Inicio > Poesía > LA VELOCIDAD DE UNA FIESTA

LA VELOCIDAD DE UNA FIESTA

 

THE MODERN LOVERS

¿a quién le hablás cuando no me hablás a mí?
¿a quién le ponés jajaja?
¿a quién le mirás la foto de whatsapp en grande
algunos segundos una vez por día
y a quién le tomás lista en sus likes?

me gustás así, offline
cuando el wifi nos suelte la mano
te voy a abrazar fuerte y se nos van a caer
lágrimas por los perfiles que dejamos
atrás los links y las cookies que compartimos con otros

te quiero desaparecido
de la pantalla de mi smartphone
ajenos a los pixeles de mi computadora
relegada, chillona y molesta

no busco tu nombre en una ventana de chat
te quiero en mi cama
o en el palier de mi casa
esperando para entrar
coger como en el siglo pasado
la coca light, pulp, el sexo y vos
son mejores en vivo.

no puedo dejar de mirarte
con tus mil pulgadas de potrez inadvertida.
te quiero en la dimensión real,
te quiero y no sos un derivado del petróleo
te quiero porque no sos un derivado del petróleo
te quiero pero ahora hay una pila de ropa sucia
donde ayer estabas vos
y eso me parte el alma

una cita en un corralón
un sábado a la tarde
o en un video club
un viernes a las ocho y media

me gustás así, offline
tomando coca común en una parrilla
al costado de la ruta en areco
o en chascomús
hablando de música o política
u otras formas de terapia alternativa
más extremistas y menos pop

me gustás así, offline
¿quién está administrando mi ego?
¿tu ropa pasada de moda,
tu buzo quicksilver del 2008?

 

 

 

 

NATURALEZA MUERTA

no estoy acostumbrada al frío
ni a llegar primera, no había nadie
excepto algunas sombras
que coexistían conmigo a cientos de metros.

pensé en el techo estelar y todo
lo que escondía, dios o una fuerza
intergaláctica nos estaba dando
un pedacito de algo, una muestra gratis;
no me importaba,
era tan lindo que me distraía
del piso y de la tortícolis.

me cansé de mirar, de pensar
en todo lo que no puedo tocar
saqué el teléfono de mi bolsillo,
busqué fotos del espacio para acariciarlas
arrodillada en la vereda
con ganas de llorar por lo diminuta
que me sentía ante las nebulosas
de paletas lisérgicas, dimensiones
y densidades inimaginables.

acá abajo lo que duele es
que aún en una galaxia lejana
me sentiría más grande,
más local y relevante
que en tu vida.

llegaste, vi primero tu sombra,
y tus pies después, tardé un poco
en levantar la mirada, ya más consciente
del tirón en el cuello, tiesa y temblando al mismo tiempo.
los nervios y las contradicciones siempre
se llevaron muy bien.

no sabía qué hacer aunque te estaba
esperando, no sabía si ibas a venir
entonces empecé a tartamudear,
a hablarte sobre constelaciones, redes
y sistemas, tiritando de frío, aspirando
al miedo fantasmal de diagonal norte,
lo absorbí entero porque ahora no estabas ahí
el pavor ya no corría por la avenida
sino por mis venas.

¿sabés que el sol escupe
bolas gigantes de fuego
que nunca tocan la tierra?
me miraste, no entendiste
lo que dije ni por qué lo dije
tampoco hubieras entendido
lo que no me animé a decir
¿sabés que los animales
no saben que se van a morir?

algunas horas después volví
a mi casa atenta a la velocidad
de todo, a la distancia y dependencia,
fuerzas antagónicas inseparables
entre los campos de las cosas
y las personas también.

me empecé a sentir mal sola
pero para sentirme mejor hubiera
necesitado a alguien y reconocer
eso me hizo sentir peor,
me sentí mal mal mal mal.

entré a mi cuarto y lloré tres lágrimas
arrodillada como en la vereda
al costado de mi cama,
puse todo en modo aleatorio;
empezó underwear de pulp
contra mi voluntad y mi inacción,
esa vez no pensé en sensualidad
sino en violación, depredación y caza,
¿sabés que los animales no
saben que van a morir?

 

 

 

 

UN FUERTE EN EL LIVING

me encantabas pero estabas
casado con la calma, solo
querías aventurarte en un
recinto de seguridad o
tenías otros planes.

en esos meses organicé en mi cabeza
varios viajes para hacer con vos, no te conté
quería que fuéramos manejando a fray bentos
y tuviéramos hiroshima babies uruguayos
hechos de papel y celulosa
y más células tuyas que células mías,
para que no fueran tan deformes
y pudieran triunfar en internet
o en el microcentro.

quería ponerte en un yogur con cereales,
en un tostado, en una planilla de excel
me hubiera gustado armar una playlist con vos
especialmente para la ocasión de plantar
resmas de papel en el balcón
de mi dos ambientes.

quería que las viéramos crecer desde la cama
y un día algunas semanas después cosecháramos
origamis y cuadernos para escribir las cosas
que no nos animábamos a decir.

los días de invisibilidad fueron los días televisados
las encuestas, los debates;
creer y reventar y creer más fuerte.
búnkers, vedas, planes,
cambios y escalofríos.
espacio cedido por mí para vos:
sentía el futuro entre las costillas.

tuviste que trabajar un viernes por la noche
yo me emborraché, tomé pepa;
te extrañé pero les escribí a todos
menos a vos
para que no te dieras cuenta
de que no te necesitaba,
sino que me gustabas
y eso es mucho más grave.

ese sábado viniste a mi casa a dormir la siesta
podría haber entrado otra persona entre nosotros,
un río, una frontera, un aeropuerto, un mundo
pero dejaste tu olor en una de las almohadas
y no la usé los días siguientes para que no
se fuera por culpa de mi crema de enjuage.

en tu cuarto, las sábanas rotas y tu inversión
en ropa: semiótica de las cuotas
en tu tarjeta de crédito.

la primera noche construimos un fuerte en tu living
en la calle caminábamos sin darnos la mano;
encontré en mi teléfono unas selfies que te sacaste,
te prohibí incluirme en el encuadre, ahora
me arrepiento de todo lo que no hicimos
y de nada de lo que hicimos.

—tenés las tetas de la sirenita, la panza
de liv tyler en armageddon
—qué bajón que los olores no guarden
temperaturas, porque a la mañana tu piel
tiene un olor tibio, me lo quiero llevar
—podría llenarte el cuerpo de post-its
—nos vemos el jueves, sos un capo

hoy me toqué escuchando una canción
que tuiteaste, nunca me mandaste
una nota de voz.

 

 

 

 

CONTEXTUAL

perder el control con vos es hermoso,
sola es desesperante.

 

 

 

 

SISTEMAS DE FE

creo en dios como creo en tener
un gatorade en la heladera

anoche desde una cama
que no era mía
recé ‘por favor,
por favor que todo
salga bien aunque
yo haga todo mal.’

 

 

 

Varas, Valentina. De todas las cosas que nunca entendí siempre vas a ser mi favorita. Cáceres; Ed. Liliputienses, 2018.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: