Inicio > Poesía > ÚLTIMA BALA

ÚLTIMA BALA

 

christian-nieto-tavira-c3baltima-bala

 

[En cinco años con el blog, no me había sucedido nunca. Acaban de avisarme de que se pueden ejercitar acciones legales contra mí por haber reproducido sin autorización fragmentos del libro en cuestión.
Le pueden dar las gracias a la editorial y al autor, que incluso nos ha bloqueado a unos cuantos en las redes sociales (sic!!!!!!!!!!!!), de no poder ver los textos a los que hace referencia la crítica. Una pena que los regeneradores de la poesía soporten de este modo las críticas.]

 

Nunca había tenido la necesidad de no hablar bien de un libro, pero para todo hay una primera vez.

Hace un par de meses, la editorial La Fea Burguesía presentaba su colección de poesía, una colección que se inauguraba con la antología ‘Composición de lugar’, coordinada por Luis Bagué. En dicha presentación, los editores hablaban de lo contentos que estaban con empezar dicha colección con la antología y con ‘Última bala’, de Christian Nieto Tavira. Cuando hablaban de los nuevos poetas que tienen miles de seguidores en twitter y de esos lectores jóvenes que devoran poesía en bares o en cualquier otro sitio, afirmaban que ellos buscaban encontrar un hueco entre los editores de ese tipo de poesía.

Algunos le echamos un vistazo al libro de Nieto Tavira y el comentario fue unánime: no vale nada (poéticamente hablando, claro).

Si no fuera bastante con la falta que se puede ver en la portada del libro, nada más abrirlo uno se da de bruces con los agradecimientos, en los que el autor dice que ha habido muchos artistas que han colaborado en el poemario y menciona, entre otros, a Marwan y a Blue Jeans.

Y acto seguido, en el prólogo, firmado por Ernesto Pérez Vallejo, descubrimos que el autor xxxx xxx xxxxxxxx xxxxxx xxxxxx xx xxxxxxxx xxx xxxx x xxxx xxx xxxxx xx xxxxxx xxxxxx xx xx, xxxx xxxxxx xx xxx xx xx xxxxx xx xx xxxx, xxxxx xxxxx xx xxxx xxxxxxxx xxx xxxxx xxxxx xx xxxxxx xx xx xxxxxx xx xxxxxxx xxxx. Y continúa afirmando: xxxxxxxxxxxx xxxxx xx xxxxxxx xx xx xxxxxx xxxxxxxx, xx xxxx (…) xx xxx xxxxxx  xxxxxxxxxxxxxx. Xxxxxx xxx xx xxxxx x xx xxxxxx xx xx xxxxxx, xx xxx xxxx xx xx xxx xx xxxxx xx xxxxxxx xx xxxxx x xxxxxx, xx xxxxxxx xx xxxx x xxxxxxxxx. Y finaliza diciendo: Xxxxxxxxx xxxxxxx x xxx. Xx xxx xxxx xxxx xxx xxxxx xxxxx x xx xx xxxx. Xx xxx xxxx xxx xxxx xxxx xx xxxxxxxxxxxx x xxx xxx xxxx xxx xxxxxxxx xxxxxx xxxx xxx xx xxxx x xx xxxx xx xxxxx xxxxxxx xxxx xx xxxxxxxx xx xx xxxxxx xxxx. Xx xxxxxxxx, xxx xx xxxxxxxx xx xxxxxxx xxxxx, xxxxxx xxxxxx xxx xx xxxxxx xxxx, xx xxxxx xxxxxxxx xx xxx xx xxxxxx.

Ya ven, sensiblería y faltas de puntuación. Pero es que aún añade como postdata: Xxxx xxxxxxx, xxxx xxxx xxxxxxxx xxx xx xxxxxx xx xxxxx xx xx xxxxxxxx xxx xxxxxxx xxxx xx xxxx xxxxx.// X xxxxx xxxxxxxxx x xxxxx xxx xx xxxxxx xx xxxx xxxxx. Xx. (sic)

Pero es que no hay nada como empezar con los poemas y leer: Xxxxx xxxxxxx xxxxx xxxxxxx,/ xxx xxxxxx xxx xx xxxxxxxx xx xxxxxxx, xxx xxxxx: xxxx xxxxxxxxxx x xxxxxx. (…) Xx xx xxxxx xxxxxxxxx xxx Xxxxxxx xxx xxxxxx xx xxxxxxxxx xx xxxxxxx xxx xx xxxxxx xxxx./ Xx xxxxxxxxxxxxxx xx xxx xx xxxxxxx xx xx xxxxxxxxxx xx xxx xxxxxxx xxxxxxxx xxxxxxx xx xx xxxx xxxxxxxxx xx xxxxxxxx x xxxxxxxxx. Xxxxxxxxxx xxxxxxxxx./ Xxxx xxxxx xxxxx xxxxxxxxxxx xxxxxx xxx xxxxx xxxxxxx Xxxxxxxx./ ¿Xxxxx xx xxxxxxx?/ Xxxx xxxxxxxx xx xxxxxxxx xx xx xxxxxxx x xxx xx xxxxxx xxx xxxxx xxxxxxxxxx. (‘Xxxxxxxxxxx x xx xxxxxxx’)

Y si uno quisiera azúcar hasta empalagarse y comprobar que aún hay quien no ha superado ese Romanticismo mal entendido en este país mezclado -todavía- con el amor cortés, sólo habría que seguir y seguir con los poemas. ¿Ejemplos? Los que quieran: Xxx xxx xxxxxx x xxx xxxxx. (…) Xxx xxxx xxxxxx xx xxxxxxxxxx xx xxxxxx./ Xxxx xx xxxxxx x xx xxxxxxx. Xxxx x xxxx./ Xxxxx xxxxxxx xx xxxxxxxx x xxxx. (…) X xx xxxxxx x xxxxxxxx, xxxx xxxxxxx, xx xx xxxxxxx, xxx xx xx xxxx xxxxxxxx xx xxx xxxx./ Xxxxxxx xx xxx xx xxxxxx. (‘Xxxxxxx xx xx xxxxxxx xxxxxxxxx’) xxxxx (…) xx xxx xxxxxxxx xxx xxx xxxxxx xx xxxx x xxxxxx xxx xxxxxx x xx xxxxxxx xx xxxxx xx xxx xxxxxx xxxx x xx xxx xxxx xxx xxxxx xx xxxxxxx xxxx xx xxxxxxxx xxx xx xxxxxxxxxx xxxxxx xx xxxx xxxxxxxxx xxx xxxxxxxx “xxxx”./ Xxxxx xxx xx xxxx xxx xx xxxxxx xx xxxxx xxxxxxx xxx xxxxxxx xxxxxxxxx xx xxxxxx,/ xxxxx xx xxxxx xxxxxx (x xxxxxxx xx xxxxxxxx) xx xxx xx xxxxxx xx xxxxxxxx, xxxxxx xx, xx./ Xx./ Xxx xx xxxxxxx xxx xxx xxxxx xxx xxxx. Y es capaz de continuar: xxxxxx xx xxxxxxxx xx xxx xxxxxx xx xxx xxxx xxxxxx xxxxx xxx xxxxxxx (…) xxxxxxxxxx xxx Xxxxxx x xxx xxxxxxxxxxx xxxxxxx xxx xxxxxxx x xxxxxxx xxx xxxx xx xxxxxxxx./ X xx Xxxxxx xx xxxxx xxx xxxxxx xxxx xx xxxxx xx xxxxx xxxxxxxx xx xxxx xxxxxx xxxxxxxx x x xx xxxxxx xx xxx xxxxx xxx xxxxxxxxxxxxxx. (sic!) Y termina: xx xx xxxxxxxx, xxxx xxx xxxxxx x xx xx xxxxx xx Xxxxxxx./ Xx xxxxxxxxx xxxxxxx xxxxxxxx xx “xxxxxxxx”…// Xxx xxxxx xxxxxxxxxx, xxx xxxxxxx xxxxxxxxxx xxxx xxx. (‘X xxxxxxxx xx xxxxxxxxx xxx xxxxxxxxx’)

¿Más? Claro: Xxx xxx xxxxxxxx xxxxxxxxx xxxx xxx xxxxx, xx xxxxx x xxx xxxx x xx xxxxxxx xx xxxxxxxxx xxxxxx xxxxxxx xxx xx xxxx. (…) Xxxxx xxxxxxxx xx xxxxx xx xxxxxx xx xxx xxx xxxxx x xxxxxxxxx. (…) Xxx xx xxxxxxx xxxxxxxxx./ Xxx xxx xxxx xxx xx xxxxxxx./ Xxx xxxx xxx xxxxxxx./ Xxx xxxxxx xxx xx. (‘Xxxxxx xx xxxxxx’) Xxx xxxxxx, xxxxxxxx, xxxx xxx xxxxxx./ ¿Xx xxxxxx x xxxx xxxx x xxxx xxxxxxxx xxxxxx? (‘Xx xxxxxxxxxxx xxx xxxx’) Xxxxx xxxx x xx xxxxx xxxxxxxx xx xx xxxxxxxx xxxx xxx xxxxx, xxx xxxxxxx xxxxxxxxx xxx xxx xxxxx. (…) X xx xxx. (…) Xxx xxxxxxxx./ Xx xxxxxx xxxxx xxxxxx. (‘Xxxx xxxx‘) Xx xx xxxxxx x xxx xxxxx xxxxxxxx xx xxxxxx./ Xxxxxx xxx xx xxx xxx xxxxx x xx xxx xx xxx xxxxxx xx xx xxxxxx. (‘¿Xxx xxxxxxx xxxxxx xxxxx xxxxxxxxx?’) Xxxx xx xxxxxx xxx xxxxxxx xxxxx xxxxxx xxxx xxxxxxxxxx xx, x xx xx xxxxxxx xxxxxxxxxx “xx xxxx”./ Xxxxxx xxxxx xxxxxxx xxxx xxxx xxxxxxxx xx xxxxx./ Xxxx xx xxxxxxxxxx xx xxxxxxxx./ Xxx xxxxxxxx./ Xxx xxxxxx./ Xx, xx xx xxxxxxxx, x xxx xxxxxxx. (‘Xx xxxxxxxx’) Xx xx xxxxx xxxxxxxx xxxxx xxxxxx xxxxxxxxx xx xxx xxxxxxxx Xxxxx Xxxxx, Xxxx Xxxxxx, Xxxxxx Xxxxxxx x Xxxxxx./ Xxxxxxxxx xxxxxxx xxxx xxxxxxxxx xxx xxxx. (‘Xxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxx’) (sic!!)

Pero si es que aún no han tenido bastante con lo que han leído hasta ahora, con ese repertorio de tópicos, de modos de escribir sacados del Romanticismo más clásico y de esa perspectiva machista y cosificadora de la mujer, aún pueden alucinar más. Xxxxxxxx: x’xx/ Xxxxxxxx xxxxxxx: Xxxx xxxxx, xxxxxxx, xxxxxx xxxxxxx x xxxxxx/ Xxxxxxxxxxxx: Xxxxxxxx/ Xxxx: Xxxxxxxxxxxxxxx xx xxxx/ Xxxxx xxx xxxxxxxx: Xx xxxxxxxxxx xx xxx xxxxx xxxxxxxxxxxx xx xxxx xxxxxxx, xx xxxx xxx xxxx xxx xx, xxx xx xxxx xxx xxxx xxx xxxxxx xx xxxxxxxx xxxxxx xx xxxx, xxxx xxxxxx xxxx xxxxxxx xxx xxxxx xxx xxxxxx xx xxxxxxxx xxxxxx xx xxxx, xxx xxxxxx xxx xxxx xxx xxxxxx xx xxxxxxxx xxxxxx xx xxxx./ X xxx xx xxxxxx xxxxx xxx xxxxxxxxxxxxxxx xx xx xxxxxxxx./ X Xxxx, ¿xx xxxxx xx xxx xxxxxx xx xxxxxxxx xxxxxx xx xxxx?/ Xxxxxxxxxx: Xx xxxx xx xxx xxxx xx xxxx. (‘Xxxxxxxx’) O Xxxxx xx xxxxxx xx xx xxxx x xx xxxxxxxx xx xxxxx xxxxx, xxx xxxxxxxxx xxx xx xxxxxxx xx Xxxxxx x xx xxxxxx xxx xx xxxxxx xxxxxx xxxxxxx xxxxxxx xxx xxxxx xxxxx. (…) Xx xx xx xxxxxxxxx, xx xxxxx xxx xxx xxxxx, xx xxxxx Xxxxxx./ Xxxx xxx xx xxxxxx./ Xxxx xxxx xx xxxxxxxx xx xxxxxx xxx xxxxx xxxxx. (‘Xxxxxxx’) O Xxxxxx xxxxx xxxxxxxx xxxxxxxx xx xxxx./ Xx xxxx xxxxx, xx xx xxxx xxxxxx. (‘Xx xxxx x xxx xxxxxx xx xxxxx(xxx)’) (sic!!!) O Xx, xx xxxxxxxxx xx xxx xxxxxxx, xx xxx xx xxxxxxxx xxxxxx x xxxxxx xx xxx xx xxxx xxxxxxxxx xxxxxxxxxx x xx xxxx (…) xxx xxxxxxx xxxxxxxxxx, xxxxxxxxx xx xxxxx, xx xx “xxxxx x xxxxxxx” (x xx xxxx xx xxx xxx). Xx xxxxxxxxx xxxxxx xx xxxxxxx, xx xxx xxxxx xxx-xxxx/xxxxx. (…) X xxxx xxxxx xxxx xx xxxxx./ Xxxx xx xx xxxxx xxxxxxx xxxx xx xxxx xxxxx, xx xx xxxxxxx xx xxxxxxx xxxxxxxxxxx xxxxx. (‘Xxxxxxxxxx xx xxxxxxx’) O Xxxxx Xxxxx Xxxxxx xxx xx xxx xxxxx xx xxxx, x xxxxxxxx, xxxxx xx xxxxxx. (‘Xxxxxxxx xxx xx’) (sic!!!!)

Y entonces llega el “intermedio” del libro, donde el autor coloca una lista de canciones avisándonos de que xxxxxxxxxxxxx xxxxxxx xxxx xxx xxx, xxxx xx xxx xxx xx xxxxxxx xxxxxxxx xx xxx xxxx xxxxxxxx xxxxxxx xx xx xxxxxx, xx xxxxxx.

Pero la segunda parte es la peor del libro. Nieto Tavira es capaz de escribir xxxx xxxxxxxx xxx xxxxx xxx xx xxxxxxx xx xxxxxxx x xxx xxxx/ (¿xxx xxxxxxx?, xxx xxxx xxxxxxxxxxxxx)./ Xx xxxxxxx xxx xxxxxxxxx xxxxx xx xxxxxxx xx xxxxxxxxxx, xx xxxxxxxx xx xx xxxxxxx xxx xx xx xxxxxxxx. (‘Xxxxxxx’) O Xxxxxx xxxxxxx xxxxxxxx xx xxx xxxx, xxxx xxxxxxxxx xxx xxxxxxxxxxx xxx xxxxxx xxx xxxxxxx, xxx xxxxxx xxx xx xxxx xxxxx. (…) Xxxxx xxx xx xxxx xxxxx xx xx xxx xxxxxxxxxxx. (‘Xxxx xxxxx Xxxxxxx’). O, probablemente, los tres peores poemas del libro: ‘Xxxxxxxxxxx’: Xx Xxxxxx xxxxx xx xxxxxxxx xx xxx xxxxx,/ xx xxxxxxxxxxx xx Xxxxxxxxx xx xx xx xxxxx xx xxxxxxxxxx xxx xxxxxxx, xxx xxxxxxxx, xxx xxxxxxxxxx, xxx xxxxxxxx./ Xxx Xxxxxxxxxxx xxxxxxxxx xxx xxx xxx xxxxxxxxx xx xxxx xx xxxxxxxx xxxxx, xx xxxxxxxx xxxxxxxx xxxxxx, xx xxx xxxxx xxx xxx xxxxxxx x xxxxxxx, x xx xxx xxx xx xxxxxxxx x xxxx./ Xxx Xxxxxxx xx xxx xxxxx xxxxxx xx xxxxxxx “X xxxx xxx”, “xx xxx” x “xxx xxxxx xxxx”, xx xxxxxxxxx xx xxxxxxxxx xxxx xxxxx xx xxxxx, xx “xx xxx” xx xxxxxxxxx xxxxxx./ Xx Xxxxxx xxx xxx xx xxxxx xxxxxxxx xx xx xx xxx xxxxxxx, xxx xx, xx, xx, xx, xxx xxx xxxxxxx xx xxxxxxx xxxxxx xx xxxx xx xxxxxx xx xx xxxxx./ Xx xxx, xxxxxxx xxxxxxx xxxx xxxxxxx. ‘Xx xxxx x xxxxxx xx xxx xxxx xx…’ xxx xxxxxxxxx xx xxxx xxxxxxxxx, xx xxxxxxx xx xxxxxx xx xxxxx xxx xx xxxxxx xxxxxx, xx “xx, xxxxx xxxxxxx” xxxxxxxxx, xx xxxxxxx xx xxxxxxx xxxx xxxxxxx xxx xxx xxxxxxx xx xx xxxxxxx, xxxxxx, xxxx, xxx xxxxxxxx, xxxx xxxx. X ‘Xx xxxxxxxx xx xxx xxxxxx’ Xxxxxxxxxxxx xxx xxxxxxxx xxxxxx xxx xxxxxxx xx xxxxx./ Xxxx xx xxxxx xxx xxxxxx xx xxxxxxx… xx xxxxx xx xx xxxx.

Y para cerrar el libro decide colocar, sin ton ni son, 50 frases (sic!!!!!), algunas suyas y otras con sus correspondientes autores, que todas versan sobre esa fuerza del amor, remarca él, por si el lector no se da cuenta. Mezcla aleatoriamente a Marwan con Mario Benedetti, a Ismael Serrano con Gabriel García Márquez, a Ignacio Martín Lerma con Joaquín Sabina, La Última Romántica, Acción Poética Archena, Acción Poética La Algaida y Acción Poética con tweets.

 

Lo dicho, un mejunje de lugares comunes, sentimentalismo adolescente y una visión excesivamente antigua de la mujer, sin ritmo alguno, con fallos de puntuación y más que escaso conocimiento de la tradición poética. Un desastre como primer libro.

 

Categorías:Poesía Etiquetas: ,
  1. Mir
    enero 22, 2017 en 10:33 am

    Si coge Melendi el libro, te hace un disco. Creo que lo he dicho todo.

  2. Christian Nieto Tavira
    febrero 16, 2017 en 10:54 pm

    Hola, soy Christian Nieto Tavira, autor del libro Última Bala. Hoy, por pura casualidad, he encontrado su crítica, la cual me ha parecido muy destructiva hacia mi persona.
    Desde la publicación del libro, no todas las críticas han sido buenas, incluso diría que la gran mayoría han sido en pos de mi mejora como poeta. Yo mismo soy el primero en asumir que no es de los mejores libros que uno puede leer, es más, es el primero, con gran parte de poesías escritas hace dos años, y como puede quedar muy a la vista, experimentales. No obstante, no por ello considero que deba recibir una crítica de esta forma tan destructiva, sobre todo viniendo de un igual, autor también aunque (no le voy a engañar) hasta esta misma mañana no sabía de su existencia, y aunque tengo tanto “Composición de lugar” como “Desde el mar a la estepa”, su presencia me resultaba…iba a decir “anecdótica” pero me quedo con “inexistente”.
    Desde hace seis años, reseño libros.
    He colaborado y colaboro con editoriales como Valparaíso, Visor, La Bella Varsovia, Espasa, Akal, ViveLibro, ECU, Ediciones en Huida, Roca, Malpaso,… editoriales que, además de interesarse por la publicidad que siempre supone una reseña, confían en mi criterio, un criterio que siempre acaba encontrando algo bueno a un libro, aunque un libro sea, a todas luces, un desastre, acabo animando al lector que lo desee a adentrarse en sus páginas, porque lo que a mí puede no gustarme, puede gustar a otros lectores y viceversa.
    Le pongo un ejemplo: Pronto reseño “Composición de lugar”, hay muchos poetas interesantes que van desde Katy Parra a Rosillo o Ignacio Martín Lerma, y la presencia de usted, hoy que la he leído más detenidamente, me ha parecido simplemente anecdótica, que no deja un poso tras su lectura (habrá a quién le guste su poesía, aunque no al que suscribe estas líneas).
    Y claro, esa es la diferencia entre una critica con respeto y otra que no lo ha sido.
    Pero bueno, yo seguiré haciendo lo que me gusta, luchando por mejorar (no por su crítica sino porque siento que debo hacerlo), seguiré montando recitales benéficos (no concibo un recital sin que sea benéfico) en Murcia en que los poetas que tienen cabida son los actuales, los que luchamos por una regeneración de la poesía y que no esté solo en manos de los autores que publican en antologías y tienen como base de operaciones el Zalacaín.
    Sin más, me voy por donde he venido.

  3. Pedro Blanco
    febrero 17, 2017 en 2:10 pm

    Madre mía, qué despropósito de libro. La reseña está claro que es seria, de alguien que realmente se ha leído el libro. No sirven aquellos diarios que publicitan el “talento juvenil” cuando no es oro todo lo que reluce. En fin, está claro que es uno de muchos “jovencitos inmaduros” que utilizan la escritura de cualquier forma, únicamente para llegar a las mujeres. Se consigue más en una noche de botellón. Ejemplo claro de que teniendo dinero se publica cualquier cosa.

  4. febrero 17, 2017 en 5:23 pm

    Christian, gracias por retratarte solo. La crítica que hice del libro siempre habla del autor, así que el hecho de que me ataques personalmente llamándome ‘anecdótico’ o ‘inexistente’, deja bien a las claras tu catadura ética. Pero es que eso no es lo peor: además de demostrar con el libro que no sabes escribir, has demostrado con esos comentarios que no sabes leer. Una lástima.
    De lo demás, queda patente tu interés por lo que se escribe a tu alrededor.
    Un saludo.

    • Christian Nieto Tavira
      febrero 18, 2017 en 1:37 am

      Me gustaría pedirle perdón por mi comentario en general de ayer. Como dije, descubrí su reseña, muy inesperadamente, no estoy acostumbrado a leer reseñas donde no se diga ni una sola cualidad positiva (que entiendo que si no encuentra ninguna, no la diga), en cualquier caso la reacción que tuve fue muy nefasta y debí haber medido mejor mis palabras. No espero, sin embargo, que acepte mi perdón ni responda a este comentario, pero sentía la necesidad imperiosa de retractarme de esas palabras mal calculadas. Así que, sin más, un saludo.

  5. Alfonso Javier
    febrero 21, 2017 en 9:10 pm

    Perdone usted, pero para avisarle por si acaso he de decirle que ha olvidado “censurar” algunos de los últimos versos. Pero eso más, deberíamos, como personas críticas que somos, reflexionar sobre esta “censura”. Es ilegal copiar textos de cualquier libro de cualquier autor si esos te libro está bajo la política de contenido de terceros. Usted también y autor y me imagino que no querrá que otros se lucran a su costa o plagien sus textos, por eso podemos decir que esta política es legítima y que está “censura” de la que habla es legítima y en ningún momento atenta contra su libertad de expresión sino que defiende los derechos del autor.

    • febrero 22, 2017 en 9:54 am

      Le explico, “caballero”:
      Primero: no se me ha olvidado censurar nada, sólo se ha pasado usted antes de tiempo; se ve que tenían mucha prisa por que quitara los versos que demuestran que el libro es malo. Está visto y comprobado: lo malo no es que sucedan las cosas, si no que se cuenten ¿verdad?
      Segundo: si en algo me he excedido, ha sido en la cantidad de citas sacadas del libro, nada más, porque con el blog no me lucro (¿o ve usted algún tipo de publicidad?). Y mucho menos se me ha pasado por la cabeza plagiar a nadie, la única intención del blog era mostrar lo malo que es el libro.
      Tercero: claro que su intención es legítima, señor abogado, pero ¿es ética?
      Y por último: lo peor de todo esto es la imagen que han dado ustedes. Sé que si en la crítica hubiera dicho que han publicado al tipo que viene a actualizar la poesía en castellano le hubieran dado toda la publicidad del mundo, pero el problema ha sido que he dicho públicamente que el libro es una mierda. Una pena defender un libro con abogados porque el libro no se puede defender solo. Una auténtica lástima actuar como censores (sin comillas) contra una mala crítica.

      P.D. Procure ahorrarse las faltas la próxima vez que escriba en público.
      No hay de qué.

      • febrero 22, 2017 en 10:49 am

        Perdone por las faltas, como bien sabes los jóvenes escribimos en móvil y el pobre decide a veces poner lo que quiere. Hace usted muy bien a la hora de hacer una crítica a un producto que no le gusta, es más, la crítica es necesaria para cambiar aquello que vemos. Pero en todo caso, el deber de una crítica debe (y perdoneme la redundancia) ser criticar para cambiar algo a mejor. Sin embargo, en su crítica ha empleado usted un lenguaje altamente destructivo. No da oportunidad ninguna a un joven de 18 años para que mejore en aquello que hace, en aquello que le apasiona. Porque al contrario que los grandes autores de editorial, los jóvenes autores no buscan lucrarse sacando a la venta un producto. Un joven universitario no escribe por susi intereses, no escribe para ganar dinero, ni para ser famoso. Escribe porque le apasiona, porque verdaderamente le sale del alma. Y pienso que usted no ha respetado eso. Habla usted de “ética”, pues apliquese sus palabras. Su crítica supone una destrucción total a la obra y a la pasión que el autor a puesto en la misma. Siga criticando, no lo reprocho por ello, ni lo condeno por ello. Pero para la próxima vez, piense que por encima de los intereses están las personas y que por detrás de la poesia (y sobre todo la joven) siempre hay una piel dispuesta a darlo todo por lo que ama.

      • febrero 22, 2017 en 11:11 am

        Escribir en móvil es una excusa muy floja para disculpar las propias faltas de ortografía ¿no crees?
        Como le expliqué al propio Christian, la crítica sólo iba dirigida hacia el libro, en ningún caso contra su persona. Y, además, si alguien salta a la arena pública, debe ser capaz de encajar las críticas negativas. ¿No te gustan? Pues no publiques y así no te expondrás. Por lo tanto, yo no pongo en ningún momento en duda la pasión que ha puesto en el libro, sólo que el resultado no es bueno.
        Y por último: en serio, de verdad, una de las primeras cosas de las que hay que huir es de la cursilería (a no ser que uno esté en la más estricta intimidad), y decir que detrás de un escritor “siempre hay una piel dispuesta a darlo todo por lo que ama”, es desconocer la historia de la literatura.
        No hay de qué.

        P.D. Lee alguno de los comentarios anteriores y verás que no soy el único que cree que el libro es un despropósito. La crítica razonada (y más con la cantidad de ejemplos que puse antes de que me censuraran) tiene estas cosas. 😉

  6. febrero 22, 2017 en 10:09 am

    Bueno, Christian, ya lo has conseguido: ya no hay ni un solo rastro de tus versos.
    Efectivamente, no he encontrado nada bueno en el libro, por eso no lo he puesto. Pero es que en tu última respuesta demuestras que sigues cometiendo impropiedades semánticas, algo gravísimo en alguien que se considera escritor (es una de las primeras faltas que uno debe intentar evitar).
    Lo peor de todo esto, es que sigues retratándote solo; no te imaginas la de escritores, traductores, profesores, e incluso algún editor, que han visto tus versos gracias a la amenaza de acciones legales por mostrar públicamente tus poemas (poemas, no poesías).
    No sabes la de ideas que te podría aclarar gracias a los comentarios que me han hecho muchos poetas cuando dije públicamente que se me amenazaba con acciones legales, pero creo que no te interesa nada, así que aquí lo dejamos todo.
    Espero que vendas muchos libros, que te hagas muy famoso y que a la chica esa que te quita el sueño se le mojen las bragas cuando lea tus “poesías”.

    Adiós.

    • febrero 23, 2017 en 5:55 pm

      Se ve que tanto en sus comentarios como en su crítica, no esta usted hablando del libro. La crítica del libro ya es un tanto destructiva, pero no en solo eso retrata usted su comportamiento, también destruye a la persona con “Espero que vendas muchos libros, que te hagas muy famoso y que a la chica esa que te quita el sueño se le mojen las bragas cuando lea tus “poesías”.”Usted está hablando claramente sobre INTERESES. Se equivoca, por mucha influencia que usted tenga, por muchos amigos que le vitoreen para que puedan ser vitoreados, por mucho que usted quiera o crea querer mover algo inamovible, la poesía de Christian NO está movida por intereses. Su crítica es nociva y destructiva, tanto hacia el libro como hacia el autor y además hace usted apalanque con sus influencias, con sus números, pensando que eso va a asustar a un autor joven, que lo va a callar metafóricamente hablando. Pero no, tanto este, como muchos autores a los que no les interesan sus intereses (valga la redundancia) no se van a callar por unas cuantas palabras. Siga usted escupiendo al aire, otros intentarán seguir cambiando el mundo. Como ve usted, esto puede sonar algo “cursi”, claro, hace usted juicios de valor por el vocabulario de otros, hace usted críticas desarrollando falacias ab hominen y nunca centrándose en aquello que supuestamente critica. Usted no metacritica, usted critica, en general, va más allá de lo que muestra, escribe entre líneas, mueve sus hilos, utiliza eufemismos, no deja nada claro, nada en tinta, no habla de la generalidad de lo que crítica, sino de esos aspectos turbios y sí, este libro tiene buenos aspectos, pero qué curioso no veo que hable de ellos.

      • febrero 26, 2017 en 11:35 am

        Jajajajaja…vamos, intenta escribirlo otra vez a ver si consigues explicarte.

  7. M.Jiménez Gómez
    febrero 22, 2017 en 11:51 am

    Quiero mostrar públicamente mi apoyo a Héctor Castilla, a quien admiro y respeto personal y profesionalmente, y a quien muchas personas de esta región (y fuera de ella) conocen por su larguísima trayectoria en el mundo de la poesía, como autor, crítico y editor de publicaciones tan maravillosas como “Hache” (la cual, por cierto, deberían leer todos aquellos que alegremente se nombran “regeneradores de la poseía” para que sepan lo que es la verdadera poesía española del s.XXI).
    Me parece una vergüenza todo esto que ha sucedido. En efecto, si leemos bien el código penal y la ley de propiedad intelectual comprobaremos que la utilización de fragmentos de una obra con la única finalidad de elaborar un juicio crítico tiene consideración de “cita” y, por tanto, si el autor está debidamente referenciado, no debería exisir delito alguno. Y si además no se ha utilizado el texto con ánimo de lucro, razón de más para dejarlo en paz. Pero no, está muy claro, tal y como apunta el autor del blog, que esta reacción desmesurada (con amenazas legales que rozan el ridículo) se han producido porque la crítica es negativa. Si la obra hubira sido ensalzada, seguramente este post habría sido alabado y compartido en unos cuantos muros de facebook por tantas personas que ahora echan tierra encima y se alegran de que haya tenido que ser modificado. Dicho esto, creo que tanto Christian, como Alfonso Javier y como ojalacafe se equivocan en un punto esencial: una crítica es una crítca. Y no tiene por qué ser siempre constructiva para ser válida. Porque es un producto independiente (a diferencia de la reseña, que normalmente está encargada por la editorial -aunque no siempre, claro- y su objetivpo fundamental es fomentar las ventas de la obra o animar a la lectura de la misma. En cambio, una crítica refleja la opinión argumentada (de acuerdo a sus gustos, pero también a su bagaje académico y cultural) de aquél que la suscribe. Y punto. No tiene más finalidad que analizar la obra desde el punto de vista que el autor (de la crítica) considere oportuno. Nadie dijo que una crítica debe servir para ayudar a crecer o mejorar al autor de la obra criticada. Y además, otro error garrafal que cometen ustedes, a diferencia de Héctor Castilla, es personalizar los “ataques”, como si hubiera que tener en cuenta que es su primer trabajo y que sólo tiene 18 años. Y claro, para ser tan joven, tampoco está tan mal, está aprendiendo… No, señores, no. Eso no es una crítica. Eso no es ser independiente. Precisamente, lo que confiere valor a esta crítica es que consigue aislar la obra y analizarla como un producto independiente, sin tener en cuenta que se trate de un autor experimentado o novel, joven o viejo. ¿Qué estamos juzgando aquí? Lo de que “para lo joven que es, está muy bien” es muy lícito y válido, siempre que venga de un familiar o un amigo. Pero no sirve para una crítica literaria profesional. Aquí hablamos del producto, y juzgamos el producto, una obra terminada y publicada. Por esa regla de tres, todos los críticos de arte, por ejemplo, deberían alabar las primeras pinturas figurativas de Kandinski, solo por ser una de las principales figuras del arte contemporáneo. Pero difícilmente encontrarán ustedes a alguien que lo haga, ya que estas pinturas son, sencillamente, malas. Y claro, el chico era joven y estaba aprendiendo. Que sí, lo que usted quiera, pero el cuadro es malo de narices. Y eso no se puede discutir.

    • M.Jiménez Gómez
      febrero 22, 2017 en 11:59 am

      Perdón, quise decir Kandinsky, no Kandinski. Cosas de escribir con el móvil…

    • febrero 23, 2017 en 6:03 pm

      Si esta usted hablando de que se critique al libro como algo independiente, estoy de acuerdo. Pero que se critique todo y con argumentos(poner fragmentos y “sic! no es argumentar) , hay gran parte del libro que en esta crítica no se menciona, como si no existiera.Además se ha criticado al autor, así que verá usted la propia defensa al mismo, esto se ha convertido en un “y tu más” absurdo, sólo por unas opiniones subjetivas sobre una crítica. Que todos podemos opinar sobre todo, yo puedo ejercer mi libertad de expresión hacia esta crítica.

      • febrero 26, 2017 en 11:39 am

        A ver, chaval: en la crítica que hice del libro ¿dónde está el ataque al autor? Porque creo que lo hice fue poner ejemplos para demostrar la excesiva sensiblería, las faltas de puntuación y los lugares comunes que inundan el libro.
        Y ¿de qué parte del libro no hablé? Míralo otra vez, anda, chaval, porque se mencionan el prólogo, la primera parte del intermedio, el “intermedio” (sic!), la segunda parte y la colección de citas.
        Ése es uno de los problemas con gente como tú: mientes. 😉

      • marzo 28, 2017 en 3:28 pm

        El problema de gente como usted es que manipula el mensaje de los demás hasta que da el resultado que usted busca, yo no miento señor castilla, apunto una opinión bastante cierta y es la de que su crítica está vacía, es aséptica y demuestra una clara falta de madurez por su parte. Poemas como “La chica herida” demuestran la calidad que Christian puede tener en su poesía. Si que es verdad que es un poemario verde, inexperto, joven. De echo, yo mismo hice una reseña en el periodicum.es al libro hablando de sus errores, pero no me parece que la totalidad del libro sea mala y no se pueda leer. Creo firmemente que hay buenos poemas y una demostración de que este autor puede llegar a mostrar algo mucho más potente cuando pase el tiempo.

      • marzo 31, 2017 en 10:55 am

        Como tú quieras.
        Eso sí, en la respuesta que acabas de publicar has cometido (descubiertas en un primer vistazo) tres faltas de ortografía.
        Perdóname si no me tomo muy en serio tus críticas literarias.
        Un saludo.

      • marzo 31, 2017 en 3:25 pm

        Grandes argumentos del siglo XXI. Siga usted en sus trece con las faltas de ortografía para desprestigiar un argumento, se ve que se le han acabado las ocurrencias. Saludos.

      • marzo 31, 2017 en 5:30 pm

        A ver, troll: estás hablando de literatura ¿y cometes faltas de ortografía? ¿Y de verdad quieres que te tome en serio? Jajajaja…vamos, inténtalo otra vez.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: