Inicio > Poesía > IMÁGENES DEL CONSUELO Y PARADOJAS

IMÁGENES DEL CONSUELO Y PARADOJAS

aurora-saura-si-tocamos-la-tierra

 

A PROPÓSITO DE UNOS VERSOS DE STEVENSON
(a mis hermanas)

De aquellos juegos
a que nos entregábamos
—yo siempre era el príncipe
que montaba a caballo.
Vosotras, dóciles,
aceptabais otro papel—,
quedan estas palabras
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy otras
no mostradas y más
que seguramente vendrán.

Tomadlas también
como tales
y venid a jugar conmigo:
en el juego no importa si
lo que pasa
es más real o menos,
lo que importa es que se juegue
completamente
xxxxxxxxxxxxxxxen serio.

 

*Los versos de Stevenson, citados por Javier Marías, dicen lo
que sigue: “No digáis de mí que, débil, decliné/ los trabajos
de mis mayores y que huí del mar,/ de las torres que erigimos
y las luces que encendimos,/ para jugar en casa, como un
niño, con papel”.

 

 

 

 

VERMEER
(MUJER LEYENDO JUNTO A LA VENTANA)

La luz te pertenece.
No los paños sobre la mesa
—¡aunque son tan hermosos!—,
ni el rico vestido,
ni la atención del rostro.
Ella lee una nota
—¿cuántas mujeres sabían leer en tu siglo?—:
¿son nuevas del marido en la guerra,
del parto de la hermana,
o del amante que no puede
acudir a la cita?
Quizá sólo repasa la lista
de la compra, los gastos excesivos,
o es su propia carta, que acaba
de escribir, contando su desdicha.

Todo es posible ahora,
a tu merced estamos, porque
la luz es tuya
y todo lo que vemos existe
en esta luz.

 

 

 

 

CALBLANQUE PARA MIGUEL

Te regalo
estas palabras enmaradas,
las apenas
xxxxxxxxxxsobrevivientes flores,
las aguas en apariencia
intocadas.
Te regalo también
la belleza de estas
conchas que en otros lugares nuestros
no se ven ya nunca.
Acarícialo todo, es decir,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxnómbralo.

Y después, te lo ruego,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxvuelve a entrar en el mar.

 

 

 

 

A PROPÓSITO DE GONZALO ROJAS
(Correspondencias)

Por unas palabras dichas —escritas—
para mí (como si fueran)
también yo me dejaría —me dejé—
nombrar
xxxxxxxxsin pedir más a cambio.

Quienes pidáis
voces para juntar dispersas
que os abran paso al mundo;
quienes busquéis algún lugar
—no importa
si amable o desolado—
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpara tomar aliento;
si, en fin, queréis
palabras
con que encontrar a los durmientes,
para recordar a los desconocidos,
con las que amar a los deseados,
venid a remover en los hondos,
rubíes, cristalinos abismos
en donde crecen,
xxxxxxxxxxxxxxxxjunto a Gonzalo Rojas,

Vallejo y Haendel, Goya,
Stravinski y Dante, Gauguin
en torno a Schumann,
Baudelaire
y Tiziano (haced correspondencias)
Brueghel junto a Neruda,
y Bach el Infinito, a quien soñaba
Turner,
xxxxxxxxy Celan,
xxxxxxxxxxxxxxxxy Ravel.

 

 

 

 

TOMBA DEI LEONI

Y ahora no
xxxxxxxxxxsueño
ya con los leones.
Ya no les tengo
miedo e iría a verlos.
Los admiraría, como mi padre,
deslumbrado,
y les inventaría otras historias.

Pero la arena de los días
los ha borrado
definitivamente
xxxxxxxxxxxxxxxde esta tumba.

Ahora que no tengo aquel
miedo de la niñez,
cuando voy olvidando
el placer de ir y no
acercarse
—el padre, que sí llegaba,
me protegía de lejos—,
ahora que puedo tocar el dintel,

precisamente
xxxxxxxxxxxxxno hay leones.

 

(al profesor Benedetto Zapicchi
y a mis compañeros de viaje del Viaje a los Etruscos)

 

 

 

 

ENCUENTRO

Eras joven entonces y,
sobre todo, hermoso.
Yo hubiera enredado en tu pelo
mis dedos e imaginaba
a veces en la nuca tus labios. La caricia
que pensé que iniciabas
la completé yo luego en otro mar
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdistinto.
El amor que no hicimos
enfebreció mis sueños.

Hoy, el saludo que tranquila-
mente nos hacemos,
nuestro modo de mirarnos,
de hablar, de rozarnos apenas,
no nos devuelven al tiempo en que fuimos
deseo.
Sólo nos hacen cómplices de lo que otros
ignoran, del milagro
que entonces
—nunca nos lo hemos dicho—
pudimos haber sido.

 

 

 

 

A PROPÓSITO DE JUAN

Mientras
en un lugar austero, casi inocente,
firmas un papel comprometido
y te dejas enredar en este
juego que no te corresponde
—te arrepentirás luego—,
otros te creen —te quieren, eso
es lo que pasa— limpio
como te conocieron,
ingenuo y generoso, como
te conocieron.
Otros te recuerdan como el niño
que fuiste, como el adolescente de ojos
asombrados, como
el amigo, como el enamorado,
como el muchacho que buscaba el camino
en que orientarse.

Tal vez lo eres todavía
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxy queda
algo de aquello que los demás amaron.

Si pudieras abandonar este otro
sueño oscuro, no los olvides: ellos
aún esperan poder
xxxxxxxxxxxxxxxxxreconocerte.

 

(a Paco)

 

 

 

 

“LOS HIJOS SON DE CRISTAL”

I

Tenemos miedo
cuando ellos tienen pocos meses,
un año, tres o siete.
Tenemos miedo. Pero
hay que vestirlo de ternura,
y ponerle
un sobrevestido de seguridad.
Y después, cuando
se van
xxxxxxxdesprendiendo
de nosotros, también tenemos miedo;
cerramos los ojos, “adelante” —decimos—
y los dejamos ir
con nuestro miedo a cuestas.
Ahora, cuando ya son adultos
que a veces nos protegen,
cuando creemos habernos liberado
de este temor de siempre,
viene un gesto afligido,
unas palabras tensas
o un cansancio que alarma
y surge el miedo antiguo,
rescoldos de la hoguera que nunca
se ha apagado,
más fuerte que nosotros,
porque los hijos siempre,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsiempre,
son de cristal.

 

II

Y he aquí que llega el día
en que nos descubrimos
haciéndonos los fuertes
con el padre o la madre,
conmovidos por esta otra certeza:
también ellos se resquebrajan con el viento,
los padres
también son de cristal.

 

(a Juana Salabert, de quien tomo la hermosa
metáfora principal, con mi agradecimiento)

 

 

 

Saura, Aurora. Si tocamos la tierra. Barcelona; Ed. El bardo, 2012.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: