Inicio > Poesía > EL PELIGRO Y EL SUEÑO – RUBÉN MARTÍN DÍAZ

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – RUBÉN MARTÍN DÍAZ

el-peligro-y-el-sueno-ruben-martin-diaz

 

RUBÉN MARTÍN DÍAZ (Albacete, 1980) es autor de los libros de poemas Contemplación (Vitruvio, 2009, Premio Fundación Siglo Futuro-Caja de Guadalajara), El minuto interior (Rialp, 2010, Premio Adonáis y Premio Ojo Crítico de RNE), El mirador de piedra (Visor, 2012, Premio Internacional de Poesía Hermanos Argensola), Arquitectura o sueño (La Isla de Siltolá, 2015) y Fracturas (Nausícaä, 2016, Premio Internacional de Poesía Barcarola). Es responsable de la antología de poesía española contemporánea Una generación de fuego (Fractal Poesía, 2012). Como narrador, ha publicado el libro de relatos Azul nocturno (La Isla de Siltolá, 2016). Sus poemas han sido recogidos en las antologías poéticas El llano en llamas (Fractal Poesía, 2012), Re-generación ( Valparaíso Ediciones, 2015), Desde el mar a la estepa (Chamán Ediciones, 2016) y Séptima Antología de “Adonáis” (Rialp, 2016). Su blog es La pluma de barro.

 

 

Aquí tienen la poética que publica en el libro junto a algunos de sus poemas.

 

POÉTICA

La poesía sólo puede definirse internamente, no
hay palabras ni forma alguna de conseguirlo más
allá del propio poema. Es por ello por lo que la
poesía, si es pura y es real, se explica en sí mis-
ma. A través del lenguaje poético se da, en todo
caso, una vía de conocimiento mediante la cual
el hombre, como un ser vivo que es, trasciende
la realidad que lo rodea y, de algún modo, se ex-
plica como la parte y el todo de esa realidad. No
obstante, estoy de acuerdo con la aproximación
de Roberto Juarroz. Él dijo: “Vivo el poema como
una explosión de ser por debajo del lenguaje”.

 

(PRELUDIO)

Si algo te asombra, entra. No declines
estar
en eso que deseas.

No lo mires. Contempla. Date a ello.

Ten por seguro
que habrá estado esperándote
antes de que llegaras.

Si el bosque te respira,
abre el pulmón. Sé árbol.

Si la piedra entorpece tu camino,
entonces cógela,
hazte piedra en tu mano
y prolonga tu cuerpo en la distancia
cuando la arrojes.

Si es la isla que te observa desde lejos,
piénsate en ella;
xxxxxxxxxxxxxxxincluso el agua cambia
todos sus átomos
llegada al barro que limita
la orilla.

xxxxxxxxSi es la llama
que vertebra la bóveda del aire,
crece en el fuego. Cumple sus designios.

Si el animal se asusta,
entra en su miedo. Dale paz. No vayas
tras él.

xxxxxxxY si es la luz
que unta de otoños este mirador
desde el que observas,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdéjala cruzar
tu cuerpo

y que en él se ilumine con justicia.

 

 

 

 

HACER LEÑA

El hombre
golpea la madera con el hacha:
su filo es en el aire
una estela inconclusa que, con limpia
trazada vertical, se ciñe al hueco
abierto de la herida.

Mientras el leño sangra,
la mano esgrime con firmeza
su propia convicción. También el hacha
se yergue amenazante,
y una nueva lanzada busca el daño
que hará partirse en dos
a la madera.

Cada mitad es la otra sin ser la misma,
pues todo lo que fue
un solo cuerpo
mantiene siempre intacta la unidad.
Se sirve de sus lazos
de origen,
aún en la distancia.

El hombre apoya el hacha
contra el tronco del árbol y retira
las dos mitades
del leño
dejándolas encima del acopio.

De la piel de sus manos se han prendido
astillas afiladas:

no sólo el leño sangra,
también la carne paga con heridas
su crueldad.

 

 

 

 

EL MIRADOR DE PIEDRA

No surge de la nada, ni en el ojo
tiene su origen;
xxxxxxxxxxxxxxtal como se expone,
hierático,
casi mental, así permanecía
en un rincón secreto del recuerdo
antes de mi llegada.

Su trazo,
sabido de anteriores ocasiones
y oculto bajo el doble fondo de la memoria,
ha entrado en sintonía con la imagen
que aquí delante
se muestra.

Era, quizás, su trampa, su reclamo
para atraerme, despertar en mí
ese pequeño estímulo
que fue el inicio y la razón del viaje
para volver a él
después de tanto tiempo.

Es en este lugar, en este espacio
que sirve de concilio
entre el instinto y la conciencia humana,
donde, al fin, yo
me siento mucho más cumplido y vivo.

Me respiro en lo externo.

Me pienso fuera
del margen de mi carne.

Soy en mi cuerpo la fracción de piedra
que no regresará conmigo a la ciudad.

 

 

 

 

RESPIRACIÓN DEL ÁRBOL

I

Respira el árbol. Lo estoy viendo ahora,
en plena desnudez de su ramaje,
lo veo darse al aire igual que el aire
penetra en él hinchando su madera,
haciendo más profunda su raíz,
naciéndose en el centro para darse
—aliento de árbol que en el bosque expira—
de nuevo a su naciente forma. Círculo
de vida, ciclo natural de un Todo:
respiro sobre el bosque, como el árbol,
desde un antiguo mirador de piedra.

 

II

Lo veo hincharse en su madera áspera
de luz celeste recorrida. Abre
su prieta nervadura y se desfonda,
da al bosque su alimento masticado
y espera recibir el mismo aliento
que yo recibo del paisaje. Tiene,
porque se filtra entre las ramas secas,
desnudas, de los árboles, más luz
el otoño, y es suyo este aire denso
que penetra en la savia, siendo bosque,
para inventarse árbol. Respirar
la nueva luz que asciende amanecida,
recién purificada, hecha aire,
y desnudarse al sol, que es manantial
de un incendio que vuela en equilibrio
sobre el páramo abierto de mis ojos.

xxxxxxxxxxxx(de El mirador de piedra)

 

 

 

 

UNIVERSO

Un grano de arena no es solo un grano de arena, es el viento que lo
arrastra, el lugar donde se posa, el ojo que lo ve correr. Pero, además,
es también los siglos que lo integran, el hecho que lo fue formando,
la idea de su inicio, el pasado que es presente y el futuro progresivo.
Un grano de arena es en sí mismo un universo, y en ese piélago se
intuyen infinitas las configuraciones. Se dirá, por tanto, que cada
pieza del puzle de la vida alude al concepto ilimitado de su ser, y que
la unión no se halla solo en la unidad sino también en cada una de las
partes que conforman un todo desmembrado.

 

 

 

 

EL MIRLO BLANCO

La lluvia deshace acuarelas sobre las alas del mirlo; sencillez y belle-
za en la arquitectura de lo natural. ¿Arquitectura o sueño? De igual
forma, retoño de un milagro que pinta acrobacias de pátinas nunca
antes contempladas: remolinos de incienso respirados por mis ojos,
aroma visto que entibia mi alma y la abreva con cal latiente. En la
plata líquida del día, vertida desde una terma celestial, el mirlo se
enjuaga su plumaje entallado y renace blanco de tan puro, traspa-
rencia apenas bajo el vértice primero que la luz convoca. Cuerpo vivo
en apariencia de nieve —arquitectura o sueño, es indistinto—, su sola
imagen me confirma.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(de Arquitectura o sueño)

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: