Archivo

Archive for 29 abril 2018

COMO PASA EL AIRE SOBRE EL LOMO DE UNA BESTIA

 

ESTIRPE

Detesto a estos viejos severos de los retratos,
humo y cochambre,
los codos hechos a la mugre de las barras.
Creían haber llegado a alguna parte
pero eran sólo agotados, malolientes
gigantes varados en las piedras
de una playa lamida por la bruma.
Sé bien de lo que hablo,
ya casi soy uno de ellos.
Eso es el tiempo:
ir convirtiéndonos, poco a poco,
en lo que odiamos.

 

 

 

 

PASAR POR EL MUNDO

En un vaso olvidada se desmayaba una flor;
y no había más poesía en aquella habitación de hospital.
Tenía el color de las hostias de mi infancia,
pero mi padre volvió
a pesar de que los aparatos exhalaron
su aguda elegía electrónica.
Había visto el túnel oscuro y veloz
y la luz al fondo.
El viejo cabrón se enderezó en la cama
y se golpeó el pecho como un mono diciendo
joder,
hasta a la muerte
vamos los pobres en metro.
Jamás le había respetado tanto.

 

 

 

 

LOS NIETOS DE LA IRA

Yo soy el último
de una larga estirpe de bebedores de aguardiente.
Como si titánicos ríos desembocaran
en perdidos y quietos sargazos,
conmigo concluye nuestra sangre.
Que los jodan a todos, muertos de mierda,
no más el fuego glacial del hambre en los estómagos,
no más remiendos en las chaquetas
con las que nos retratábamos para reclutadores y gendarmes.
Conmigo se les acabó aquella legendaria lástima
por la que solían doblarse de conmiseración las palmeras.
He llegado hasta el final de la cetrina alfombra de piel
que tendieron sobre los siglos aquel atajo de portentosos
criadores de carcoma,
domadores de hienas,
destiladores de magma,
equilibristas sobre alambres de púas.
No prolongaré más esta sangría de lágrimas
que trasiega el tiempo como un licor barato.
Yo soy el aserrín que cubre los vómitos
cuando es de día y todos se han ido,
quedando sólo en el aire una muralla de polvo
y el rancio, aceitoso olor del olvido.

 

 

 

 

INFATIGABLES

Los pobres somos como los dientes del tiburón:
por cada uno que cae
otro ocupa su lugar en el hambre.

 

 

 

 

LA EMBOSCADA

Pasó el cartero repartiendo cartas,
pero no había nada para nosotros.
Pasó el panadero repartiendo el pan
y no había nada para nosotros.
Pasó la música convocando a la fiesta,
pero no cabía por el ojo de la cerradura.
Pasó el afilador en su motocicleta roja,
pero como pretenciosos, advenedizos y bastardos
no pudimos sacar el cuchillo de la piedra.
Rumbo a los versos de Darío
pasaron olímpicos los cisnes por el cielo
pero sus sombras esquivaron lo alto de la casa.
Pasaron los muchachos empapados
en la loción de afeitar de sus abuelos
y ni uno preguntó a la muerte por mi hermana.
Pegamos entonces los oídos a la puerta
hasta que hubo pasado el último recaudador,
el último mendigo,
hasta que todo afuera era silencio.
Y salimos en tropel desde las sombras,
fantasmales, piojosos y olvidados
para atacar la vida por la espalda.

 

 

 

 

MATERIA DE POESÍA

Yo vivo en una ciudad atestada de poetas,
una plaga de poetas que devoran en enjambre
cualquier nube que se atreva a moverse,
poetas lotófagos que comen luz y cagan olvido
cuando debiera ser justo al revés.
Envidio sus gafas gruesas, sus bufandas
y su manera de hablar de las vanguardias,
la seguridad con que aseveran
esto es o no es materia de poesía.
Por ejemplo,
la intersección entre las aristas de un acantilado
y el color del viento en el envés de las hojas
es asunto de la poesía,
pero que un hombre cuente las monedas que lleva en su bolsillo
mirando el escaparate de una tienda de regalos
no es asunto de la poesía.
El debate, de haberlo, es antiguo y fatigoso.
y bueno, al final siempre tienen razón;
el precipicio, el viento y las hojas perduran,
son parte de un arcano alfabeto más allá
de contingencias y trivialidades.
Claro que, ¿y si el hombre que se hurga los bolsillos
cansado de todo y de sí mismo
se dirige una tarde, mientras el viento desahucia a las hojas,
el acantilado cortado a puro cuchillo por los dioses
y se lanza al mar meándose de miedo en pleno vuelo?
¿Interesará el suceso a la poesía?

 

 

 

 

EL APAGÓN

Noche de amor y de saqueo.
En nueve meses se multiplica por cien
el número de nacimientos.
Debemos a las sombras
una lavadora nueva
y otro saqueador ensuciando pañales.

 

 

 

 

EFECTO MARIPOSA

Donde yo vivo las cajeras de los supermercados
regresan a casa con los pies deshechos,
como niños acribillados por drones
en una boda afgana.

 

 

 

 

SIN MONEDAS PARA LOS OJOS DEL HÉROE

Yo no tengo un triste búho que depositar sobre tus ojos.
Vendrá el barquero y tendrá que elegir
entre olvidarte para siempre en esta orilla
o dejar que hagas lo que siempre hiciste:
pagarte la muerte trabajando a bordo,
fregando de la cubierta, encorvado en la niebla,
las manchas de sangre, las huellas del miedo.

 

 

 

Flores del Rosario, Pedro. Como pasa el aire sobre el lomo de una bestia. Murcia; Ed. Tres fronteras, 2014.

 

FASHION REVOLUTION DAY

[¿Quién pone esos nombres tan absurdos en una ciudad como Murcia? ¿”Fashion Revolution Day”? ¿En serio?]

Hoy, de allí -sí, del Fashion Revolution Day-, de la sección de los libros traperos, me he traído esta joya a casa.

 

 

LA POSESIÓN DEL HUMO DE VIOLETA C. RANGEL

 

PIDO al cielo que la casa donde vives
caiga sobre ti, ¡rata piojosa!
que un matón te abra la cabeza y que tus hijos
te coman las entrañas,
e incluso así no pagarías, ¡hiena inmunda!
Me queda ese consuelo de saber que eres escoria,
pura escoria, negra escoria, sólo escoria
y que a tu muerte hace tiempo que asistí.

Brindo por ella.

 

 

 

 

PASIONES COMPARTIDAS

Es verdad, quisiera desclavarte,
descansar, hacer de tonta,
tomarme un tripi a tu salud
y luego descorchar una granada.

Volar ha sido siempre
una pasión que compartimos.

 

 

 

 

LA Guanchi es la que vino de Canarias.
Jodida y bien jodida, se quiere abrir las venas
con un simple abrelatas. Hace meses que se mete
optalidones y basura que encuentra en los derribos.
Como loca se harta de insultar a los maderos
—está en busca y captura— y al padre de una hija
que no ve desde hace cuánto.

Por los clavos de Cristo, le grito,
compórtate y olvida.

 

 

 

 

HOLLY, LA DE LAS HORAS NEGRAS

Hoy, querido, me rozan los tacones
y la luz se va en lo mejor del polvo.
La lluvia muerde un corazón.
Mi coño admite tus tarjetas.

 

 

 

 

LAS camisas no te caben en el cuerpo
la bandera te desuella (¡duérmase!),
nieva plomo y despiertas al clap-clap
de este lolailo. La vida, cada poco,
te sube sus impuestos, ¿qué creías?,
el precio del amor manda cojones
aunque siempre te puedes apañar
(y aquí estoy yo) con algo menos;

Está nevando estiércol y un fulano
va y te dice, oye nena, a ver, a ver
mueve ese culo.

 

 

 

 

SUPÓN por un momento que tu vieja por cien pavos
se lo hace en los camiones con cualquiera,
que la bofia por dos gramos te manda pal talego,
que el cabrón de tu vecino le ha metido
por dos veces fuego a tu garito,
y ese menda te ha dejado un marrón en las entrañas,

que estás viva,

tan completamente viva, que qué importa
ponerles por delante el pastelito envenenado
que guardas en los muslos,
mar adentro.

 

 

 

 

SAVOIR FAIRE

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxa Manolo Pazos, que
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxuna vez me salvó la vida.

Crees que ir de pavo en pavo es estupendo,
pero, ¿qué me dices de bregar con esos bestias
que acaban poniéndote la pipa entre las piernas
cuando les hablas del condón?,
¿soportar las babas de un fulano
que se apaña con la jefa
pa meterla caliente en tu trasero
por un maldito paquete de gauloise
y veinte francos?

 

 

 

 

POÉTICA

No, no es esta una poesía
sino la mala vida, ¡joder!,
esa costumbre de no llegar
hasta el final de nada.

 

 

 

 

NO he perdido el tiempo
y aunque haya dejado la vida
en el peor de los muelles,
de algunas noches guardo
la impaciencia de un cuerpo,
la sagrada compañía de un amigo.

 

 

 

 

NO eres la mejor por haber perdido siempre
o por perderlo todo.
Ni más justa, ni más chachi ni más nada,
apréndelo.
Si acaso más estúpida y más mema
por dejar que esos pringaos
se vuelvan de rositas a sus nubes
después de ver multiplicado
tu coño en los espejos.

 

 

 

 

CON un pie donde las malvas,
con la risa patizamba por los charcos,
en esta tarde tibia y verde
que amarga como un sueño en las encías,
sé que volveré. Cargada de legañas
y de vino, podrida como un perro en un pinar,
alumbrada por el asco y la desidia
volveré, quedad, quedad con dios.

 

 

 

C. Rangel, Violeta. La posesión del humo. Madrid; Ed. Hiperión, 1997.

 

DE METÁFORAS Y DE POLÍTICOS

 

No son los poetas quienes hacen la historia, sino la capacidad poética colectiva, escribe Emanuel Lizcano. Para que una metáfora nueva, o una constelación de metáforas, exprese o impulse un cambio en el imaginario son necesarias al menos tres condiciones: la primera es que la metáfora sea imaginable o verosímil; en segundo lugar, hace falta también que la metáfora viva, una vez concebida, encuentre un caldo de cultivo adecuado para crecer y consolidarse en un medio social, integrado al menos por algunos grupos para los que la nueva percepción tenga sentido y valga la pena; y por último, no es menos necesario que esa metáfora desbanque a otras que se le oponen y consiga ocupar su lugar, al menos en amplios espacios sociales. Así debe ser también la sucesión de los políticos. (En el autobús)

 

 

 

García, Concha. Los antiguos domicilios. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2015.

 

PRINCIPIOS DE ASTRONOMÍA

 

LA DESAPARICIÓN DE KELLERMAN

El cosmólogo Thomas Kellermann recibió una visita inesperada la noche del tres de diciembre de 1974. Su sirvienta habló de unos bisbiseos demorados, que ella pudo oír desde su dormitorio, muy cerca de la entrada. Tras media hora oyó también que la puerta de casa se cerraba y no le dio más importancia, entendiendo que el viejo profesor regresaba a su dormitorio. Así les explicó a los investigadores del caso. Dos semanas después, el anciano seguía sin aparecer. Solo entonces, los medios empezaron a prestar atención a una carrera menor, y muchas de sus teorías empezaron a discutirse por primera vez en las universidades y en los medios.
xxxCuanto más lo hacían, más conspiraba el cosmos por adecuarse a ellas. Ahora que todos leían sus principios y teorías, por fin se entendían muchos movimientos misteriosos de la materia que no habían logrado ser explicados hasta entonces. Todo encajaba en los papeles del desaparecido Kellermann. Las estrellas y todo el universo se movían en homenaje a él.
xxxPero el investigador apareció una buena noche en un descampado a las afueras de su ciudad, sin guardar recuerdo de los meses que había sido dado por desaparecido. Parecía con buena salud. Los distintos patrones y sistematizaciones que poblaban sus libros y apuntes dejaron de encontrar reflejo en el funcionamiento de la realidad. Nuevas apreciaciones y consideraciones devolvieron sus diagramas, ecuaciones y concepciones a su diminuta condición previa.
xxxTodos abandonaron y olvidaron sus teorías. Ignorante de que durante un breve espacio de tiempo sus estudios habían determinado la gran sinfonía del universo, Kellermann vivió bastantes años más en su modesta laboriosidad y la felicidad de su vida solitaria y tranquila, inofensiva, perfectamente anónima e irrelevante.

 

 

 

 

UN SUPERHOMBRE

Cayó desde el espacio, siendo un niño. Venía de un planeta moribundo. Fue acogido por una amable pareja de granjeros. En la pubertad, y como efecto de las radiaciones de nuestro sol sobre su cuerpo alienígena, manifestó unos poderes extraordinarios. De forma que, cuando llegó a la vida adulta, se transformó en el formidable guardián de nuestro mundo.
xxxTodos lo amaban, hasta que fue descubierto su terrible secreto: no había sido el único superviviente del colapso de su planeta, sino que otros muchos niños fueron cayendo detrás de él, a lo largo de los años, en la Tierra; para continuar erigiéndose en nuestro único guardián fue buscando uno a uno a todos esos otros seres formidables y, en sus pequeños cráteres, los fue estrangulando.

 

 

 

 

LA TORRE

Querían construir una torre, la torre más alta jamás construida, una que llegara hasta el cielo. Pero apenas empezamos a trabajar en ella, comenzaron los problemas económicos. Nos pagaban cada vez menos y había meses que ni siquiera nos pagaban. No paramos de trabajar, pues hacerlo estaba castigado con la muerte; pero perdimos el miedo a desentendernos de quienes nos dirigían: no solo fingíamos no entender, sino que respondíamos al azar, frases cualesquiera y sin relación alguna con las preguntas o las órdenes de nuestros patrones.
xxxLa verdad es que empezó a parecernos divertido, tanto que jugamos a hacerlo entre nosotros. Pronto probamos a inventar palabras, y de ahí a tratar de crear idiomas nuevos había un paso. Imposible el acuerdo para un proyecto tan fenomenal, y antes de que ese monstruo de piedra crezca amorfo y en todas direcciones, hemos sido todos devueltos a nuestras casas. Un ejército de albañiles y obreros, decenas de miles, volvemos al hogar con una sola idea: enseñar a nuestras familias cada una de nuestras nuevas lenguas, únicas e intransferibles, y seguir con esta broma magnífica que supera, sin duda, en fantasía y en fenomenal al proyecto de esa torre insensata.

 

 

 

 

OTRA CREACIÓN DEL MUNDO

xxxxx1

Hubo un tiempo en el que los seres de aquel universo evolucionaron lo suficiente como para vivir en paz. Pero fue un tiempo breve, y todo regresó pronto a como estaba al principio. Muy cerca del final, un ser aficionado a las ciencias y las preguntas se preguntaba por qué el creador de todo, si lo hubo, permitió que el mal germinase de forma insistente y siempre regresara.
xxxMás que preguntarlo, lo imprecó de forma rabiosa e insultante. Fue muy cerca del fin, pronto la guerra perpetua de los otros seres llamó a su puerta para acabar con él.
xxxPero él logró acabar con ellos. Con todos ellos. Los destruyó con su ciencia. Contaba con el conocimiento y con la técnica, una derivación sofisticada de la quijada de asno con la que Abel cayera a manos de Caín; la sofisticación que le permitió a un individuo defenderse, de forma final, del resto de individuos.
xxxY así, se encontró solo. Lo estaba para siempre.
xxxEso mismo le dijo la instancia superiora y creadora, cuando se le apareció un instante. Una aparición, acaso, producto de su delirio.
xxx—Bienvenido a la soledad eterna.
xxxLe dijo. Y para que su soledad fuese aún más definitiva, dicha instancia le cedió el poder de crear nuevamente el universo.
xxx—Es tu turno, yo también debo ahora desaparecer para siempre. Quizás tu tengas más suerte —añadió con sorna antes de despedirse.

 

xxxxx2

El universo comenzaba, una vez más. Vio seres devorarse los unos a los otros, en ese mar primigenio que se agitaba, pequeñito, allí debajo de sus manos: recién creado a sus dictados.
xxxLe llevaría mucho tiempo observar cómo evolucionaba todo aquello.
xxxPero tenía tiempo, mucho tiempo, pensó con aprensión.
xxxPensó también en quien le había precedido, y sospechó que a él no le iría mucho mejor.

 

 

 

 

BIG BANG

¿Fue con un estallido, que comenzó el universo, o terminó con él y nosotros tan solo somos su demorado eco?

 

 

 

López, José Óscar. Fragmentos de un mundo acelerado. Cartagena; Ed. Balduque, 2017.

 

LA SEGURIDAD DE LO OSCURO

 

Ya pasaron los días que empujaron otros días, con viento o sin él, se fueron deslizando por la falsa almohadilla del tiempo. Aquí, detenida, quieta, sin una sola ocurrencia que me distraiga del momento presente. Abro los ojos y en ese movimiento casi imperceptible escucho el ruido de un sinfín de niños saliendo del colegio. Las batas a rayas azules y blancas, un polvillo de calle sin asfaltar en el barrio donde todavía hay grandes explanadas. Con torpeza camino por el barrizal después de una lluvia intensa y tropiezo con una lata llena de carburo. Al contacto con el agua, se convierte en algo gaseoso; un humo grisáceo intenso durante unos minutos hace que otros niños se acerquen alrededor de la lata. Saltan y gritan. Me voy del grupo que se ha formado de una manera tan insólita. Camino hasta el confín del barrio; en realidad es una pequeña caminata desde donde no veo más que hombres saliendo de sus casas apresurados, con gabardinas blancas. Ninguno es calvo. El calendario marca el año 1951. La casa de juguetes no está donde creía, tardo demasiado en llegar. Arribo a un túnel abandonado; no entro. Llego a una casa de chocolate cuyas ventanas parecen de caramelo. Me acerco a la puerta, golpeo con el aldabón, se resquebraja un trozo de madera. Abre la bruja. Hay un caldero redondo sostenido por unas cuerdas de alambre enganchadas en una viga. El burbujeante líquido expele un olor desagradable. La bruja tiene un grano en la nariz y a una de sus manos le falta un dedo. Entra un enanito que me mira con calidez. Se oscurece la habitación y me meto debajo de la cama. La seguridad de lo oscuro, eso es lo que ahora recuerdo mientras paso de una habitación a otra esperando a los invitados. (En el dormitorio)

 

 

 

García, Concha. Los antiguos domicilios. Sevilla; Ed. La Isla de Siltolá, 2015.

 

LECTURA DE LA OBRA DE ELOY SÁNCHEZ ROSILLO EN EL MUSEO ‘RAMÓN GAYA’

 

Hoy, con motivo del día del libro, se llevará a cabo una lectura de la obra de Eloy Sánchez Rosillo desde las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche, en el Museo ‘Ramón Gaya’.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más