda constante del significado se vuelve incesantemente pregunta a lo largo de todo el libro de una manera casi obsesiva, una búsqueda que desemboca en el convencimiento de que el sentido de las cosas, su salvación (como afirma aquí Jesús Párraga) no es algo privado, sino que pertenece al mundo.

 

 

 

 

Y aquí tienen algunos poemas del libro.

 

 

MADRE HIERBA

¿De qué luz puesta en flor
es este vencimiento?

¿Qué palabra se dice y no se dice
y nos mantiene puros?

Si yo pudiera,
madre,
con tan poco decirte.

 

 

 

 

QUÉ SABRÁ

¿Qué sabrá de la luz la luz del sol,
de la respiración el aire vivo?

 

 

 

 

YO ME CANTO A MÍ MISMO

xxxxxxxxxxxxxxxxA Walt Whitman

Corre el aire en la hierba,
por mi pecho,
sencillo y misterioso.

Tengo mi corazón
despierto como un faro.

Dentro de mí,
la noche.

Y todo se celebra.

 

 

 

 

LA PALOMA Y EL MENDIGO

Yo dejo que me robes.

¿Quién podría
quitarme lo que es mío?

 

 

 

 

TUMBADO EN LA HIERBA

Porque no deben nada,
los pájaros no vuelan,
son el aire.

 

 

 

 

FIEBRE

xxxxxxxxxxxxxxxA Agustín Pérez Leal

¿Qué gloria hay en el aire?

¿Qué sol de los milenios?

Volar con los jazmines y morir.

 

 

 

 

AGUA

Esta sed no se encuentra,
sobreviene.

Un cántaro la lleva,
y está roto.

 

 

 

 

PARECÍA
(Hojas de hierba)

xxxxxxxxxxxxxxxA Josep y María

Parecía en el humo vagar mi corazón.

Junté toda la hierba
y la deshice.

¿Dónde
la gravedad,
si nada pesa?

 

 

 

 

FLORECIMIENTO

Teniendo ya una rosa,
¿qué rosa codiciaba?

 

 

 

 

MADRUGADA DE PRONTO

xxxxxxxxxxxxxxxA Quique Vergara

Donde termina el sol pongo mi casa,
tan adentro
que ya no sé siquiera qué es la hondura.

Qué vergüenza mirar
y no ver nada.

 

 

 

 

AMANECE
(Un blues para mi hija)

xxxxxxxxxxxxxxxA Rubén de Jesús y Juan Aranda

¿Qué me enseña este pájaro?

Tan temprano y ya late
conmigo en la mañana
su corazón de nadie.

 

 

 

 

MIRAR ADENTRO

xxxxxxxxxxxxxxxxA Leonard Cohen

He visto sin ser visto.

Sólo había belleza.

Y yo la alimentaba con mi muerte.

 

 

 

 

SEÑALES

Mañana moriré
y estoy como la hierba,
renaciendo.

Me he perdido en mí mismo
y todo lo que encuentro me señala.

 

 

 

 

LA CASA ENCENDIDA

xxxxxxxxxxxxxxxxA Eva,
xxxxxxxxxxxxxxxxverdadera y sencilla,
xxxxxxxxxxxxxxxxamiga fiel y grácil.

Como el sol que se posa entre los pétalos
te acercas a mi casa
en esta luz de nadie sin ahora.

¿Qué podría engañarnos?

Vivamos siempre aquí,
en la blanca llama.

 

 

 

 

EVA TENDIENDO LA ROPA

Algo despierta en mí:
el movimiento eterno
de unas manos que tienden.

 

 

 

 

PIEDRA

xxxxxxxxxxxxxxxxA Miguel Ángel Velasco,
xxxxxxxxxxxxxxxxsiempre vivo

Si el viento la ha movido,
si la ha mojado el agua.

¿Qué dirá de nosotros
que la hemos contemplado?

 

 

 

Luna, Sandro. Eva tendiendo la ropa. Valencia; Ed. Pre-textos, 2015.

 

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (LVII)

 

Acaba de llegarme el libro con el que Sandro Luna obtuvo el XXVIII Premio Internacional de Poesía ‘Antonio Oliver Belmás’.

En un par de días les comento.

 

Categorías:Poesía Etiquetas: ,

PRESENTACIÓN DE ‘EL PRIMER ANIMAL DE LO INVISIBLE’, DE EUGENIO SÁNCHEZ SALINAS

 

Ediciones Liliputienses acaba de publicar el primer libro de Eugenio Sánchez Salinas. El libro se presenta esta tarde a las 19:30 en la Universidad de Murcia.

A mí me pilla fuera de Murcia, así que todos los que podáis acercaos a verlo, descubriréis a un poeta por el que algunos apostábamos hace ya años.

 

MARCOS ANA

 

Después de leerme la autobiografía de Marcos Ana, que lleva por título ‘Decidme cómo es un árbol’, dejo aquí el poema del que está sacado el título del libro.

 

LA VIDA

¿La vida?

Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto de un río,
cuando se cubre de pájaros.

Habladme del mar. Habladme
del olor ancho del campo.
De las estrellas. Del aire.

Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llaves
como la choza de un pobre.

Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del amor: no lo recuerdo.

¿Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?

¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una sepultura
y la canción de mis losas?

Veintidós años… ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma…

Escribo a tientas: el mar, el campo…
Digo bosque y he perdido
la geometría de un árbol.

Hablo por hablar de asuntos
que los años me borraron.

(No puedo seguir: escucho
los pasos del funcionario).

 

 

Y así apareció la versión del poema en la prensa inglesa a principios de los años 60:

 

LIFE

Tell me what a tree is like.
Tell me of the song of a river
When the birds lie upon it.

Speak to me of the sea, speak to me too
Of the smell of the fields,
Of the stars,
Of the air.

Talk to me of the horizon
Without bolts and without keys,
Like the simple cottage of a poor man.

Tell me what the kiss of a woman
Is like, Find me the word
For love: I have forgotten it.

Are the nights still perfumed
With the passion of lovers
Trembling under the moon?

Or is there only this pit,
The lights of a grave
And the music of steps on stones?

Twenty-two years… I have forgotten
The size of things, their colour, their smell,
I write

Falteringly — ‘sea’, ‘fields’,
I say ‘woods’, and I have lost
The geometry of a tree.

I speak only to speak of the things
That the years have washed away.

 

 

P.D. Cada vez que recuerdo este poema siempre es junto a este tema de Extremoduro.

 

DE ORO Y DE FUEGO

 

FUENTE DE GARGAFIA

Dicen que la vida está en otra parte,
que puedes continuar manteniendo apariencia,
al otro mundo para su disfrute,
para manifestarle tu buena voluntad,
que a este mundo ni quedaron las brasas,
pájaros inmóviles en el aire.

Que no se traicionase tu secreto,
la fuente está cegada, a no dudar,
con refinadas artes sortea los peligros;

lo único que pides
que tu vida ya sea
sólo un mal recuerdo sin ningún nombre,
carne para los perros,
botín incalculable,
despojarla del oro que pueda contener.

 

 

 

 

NATURA NATURANS

¿Qué vida no viví?
Viví la vida de un viejo eremita,
su bautismo de espíritu y de fuego,
silenciosa maravilla del cuerpo,
energía que mantiene por siempre
el orden de las cosas.
Y también la de un pájaro salvaje,
ese acercarse al sol de la verdad,
ser capaz de sostener su mirada,
la antorcha de la vida.

Llegué y arrasé tierras,
sin sentimiento ni espanto viví
la indecisa batalla.
Pérdida del equilibrio y medida,
de bravura y de magnanimidad
la que prudencia obliga.
¿Qué vida no viví?

 

 

 

 

ENCUENTRO AMOROSO Y NOCTURNO

De vuestra herencia, Amor,
página iluminada
incorruptible, eterna
ara de toro, tesoro extraordinario,
que en vida se apropiaron del recuerdo
si prendieron tus llamas.
De conocerlo todo sin descartar opción,
la que nos dispensó un trato clemente,
plena de inteligencia.
Es la forma en que teje nuestra vida
su otro culto mistérico,
los indicios que revelan, Amor,
todo un Reino nocturno.

 

 

 

 

ACONITUM ANTHORA

Todos los versos, el Verso, el activo
venenoso, altisina la mortal,
relajante jarir
que por dentro me quema,
lo que de juventud
aún queda en mi sangre,
la entrada en cautiverio.

Lo único que tengo,
qué más puedo pedir,
la única esperanza de explicarme,
sit
xxxtibi
xxxxxxxterra
xxxxxxxxxxxxlevis —decían los Antiguos—

y que la vida valga sólo por el Placer,
sea fuego en el fuego.

 

 

 

 

FESTÍN DE ALEJANDRÍA

Se me antojó una cosa
cincelada bajo el signo del hombre,
nacida del ejemplo, ajena al mundo,
estancia ocasional de arribada y anclaje,
que recibida con la unción sagrada
nunca se me mostrase renuente.

Pero al saber que todo
está escrito en el cielo,
que aquello que está arriba
es como lo de abajo y viceversa,
me topé con su incrédulo reverso:
la felicidad próxima,
la que asemeja a un hombre
—el preso de las dudas—
con toda la apariencia de entusiasmo,
a soga y tizón hilada su mente.

Le puse en concederle jerarquía
tan fina corona a su manera atormentada
que por no manchar mis manos de sangre
convirtióse en manso todo mi Sino.

Un silencio,
xxxxxxxxxxxdespués,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsobrevino un silencio
oportuno testigo de todos tus misterios,
y pronto se desbordaron los límites.

 

 

 

 

ENAIMA
(CON SANGRE)

Agradece vivir,
gozar la Reina de los trovadores
con el arte del amor depurado,
luego escribe sin ira
una ofrenda de pájaros.
Que tu júbilo no conozca límites,
nada esperes ganar de la concordia
y sí todo del miedo y el desorden,
son la burla y el escarnio
desperdicios humanos.
Como si tuvieras que decidir
en la suerte del mundo
besa a Dios en la boca,
copula con demonios,
luego, al alba del día,
tu cabeza y tus manos expuestas en el Foro.

 

 

 

Rodríguez, Alfredo. De oro y de fuego. Sevilla, Ed. Los Papeles del Sitio, 2012.

 

RITUAL DE COMBATIR DESNUDO

 

ALUMBRES DE ORIENTE

De ellos se sabe muy poco de cierto
—sabiduría hermética—,
desde la lejanía de los siglos
a través de fronteras y de épocas,
hombres que amaron igual que nosotros,
libres de las fortunas y los rangos;

que tomaron el camino más corto
en medio de la noche y la tormenta,
vieron pasar Amor ante sus ojos
para luego obtener su beneplácito,
honrarlo y complacerlo;

al reservarse el goce
por alguna princesa de la sangre,
qué largo y hondo anhelo
en dicha, y tensa espera,
viejo signo indeleble de la vida,
pues llevaban consigo la semilla
bordada en hilo de oro,
la buena estrella alquímica,
la voz de las sirenas,
espléndido botín
por la única salvación del mundo,
repetidos reveses,
el derecho de vida o la muerte en campaña

 

 

 

 

SOLA SCRIPTURA

Si he de dudar de todo lo adquirido
en momento de suerte
no seré sino un astro en el ocaso;

blandiendo en diestra espada y en izquierda estandarte,
ver con idéntico recogimiento
que urdido este complot
—como una reacción—
Tú viniste hacia mí,
tan blanca y silenciosa,
y ahora estoy dispuesto a ir a tu lado;

Tú, en edad propicia para amarte,
que azuzaste la codicia y ahora,
a la entrada de Luz,
el celo de los centinelas vences

 

 

 

 

UN HOMBRE ABANDONÓ EL MUNDO

Madre que nace y muere cada día,
misteriosa de la mañana,
invicta Madre,
xxxxxxxxxxxxxxdesnuda cubierta con velos,
fuego de mi verdad y de mi luz;

sabes que tu vigía y guerrero soy
por el veneno de la poesía,
qué fácil desciendo por valles bajos
hasta el país de Sumer
incólume de ti,
que he de trabajar con el corazón,
como un antiguo escriba
relatos e himnos te redactaría;

pero tengo que aceptar a Fortuna
dondequiera se encuentre,
navegar por estrechos,
asentar allí lejanas fronteras
—la estirpe de Alejandro, del divino Dionisio—,
con viejas manos alzadas de orante
sepultar
xxxxxxxxtus más preciadas reliquias:
hachas de combate y hojas de palma;

sabia Madre,
acógeme gustosa, merezco tu alabanza,
edúcame contigo
en el espíritu de los Antiguos,
que Amor se preste fácil
para deslizarme hacia tus tinieblas;

hazme pecar de nuevo,
participar del placer de los cuerpos,
y déjame solo en la madrugada
abandonar el mundo
retirarme desnudo hacia los barcos

 

 

 

 

TABLA DEL APRENDIZ

Era la hora de laudes
para quien aprendió su lenguaje cifrado,
tornasol de color,
sutilísimo juego
ungido en el origen y destino,
la entrega de uno mismo
a través de su cuerpo,
cuando la Luz habría iluminado al mundo;

entrar es fácil
pero una vez dentro no podrás nunca salir,
quitarte los demonios
que acompañarán tu alma,
invisible costura,
por haberte transmitido las llaves
de su conocimiento;

has de tomar conciencia del peligro,
aprendiste el arte del verdadero combate,
al galope con tus lanzas en ristre,
declamando atrincherado ante el mundo,
no existirá frontera infranqueable.

 

 

 

 

VITAE HOMERI

Mientras vives aprende
con fe de principiante,
el resto te lo enseñará la vida,
ni cobres tus lecciones
ni ser maestro de nada pretendas;

ya no te ofrece Amor nuevas compensaciones,
no eres más que una sombra
que aún no sabe si puede cabalgar
ni pelear tampoco,
un soldado de gustos primitivos
que delatan tu estirpe;

temeroso de las ajenas burlas
—sus agudas aristas—,
ignorante de que tus días estén contados,
ni el menor disimulo ya, no creas necesario:
que Arte se haga tu camino en la búsqueda
de tu verdad y lo espiritual;

y serás recordado
no por la obra que hiciste
sino por la que nunca te dejaron hacer

 

 

 

 

SORTILEGIO DE AMOR

Lejos de abandonar,
a ofrecerme de blanco,
derrotado,
xxxxxxxxxxxhe venido;

debe ser error de navegación
los dados de la vida
arrojarlos a ciegas,
no haber heredado el celo guerrero;

y no temo encallar en arrecifes,
navajas de obsidiana me protegen
como a un caballero de la frontera
para no caer nunca en el olvido;

lejos de abandonar,
a engrandecer Fortuna,
entregado,
xxxxxxxxxxxhe venido;

jamás vestiré armaduras ni arneses,
bien veis que no tengo porte magnífico
ni poseo alma ungida de dios,
busco un trozo de patria en tierra extraña
y sé que acabaré vendido como esclavo;

porque a malgastar mi genio he venido,
a llevar el cielo sobre los hombros
como antiguo castigo

 

 

 

Rodríguez, Alfredo. Ritual de combatir desnudo. Madrid; Ed. Huerga & Fierro, 2010.

 

LA VIDA EQUIVOCADA

 

LA VIDA EQUIVOCADA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx…acaso el tiempo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxno le dará ocasión de escribir ya esas cosas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxque todavía no ha escrito, de recobrar los días
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxperdidos para su obra, todos los poemas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxque habría podido hacer sin gran trabajo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEloy Sánchez Rosillo

Si alguna mañana despertaras
y sintieras atrás la vida equivocada,
como la siento yo ahora, lejana,
como he aprendido a sentirla
a fuerza de vivir.
La vida exigua de este hombre,
—desengañado ya de vanidades mundanas—
que viste la misma ropa que visto yo,
que lee una y otra vez los mismos viejos libros,
que ama a la misma mujer
que amo yo.

La plata incipiente en las sienes,
la magia que no se consume,
el gesto embozado, la voz sentida.
Oh, tienta la vida equivocada,
duele la boca decirlo.
Por eso escribe.
Con el último oro del crepúsculo,
hasta el último día insinuado,
el último estertor de su vida.
Con la noche silbante, sin memoria escribe.
Los últimos versos, los años gastados,
la savia en sus venas aterida.
Hierve en la sangre y escribe,
como un superviviente,
la muerte infame del mundo,
la vida equivocada.

 

 

 

 

COMBIEN TU M’AIMES?

Estos días atrás estaba usted preciosa, señora,
como gran odalisca en todas partes se me aparecía,
desde todos los puntos de la Luz me miraba
en todas las posturas imaginables deseando
tomarse el desquite, como quien acaso saludara
desde las orillas de la vieja Constantinopla.

Ah su natural elegancia, su perfil señorial y refinado,
divinidad que dictara destinos, deslumbraba y exhibía
una solución providencial a mi vida.
xxxxxxxxxxxxxxTumbada erótica en largas carrocerías
de autobuses o junto al excesivo Depardieu
en marquesinas, los anuncios gigantes en movimiento,
exuberante belleza la suya, señora, en fachadas
de cines, las bocas y estaciones de metro decoradas
con ese aire suyo de dama antigua
muy llevada en lenguas.
xxxxxxxxxxxxxxEn su perfecto acabado de cuerpo
blanquísimo y suave, desbrozando el camino,
como a una muerte plácida de buena gana sobrevenida
a este hombre feliz y equivocado,
este hombre aficionado como nadie, señora,
a los placeres del mundo.
xxxxxxxxxxxxxxPreciosa sobrevolando las delicias
de esta vida mundana y solitaria,
joya de un mismo cuerpo
rivalizando con aquellas que labrara
la precisa mano del mejor orfebre, entraba por los ojos
y espléndido asombro causaba.
xxxxxxxxxxxxxxOh aquel misticismo suyo, señora,
de una travesura irreprimible en la curvatura
de sus senos.
Imagen vuelta hacia dentro.

Pero ha sido en el decurso de nuestro paseo diario
por el Latino, que se ha ido llenando de serenidad
el alma de este pobre poeta enamorado, reflexiva
en sus desvelos, libre emblema de su muerte,
para que le diese corazón y espíritu suficientes,
como a quien le hubieran regalado un palacio
o legado una magna biblioteca en testamento
al contemplarla a usted, señora.
xxxxxxxxxxxxxxY luego de consultar sibilinos
oráculos, le he puesto a mi maestro, con esa calma suya
propia del sabio, delante de usted,
en una dialéctica encendida de admiración
a la que sentido tributo rendir: O le escribe usted
un poema, como aquel que escribió para la Stone
—casi le he exigido— o se lo escribo yo…
Y sobrados motivos tengo para ello.
xxxxxxxxxxxxxxY es que si del mismo París, o incluso
de Roma, recibido hubiese proposición de coronarme
como poeta, no sería yo tan feliz ni colmado de honores
me viera, como si su cuerpo vicioso desnudo y enjoyado
me encontrara una noche perdido entre mis sábanas.
xxxxxxxxxxxxxxAh de la horda rebelde de su sexo
caer suavemente prisionero. Como poder tocar a un dios
con las manos y así recuperar los sentidos,
como a una muerte plácida sería de inmediato
llevado, señora Bellucci.

 

 

 

 

EL RECLUSO INTELECTUAL

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA mi querido amigo,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxLuis Miguel Alonso Nájera,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxhombre de múltiples talentos.

Has de callar —ya lo sabes—, trabajar a solas,
someterte en lo exterior, así permanezca siempre libre
tu fuero interno; procediendo con tanto acierto y energía
ser como en los días en que habitabas
con la permanencia de la belleza en el recuerdo;
descansadero de tu vida, sagaz y exacto
en tus juicios, como un huésped del poniente,
enojosos cargos de alguna manera saber sobrellevar.

O ser, como Petrarca y Erasmo, consejero de príncipes;
todo lo que la futilidad de un hombre ineducado
no pueda nunca contigo compartir; que extrañas visiones
mitológicas te sostengan o de ajados manuscritos
enfebrecida lectura cada noche hagas tuya.

Sé atrevido en tus empresas, nunca te avergüence
si gustas vivir mejor de lo que a tus ganancias
corresponda; y ya después de comer y beber sin tasa,
ingeniosas palabras ofrece a los tuyos,
como un noble comensal que asistiera
al espléndido banquete de Feacia.

Que dos únicas emociones hagan turbar
tu añoso corazón: El amor hacia tu padre
y hacia La Boétie; muertos ambos
repliégate sobre ti mismo, demuestra el temple
de los sitiados y acaricia el misterio del alma;
que tu extraordinaria independencia no constituya
sino suculento placer para ti.

En una sima del Tiempo ha caído
la absoluta falta de sentido de la vida humana;
atrévete a plantar cara a ese vacío.

 

 

 

 

SEMBLANZA DE LAWRENCE OLIVIER A LAS PUERTAS DE LA MUERTE
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(Brideshead revisited)

Cuando sólo quedaban ya ruinas abandonadas
y nadie recordaba apenas su antiguo nombre,
los días de prosperidad velaban por nosotros,
soplo que encendía el fuego. Cuando la tierra baldía
daba sus frutos, ciegos extendíamos las alas
para volar, y maldecíamos la muerte y a sus huestes.

Cómo ardía entonces mi corazón,
vigía de las naves.

En esta alta cama en que ahora yazgo postrado,
como un paso intermedio entre dos mundos,
soliviantar los ánimos y hablaros, mis bravos
compañeros, deseo.

Me he cuidado. No busqué nunca la verdad absoluta.
He abrigado en mi corazón deseos de hombre.
De los vientos fríos durante las marchas temerarias
y de la mar misteriosa en tempestad me protegí.
La fruta clara del tiempo he comido y el mejor vino
de Sicilia saboreé servido en copas de plata.
Hay un pensamiento que crece en mi mente:
Mañana estaré mejor.

Y he dormido en mil sábanas de seda. Y he vivido mucho,
mucho más de lo que llegarais a creer, como gozar
de un anticipo del paraíso, con la misma alegría inocente.
Así he sido heroico soldado, exquisito cortesano,
ávido lector y refinado poeta. He visto cielos de aguamarina
más allá dela Dalmacia. Como un dios antiguo
he comprendido el sentido del mundo.

Cuando llegue otra vez el verano a Brideshead
me sentaré al aire libre a respirar, la verdad de los libros
será mi cobijo, aquellos versos que velan por mí
sintiendo bullir la sangre, fuego a la vida su extraño brillo,
propicio a la prudente meditación. Y el verdadero lujo,
oro bebible el Tiempo, el que veré irse
al conversar con viejos amigos.
Cuando el viento venga aullando por el valle
y en la obscura noche me llame por mi nombre,
cuando un hombre pueda ir dichoso a su encuentro
sólo con palabras nobles.

Cómo arderá entonces mi corazón,
volviendo a aplicarse sin fatiga en las tares del Arte.
Alquimia del saber, la riqueza más increíble
se desplegará ante mis ojos.

 

 

 

 

EL ORO MÁS ANTIGUO DE LA HUMANIDAD

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx«Oh, deja que mis libros sean mi elocuencia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy augures mudos del corazón, te hablen»
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxWilliam Shakespeare

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA mí muy querido maestro y amigo José María Álvarez,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxporque su MUSEO DE CERA no se termine nunca
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy siga siempre iluminando mi camino.

Todo lo aprendí de aquel que vio hombres
más allá del desierto del Neguev, hombres que no sólo
despreciaban la muerte sino que la festejaban
y cuya manera de jurar era
tocar la tierra mirando al sol.
xxxxxxxxDe alguien cuya amistad
solícitamente cuidé, quien soñó que volaba
sobre las nubes y daba la mano
al mismísimo Júpiter, todo me fue dado.
xxxxxxxxJunto a quien diseñó una ciudad
marcando en el suelo sus trazos con harina
me eduqué, si aun no siempre fueran dignos de elogio
los medios de que se sirviera.
xxxxxxxxDe la suntuosidad y regalo en que vivió
todo lo deseé, permitiéndome el solaz de comprender
hasta la posición de los astros en el espacio.
O poniendo agitación y fuego en ensalzar
a aquel cuyo epitafio leí en Santa Croce de Florencia,
tanto nomini nullum par elogium.
xxxxxxxxDe aquél que desterrado por amar apasionadamente,
cuando comenzó la boga de sus versos
fue pródigo y fue odiado y adorado a la vez
todo lo aprendí.

 

 

 

 

ORACIÓN A LAS DIOSAS DE LA NOCHE

Mujer que dispone de poderes,
del arte de la memoria, mujer dotada
del don de la profecía, ya que siempre
me tienes a tu lado en estado de trance,
ya que es ése y no otro mi Sino,
déjame vivir contigo en las grutas
o cerca de las corrientes de agua,
compartir tus ajuares maravillosos,
esconder misterios en las obras de Arte,
que a la sombre del árbol de los vicios
tus armas pasaran a poder de mí.

Mi refinada hetaira, mi sibila,
mi Pandora o mi Lilith, divinidad que mora
entre las ramas del sauce, grande es tu reputación
como adivina, si Efesto te modeló mezclando
barro y agua, alma y fuerza te diera Hermes.
xxxxxxxxxDéjame decirte que siento
el deseo de no morir nunca, que este amor
que traigo por ti y su dolencia fatal son ancestros
de mi turbulenta estirpe; con sus encomiendas
y propiedades me abandonaré
a la veneración del mundo tangible,
pues es lo único que me queda, extrema virtud
en la que fiar mi salvación,
única empresa en estos siglos sombríos
por la que merecerá la pena seguir viviendo.

 

 

 

 

FINIS CORONAT OPUS
(Variaciones sobre un tema de Jim Morrison)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx«This is the end, beautiful friend.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxThis is the end, my only friend, the end.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxIt hurts to set you free
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxbut you’ll never follow me
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxThe end of laughter and soft lies.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxThe end of nights we tried to die.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxThis is the end».
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJames Douglas Morrison

Este es el fin, viejo amigo,
heroica derrota o revancha, sinfonía inacabada,
mi espejo ceremonial, el fin. De los excesos
que mediante argucias contravinieron las normas
en la edad de merecer, el fin.
xxxxxxxxxxxIncierta época la nuestra,
duele aún mostrarse comprensivo, pero es asimismo el fin
rudo y despiadado de la unión con dios.
xxxxxxxxxxxNi una palabra más, ni siquiera
el obligado acuse de recibo, ni voces de mando
ni tiernos recuerdos de seres queridos, como quien regresa
a los cultos antiguos, privados de patria, de fe y de amor,
has de callar y trabajar a solas, amigo, ya lo sabes,
reducido a silencio, a cenizas, tus anhelos renovarás
como un vástago esmerado, y un sentido purísimo
irá cerrando su cerco sobre ti, oro batido
que sellará tu Destino.
xxxxxxxxxxxTodo lo que fuimos
todo lo perdimos, hasta el tinte indeleble
en los tejidos de la piel, como agua que resbala
y se escapa entre los dedos, sembrando ambigüedad
y duda nuestras proas hendieron lejanos mares,
a la máxima libertad abandonados,
a velar con ella, el fin.

Ah, escucha, amigo, escucha esa música,
caos primigenio, rito iniciático, danza formada
al tañido de la jácara, como la compacidad
de la piedra la nueva frontera
será tu vida.
xxxxxxxxxxxxEsa música que suena
sin romper la tensión del alma, Fatalidad abrumadora,
contará nuestros secretos, en un acto de entrega absoluta
dirá nuestros nombres, delirio extravagante
con el ruido y la sorpresa nos reunirá,
allí estará en el último momento
desnuda tomando su baño ritual como Betsabé,
nuestra vida ya ennoblecida.
xxxxxxxxxxxxY ese será el fin, mi único amigo,
derriba ciudadelas enemigas, el fin,
fronteras hacia el interior, el fin.

Ya puedes descubrirte.

 

 

 

Rodríguez, Alfredo. La vida equivocada. Madrid; Ed. Devenir, 2008.

 

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más