Inicio > Poesía > NOCHE ABIERTA

NOCHE ABIERTA

 

Lo que el abrazo abarca

gotea el grifo
y algo de la piedra se va en el agua,

muere
como si fuese humana.

buscamos retener lo que en el otro
se va yendo,
lo que a veces se derrumba

pero es apenas la despedida
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxlo que el abrazo abarca

 

 

 

 

Para siempre, para ese ahora

he visto la vida desnuda
y no fue dolor.

vi el desierto y nacer el sol
para siempre

para ese ahora sin sombras
de lo que se mira
con el cuerpo entero.

lo vi ponerse, como un lunar
de pequeño,
pequeño
o inmensamente humano
como un corazón que muere.

he visto la vida desnuda
y se me lavaron los ojos
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde no ver sino nada.

 

 

 

 

Lo que se nos ha dado

hay días, al caer la tarde, en que la vida
nos cuenta
algo del perdón que recibimos

de lo que otros han callado.

hay noches en las que algún vestigio
se enciende:

una brasa en la memoria, un grillo
tras la ventana
o una flor
de las que se abren
cuando lo demás ya duerme.

son noches en que la quietud revela
la vida que recibí
sin siquiera la violencia
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxde haberla merecido:

lo sin por qué ni para qué,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel puro existir, el milagro.

 

 

 

 

Orillas

afuera ladra un perro

a una sombra, a su eco
o a la luna
para hacer menos cruel la distancia.

siempre es para huir que cerramos
una puerta,
es desierto la desnudez que no es promesa

la lejanía
de estar cerca sin tocarse
xxxxxxxxcomo bordes de la misma herida.

adentro no cabe adentro,

no son mis ojos
los que pueden mirarme a los ojos,
son siempre los labios de otro
xxxxxxxxxxxxxxxxxlos que me anuncian mi nombre.

 

 

 

 

Desde donde partí

al final,
cuando me encuentre sobre un andén
de trenes que no paran,
de viajeros
que miran sin decirme adiós
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcon las manos

habré llegado
hasta donde siempre estuve:

al niño descalzo que contempla la lejanía
temblando en la playa

al borde de la vida,
xxxxxxxxa la urna de la espera.

al final, cuando la desnudez
sea otra vez inicio
pido morir como mueren los mendigos:
meciendo la soledad del mundo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxen el hueco de la mano.

 

 

 

 

Ante nada, para nada

xxxxxI

hay vidas que se consumen
xxxxxxxxxxxxa través de una ventana,

mueren sin encontrar
un camino,
mueren de no haber partido.

hay plegarias que son su propio eco;

esperanzas que son espejos:
aguardan
sólo lo que aguardan,
se transforman en la estatua
de aquello que esperaban,

son el miedo a perder
xxxxxxxxxno el deseo del encuentro.

 

 

 

 

A veces la vida

a veces
nos miramos en silencio

la vida y yo.

a veces duele, duele
blanca,
lenta

se hunde en la carne
como una botella vacía se hunde en el
estanque
que la va llenando.

a veces, en silencio, llora
y algo sagrado brilla en el mundo,
xxxxxxxxxxxxxxxxen silencio, reverbera en las palabras.

 

 

 

 

Sobre mi escritorio

en una ventana,
junto a una lámpara,
xxxxxxxvislumbro a un anciano

como en un escaparate
donde la muerte se anuncia y olvida.

tiempo inmóvil la espera,
o cayendo

como lo ya polvo
del mundo cae,
ahora y callado, sobre mi escritorio

como lo ya muerto de todo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxme va mostrando la vida.

 

 

 

 

Hasta el final

vi un perro negro muerto
en la calle,
aplastado en medio de la acera, manchado,
porque nevaba.

vi la vida, allí mismo,
y no había más que eso: la coartada
del inocente: pagarlo todo.

sentí en la nieve la vida y me vi morir
como un animal que se resiste
hasta lo último

hasta el deseo de ser rematado,

hasta el gemido final,
el que pide perdón por todo crimen ajeno:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel que perdona a dios.

 

 

 

 

La gracia perdida

al final la casa
xxxxxxxxxes siempre atrás

como el umbral
de la despedida, el del adiós frente
a un camino nunca trazado

el del gesto inconcluso,
xxxxxxxxxxxxxla mitad olvidada.

en el medio la terca torre:
el propio nombre

la estaca entre el deseo
y la nostalgia,

el puñado de humo
en el que aferramos el miedo a perder
lo que nunca tuvimos.

al final, el que nos llega,
queda la apuesta
del inicio, la gracia perdida:
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxqueda perderlo todo.

 

 

 

 

En otro paisaje, siempre

en otro paisaje cae la nieve

blanca,
sobre el saco de un anciano
acurrucado
en el banco de una plaza.

en otro cuarto un vaso se hace trizas
contra el piso,
saltan los pedazos,
xxxxxxxxxxxxcaen otra vez…

después, siempre, lo derramado
se seca: el vino,
las lágrimas, la nieve sobre la vida,
xxxxxxxxxxxxxxxxxel corazón, dentro de un hombre.

 

 

 

Mujica, Hugo. Poesía completa 1983-2004. Buenos Aires; Ed. Seix Barral, 2005.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: