Inicio > Poesía > LA CONDICIÓN Y EL TIEMPO

LA CONDICIÓN Y EL TIEMPO

 

CON ESTE SOL

Con este sol que me descansa el alma
(la luz, la nitidez del cielo,
esos aromas naturales
que de un tiempo a esta parte ha desdeñado)
me es fácil olvidar que el mal resiste
en los corazones, en las miradas prudentes
de los hombres cansados,
en tantos abismos de las ciudades,
en los días que obscenamente pasan
sin pronunciarse,
igual que esos sirvientes orientales
que, sin perder la sonrisa, conspiran.
Con este sol que me descansa el alma.

 

 

 

 

ARTEGNA

Como quisiera esta noche volver
al cementerio de Artegna, cruzar
con el miedo limpio que tuve de adolescente
sus puertas entreabiertas, yo que no he visto aún
ni entonces vi ni llegaré a ver nunca
tal vez un fuego fatuo; mas supe caminar
brillante y descreído entre las tumbas
queriendo que surgiera de las losas
una luz, una señal, una voz
que negara todos los epitafios.

Artegna y tantas cosas se fueron con el tiempo.

 

 

 

 

EL SÁTIRO

La infancia, aquel reino luminoso
de voces verdaderas y de un tedio infinito,
aquellas largas distancias,
el tamaño generoso de las cosas,
los besos tan tristes en la mejilla materna,
suaves, vencidos; los olores, los cuentos,
la pulcritud de las lunas en la infancia,
tan densa, tan vana.
Y después, casi nada; una luz de tanto en tanto
que es un sueño, una promesa incumplida,
un deseo intenso que no se sacia.

Salvo el amor, después de la infancia
todo es oscuro.
Salvo el amor, que nos colma y nos salva.
Salvo el amor y la infancia.

 

 

 

 

NARCISO

Monstruo, mírate al espejo: niño y viejo.
Los ojos ingenuos y llenos de miedo.

El tiempo muerto entre hacer lo que hacías
y marcharte lo dedicas al darte
un aire contigo mismo
y a tratar de parecerte
al que esperan ver cuando salgas por la puerta.
Alguien eres. No temas no ser nadie
al ver que en el espejo, al contemplarte,
te queda todo lejos y tan cerca.

 

 

 

 

EL TIEMPO EN LOS OJOS

No es tanto el tiempo lo que me preocupa haber perdido
como los ojos que tuve, limpios. Y el olor del mar,
un rumor de voces, la playa que sin saber por qué
me represento intensa (aunque sé que ya entonces
era incómoda la arena y abrasaba).
Y más lamento aún que todo aquello nunca sucediera,
que tantos días como supongo he vivido no existan,
ni siquiera en la memoria. Porque no puedo acordarme
de nada. Y es inútil evocar la imagen de siempre:
arena muy fina que se escapa entre los dedos de la mano.
Porque es más triste que una imagen que se escape el tiempo
y que, ahíta de demonios, se te apague la mirada.
Y el olor del mar, un rumor de voces, la playa…

 

 

 

 

SALVA NORTURNA

No puedes creerme. Porque me ves
rodeado siempre de tantas personas,
hablando por teléfono, tramando
frenéticas conjuras para animar la noche,
no podrás comprenderme si te digo
que estoy a punto de morirme y solo;
que lo he dejado todo en el camino,
mi humor, mi confianza en el futuro,
las ganas de jugar que me animaban
a flotar sin más y a perder la vida.

Ahora, de repente, al que todo
transcurre sin dejar huella ninguna,
valoro los detalles, me conmuevo
por cosas que antes nunca me importaban.
Y ya no paso de largo ni me río,
ni tiemblo por amor, ni me desvelo,
ni espero demasiado de los días
que queman como el fuego.
A veces, antes de dormirme pienso:
me gustan los amigos, los rincones,
la pólvora sin ruido y por las noches
matar la soledad con un secreto.

 

 

 

 

LA ALEGRÍA DE PECAR

La farsa del amor qué poco dura.
Un destello y el gusto de la vida en la boca,
como un veneno bueno que mata lentamente
en sucesivas citas.

Te miraba dormir. Te pedí que durmiéramos
y en ti escruté, en tu rostro y en tus labios,
la estela de pasión
de farsas anteriores ya perdidas.
Insomne y asustado, recordé abrazos cálidos,
maneras de entregarse más ligeras
y cuerpos más desnudos.
Evoqué besos húmedos, furtivos,
caricias inconscientes en rincones,
posturas impensables.

En días ya lejanos, pecar no era pecado
y en el amor no había ningún riesgo
salvo saber que es falso.
Anoche, en las tinieblas, el miedo me contuvo:
caricias desterradas del deseo,
los besos comedidos.
Una forma muy triste de amarnos para siempre.

La farsa del amor era un veneno
que hoy mata sin piedad a quien lo bebe.

 

 

 

 

UN MUNDO PRIMITIVO

Me gusta tenerte a mi lado
como si pudiera ser normal que estemos juntos.
Incluso rozarnos sin que yo sienta miedo. Como amigos.
No tú el hombre y yo la escoria, sino juntos.
No yo el raro y tú el excelso;
buscando el lodo que nos es común para querernos.
No tú las naves y yo las velas,
no yo la infamia y tú la perfidia.
Los dos extraños, desterrados, solos,
perdidos de su sueño.
Abrázame muy fuerte al despedirnos.

 

 

 

 

EL CALAMBRE DEL MUNDO

Contémplalo, padécelo, disfruta;
no temas, que el dolor
es efímero también;
la luz se nos concede y se nos niega
con la misma vehemencia.

Siente sin fin el calambre del mundo,
cambia de fe, de disfraz, de premisas,
que no hay nada veraz y todo es cierto
y un grito es un susurro de repente,
y por fortuna el mundo
se está acabando ahora, mientras duermes.

 

 

 

 

DE VINO Y ROSAS

Yo he sido una promesa y he brillado.
Estuve en pie de guerra en las cantinas
brindando con amigos por proyectos
estelares que nunca se cumplieron.
Me ves aquí riéndome por todo;
y en ésta, elemental y mortecino.

Después de todo, hasta lo encuentro tierno.
¡Yo qué iba a prometer! ¡Y me creyeron!

 

 

 

 

Y TODO DESPUÉS

Un grupo de personas aburridas:
eso somos, tan poco tocadas por la gracia
y tan altivas en esta espera miserable.
La sala está en penumbra. Invita a reclinarse
en los sillones y a guardar la siesta.
No afectes con la pierna una caricia
clandestina, ni fijes tus ojos en los míos,
que están cansados y ya no te miran.
Qué lejos —si hubieras querido entonces—
podríamos estar de este vacío,
de las penosas sombras de la sala,
de este amargo velatorio sin difunto.

 

 

 

 

DESAVENENCIA

Despierto al sol, como rendido al curso
de la vida. Los males de la noche
no me mueven. Se extinguen las dolencias,
los temores, las caras que amontonan
borrosos gestos en sueños sin trama.

Y llegas tú, que te habías marchado.
Y nada me delata que eres otro
ni hay nada ya de mí que te conmueva.
Estás aquí, me miras, me desprecias.
Es el final por fin, la oscuridad, las llamas.

 

 

 

 

LOS CONFINES DEL CONSUELO

Como pasar la palma de las manos
por una piel plagada de suturas
y sentirla radiante, tersa, joven,
inmaculada y pura;
así me represento yo esta vida
que en su curso repite itinerarios
ignorando el dolor de las heridas,

estás días que pasan y se pisan
absurdos, cotidianos o violentos.
Y aún así se disfrutan.
Y no importa ignorar, si todo son presagios
como cristales rotos de un espejo,
manteles con saleros derramados,
aceras con andamios, gatos negros.

 

 

 

 

PROFESIÓN DE FE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Ángel Luis Vigaray

En los tiempos que corren, salvo si tengo miedo,
prefiero estar sin preguntarme nada.
No importa dónde quedan los días que han pasado
ni entender si es eterna la vida, breve o larga.
Lo único que pido son sentimientos claros
y ver la luz del sol cuando despierto.

Comprendo que se va estrechando el cerco
y que el azar me tiende inesperadas trampas.
Los sueños no me alteran porque sé que son vanos
y olvidar me libera de penosas jornadas.
En mañanas oscuras, pocas veces al año,
me cubro con la sábana y lloro por los muertos.

 

 

 

Alas, Leopoldo. Concierto del desorden. Poesía Reunida (1981-2008). Madrid; Ed. Visor, 2009.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: