Inicio > Poesía > POEMAS ESCOGIDOS DE W. H. AUDEN

POEMAS ESCOGIDOS DE W. H. AUDEN

 

¡OH!, ¿QUÉ ES ESE SONIDO?

¡Oh!, ¿qué es ese sonido que tanto emociona el oído
xxxxxAbajo en el valle, tamborileando, tamborileando?
Sólo los soldados escarlata, querida
xxxxxLos soldados que vienen.

¡Oh!, ¿qué es aquella luz que veo relampaguear tan claramente
xxxxxA lo lejos, brillante, brillante?
Tan sólo el sol sobre sus armas, querida,
xxxxxMientras marchan ligero.

¡Oh!, ¿qué es lo que hacen con tanto equipo,
xxxxxQué están haciendo esta mañana, esta mañana?
Tan sólo sus habituales maniobras, querida.
xxxxxO tal vez sea una advertencia.

¡Oh!, ¿por qué han abandonado la carretera allá abajo?
xxxxx¿Por qué de repente, están dando vueltas, dando vueltas?
Tal vez un cambio de órdenes, querida.
xxxxx¿Por qué estás de rodillas?

¡Oh!, ¿no se han detenido para que les atienda el doctor,
xxxxxNo han detenido sus caballos, sus caballos?
Bueno, ninguno de ellos está herido,querida,
xxxxxNinguno en estas tropas.

¡Oh!, ¿es al cura a quien buscan, con su pelo blanco?
xxxxx¿Es el cura, lo es, lo es?
No, están pasando junto a su puerta, querida,
xxxxxSin visitarle.

¡Oh!, ¿será al granjero que vive al lado?
xxxxx¿Será al granjero tan astuto, tan astuto?
Han pasado ya de largo la granja, querida,
xxxxxY ahora han echado a correr.

¡Oh!, ¿dónde vas? ¡Quédate aquí conmigo!
xxxxx¿Acaso tus juramentos fueron un engaño, un engaño?
No, prometí amarte, querida,
xxxxxPero he de irme.

¡Oh!, está roto el cerrojo y astillada la puerta,
xxxxx¡Oh!, es a nuestra puerta donde vienen, vienen;
Sus botas resuenan pesadamente en el suelo
xxxxxY sus ojos son ardientes.

 

 

 

 

MUSEE DES BEAUX ARTS

Jamás se equivocaban acerca del sufrimiento,
Los Viejos Maestros: cómo comprendían
Su posición humana; cómo tiene lugar
Mientras algún otro está comiendo o abriendo una ventana o
xxxxxxxxxxsencillamente andando aburridamente;
Cómo, mientras los ancianos están esperando reverente, apasionadamente
El milagroso nacimiento, siempre tiene que haber
Niños que no tenían ningún deseo especial de que se produjera, patinando
Sobre un estanque en el borde del mundo:

Jamás olvidaron
Que incluso el temible martirio ha de llegar a su fin
De cualquier manera en una esquina, en algún punto deseado
Donde los perros viven su perruna vida y el caballo del torturador
Se rasca su inocente trasero contra un árbol.

En el Ícaro de Brueghel, por ejemplo: cómo se aleja todo
Calmadamente del desastre; el hombre del arado puede
Que haya oído el chapoteo, el grito desesperado,
Pero para él no era un fracaso importante; el sol brillaba
Como debía sobre las blancas piernas que desaparecían en la verde
Agua; y el valioso y delicado barco que tenía que haber visto
Algo asombroso, un muchacho cayendo del cielo,
Tenía que llegar a alguna parte y seguía calmoso su camino.

 

 

 

 

SONETOS DESDE CHINA

xxxxxVI

Observaba las estrellas y percibía las aves en vuelo,
Un río se desbordaba o caía una fortaleza:
Hacía predicciones que en ocasiones eran ciertas;
Sus conjeturas afortunadas eran bien recompensadas.

Enamorado de la Verdad antes de conocerla,
Cabalgó hasta tierras imaginarias,
Intentó atraerla por medio de la soledad y el ayuno,
Y se burlaba de aquellos que la servían con sus manos.

Atraído como se sentía por la magia y la oblicuidad,
Creía en Ella honestamente, y cuando,
Al fin, Ella le hizo señas, él obedeció,

La miró a los ojos: anonadado pero sin miedo,
Vio en ellos reflejada cada debilidad humana,
Y supo que él era uno entre muchos hombres.

 

 

xxxxxXII

Aquí la guerra es impotente como un monumento:
Un teléfono habla con un hombre;
Las banderas sobre un mapa declaran que fueron enviadas tropas;
Un muchacho trae leche en cuencos. Hay un plan

Para hombres vivos que temen por sus vidas,
Que tienen sed a las nueve cuando debían tenerla a mediodía,
Que pueden perderse y lo están, que echan de menos a sus esposas
Y, al contrario que una idea, pueden morir demasiado pronto.

Y, no obstante, las ideas pueden ser verdad, aunque mueran hombres;
Porque hemos visto una miríada de caras
Extáticas por una mentira,

Y los mapas pueden realmente apuntar hacia sitios
Donde la vida es malvada ahora.
Nanking. Dachau.

 

 

 

Auden, W. H. Poemas escogidos (versión de Antonio Resines). Madrid; Ed. Visor, 1996.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: