Archivo

Archive for noviembre 2021

YA ES TARDE

noviembre 30, 2021 Deja un comentario

.

YA ES TARDE

Dos meses no son mucho
tiempo, tocan a cuatro y sobran dos
meses, no son mucho,
me parece, pero menos da una piedra;
un perpendicular pie sobre el suelo
da menos que una mano mutilada,
dos meses no son mucho ni dan nada,
pero menos da dios y está en el cielo.

Propongo que te sientes. Todavía
te va a pesar haber nacido,
haber mamado, haber venido
a tiempo, que ya es tarde todo el día.
Dos meses no son mucho
tiempo, tocan a fuego y yo me ducho
delante de Inesita y de María.
Menos da dios y está en el cielo uniformado,
de forma que dos meses no son mucho.

xxxxxxxxxxxxxxx(Las noches son para dormir,
xxxxxxxxxxxxxxxy el día para descansar,
xxxxxxxxxxxxxxxque no somos de hierro!)

Dos meses no son mucho
tiempo, tienes de sobra para hablarme
de la muerte, del juicio,
de la muela que acabo de sacarme,
del vicio de la virtud, de la virtud del vicio,
del juicio de la muela
y la muela del juicio.

Habla. Te escucho.
Dos meses no son mucho, por lo menos
sesenta días siendo días buenos,
y si son de otra clase,
sesenta noches pase lo que pase.

Que no somos de hierro.

.

.

.

.

de Otero, Blas. Obra completa (1935-1977). Barcelona; Ed. Galaxia Gutenberg, 2016.

.

CHET AT JERICHO

noviembre 29, 2021 Deja un comentario

.

CHET AT JERICHO

Os hablo de un puto caballo tocando la trompeta.
A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar.
Imaginaos nacer para la tragedia, igual que Edipo.
This’jazz, man, así que olvídate del burro y de la flauta.

Os hablo de un tipo blanco de Oklahoma
con los dedos negros de quemar plata en los pulmones
solo porque hay un recodo donde el viento se acobarda,
donde termina por confesarlo todo.

Para llegar hay que saber hacer las preguntas precisas,
sobornar al asombro con un par de pupilas descorchadas,
estrechar los pistones contra el abismo de lo incierto,
saltarle los dientes a los bronces de la confusión.

Os hablo de un murciélago calando un cigarrillo,
del silbido de un lotero ciego apostado en las esquinas,
del sumo sacerdote del fracaso.

Guardad silencio siquiera unos segundos.

¿Lo oís?

.

.

.

.

Rivero Machina, Antonio. Las ranas. Barcelona; RIL editores, 2021.

.

CARACOL

noviembre 27, 2021 Deja un comentario

.

xpor nombre-la vals cintura-mujer
xcara de musgo vertiendo jade en pico percha parís es un
xxxcolor

xrespira /antes-de emitir el sonido casi es un presentimiento
xxxde la

.
xxxxsaliva en el corazón

.
xxxxrecordaré el oído juntas

.
xxxxes aquí mi lugar secreto : la fuerza tremenda

.
xde regreso para en v o l ver la tuya :

/ /rápido-de cicatriz / / /en una cascada y abalorios lo
xxponíamos
cola de caballo cuando recordaré la boca / /era fiesta-la
xxtuba de perfil / / /que a voz exhala-nefrita de tunez-
xxtoca r /  //los omóplatos /

xxxxxxxxxxxxxxxxxixxxxxxxxxxxx-recordaré un caracol

.

.

.

.

.

xxxxxxxdiseñar una partitura en el cepo de la voz 
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx/
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxreproducir
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx/
xxxxxxxxxxxxxxxxconvertir con el cuerpo la voz
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx/
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen otro cuerpo en
xxxxxxxxxxxxxxxTriángulo de Voz: xxxxno quiero-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx/
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx/
xxxxxxxxxxxxxxxxxxprivacidad es un fósil

/mandíbula inflamada rotándose en el vestíbulo del labio/

.

.xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxmi cuerpo no es íntimo sino un charco
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
atravesaría aquello minué de un tren en montpellier saint-
xxroch
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdonde estás tú
salvaje en Espíritus esperaré-tú
/vuelta a un sueño/
xxxxxxxen-tú
/cuenco de lazos/vibra este órgano-calina
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxirrigación

.

.

.

.

.

xxAbre la mano y ve un caracol.

xxToca la concha y palpa .la .rugosidad leve de un pliegue
movedizo, frío, la .troncha .de .un .pómulo .sin .astillar. Es
frágil. Una .membrana .ondulada .y .reseca. Mi corazón es
esto. Lo gira .y .la .otra parte parece una muesca de lienzo
crudo. Dos .líneas .circulares .de .idéntico .grosor icomo la
leche recorren la capa. El .opérculo .está .cerrado. Pero no
de baba, sino .de .barro. Está .muerto. Ha .esperado tanto
tiempo .la .forma .del reencuentro. Sabía que .ella volvería
aunque fuera .únicamente .para recordarle el líquido de su
traición. Y es ella: ha regresado. Es ella y .está muerta, ha
vuelto muerta, seca en un rizo de hueso dentro de su puño
el día en que va a desaparecer en el espacio del desierto.

.

.

.

.

Nieto, Lola. Caracol. Barcelona; RIL editores, 2021.

.

Categorías: Poesía Etiquetas: , ,

EN TORNO A ISSA Y OTROS DIFUNTOS

noviembre 25, 2021 Deja un comentario

.

TRES CHOZAS SIN AMO

La choza de Sodo
mantiene el pulso al tiempo.
Sigue en ella sola la primavera.

.

*

.

Basho iluminó
de camino a Oku
todas las chozas derruidas.

.

*

.

El mundo es mudo
desde que las migas de Paz
se revisten de abrojos.

.

.

.

.

.

ASÍ SE DICE

Al otro lado de la cumbre,
donde remiten su lengua
los roquedos, yace el eco
de un verdor que se dice a sí.

A veces los acompaña el paso
susurrante de un riachuelo
que se dice a sí y qué pronto
su rumor se desvanece, ladera abajo,
por puro descuido o timidez.

A menudo, un padre muestra
a sus hijos el rostro brumoso
del tiempo y sus alegaciones.
Para ello los sube a lo más alto,
señala cualquier punto al azar
y afirma: «Lo que no veis,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxse dice así».

.

.

.

.

.

LEALTAD

Aceptas
el olvido de los dioses
que moldearon tu secreto
embarrado.

Nadie descifra el matiz de tu verbo,
nadie percibe el dolor de tu cuenco.

Habitamos un tiempo humano.

Como un dios sin hogar
cruzas los inviernos del ayer,
los caminos de hoy,
los anhelos
que te maltratarán mañana.

.

.

.

.

.

RENUNCIA

Antes de iniciar la justa
retiras tus tropas y te sitúas
en primera línea de fuego.

De niño aprendiste a dispararle
a los pájaros encendidos
desarmado.

.

.

.

.

.

A KIKU

Sin un árbol en pie
la muerte se hace eco
de su bosque ceniciento.

La vida es mucho más cruel
por lo que permanece.

Si escribo a mi antojo
cavo en tu vientre
la tumba de tus hijos.

Si tu recuerdo se hace
a un lado, extraerás del fango
la rosa de las desapariciones.

Que sea mi luz quien drene
tu ausencia, triste crisantemo
en sombra.

.

.

.

.

.

CUENTA PENDIENTE

Todo lo escribí para mí,
para acercarme a mí
y saber medir la distancia
entre la carne y sus noches.

Todo lo que deshice:
tropezar,
acoger la tormenta
en renglones de aire
fue para llegar temprano
a los otros.

Ahora tomo el fruto
de la rama inasible
que se agita en silencio
a un lado de mi voz.
Caída,
callada,
insignificante.

Todo te pertenece ya a ti,
paisaje. Todo lo que escribí
sin más rastros de mí.

Así salda su cuenta el verde.

.

.

.

.

de la Vega, Joan. En torno a Issa y otros difuntos. Barcelona; RIL editores, 2021.

.

ARCHIVO DICKINSON

noviembre 23, 2021 Deja un comentario

.

Biografía

Me .llamo .Emily. Nací .en .Nueva .Inglaterra, un 10 de di-
ciembre muy blanco y altivo, y .otra .vez blanco. Mi padre
nos leía la Biblia con ojos .de Pentateuco, asegurando que
ese libro, que es el .Libro .de .los .Libros, contiene cuanto
existe de inhallable en .lo .real. Tuve que buscar cómo en-
gendrarme de algún modo, recurrir al silencio .que es nido
muy vacío, muy en paz. Así inventé los bosques, el desqui-
ciado mundo, la antigüedad del agua. Ésa fue mi forma de
partir. Aún no he regresado.

.

.

.

.

.

Peligro

Yo .no .quería depender de un solo ser. Me hubiera muerto
de temblor, de espera. Preferí .balbucear .como .una idiota
en el jardín manchado del lenguaje, esperar .su .sentencia
de Muerte con .mi .laúd .de .música .mía. Yo quise que
la mente dictara .las palabras, no lo oscuro .que .sentía. Yo
quería .ver Amherst .a la luz de septiembre, cuando el aire
deja de ser aire y .la .boca .está .plena .de .lo que no tuvo.
Dulce .vino .mucho que se da de beber, siempre más, en el
bosque de al lado. Nada como una música que no se puede
tocar.

.

.

.

.

.

Aéreo

Un .brío .espiritual, un .boceto .de .idea, casi .nada. De esa
luna parto. De ese lustre líquida linterna como chispazo
entre dos nadas. Y después .me alejo, astuta, en ánimo, de
la casa terrestre, y .amo .sagradamente, es decir .confundo
el .bosque .del .cuerpo .con el cuerpo del bosque, hecho de
mañanas .de .gran .sonido .que .anochece .lejos. Algo .así,
muy .preciso. Como .un .terror .que .viene, que se llena de
figura humana y repta por el polvo.

.

.

.

.

.

Ritual

Parada en el centro de la palabra templum, entre sombras
que se cuidan solas, como una reina .sin corona, espero a
que me inicien. No ..qué .diré de mí cuando pregunten.
Que las otras .que .soy no me conocen, que estoy perdida
en tal discernimiento, en .tal .sensación .de casa huérfana
que, a fuerza de más .no .poder, ya ni sé dónde buscarme.
La tormenta .no .llega. No aparecen o buitres o lobos. Nin-
guna acción letrada. Ningún beso. En el .cielo .se .desviste
una sombra y el pudor la cubre indiscretamente.

.

.

.

.

.

Pájaros

Un .talento .se .yergue, de pronto, en .la .jaula .ilustrada y
desata lo que se ató en los dentros. Casi nada y todo: mon-
tados sobre .una frase obscena, altamente indebida, los pá-
jaros de .cuarto .en .cuarto, con .la .camisa .abierta, yendo
días y viniendo días. Y en esa .embebecida fiebre, el desva-
riado amor .sobre .un .dolor .de .huesos, con sus chichones
contra .ningún .lado, .sus .bendiciones .falsas. .Yo .también
practico. Yo entreno mi exilio en dípticos descalzos.

.

.

.

.

.

Vida

«¡A hamacarse, muchacha!», dijo la Muerte. «¡A celebrar la
luna de muchos huesos!»

.

.

.

.

.

Duda

¿Tendré .tiempo de morir? Cuando .se .escribe .un .poema .por
día, durante 2956 .días, no .es .fácil .dejarse .tocar. Una acaba,
repleta .de .ignorar .a .qué .atenerse, por defender la ineptitud,
la vocación atroz de pasar la vida .en celdas. Así, cada poe-
ma .oculta .un .cuerpo .y .cada cuerpo, un dolor sin alicientes
o paliativos y .así .sucesivamente, y .en .la .boca y en la gar-
ganta. Poco .más .ocurre. Tan .sólo .un .ave .de .proa, sonando
hacia xadentro, xavanzando .como .un .trompo .hacia .el .final,
no importa cuál.

.

.

.

.

.

Un .hombre .me .visitó .en .sueños. Apareció en .línea recta
desde .la .luna .de .sus .ojos. Sin más ideal .que .una .prisa
tan cerca, tan apenas .tan .cerca .de .lo .incompatible. Tuve
que .alterar .coordenadas .para .verlo, contar con los dedos,
acariciar .su .fe xde .niño .cerrado. ¿Quería xmi xamor? ¿Mi
desconfianza? ¿El .éxtasis, que .todo .lo .pervierte? Él, .que,
apenas posado, ya no estaba, me clavó en su plegaria. Tuve
miedo de pedir que me acabara.

.

.

.

.

.

Riqueza

Poseer es imposible. Ése es el premio.

.

.

.

.

.

Hermana

Vinnie dice que le tengo fobia a la eternidad, que no hago
más que llevarme .la contingencia a la boca, y allí amarla
con la arrogancia .de .la humildad. Dice que mi mente no
vuelve al hogar jamás ni siquiera refunfuñando y que
prefiero educar .jilgueros .desde la almohada, cuando mi
pensamiento está incierto. Si digo que se equivoca, mien-
to. Si digo que no, también.

.

.

.

.

.

Conjugaciones

Jugaba jugabas jugaba jugábamos jugaban jugaban.
Los .niños .dejan .el .sol .en .la .taza y se van, infalibles, a cazar
un tesoro que nadie jamás sabrá traducir.

.

.

.

.

.

Decisiones

Ninguna póstuma pesquisa conseguirá .de .nunca .ver .lo
que escribí lo que perdía .cada vez a fin de averiguar qué
es un hogar: cuerpo .tieso .en .lo .abierto .que creaba. Nadie
sabrá .lo .que insistí, cuánto y sin defensas reclamé, abocada
a un asombro, a uno solo, sin que un sol .llegara .al .puritano
corazón, del .lado .sin .final. Tantos sentires crudos .de antes
de sentir, de antes de querer sentir, de .mucho .antes .de ser
diástole encendida prólogo hablando entre flor y flor.

.

.

.

.

.

Pesadumbre

Esta .noche .que .no .acaba .de .llegar, que viene .con .labios
enfermos, por .calles .privadas, trayendo .casi .espectros, sin
recatos, sin ratos altos, abriéndose de cierto a lo peor, insiste
en afirmar que nada terminado tiene fin.

.

.

.

.

.

Comparaciones

Como una piedra negra que nació intocable y que el amor
en su neblina mucha circunvala. Como una .noche .en
la que el fuego atiza .casas .de .juguete. Como un desván
siniestro, donde se gestan islas .de palabras tristes. Como
un cuaderno .así de enrarecido, de tanto preguntar qué es
la abstinencia, qué niña está creciendo con mi Muerte.

.

.

.

.

.

Decepciones

Lo que se desactiva nunca más .volverá a ser. Ninguna luci-
dez alcanzaría. Como una luz no puede combatir .su .propia
oscuridad, ni .con .paciencia .o .nada. Hay .por .ningún lado
adónde .ir, ningún .alfabeto .que .sirva. Alondra .amotinada,
la escritura desoye conveniencias y se cose sin algo que la
inspire a .lo .incurable. Yo no sé. Me parece que no quiero
entender.

.

.

.

.

.

Hermano

Austin dice que, en su casa, las paredes son de mármol, in-
cluso para las moscas. Durante uno o dos minutos largos
como días piensa en tener gorriones, o un hermoso caba-
llo de carro fúnebre, o un talismán de grillos, a contramano
del verano. Y después se queda, como un niño, con los ojos
tristes por estar tan vencido, por no estarlo del todo.

.

.

.

.

.

Incorregible

Como cuando, en plena confusión, no sé leer eso que aden-
tro de tanto forcejeo se está .muy mentiroso y una vez
más repito lo peor, que es emigrar a la cabeza.

.

.

.

.

Negroni, María. Archivo Dickinson. Madrid; Ed. Vaso roto, 2018.

.

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (138)

noviembre 21, 2021 Deja un comentario

.

Ayer, después de más de veinte años yendo a verlo a todos los conciertos que ha llevado a cabo en Murcia y alguno fuera de la región, no pude ver a Carlos Chaouen en la gira de ‘Refugio’ por motivos técnicos.
Menos mal que a los amigos me gusta verlos un rato antes de sus eventos y pude hacer «intercambio cultural» (las palabras son del propio Carlos). Ya está en casa ‘Refugio’, ahora a disfrutar del disco y del libreto, que es lo que me queda.

.

Categorías: Música Etiquetas: ,

ENCUESTA

noviembre 16, 2021 Deja un comentario

.

ENCUESTA

Quiero encontrar, ando buscando la causa del sufrimiento.
La causa a secas del sufrimiento a veces
mojado en sangre, en lágrimas, y en seco
muchas más. La causa de las causas de las cosas
horribles que nos pasan a los hombres.
No a Juan de Yepes, a Blas de Otero, a Leon
Bloy, a César Vallejo, no, no busco eso,
qué va, ando buscando únicamente
la causa del sufrimiento
(del sufrimiento a secas),
la causa a secas del sufrimiento a veces…
Y siempre vuelta a empezar.

Me pregunto quién goza con que suframos los hombres.
Quién se afeita a favor del viento de la angustia.
Qué sucede en la sección de Inmortalidad
cuando según todas las pruebas nos morimos para siempre.

Sabemos muy poco en materia de sufrimiento.
Estamos muy orgullosos con nuestro orgullo,
pero si yo les arguyo con el sufrimiento no saben qué decirme.
Mire usted en la guía telefónica,
o en la Biblia, es fácil que allí encuentre algo.
Y agarro la biblia teléfonica,
y agarro
con las dos manos la Guía de pecadores… y se caen al suelo todos los platos.
Desde los siete años
oyendo lo mismo a todas horas, cielo santo,
santo, santo, como de Dios al fin obra maestra!

Pero, del sufrimiento, como el primer día;
mudos y flagelados a doble columna. Es horroroso.

.

.

.

.

de Otero, Blas. Obra completa (1935-1977). Barcelona; Ed. Galaxia Gutenberg, 2016.

.

TRES POEMAS DE MARÍA NEGRONI

noviembre 15, 2021 Deja un comentario

.

Alfabeto

Maldición. Cuando .el .cuerpo .se .alarma, es .difícil .hablar.
Las .palabras, .como xanimales xparcos, xtropiezan, .dejan
estelas huecas. En realidad, llevan años en una nube torva,
con su melena erguida, sus costillas rotas, su .corazón más
despertado. Años designando cosas .que han dejado de ser
o comiéndose imágenes .sin .ton .ni son. Cabe preguntarse
hasta .qué .torre .seguirán .durando, con qué declive .en la
gramática, bajo qué luz herida .por .la .luz .para llegar a un
goce más concéntrico.

.

.

.

.

.

Niño

No haré jamás un hijo, no importa cuántas lunas con su de-
bida noche .me .deletreen el cuerpo. Nunca le daré un nom-
bre, no lo acunaré .con sílabas contadas o flores disidentes.
Mucho menos, le haré tramar la .tela .que .empieza .donde
acaba. No voy a compartir con nadie la intimidad del duelo,
el fruto .sabio .de .la .mansedumbre. Un día como hoy, sen-
cillamente, pondré .en .la .lista de mis atributos: una mujer
que juega sola, una mujer que juega sola y sabe.

.

.

.

.

.

Pactos

Hagamos una cosa: yo me presento de pronto en el jardín
con nada y, por una vez, soy más grande .que yo, soy casi
un no soy, un .eco .impracticable, a punto .de .alcanzar su
manifiesto impersonal, sin despertar a .las .abejas, sin per-
der envión, sin dejar de sostenerme .como sombra que lle-
gó hasta aquí aunque desmejorada, a bendecir la vida,
no a escribirla.

.

.

.

.

Negroni, María. Archivo Dickinson. Madrid; Ed. Vaso roto, 2018.

.

CUATRO POEMAS DE ‘PEÑÓN DE LAS CABALLAS’, DE TOMÁS HERNÁNDEZ MOLINA

noviembre 13, 2021 Deja un comentario

.

PEÑÓN DE LAS CABALLAS

Dicen que hace ya muchos años, las mujeres
venían al Peñón de las Caballas. Que venían
descalzas por la arena del mar y que traían
el almuerzo a los hombres.
Después junto a la orilla, uno a uno
destripaban los peces, los lavaban
en el agua salobre donde antes nadaron,
y dejaban al sol durante días
sus lomos ensartados en cañas como lanzas.
Y dicen que por eso se llama así esta roca.
Y cada primavera las mujeres
volvían al Peñón de las Caballas,
dormían cada noche su corazón de cuarzo
y una humedad en la piel, a salitre y a pez.
Ahora su nombre queda, incomprensible,
en antiguos reclamos de turismo
o da nombre a una calle aboliendo el pasado.

.

.

.

.

.

A LA IZQUIERDA DE LA BELLA TORRE, LA TORRE DE UGOLINO,
xxxxxxxxxxixxxxxMASTICÓ LA CABEZA DE SU HIJO

En Pisa, en las afueras, muy lejos de la luz
dorada de los mármoles de pórticos e iglesias,
alzaron unas jaulas a la altura del hombre,
con barrotes de hierro,
descubiertas al sol y al frío de la noche,
a la lluvia y al viento, al viento interminable.
Allí vivió enjaulado y cantaba sus cantos
y los llamó pisanos mientras los transcribía
en el papel higiénico que su guardián le daba.
Así honró a la ciudad y aniquiló los nombres
de aquellos que lo habían encerrado.

Son esas mismas jaulas de Guantánamo.

.

.

.

.

.

COLINAS y colinas hasta el mar.
Acantilados bruscos, quebradizos,
y matas de lentisco entre sus grietas.
Pitas solitarias,
chumberas. Esta es la tierra que pisamos,
pizarras y cuarcitas por el azul hendidas
y que nunca del todo abrazará
la alegría de las piedras al sol.

.

.

.

.

.

DE estas secretas playas los viajeros
comentan su rareza, hablan del infortunio
que los retiene lejos e infelices los hace,
y dicen que aquí el tiempo es liviano
y no maltrata al hombre. Se equivocan.

También aquí la muerte nos busca hasta encontrarnos,
y los días se llevan la luz de las muchachas,
nuestras hijas. Náufragos incapaces
en este paraíso que otros sueñan.

.

.

.

.

Hernández Molina, Tomás. Peñón de las caballas. Murcia; Ed. Tres fronteras, 2009.

.

CAMPO VACÍO

.

UN ANTOJO

Que alguien se enamore de mí como mi muerte,
que no sólo espera paciente
el fin de mis devaneos
radiante y recostada en mi último segundo,
sino que su amor penetra la esencia
de todos los que sin sentido le preceden,
como la brisa ingenua que no teme
compartir su jaula con la bestia.

.

.

.

.

.

ORACIÓN

Anoche recé por ti. Y es extraño:
nunca rezo por nadie. El solitario
que habita en mí y muerde mis oraciones
te hizo un sitio en su cubículo.
Es lo más cercano que imagino al amor:
un dios despreocupado
de mi miseria y su aureola
dedicándote un segundo.
Anoche recé por ti
y soñé que tu carne blanca gemía
bajo la yema de mis dedos,
agradecida por ese amparo fino y gris
que hendía el paraíso de mi noche.
Anoche no estabas en mi cama,
pero t cedí un segundo del dios de mi soledad,
con todo su poder.

.

.

.

.

.

TUMOR

Sojuzgo su marcha triunfal,
congelo el brío de su flujo.
Tuerzo su voluntad
reventando desde dentro
su epidermis pegajosa.
Le enveneno la sangre,
me metastizo, le duelo.
Soy una tumoración maligna
que le han detectado al tiempo.

.

.

.

.

.

AUTOAYUDA

Sigues vivo y sonríes.
Los ácidos de la vida no consiguen
digerir tus dientes, que afean
la podrida faz del mundo.
Debías, hace ya mucho tiempo,
haber venido a venerar mi pedestal,
arrastrando tus encías infectas
contra la costra pedregosa del fracaso.

El éxito, la paz de espíritu, la alegría,
sólo pueden ser producto
de haber sabido apropiarse
del secreto de la vida.
Y ése lo tengo yo, hijo de puta.
A ver si tomas nota.

.

.

.

.

Palao Errando, José Antonio. Campo vacío. Valencia; Ed. Pre-textos, 2008.

.

LO QUE DEJAN LOS DÍAS

.

ENTRE LAS SOMBRAS

Si te fuiste para siempre,
¿por qué entonces son tus pasos
los que escucho, una vez más,
entre las sombras?

.

.

.

.

.

CAMINOS

Satisfecho y cansado,
en lo alto de la cumbre que parecía inalcanzable,
te das la vuelta y te sorprende
otra montaña inmensa.
Tu inquietud es la misma inquietud de entonces.
Su sombra, el recuerdo de otra sombra.

Por un instante te ilusiona el camino
que empezarás a recorrer mañana.

.

.

.

.

.

REGRESO

La ciudad a la que viajas no es la misma
de tus años de gloria, ni tú eres
aquél en cuyo sueño amanecías.
Por eso es imposible ya el encuentro:
hoy regresas siendo otro
y si renace en ti el de entonces te pierdes,
en la inocencia de no tener aún
recuerdo de la muerte.

.

.

.

.

.

TRAVESÍAS

xxxxxI

He dejado, al fin,
de adivinar mis versos en tu cuerpo.

.

.

xxxxxII

Algo huele a septiembre
en el pasillo del hotel.

.

.

xxxxxIII

Qué difícil escribir
cuando se observa el tiempo como agua que fluye.

.

.

.

.

.

FRAGMENTOS

Con vagas fabulaciones se confunden
fragmentos de nuestra infancia
en la memoria;
matices tal vez imaginados que, de no existir,
dejarían con su enigma nuestro mundo en vilo.

Hoy esos detalles forman parte de nosotros
y sé que sucedieron con más verdad
influyeron
realmente en nuestros pasos
que todo lo vivido para siempre y olvidado.

.

.

.

.

.

AÑOS

xxxxxI

Somos el tiempo que se ha ido.

.

.

xxxxxII

Poco a poco
nos fuimos dando cuenta
de que también en los otros
estaba el mundo.

.

.

xxxxxIII

Han vuelto a despertarme los fantasmas.

.

.

.

.

.

NADA PERMANECE INTACTO

Ahora sé que no podemos aferrarnos a algo
sin apretarlo demasiado y hacerlo añicos.
Ni siquiera somos capaces de soltarlo
sin que se caiga y se rompa y nos hiera.
Nada permanece intacto nuevo
como antes de formar parte de nosotros, de humanizarse.
Todo lleva nuestra mancha y nos pertenece por ello.
Nada es puro y sin mezcla.

.

.

.

.

Núñez, Pablo. Lo que dejan los días. Murcia; Ed. Aula de poesía de la universidad de Murcia, 2014.

.

LOS REGALOS DE LOS AMIGOS (137)

.

Me acaban de llegar a casa los tres libros que pueden ver en la imagen, gracias a la amabilidad de la responsable del Aula de Poesía de la universidad de Murcia, Isabelle García Molina. Para ella siempre tendré palabras de agradecimiento.

De aquí a nada les cuento.

.

DOS POEMAS DE ‘UNA NUEVA FAMILIARIDAD’, DE LUIS VELÁZQUEZ BUENDÍA

.

LUCES ELÉCTRICAS, CIELO NUBLADO

Des-
pierto, des-
nudo-de
mudado no-
mundo,
las
bolsas
xxxxxcolor carne
junto a la carretera.

.

.

.

.

.

LA CLARIDAD DEL DÍA dulcemente aturdida
entra por las rendijas, aclara una franja en los visillos,
deja entrever suspendida en el centro del techo
en su negro casquillo una bombilla desnuda;
la extensión incolora del techo, apenas iluminada,
la mirada apacigua incapaz de soñar,
incapaz de apartarse.

.

.

.

.

Velázquez Buendía, Luis. Una nueva familiaridad. Valencia; Ed. Pre-textos, 2006.

.

IDENTIDAD

.

OBJETOS

IV
LLAVE

xxInstrumento que abre o cierra una puerta.
xxEn plural (las llaves) hace referencia a las de casa.
xxDos juegos.
xxQuedamos en que te pasarías a recoger tus cosas
cuando yo no estuviese.
xxAvísame antes.
xxY que luego me las dejarías encima de la mesa.

.

.

VI
LOS PENDIENTES

xxSólo te ponías uno.
xxEl otro me lo diste.
xxEs una turquesa auténtica.
xxAyer me lo encontré por casualidad en el cajón de
la mesilla de noche. Entre tus cartas.
xxMe costó recordar de qué color tenías los ojos.

.

.

XII
LA COMETA

xxUn xantiguo xemblema xoriental xsentencia xque xquien
consigue hacerla volar se conoce mejor a sí mismo, pues la
cometa ni se entrega .por .completo .al viento ni abandona
del todo el suelo.

.

.

XV
MALETAS

xxCada xvez xque xtengo xque xhacer xla xmaleta, me
sorprendo doblando la ropa tal y como tú me enseñaste.

.

.

.

.

.

COSAS QUE ME SACAN DE QUICIO

-Que en el supermercado sea yo la única que se ponga
xguantes para coger los tomates y la fruta.
-Las espabiladas que intentan colarse.
-Que el gilipollas de turno me pregunte si me ha gustado.
-Tener que depilarme las axilas.
-Ir a ducharme y que no haya agua.
-Haberlo organizado todo y que mi jefe me desbarate
xlos planes en un minuto.
-Que algún imbécil me suelte lo de lo nuestro no puede ser
xporque eres mucha mujer para mí y tú te mereces algo mejor.
-La regla (cuando viene).
-La regla (cuando no viene).
-Estar continuamente a dieta y que ni se note.
-Los pelos en la bañera.
-Los pelos en la cama.
-Los pelos.
-Seguir viviendo con mis padres.
-Que un tío en la discoteca me pregunte la edad que
xtengo.
-La edad que pone cuando se la digo.
-Quemarme la lengua con el café.
-El pestazo a tabaco en la ropa.
-La resaca de los domingos por la mañana.
-No acordarme de nada de lo que hice la noche anterior.
-La talla de mis pantalones.
-Que todavía me salgan granos.
-Mirarme al espejo y preguntarme para qué coño voy al
xgimnasio.
-Salir siempre en las fotos con los ojos cerrados.
-Estas tetazas que tengo.
-Que los novios de mis amigas me las miren cuando
xellas van al servicio.
-Mi nombre.
-Los cereales con fibra.
-Los cereales bajos en calorías.
-Que mi madre me repita cada dos por tres que, como
xme descuide, se me va a pasar el arroz.
-Saber que encima tiene razón.
-Las oposiciones.
-Los anuncios de cremas contra la celulitis.
-Cumplir años.
-Ser incapaz de dejar de echar de menos al cabrón de
xMiguel.

.

.

.

.

.

LA CERCA DE PIEDRA

Mi abuelo puso una piedra
sobre la piedra
que había puesto su padre.

Mi padre puso una piedra
sobre la piedra
que había puesto mi abuelo.

Límite. Linde.

Yo tengo una piedra en la mano.

.

.

.

.

.

MAESTRO

El maestro debe tener menos certezas que sus alumnos.

.

.

.

.

.

ESCALERAS

Subía los peldaños de dos en dos. Es decir, llegaría arriba
xxxxxhabiendo conocido sólo la mitad de la escalera.

.

.

.

.

.

ASTILLAS

Me decías que las astillas había que sacarlas enseguida,
xxporque si no se metían dentro del cuerpo, remontaban
xxlas venas e iban directas al corazón.
Una pinza.
La piel abriéndose.
Luego me dabas un beso en la yema del dedo.
La tabla de multiplicar no explicaba que tú no estarías
xxsiempre.
Hay mañanas en las que me levanto con un dolor en el
xxpecho.
Imagino que alguna, tantos años después, ha llegado
xxpor fin a su destino.

.

.

.

.

.

IDENTIDAD

Durante años, la ropa que me he puesto la he heredado
xxde mi hermano mayor.
Mi nombre me lo pusieron por mi abuelo.
El primer coche que conduje era de segunda mano.
La primera mujer que me besó ya había besado a
xxotros.
La casa en la que vivo es de alquiler.
Todo lo que escriba ya lo habrá escrito alguien mucho
xxantes y mucho mejor.
El hermano de mi hija no es hijo mío.
Su padre hace como si no lo fuera y quien no es su
xxpadre se esfuerza por aprender a serlo.

.

.

.

.

.

CADENA DE MONTAJE

Lo importante es centrarse en una tarea sencilla.
xxAsí se consigue mayor concentración y eficacia
xxque si hay que rotar de continuo.
Algo simple.
Específico.
Ventajas de la diversificación y la organización en el
xxtrabajo.
Engrasar un poema.
Engrasar un poema de amor.
Engrasar un poema de amor no correspondido.
Engrasar un poema de amor no correspondido e
xximposible.
Engrasar un poema de amor no correspondido e
xximposible, aunque hubo un tiempo en que no
xxfue ni una cosa ni otra.
Engrasar un poema de amor no correspondido e
xximposible, aunque hubo un tiempo en que no
xxfue ni una cosa ni otra, pero quién sabe por qué
xxtodo sucede como sucede.
Un poema de amor.
Un poema.

.

.

.

.

.

UN POEMA DE AMOR

Esta mañana, en el parque, Irene me ha pedido que le
xxcompre un globo.
Un lazo alrededor de su muñeca evitaba que Bob
xxEsponja saliese volando.
Ato el nudo con una fuerza contradictoria: suficiente
xxcomo para que no se deshaga, pero no tanta como
xxpara que le duela.
Después abro mucho los ojos.
El frío. Su abrigo nuevo. Las botas con los pantalones
xxde pana por dentro.
No se me puede olvidar esta forma de sonreírme.
Un nudo que no se deshaga.
Porque el aire pesa más que algunos gases.
Y la vida, menos que los recuerdos.

.

.

.

.

.

PENSIÓN COMPENSATORIA

Mi padre y mi madre se separaron unos años antes que yo.
Mi madre se quedó con la casa y los garajes.
Mi padre debe pasarle todos los meses a mi madre una pensión
xxcompensatoria.
Mi madre se sacó el carnet de conducir.
Mi madre se compró un coche nuevo.
En la puerta del frigorífico de mi madre hay un montón de imanes
xxque se ha traído como recuerdo de sus viajes.
Mi madre tiene el salón lleno de portarretratos con fotos suyas: en
xxAtenas, en San Petersburgo, en Malta, en Varsovia…
Mi madre ha estado en sitios cuyos nombres ni recuerda.
La especialidad de mi madre con los cruceros por el Mediterráneo.
Mi madre presume de todas las amigas que se ha echado.
Mi madre ha conocido a un señor viudo que la trata como a una
xxreina (dicho por ella).
Mi madre ve a sus nietos una vez cada dos meses.
Más o menos lo mismo que a mí.
Mi madre escucha por las noches música clásica.
Deutsche Grammophon.
En la colección de discos de vinilo que hizo mi padre.

.

.

.

.

.

EL SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS

Una misma palabra puede significar una cosa y la
xxcontraria.
Igual que un mismo color unas veces representa la
xxpureza y otras, la muerte.
De hecho, las palabras pueden significar cualquier
xxcosa.
Cualquier cosa.
Excepto la verdad.

.

.

.

.

Cumbreño, José María. Curso práctico de invisibilidad (Poesía 1998-2012). Logroño; Ediciones del 4 de agosto, 2013.

.

JUICIO FINAL

.

JUICIO FINAL

Yo, pecador, artista del pecado,
comido por el ansia hasta los tuétanos,
yo, tropel de esperanza y de fracasos,
estatua del dolor, firma del viento.

Yo, pecador, en fin, desesperado
de sombras y de sueño: me confieso
que soy un hombre en situación de hablaros
de la vida. Pequé. No me arrepiento.

Nací para narrar con estos labios
que barrerá la muerte un día de estos,
espléndidas caídas en picado
del bello avión aquel de carne y hueso.

Alas arriba disparó los brazos,
alardeando de tan alto invento;
plumas de níquel: escribid despacio.
Helas aquí, hincadas en el suelo.

Este es mi sitio. Mi terreno. Campo
de aterrizaje de mis ansias. Cielo
al revés. Es mi sitio y no lo cambio
por ninguno. Caí. No me arrepiento.

Ímpetus nuevos nacerán, más altos.
Llegaré por mis pies ¿para qué os quiero?
a la patria del hombre: al cielo raso
de sombras esas y de sueños esos.

.

.

.

.

de Otero, Blas. Obra completa (1935-1977). Barcelona; Ed. Galaxia Gutenberg, 2016.

.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más