Inicio > Poesía > ULISES

ULISES

 

LA VIDA

La vida se conoce a sí misma. No ignora
que puede ser absurda, tediosa, insoportable,
que su trato requiere infinita paciencia,
resignación de santo, voluntad y coraje.

La vida nos conoce y sabe que no somos
ni mártires ni héroes, que exige demasiado
a cambio de contados y fugaces momentos
de ilusión, que terminan en muerte y en fracaso.

La vida se conoce y nos conoce y sabe
que no somos de piedra para aguantarle tanto,
que nos sobran motivos para coger la puerta
—la vida nos conoce—, y nos ata con lazos.

 

 

 

 

LA ESPERA

Todo ojos, el niño cierra el libro.
En el revuelto mar de su cabeza,
la gran ballena blanca ya resopla
y, en el Pequod, el vengativo Ahab
arenga a la tripulación
que bebe y jura: “¡Muera Moby Dick!”

Como una mariposa distraída,
su mirada recorre los objetos,
se posa unos segundos
en el cuadro —una copia de La Cena
de Juan de Juanes—,
se balancea en el péndulo
del cansado reloj. Reanuda el vuelo
y busca la mirada de su madre
que trajina, no lejos, junto al poyo
de la vieja cocina.
xxxxxxxxxxxxxxxxSu cabello,
muy negro y con reflejos azulados,
le recuerda a la noche, que ha caído
como un borrón de tinta sobre el patio
y se extiende, cubriendo
de sombras los rincones de la casa.
La mujer, guapa y joven todavía,
siente en su nuca la caricia
de aquellos ojos grandes y algo tristes
que la observan. Su vuelve, mientras prueba
el guiso, y le sonríe. Entre los dos
existe un sutil puente, se comprenden
sin apenas palabras.
xxxxxxxxxxxxxxxxxx—No es preciso
que ella le diga nada. El niño nota
una leve inquietud que va creciendo.—

En el revuelto mar de su cabeza,
flotan, como pesados tropezones
en la revuelta sopa,
planos dispersos de comidas tristes,
amargas, presididas
por la vacía silla y la esperanza
de oír la puerta y verlo aparecer
—al menos, a los postres—.

Mira el reloj que imperturbable sigue
su marcha y, en silencio,
mira a su madre. —La mujer retira
los platos y el mantel.—
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxDesde su cuarto,
entrada ya la madrugada,
los oye discutir.

En el revuelto mar de su cabeza,
la gran ballena blanca se sumerge
arrastrando consigo a los infiernos
al vengativo capitán Ahab.

 

 

 

 

FÁBULA

En sus mejores sueños de muchacho,
en los más exaltados, se veía
como el protagonista de una historia,
oscura, de fracaso y resistencia.
Un digno perdedor que con distancia
e ironía encajaba la derrota,
cantada, de la vida.
xxxxxxxxxxxxxxxxxUn hombre, al fin,
bastante parecido a éste que hoy
lo observa al otro lado del espejo.

La moraleja de este cuento advierte
que hay que tener cuidado con los sueños
porque, a veces, resulta que se cumplen.

 

 

 

 

LA DESTRUCCIÓN O EL HUMOR

Ardió mi juventud, y de aquel fuego
salí viejo y quemado.

Cómo sentir respeto y mucho menos
amor por una vida
que me había estafado.

Era la destrucción
o el humor. La ironía,
al quite, vino a echarme un capotazo.

 

 

 

 

ESA CHICA

Había renunciado, como un muerto,
a la vida, al placer. Me limitaba
a resistir —como un superviviente
el día después— cuando llegaste tú.
No hubo ningún milagro, aunque tampoco
lo esperaba. En el cielo, las estrellas
siguieron alumbrando indiferentes,
ajenas a nosotros.
xxxxxxxxxxxxxxxxAquí abajo
nada cambió. El mundo siguió siendo
el infierno de siempre. Los diarios
siguieron vomitando corrupciones,
atentados, catástrofes… No puedo
ni siquiera decir que mejorase
mi opinión del amor. Por no cambiar,
no cambió ni mi suerte. —Soy el mismo
pertinaz perdedor.—
xxxxxxxxxxxxxxxxxxLa diferencia
es sólo que estás tú y que contigo
todo es más soportable. hasta la vida
vuelve a ser un placer
cuando estamos a gusto.

 

 

 

 

VANITAS

Cayó Roma.
Cayó Cartago.
Cayó Grecia.

Cayó Troya.
Cayó Alejandro.
Cayó César…

Y yo estoy tropezando.

 

 

 

 

DIVAGACIONES SOBRE UN TEMA

La madurez debe ser esto,
este cansancio, esta desgana,
este saber, ya de antemano,
que nada sirve para nada.

La claridad que nos despierta
a una inclemente y gris mañana,
la claridad que ahuyenta sueños
de juventud, y nos desalma.

Este abandono, esta renuncia
al ideal y a la esperanza,
este vender al dios que fuimos
por bagatelas y migajas.

Dejarlo todo para luego
—amigos, vida, libros, causas—
porque otras cosas que no amamos
están ahí y nos reclaman.

Sentir el tiempo, sobre uno,
como una losa o una espada,
y ver que el tiempo se nos va
de entre las manos, que se acaba.

Ceder las riendas, que el deseo
hasta ayer mismo gobernaba,
a otros jinetes más prudentes,
notar que el cuerpo no acompaña.

Que no nos sigue, porque sabe
que todo exceso aquí se paga,
vivir con freno y con bocado
—sobrevivir es la palabra—.

La madurez debe ser esto,
comprender cosas que espantaban
vistas de lejos, comprender
que uno está preso en una trampa.

 

 

 

 

SEPTIEMBRE

El sueño de una noche de verano,
cada vez más confuso y más lejano.

El espejismo, roto, de la vida.
Los trabajos, los días, su rutina.

Una hoja que cae y nos recuerda
que otoño está a las puertas.

Pero nos queda el brillo,
discreto, y el calor de los membrillos.

 

 

 

 

ARS MORIENDI

Escribo para llegar
serenamente al silencio,
que es el morir.
Para aprender a callar,
en paz conmigo, sin miedo,
libre, al fin.

 

 

 

 

GRACIAS A LA VIDA

A la vida le pide, en adelante,
que se olvide de mí, que no me agobie.
Que no venga a exigirme, a estas alturas,
entrega ni entusiasmo.

—Podemos soportarnos,
pero no más.—

A la vida le pido que me deje
vivir lo que me queda
en paz.

 

 

 

 

EPÍLOGO

Soñar es gratis, dicen. Sin embargo,
quien ha soñado sabe que los sueños
se suelen pagar caro.

 

 

 

Salvago, Javier. Variaciones y reincidencias (Poesía 1977-1997). Sevilla; Ed. Renacimiento, 1997.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: