Inicio > Poesía > CUALQUIER NOCHE PUEDE SER LA ÚLTIMA

CUALQUIER NOCHE PUEDE SER LA ÚLTIMA

.

DICEN
que aprenda
a analizar
mis problemas
por partes;
como si la vida fuera
uno de esos textos
estructuralistas
infumables de Barthes
que no entiende ni Dios.

(Aunque a veces lo sea).

.

.

.

.

.

EL hombre
que pide limosna
conoció el poder
y la riqueza.
Mis enemigos
tienen los días contados.
La mujer feliz
oculta en su corazón
un terrible secreto.
El joven atleta
de hermoso tórax
no sabe que morirá pronto.
No me acordaré
de tus ojos
en mi última hora.
Yo, que persigo
la inmortalidad
amontonando estúpidas
palabras (como éstas),
no veré culminada mi obra
(con suerte,
hablarán de mí
mientras me pudro).

.

.

.

.

.

CUANDO no estoy,
me insultas
y te burlas.
Conozco lo que dices
para que me abandonen
mis amigos.
Me dedicas
tus mejores calumnias.
Pagas a confidentes
y asesinos
con tal de darme caza
(matarías,
si fuera necesario).
Mientes
sobre nosotros
inventándote historias
con trágicos finales
que jamás existieron.

También a mí me gustas.

.

.

.

.

.

NACIDO
en una familia
respetable,
alterno
con gentuza.
Pido dinero
prestado
y nunca lo devuelvo.
No hablo
con los de mi clase.
Dejé a una
mujer dócil
y complaciente
después
de nueve años
(desde entonces,
muchas pasaron
por mi cama).
Ayudo a los conspiradores
(soy uno de ellos).
Sin embargo,
sonreíd
cuando os crucéis conmigo.
Durante algún tiempo
me senté entre vosotros
y eso me hizo fuerte.
Conozco vuestros miedos.

.

.

.

.

.

EL HOMBRE CONTEMPORÁNEO

Como todos
a ciertas edades,
tiendo a mitificar
algunas cosas:
La Ecología,
los calmantes,
la Muerte
(un gato hecho pedazos
encima de la vía),
la cafinitrina,
los recuerdos,
el último polvo,
la televisión en blanco y negro,
el ancurol,
hacérmelo con una negra,
mi infancia
(las películas del Oeste),
la fidelidad,
la guerra,
el colesterol,
la próstata,
el Invierno,
la Tierra Prometida,
los Habanos,
la soledad,
el suicidio,
los buenos poemas,
tu culo,
las mujeres
y el tamaño de mi polla.

.

.

.

.

.

NOTAS BIOGRÁFICAS

Uno no debería
conocer la vida
de los autores
que lee.
Raras veces
están a la altura
de sus pensamientos.

.

.

.

.

.

SENTIR
que has perdido
casi todas
las guerras
cuando ella te dice
(después
de la cuarta cerveza):
«Vete al infierno,
me gustas
demasiado.
A nuestros años,
cualquier noche
puede ser la última…»

.

.

.

.

.

AL SUR DE LA FRONTERA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxPara Rosa

El olor del sol
en S. Blas.
Edificios
colgando del cielo.
Tu vestido azul.
Que me hables
de Ripstein
(La Filmo
teca Nacional).
Leer a Ferlinghetti
en El Barbieri.
Sentir
cómo me acarician
tus ojos.
Ir contigo
a comprar bragas
(verte
manosear culos
que imagino).
Escalar el Himalaya.
Descubrir
a Berger.
Hacer el amor
escuchando a Police.
Escapar
del infierno
con Rimbaud,
Pavesse y Atxaga
en edición de bolsillo.
Madrid
—en pleno Agosto—
ardiendo
al otro lado
de las escaleras mecánicas.

Pequeños placeres
que disfruto contigo
mientras bromeamos.

.

.

.

.

.

NO sé cómo decirte
que me la pone dura
jugarme la vida
en cada cita,
salir a la calle
armado hasta los dientes,
que me persiga tu marido
(me mande cartas bomba
o intenten seducirme
sus matones
cuando regreso a casa
humillado y vencido).
Llamarte a ciertas horas,
cambiar la voz
si uno de tus hijos
es quien coge el teléfono
y que hagas el amor
como una puta.

.

.

.

.

.

POETA DE CULTO

Fumas.
Vas de duro.
Intentas
encontrar
la salvación
en algunos
libros
cuyos autores
están
mucho peor
que tú
o muertos.
Hablas
de la inmortalidad
como si te la chupara
cada noche.
A pesar de todo,
el mundo
(salvo honrosas
excepciones)
pasa de ti
como de la mierda.

.

.

.

.

.

LA CAÍDA DE LOS DIOSES

La verdad,
no supe qué decirle,
cuando tiró
mis cosas a la calle
y me pidió las llaves.
Por lo visto,
no soy el mismo hombre.
Odia mi colonia.
No levanto la tapa
del wáter cuando meo.
Olvido las cosas
importantes.
Gasto lo que gano.
Inundo la casa
de libros y papeles
inservibles.
Me cae bien su ex-marido.
Juego con ventaja.
Le gustaría matarme.
Paso el día durmiendo.
Salgo poco de noche
y dejarme a mi aire
es un serio peligro
(la cambio por otras
con frecuencia).
Le recuerdo a su padre.
Me aburren sus amigas
y tengo que drogarme
para ir a comer
con su familia.
¿Qué cojones vio en mí
la muy miope…?

.

.

.

.

.

DESCONFÍA de todos
(el que te ofrece
su casa, es tu enemigo).
Mata sonriendo.
Que la noche
te coja preparado.
No hables
más de la cuenta.
Lárgate
donde no te conozcan.
Duerme
cuando los demás
trabajan.
Llévate un par de libros
que merezcan la pena.
Borra tus huellas.
No des explicaciones.

.

.

.

.

.

MOTIVOS PARA LA ESPERANZA

Haber llegado
hasta casi los cuarenta
creyendo
en la inocencia del hombre.
Cargar mi pistola
cuando me hablan de Dios.
No joder con preservativo
(mejor dicho,
no joder).
Esperar
que alguien tire de la cadena
de una puta vez.
La poesía de Gunther Grass.
Escribir cosas como ésta.
Saber cuándo me mientes.
No haberte querido demasiado.
El Fin del Mundo.

.

.

.

.

.

ENTRE OTRAS COSAS

No entiendo
el cine
de Fassbinder.
Cuando escucho
Jazz
me gustaría
matar a alguien.
Nunca
he escrito un soneto.
No me gusta
el olor
de las flores
ni los amaneceres.
No soporto
a Elliot
ni a Kavafis.
Me importa un huevo
que se hunda
la Capilla Sixtina.
Cuando me miras
tus ojos
son mucho más peligrosos
que la bomba atómica.
No creo
en el final
de las ideologías
y los mejores poemas
que he leído
en mi vida
fueron escritos con sangre.

.

.

.

.

.

COSAS QUE ODIO II

Mi maldita
costumbre
de rendirme
sin condiciones
a la primera
que pasa.
Pensar
que las cosas
acaban
siempre por arreglarse
sin darme cuenta
de que la única verdad
es que terminan.
Que mi polla
tenga
vida propia.
Creer que la historia
se repite
invariablemente.
El Estreñimiento.
Tener
que recurrir a las pastillas
para seguir aguantando.
Seguir aguantando.
El olor
a flores secas
de los cementerios.
No escribir
como Karmelo Iribarren.
La inmovilidad.
No tener
el valor necesario
para pegarme un tiro
cuando me gustaría
haber muerto ya
más de un millón de
veces.
Habitar
un cuerpo en ruinas.
Que alguien tire
las colillas por el wáter.
Ser yo.

.

.

.

.

.

MIRADAS QUE MATAN

Dar una vuelta
o comerme una manzana
cuando estoy deprimido.
A veces mi vida
se reduce a un dilema
tan simple como ése.
Hasta que llegan tus ojos
a jodérmelo todo.

.

.

.

.

Errasti, Eduardo. Cualquier noche puede ser la última (1994-1998). Oviedo; Ed. Línea de fuego, 1999.

.

  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

El blog de Ben Clark

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: