Inicio > Poesía > DE ZAPATOS, CARTELES Y MENTIRAS

DE ZAPATOS, CARTELES Y MENTIRAS

 

LOS ZAPATOS DEL ABUELO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxcon franca rectitud de cojo amargo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxVallejo

Cuando murió, sus zapatos,
sus duros y lustrosos zapatos negros,
fueron para mí.
Anacrónicos acorazados para la tierra roja
de las cuatro polvorientas calles de tierra
que minó día a día fingiendo ir a alguna parte,
con los que se tambaleó bajo la luz tiñosa de farolas
que arrojaban más sombras a las sombras.
Sólo yo de entre todos sus nietos
tenía pies iguales a los suyos,
pies retorcidos como aquellas calles
y pasos que dudaban en la puerta de los mercados,
que retrocedían ante las muchachas hermosas.
Yo voy por la vida en los zapatos de un muerto;
el suelo me reconoce como uno de los suyos.

 

 

 

 

LO QUE OTROS TIRAN

Yo frecuento el muladar de la memoria,
los esteparios vertederos del olvido.
Los poetas desperdician demasiado,
tiran los versos a medio comer,
los costillares de sus mayores
con los delirios aún prendidos.
En la cáscara, en el hueso
yo encuentro lo que busco,
de ahí este poso de luz mordida,
este acre regusto a hambre usada.

 

 

 

 

COSAS DEL SUELO

De niña mamá recogió del suelo
un pequeño fruto rojo y redondo.
Lo comió, tenía hambre,
no sólo hambre hambre,
también hambre de cosas de colores.
Aquello era venenoso, tonta madre,
por eso no tenía dueño.
Más tarde mamá lanzó al mundo
sus propios frutos,
también pequeños y rojos;
yo soy el primero.
Quien muerde se envenena.

 

 

 

 

EL POETA

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxHaced que se me caiga
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla piel de serpiente del orgullo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxZ. Herbert

Todos mis hermanos son mejores poetas que yo;
sabrían sembrar sus cálculos renales en el baldío de Elliot
y conseguir que de ellos nacieran
camadas albinas de versos carnívoros.
Pero no lo hicieron y nunca lo harán,
son también más inteligentes.
Yo no valía para otra cosa.
Por eso fue que decidieron mandarme a mí
en la nave sin rumbo y enloquecida de la poesía.
Como quien manda un perro al espacio.

 

 

 

 

SICARIO

Yo soy el sicario.
Me encontraron jugando descalzo
con un poema de madera
en el albañal de las vanguardias.
En los callejones que olían a meados,
robando las notitas escritas a mano
del bolsillo de poetastros borrachos.
Dijeron
éste nos servirá.
Tiene la ingenuidad de un rinoceronte
y el corazón oportunista del coyote.
Me adiestraron en la palestra de sus academias,
administraron mi hambre de crepúsculos
y cuando estuve preparado me dieron
un lanzaversos automático y la foto del enemigo.
Ahora sería un extraño en el basural de mis recuerdos.
Pertenezco a la casa de los amos.
Ellos me dan palmadas en la espalda
y me dejan que coma en su cocina.

 

 

 

 

EL ADIESTRAMIENTO

Me enseñaron a leer
para que no tuviera excusas
si incumplía sus leyes.
Me enseñaron a contar
para que no tuviera excusas
si les robaba su tiempo.
La poesía no estaba entre sus normas.
La poesía no entraba en sus cálculos.

 

 

 

 

VOLVER A CASA

Para que no sepa donde vivo,
hago como hacen en las películas
los adolescentes que se avergüenzan
de las desvencijadas ventanas
y la cochambre de su hogar:
me bajo tres paradas antes
y cruzo el jardín de una casa lujosa.
Hasta que la muerte se pierde de vista.

 

 

 

 

ESCENA DE CATECISMO UNA LEJANA MAÑANA DE DOMINGO

El ladrón de la izquierda se burla de ti.
El ladrón de la derecha mira tus clavos
y piensa en el precio del hierro.
Abajo los legionarios se juegan a las tabas
las pulgas de tu túnica.
Arriba nadie contesta a las puertas del cielo.
Pienso que el único paraíso que se abrió para ti
estaba entre las piernas de aquella mujer
que supo amar tu descomunal arrogancia.
En las misas de los domingos repartían juguetes usados.
A la mitad de aquellos críos
también los había abandonado su padre.
Allí nadie sintió pena por ti, nazareno,
estábamos demasiado ocupados
esquivando las gotas de lluvia que se colaban por el techo
y buscando ruedas que encajaran
en los cochecitos rotos.

 

 

 

 

FOTO DE FAMILIA

¿Ya están todos?
Sonrían,
por favor,
los vivos también.

 

 

 

 

CARTEL PARA TIEMPOS DE GUERRA INTERIOR

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy en guerra con mis entrañas
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxMachado

Ya no digo versos
recorriendo solo los pasillos de casa.
Yo, el enemigo,
escucho.

 

 

 

 

LA MENTIRA

Escribieron mal nuestros nombres
los días de paga
y callamos.
Escribieron bien nuestros nombres
los días de leva
y callamos.
Pasamos la vida callando
y un día, en nuestras bocas cerradas
entrarán las moscas.

 

 

 

Flores del Rosario, Pedro. Como pasa el aire sobre el lomo de una bestia. Murcia; Ed. Tres fronteras, 2014.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: