Inicio > Poesía > COMO PASA EL AIRE SOBRE EL LOMO DE UNA BESTIA

COMO PASA EL AIRE SOBRE EL LOMO DE UNA BESTIA

 

ESTIRPE

Detesto a estos viejos severos de los retratos,
humo y cochambre,
los codos hechos a la mugre de las barras.
Creían haber llegado a alguna parte
pero eran sólo agotados, malolientes
gigantes varados en las piedras
de una playa lamida por la bruma.
Sé bien de lo que hablo,
ya casi soy uno de ellos.
Eso es el tiempo:
ir convirtiéndonos, poco a poco,
en lo que odiamos.

 

 

 

 

PASAR POR EL MUNDO

En un vaso olvidada se desmayaba una flor;
y no había más poesía en aquella habitación de hospital.
Tenía el color de las hostias de mi infancia,
pero mi padre volvió
a pesar de que los aparatos exhalaron
su aguda elegía electrónica.
Había visto el túnel oscuro y veloz
y la luz al fondo.
El viejo cabrón se enderezó en la cama
y se golpeó el pecho como un mono diciendo
joder,
hasta a la muerte
vamos los pobres en metro.
Jamás le había respetado tanto.

 

 

 

 

LOS NIETOS DE LA IRA

Yo soy el último
de una larga estirpe de bebedores de aguardiente.
Como si titánicos ríos desembocaran
en perdidos y quietos sargazos,
conmigo concluye nuestra sangre.
Que los jodan a todos, muertos de mierda,
no más el fuego glacial del hambre en los estómagos,
no más remiendos en las chaquetas
con las que nos retratábamos para reclutadores y gendarmes.
Conmigo se les acabó aquella legendaria lástima
por la que solían doblarse de conmiseración las palmeras.
He llegado hasta el final de la cetrina alfombra de piel
que tendieron sobre los siglos aquel atajo de portentosos
criadores de carcoma,
domadores de hienas,
destiladores de magma,
equilibristas sobre alambres de púas.
No prolongaré más esta sangría de lágrimas
que trasiega el tiempo como un licor barato.
Yo soy el aserrín que cubre los vómitos
cuando es de día y todos se han ido,
quedando sólo en el aire una muralla de polvo
y el rancio, aceitoso olor del olvido.

 

 

 

 

INFATIGABLES

Los pobres somos como los dientes del tiburón:
por cada uno que cae
otro ocupa su lugar en el hambre.

 

 

 

 

LA EMBOSCADA

Pasó el cartero repartiendo cartas,
pero no había nada para nosotros.
Pasó el panadero repartiendo el pan
y no había nada para nosotros.
Pasó la música convocando a la fiesta,
pero no cabía por el ojo de la cerradura.
Pasó el afilador en su motocicleta roja,
pero como pretenciosos, advenedizos y bastardos
no pudimos sacar el cuchillo de la piedra.
Rumbo a los versos de Darío
pasaron olímpicos los cisnes por el cielo
pero sus sombras esquivaron lo alto de la casa.
Pasaron los muchachos empapados
en la loción de afeitar de sus abuelos
y ni uno preguntó a la muerte por mi hermana.
Pegamos entonces los oídos a la puerta
hasta que hubo pasado el último recaudador,
el último mendigo,
hasta que todo afuera era silencio.
Y salimos en tropel desde las sombras,
fantasmales, piojosos y olvidados
para atacar la vida por la espalda.

 

 

 

 

MATERIA DE POESÍA

Yo vivo en una ciudad atestada de poetas,
una plaga de poetas que devoran en enjambre
cualquier nube que se atreva a moverse,
poetas lotófagos que comen luz y cagan olvido
cuando debiera ser justo al revés.
Envidio sus gafas gruesas, sus bufandas
y su manera de hablar de las vanguardias,
la seguridad con que aseveran
esto es o no es materia de poesía.
Por ejemplo,
la intersección entre las aristas de un acantilado
y el color del viento en el envés de las hojas
es asunto de la poesía,
pero que un hombre cuente las monedas que lleva en su bolsillo
mirando el escaparate de una tienda de regalos
no es asunto de la poesía.
El debate, de haberlo, es antiguo y fatigoso.
y bueno, al final siempre tienen razón;
el precipicio, el viento y las hojas perduran,
son parte de un arcano alfabeto más allá
de contingencias y trivialidades.
Claro que, ¿y si el hombre que se hurga los bolsillos
cansado de todo y de sí mismo
se dirige una tarde, mientras el viento desahucia a las hojas,
el acantilado cortado a puro cuchillo por los dioses
y se lanza al mar meándose de miedo en pleno vuelo?
¿Interesará el suceso a la poesía?

 

 

 

 

EL APAGÓN

Noche de amor y de saqueo.
En nueve meses se multiplica por cien
el número de nacimientos.
Debemos a las sombras
una lavadora nueva
y otro saqueador ensuciando pañales.

 

 

 

 

EFECTO MARIPOSA

Donde yo vivo las cajeras de los supermercados
regresan a casa con los pies deshechos,
como niños acribillados por drones
en una boda afgana.

 

 

 

 

SIN MONEDAS PARA LOS OJOS DEL HÉROE

Yo no tengo un triste búho que depositar sobre tus ojos.
Vendrá el barquero y tendrá que elegir
entre olvidarte para siempre en esta orilla
o dejar que hagas lo que siempre hiciste:
pagarte la muerte trabajando a bordo,
fregando de la cubierta, encorvado en la niebla,
las manchas de sangre, las huellas del miedo.

 

 

 

Flores del Rosario, Pedro. Como pasa el aire sobre el lomo de una bestia. Murcia; Ed. Tres fronteras, 2014.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: