Inicio > Poesía > ÁNGEL TALIÁN

ÁNGEL TALIÁN

 

YO CRUCÉ EL PUENTE DEL GOLDEN GATE

yo crucé el puente del Golden Gate y sentí ganas de saltar

al fondo Alcatraz como un transatlántico varado silencioso e ignoto
las olas como niños nerviosos
esperando a que se rompa la piñata
yo crucé el puente del Golden Gate el viento
yo crucé el puente rojo la niebla cubría sus torres como si del
xxxmonte Olimpo se tratase
me senté sobre la barandilla sólo para que mis pies colgaran
quería sentiros sin mi peso / libres mecidos sobre la bahía /
xxxlistos para volar
un hombre gordo se acercó hasta mí
parecía una reencarnación de Budah
dijo: el mar tiene un pez y en el pez hay una caracola y en la
xxxcaracola un cangrejo y en el cangrejo una perla y la perla es
xxxun mundo en el que hay un mar que tiene un pez y el pez una
xxxcaracola y
los coches cruzaban a mi espalda indiferentes
el hombre había desaparecido
bajé de la arandilla y terminé de cruzar el puente

yo crucé el puente del Golden Gate y sentí ganas de saltar
pero no salté
quede aquí constancia de mi fracaso

 

 

 

 

MARIPOSA, CA

viajamos por Mariposa CA como si de un anuncio de coche se
xxxtratase
nos peleamos por conducir ¿Te gusta conducir?
las lomas son olas nada más
alguien en el coche escucha el rumor del mar pero no lo comenta
todo es amarillo
una dice algo sobre Castilla y sobre Machado
otro imagina que aparecen Quijote y Sancho montando a
xxxRocinante y Rucio y
nuestros ojos se aferran a la siguiente loma como un águila se
xxxaferra a una liebre
pero
estamos en Mariposa CA y yo rezo
para que no aparezca un Kentucky Fried Chicken
yo me acuerdo de Borges y su conferencia de La ceguera en 1977
su ojo izquierdo cerrado su ojo derecho abierto
las manos sobre los reposabrazos como si fuese a levantarse
la voz temblorosa
Hay un color que no me ha sido nunca infiel, el amarillo.
miro los campos y pienso que quizá este sea el paraíso de Borges
aquí en Mariposa CA el sol se pierde y todo se tiñe aún más de
xxxdorado
Borges sobre un trono altísimo ojo izquierdo manos como
xxxlevantarse pero temblorosa
tigres y leopardos rodeándole / todo oro y sombra y una voz
que recita un poema épico en una lengua muerta
el paisaje sigue siendo el mismo que al principio del poema
pero se hace de noche
poco a poco nos vamos quedando ciegos

 

 

 

 

SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO

en el sueño recorremos un campo
con grandes pacas todo es amarillo
y hay cuervos desperdigados
picoteando semillas sin cesar

caminamos en grupo no nos
separamos como si tuviésemos
que enfrentarnos al vacío
estando juntos como si estar juntos
nos salvase de la nada

es verano y atardece y en el sueño
alguien dice que quisiera quedarse
para siempre con nosotros
intentamos calcular cuál es la distancia
que nos separa de la realidad

la estampa es demasiado poderosa
y nos dejamos caer sobre las pacas
hace demasiado calor para cruzar
el verano y estamos agotados

alguien dice que esto parece un sueño
como si realmente no lo fuese
alguien apoya su cabeza sobre mi muslo
compartimos el agua y miramos
al horizonte en busca de alguna señal

todo parece estático y todo
en el sueño es inabarcable
incluso nosotros tumbados
ni qué decir el atardecer

alguien hace referencia
a la vida fuera del sueño
y el verano que cruzamos
y si será también inabarcable

el sol se va / el campo arde
los cuervos alzan el vuelo
—todo Poe y alborozo alado—
viran hacia el oeste y en bandada
arropan la tierra con la noche

 

 

 

 

COPLA

no sé Jorge Manrique si en el siglo XV el concepto del suicidio
existía
o quizá tuviese entonces un verdadero sentido: honor
perdido STOP amada fugada STOP no contrincante digno
xxxSTOP muerte inevitable

x
no sé Jorge Manrique si lo de tu padre quedó resuelto si el
xxxforense lo tuvo claro
desde el principio: muerte natural / yace en la cama / mantas
xxxcomo losas de mármol cubren su cuerpo / el primogénito
xxxagarra su mano izquierda / escucha sus últimas palabras /
xxxpromete proteger la casa y la familia / luego una lengua de
xxxhielo entra en el cuarto y

x
no sé Jorge Manrique pero hoy caminando por Yosemite
xxxValley (Parque Nacional)
estado de California (ya sé que Colón no había nacido aún
xxxcuando tú… que no me vas
a creer…
xxxxxxxxxentiendo la problemática pero)
he visto a un río suicidarse
como te lo cuento

x
no sé Jorge Manrique
el río era la vida e iba a dar a la marxxxxxxxo eso creíamos
todo era como tú lo habías descrito pero de pronto:
como el 4:33 de John Cage en medio de El lago de los cisnes
xxxde Tchaikovski

x
todo refulgía todo cuadraba los árboles inmaculados las
xxxrocas serenas cada insecto cada espora cada estambre y
xxxcada estigma la vera era la vera el lecho era el lecho el
xxxcaudal era el justo y necesario los dioses habían cumplido
xxxcon su cometido la madre naturaleza sonreía cristalina
xxxhasta que un corte abrupto un discontinuo un precipicio
xxxuna caída un silencio

x
saltar a la nada
eso es saltar a la nada y no encuentro un símil a la altura
xxxsaltar a la nada y basta
y el río ya no es río es chorro
y el chorro ya no es chorro es lluvia
y la lluvia ya no es lluvia es gota
y la gota ya no es gota es partícula
y la partícula ya no es partícula es

x
saltar al vacío sin másxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy dejar de ser

x

así se suicida un río
igual que se suicida un hombre

 

 

 

 

MOTEL SALIENDO DE DEATH VALLEY CAMINO DE LAS VEGAS

las afueras de un desierto son como las afueras
de una gran ciudad seres invisibles que miran
—comen defecan se reproducen mueren—
hacia el centro a la espera sobrevuelan
las fronteras como objetos arrastrados por un
tornado

como las afueras de la ciudad las afueras
del desierto son etéreas / móviles / nómadas
a expensas de un capricho de la naturaleza
(o los planes arquitectónicos) van y vienen
como si el desierto fuese un mar
y las dunas sus olas y subiese
y bajase
xxxxxxxxxla marea

x
no hay pueblos ni pequeñas ciudades
son sólo absurdas aglomeraciones de
chalets algún restaurante una gasolinera una granja
seres invisibles al borde del desierto
como si un dios hubiese escupido
algunos hombres en medio de la nada

la gente se esconde en las afueras del desierto
construye empalizadas y se da a la vida
interior en el motel nos damos un baño en la piscina
y nos tumbamos a cincuenta grados a mirar
cómo no pasa nada cómo las horas se van
cómo el desierto sólo es un inmenso reloj
de arena

este lugar es la mejor metáfora de la espera
que jamás he encontrado nadie habla
la piel se seca en dos segundos no soy capaz
de describir el silencio como en las ciudades
estar en las afueras también es estar dentro
del desierto

 

 

 

 

BELLAGIO, MACHADO

en una tumbona en la piscina del Bellagio Las Vegas NV
tomo un mojito mientras leo a Machado dicen
que los oasis suelen ser espejismos dicen que
del desierto sólo salen los más fuertes los más listos los más
leo a Machado a cincuenta grados
bajo una sombrilla publicitaria —luego en la noche
caeré enfermo por el frío eterno del aire
acondicionado— una chica en bikini sale
del agua y se acerca hasta mí: ¿qué lees? pregunta
Leo a Machado digo poeta español digo
que murió en el exilio y la pobreza digo
cuyas últimas palabras fueron: estos días azules
y este sol de la infancia ríe juguetona y me besa
—luego por la noche caeré enfermo por la falta de agua
y el exceso de alcohol— la chica tiene un bolígrafo
y escribe sobre mi antebrazo su teléfono
salta a la piscina y —¡cómo no!— desaparece
todo queda en un silencio desproporcionado
como si el desierto reclamase su lugar
aparto el libro y miro el cielo azul el sol
de la infancia hace demasiado calor los números
sobre mi piel la tinta sobre la carne no me baño
por si acaso

 

 

 

 

(CODA)

la cuadrícula pintada con escuadra
que son las calles de San Francisco
un tranvía desbocado
convertido en atracción de feria
los carteles de aún hay esperanza
en las pilonas rojas del Golden Gate Bridge
la ruta 1 que baja bordeando la costa
vacía
y el océano Pacífico de un azul desesperado
aquel cul-de-sac del que casi no podemos salir
idóneo para una escena de persecución hollywoodiense
los caminos de Carmel por los que circulábamos
a velocidad de obeso americano
los campos amarillos como un trigal castellano en Mariposa
y una amapola sobreviviendo en medio de la tarde
las secuoyas gigantes bordeando la carretera
muy secundaria
que lleva a Yosemite Valley y las 8 horas
que tardamos en hacer 50 km
las advertencias de cuidado con los osos
y los osos que no vimos
la recta infinita que cruza el mediodía por Death Valley
las 55 grados a la sombra
y el aire que quemaba la piel
los reflejos de la carretera que eran el mar en calma
el parking de un motel donde nos creímos fugitivos
y la vieja que nos atendió que me recordó a la madre
de Bates la ducha y el cuchillo
Las Vegas alzada en medio del desierto
y su intento de ser noche a base de bombillas enroscadas
La Vegas Blvd. con el Bellagio el Caesar palace el Flamingo el Mirage
el tramo que hicimos por la ruta 66 camino del Gran Cañón
y cómo nos empeñábamos en llamarla La Ruta Madre
porque Steinbeck así lo decía en Las uvas de la ira
nosotros dentro del coche frente al Gran Cañón y la lluvia
que nos empañó el parabrisas y el paisaje
las carreteras de regreso que nos parecieron distintas
pese a ser las mismas
las carreteras de nuestra juventud y el Dodge
al que llamábamos Mae West
tragando kilómetros sin descanso
esa luz veraniega de tiempo detenido
que nunca podremos
recuperar

 

 

 

Talián, Ángel. El sol sobre la nieve. Cartagena; Ed. Balduque, 2016.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: