Inicio > Poesía > UN ÁRBOL EN OTROS

UN ÁRBOL EN OTROS

 

ROSA DE REUS

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEl padre despierta, observa un resplan-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdor que viene de la habitación vecina, se
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxprecipita hasta allí y encuentra al ancia-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxno guardián adormecido, y la mortaja y
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxel brazo del cadáver querido quemados
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpor una vela que le ha caído encima.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxSigmund Freud

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Ángel González de la Fuente

Rosa de Reus, más de ochenta años.
Quizá convenga repetirlo: más de ochenta años.

No he querido saber mucho ni poco de su vida.
Solo sé que su casa estaba en Reus.

No sé en qué trabajó, si trabajó.
No sé si maldormía sola.

(Seguro que a esa edad
otra vez maldormía. Y sola)

¿Por qué no me interesa leer los testimonios de vecinos,
familia, conocidos… si es que los hubo?

Nada va a ser más relevantes: era Rosa de Reus,
ochenta años cumplidos y un cuerpo calcinado.

Se alumbraba con velas.
Era invierno, era el frío.

Perdón, sí que he leído en la noticia
un dato relevante, otro:

La misma compañía eléctrica
promete que este mes no aplicará más cortes.

Escribo esto a años luz.
Ni siquiera recuerdo cómo se encendía una vela.

 

 

 

 

LUZBELIA POÉTICA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxLa razón por la que Milton escribió con grilletes
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxacerca de los ángeles y de Dios, y en libertad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcuando lo hizo sobre Demonios y sobre el In-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxfierno, es que era un verdadero Poeta y estaba
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdel lado del Demonio sin saberlo.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxWilliam Blake

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Andrés de la Orden

No, ya es difícil que seamos
esos poetas que soñamos ser.
El que no tiene hijos tiene años
y algunos los tenemos a los dos.

No seremos ni un nombre,
no cantarán ni un verso nuestro.
Nuestros libros son pasto del olvido.
Nadie sabrá qué fuimos y mucho menos quiénes.

Puede que todavía dure un tiempo
(a lo sumo una década, no le aventuro más)
el hechizo de vernos como ángeles sin trono,
ignífugos luzbeles que aguardan su desquite.

Y, mientras nos armamos para aquella batalla,
y maldecimos uno a uno
a todos los que hoy se sientan a la diestra
de antología, premios, festivales
y editoriales que jamás nos llamarán
(huelga aclarar que todos, uno a uno,
corruptos, paniaguados, vendeversos
y resto de improperios que los carga el diablo),
qué coño, nos ponemos otra copa.

Bebemos hoy para olvidar
que somos ya lo que seremos.
Bebemos para no acordarnos
del día que pasó sin darnos cuenta.
Por no ser, no seremos
los que esta noche lloran el fracaso
ni los que despertaron del ensueño.

Ya ni siquiera moriremos jóvenes.

 

 

 

 

SELECCIÓN NATURAL

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxes una fuerza tan inconmensurable-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxmente superior a los débiles esfuer-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxzos del hombre como las obras de
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla Naturaleza lo son a las del Arte.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxCharles Darwin

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA José Daniel Espejo

Al menos, nos dejaban divertirnos.
Me refiero a nosotros. A ti y a mí.
A los que nunca fuimos buenos con la pelota,
pero saltábamos al campo como
si nos fuera la vida en ello.

¡Ay, cuánto tiempo sin jugar al fútbol!

Cuando crecimos dejaron de llamarnos.
A los cuarenta solo juegan los que en verdad
tenían talento, aquellos para quienes el fútbol
es como un nacedero de su alma.

Nosotros (sí, tú y yo) nos contentamos
—es un decir— abriendo otra cerveza
frente al televisor cuando hay partido.

Nos contentamos (sí, puede ser) con tal cosa…
…y con ese fatal resarcimiento
que nos supone no haber visto nunca
(¡pero nunca!) sudar la camiseta
al otro lado de la pantalla a ninguno
de aquellos cabronazos que se creían algo.

 

 

 

 

NIETO DE COMUNISTA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDigo bosque y he perdido
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla geometría de un árbol.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxMarcos Ana

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Gonzalo Gómez Montoro

Sí, claro, hoy es fácil.
Qué fácil hoy hablar de «Totalitarismos
sin distinción de signo, credo o ideología».

Pero había que estar ahí y entonces.

Porque no, ¡qué carajo! Aquellos comunistas
de España no lucharon por Stalin,
sino por una cosa más austera
llamada dignidad. Y fracasaron.

¿Ni siquiera el honor de la derrota
vamos a respetarlas?

De uno de ellos soy nieto,
de uno de aquellos comunistas de España.
Y no, no lo idealizo. Ni siquiera
lo tenía en demasiada estima. Apenas
lo conocí. Charlamos pocas veces.

Pero yo estoy hablando de otra cosa,
no exactamente de él. Estoy hablando
de algo que nunca han de entender aquellos
que riman sin parar fascista
con comunista, porque ignoran lo que es.

Estoy hablando de decencia,
de decencia debida,
y de esa canallada que consiste
en subyugar ahora la memoria
de los que fueron ya subyugados en vida.

Luego las cárceles, las noches ovillados
en míseros jergones, los camaradas muertos,
los camaradas vivos pero muertos.
El pundonor, después, del clandestino,
la ingratitud de tanto cebón de democracia,
la consunción de un cuerpo
al que antes ya le habían extirpado la voz.

x
Nieto de comunista, sí.
Y de ese comunismo, a mucha honra.

 

 

 

Chessa, Alberto. Un árbol en otros. Cartagena; Ed. La estética del fracaso, 2019.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: