Inicio > Poesía > JARDÍN DE ARENA

JARDÍN DE ARENA

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA José María Ballcells

SI lloviera estoy seguro que escribiría un poema.
¿Lloverá si empiezo a escribir?

Qué gran silencio. ¿Qué es lo que todo parece esperar?

¿No será el poema?

 

 

 

 

UN poco de viento basta a veces para que recobre
la confianza en mí mismo.

Confía en ti mismo, para que se levante el viento.

 

 

 

 

¿QUÉ me va a deparar el día?

¿Saltará ante mí lo imprevisto?

Deja que salte lo imprevisto, por si logras ver lo
verdaderamente imprevisto.

 

 

 

 

HE hecho fotocopias de todos los poemas, por miedo
a perderlos.

He vuelto a escribir poemas y a sacar las
correspondientes fotocopias.

Saca directamente las fotocopias y escribe luego los
poemas.

 

 

 

 

QUÉ serias y desoladas las gentes que encuentro en
el metro.

Qué sería de ti si las gentes no te dieran la medida
de tu desolación.

 

 

 

 

CUANDO estoy en la ducha caliente me siento capaz
de escribir los mejores poemas.

El poema es siempre una ducha de agua fría.

 

 

 

 

PARECÍA que con las lluvias de los últimos días se
iban a acabar los incendios forestales, pero hoy dice
el periódico que los rayos han causado dos nuevos
incendios.

Lee directamente el rayo.

 

 

 

 

LA piña de la que hablaba hace dos años en uno de
mis poemas sigue estando ahí.

La piña de la que hablabas hace dos años en uno de
tus poemas sigue estando ahí, pero el poema ya no
es el mismo.

 

 

 

 

CUANDO me gusta uno de mis poemas no siento
necesidad de que sea leído por alguien.

Este poema será leído por nadie.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxKassel

EL cielo no es azul,
ni el aire transparente,
ni es sólido tu cuerpo,
ni estás perdido aquí
por grandes avenidas
en este parque inmenso
que parece soñado,
ni tienes que volver
a sitio alguno,
ni se acerca el crepúsculo,
ni se encienden las luces,
ni alguien va separando
las hebras de tu carne,
abandonado ahora
como estás,
sin creer que estás viendo
lo que ves.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxKassel

ACARICIAN tus manos
balaustradas
salidas de la nada,
los arbustos más tiernos,
no nacidos.
El término está en ti
y lo contemplas,
mientras todo se borra,
se va nublando el césped,
se derrumba el palacio.
Vas a tientas. Tus manos
acarician los límites.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEn la muerte de Josep Cercós

LA
profunda
extrañeza
de
que
el
sol
nos
haga
oír
su
luz
cuando

ya
no
estás
para
ir
blasfemando
santamente
con
la
música
rota
de
tu
voz
la
carcajada
amarga
de
tu
muerte.

 

 

 

 

EL país en que vivo
no es este en el que muero
y al domingo
sucede siempre el lunes.
Mi país no está hecho
de hombres y de tierras
donde me reconozca,
sino del más secreto
de los versos no escritos.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Santiago Ramos

TODOS los viajeros que van conmigo en el avión
son unos perfectos desconocidos para mí.

Todo es perfectamente desconocido para mí.

Todo es perfecto.

 

 

 

 

ESTA chimenea apagada en plenas vacaciones de agosto
me hace pensar en la inutilidad de todo.

¿Hay algo más inútil que este poema, escrito ante una
chimenea apagada en plenas vacaciones de agosto?

 

 

 

 

LA lluvia es una de las cosas que más me gustan
de este mundo.

Lo que más me gusta de todo es el mundo.

Ahora, como llueve en el mundo, estoy contento
de verdad.

 

 

 

 

UNA mosca entra, recorre rápidamente la habitación
y sale por la ventana, después de haber cumplido
con lo que tenía que hacer.

Salgo por la ventana, recorro rápidamente el paisaje
y vuelvo a entrar en la habitación sin haber acertado
a hacer nada.

 

 

 

 

AQUELLA mujer con un paraguas abierto en medio
del campo me recuerda una estampa japonesa.

Deja de llover, y la estampa es ahora la de una mujer
con un paraguas cerrado en medio del campo.

Rompo el poema y me abro como un paraguas.

 

 

 

 

LLOVÍA, y de pronto ha dejado de llover.

Escribía, y de pronto he dejado de escribir.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Norio Shimizu
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxRyōan-ji, Kioto

JARDÍN de arena.
Contempla los dibujos
tras la tormenta.

 

 

 

 

¿SABIDURÍA?
La de esta golondrina
volando en círculo.

 

 

 

 

CAMPO de trigo.
La urraca se ha llevado
oro en el pico.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Shichiro Enjoji

QUE escriba sola.
Deja volar la pluma
en el paisaje.

 

 

 

 

INESPERADAMENTE,
el verso sale,
d vueltas por la página,
roza el borde del aire
y luego,
por sorpresa también,
vuelve al lápiz,
la pluma,
hasta tu mente,
donde entonces se borra.

 

 

 

 

CONTEMPLAS esa piña
abierta bajo el sol,
que no tiene piñones
que ofrecerte,
y no sabes decir
la razón de que estén
tan absortos tus ojos
abiertos bajo el sol,
contemplando esa piña
que no tiene piñones
que ofrecerte,
tan absortos tus ojos…

 

 

 

 

CABE la eternidad
entre una gota y otra.
Penden tan suavemente
mecidas por el viento…
Cómo alargar la tarde,
mantener el milagro
de que nada se quiebre
en el silencio
que ha seguido a la lluvia
y ha dejado
unas gotas de agua
suspendidas
de mis trémulas ramas.

 

 

 

 

SI escribo de esta noche,
de la luna creciente
hacia su parte oscura,
de la majestuosa
presencia de los árboles,
de la especial manera
que tienen hoy las luces
de encenderse,
me estaré refiriendo
a otras noches,
a antiguas sensaciones
que no invoco.
¿O es que tan sólo hay
una única noche
con un único mar,
la misma luna siempre,
mientras yo voy cambiando
a cada instante
y escribo el verso único?

 

 

 

 

PASEOS solitarios
en la espera del verso
que tanto se demora,
del silencio que brota
de los árboles
cuando nadie los mira,
de la paz que respiras
cuando nadie te espera.
Seguir por el sendero
y descubrir
que está en ti el que dispone
el paisaje y el verso.

 

 

 

 

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxA Antoni Marí

LA paz que se respira
no es aún el poema.
Sólo la tarde sabe,
en esta hora incierta,
lo que debes hacer.
Deja, pues, que el poema
resbale con el ritmo
de la respiración
que sale sin esfuerzo
de la tierra,
del volar de los pájaros.

 

 

 

 

ESTAR
un
solo
día
sin
sentir
que
la
vida
se-me-va-de-te-nien-do-a-ca-da-ins-tan-te
y
poderla
vivir
al
fin
sin
m
á
s.

 

 

 

 

ESTÁS leyendo
los versos de un poema
aún no escrito.

 

 

 

 

HOJA caída,
salta ahora a la rama
y reverdece.

 

 

 

Corredor-Matheos, José. Desolación y vuelo. Poesía reunida (1951-2011). Barcelona; Tusquets editores, 2011.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: