Inicio > Poesía > LOS SUEÑOS PARA AFRONTAR EL OLVIDO

LOS SUEÑOS PARA AFRONTAR EL OLVIDO

aurora-saura-si-tocamos-la-tierra

 

EL JOVEN TERRORISTA

Hoy, en cualquier lugar, ahora,
son asesinados un niño,
alguna muchacha,
el hombre que acaba de pasar,
la gente en el café o en el mercado.

Aquel que mata
fue en otro tiempo niño,
se apegó al cuerpo de su madre,
tuvo por padre, tal vez,
a un campesino, a un comerciante
o a un soldado, como aquellos
a los que quita
xxxxxxxxxxxxxla vida.

Tú, en quien no se puede pensar
sino con horror,
¿no sientes cómo tu infancia
muere también con ellos?,
¿cómo ahoga tu mano
a los seres que amaste?

¿Qué sinrazón dará cuenta de tu odio?
¿Quién nos dirá
xxxxxxxxxxxxxxxde quién eres hijo?

 

 

 

 

PRESAGIO
(A Brecht: pequeño homenaje)

Las primeras maldades:
la papelera que vuelcas o que quemas,
el dibujo arrancado al compañero,
el escarabajo pisoteado
que muestras por trofeo.

Me estremecen los días por venir :
en las horas de hoy,
en la boca y en las manos
que hieren,
¿se prefigura
xxxxxxxxxxxxla sombra
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxque trazarán tus pasos?

 

 

 

 

NIGHTMARE
(“Quien duerme es como un niño…”)

Pero los niños a veces
tienen miedo,
miedo a la oscuridad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxen la que todo
desaparece sin consuelo,
miedo al sueño en que el grito,
el abandono, el empujón,
la pérdida
se agigantan, arrebatándoles
la dulce confianza.

Deben asegurarse
la entrada en la noche
con la caricia de la madre
o la mano del padre,
con los muñecos que los sustituyen
dócilmente
o la voz familiar que les canta
y los abraza en la música.

Quien duerme es así,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxcomo un niño,
si, como el niño, puede
dejar de tener miedo, entrar
con pie seguro
en el pantano del sueño.

 

 

 

 

ENTRE LAS MUJERES

SUEÑO I

A veces me despierto
con un niño en los brazos
y llamo al hombre que me arrebataron,
y busco un poco de mijo
y busco agua.
pero el sol inmisericorde
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxnos abrasa.

A veces me despierta el amo
a gritos, y voy al campo de café
con ojos entornados
y llamo al hombre que me arrebataron
para la guerra.
Entonce me ahoga la lluvia o
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxla luz que me quema.

A veces un desconocido
me despierta, y me golpea o
me acaricia. Mi ternura lo acoge mientras
recuerdo al hombre que no regresará.
Y es el pago del extranjero
quien me hace vivir y quien
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxme mata.

Esto sucede
cuando ella despierta. Pero
también sucede
xxxxxxxxxxxxxxxcuando sueño.

 

SUEÑO II

Fui esclava de la princesa persa
y una noche dormí con Alejandro.
Como no fue brutal, lo soñé
por esposo. Y lo lloré, porque él
nunca
xxxxxxvolvió tras la batalla.

Muchas veces serví la mesa de Antinoo.
Aunque me conmovió su belleza,
fue el rostro
encendido de Adriano
el que pesó sobre mis párpados.
Sin embargo,
él me entregó a otro
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxa quien jamás amé.

Alguna vez puede que fuera Dama, Amiga
o Reina: recuerdo apenas una Cançó
de la corte de Leonor de Aquitania
y el ceñidor
xxxxxxxxxxxde Cristina de Suecia.
(¿o era tal ves de la reina Brunilda?)

De las pocas ocasiones en que fui
mujer libre —quiero decir
con libertad semejante a lo que llaman
libertad los varones—,
me acompañan los nombres de Virginia, María,
Marie, Aurore, Marguerite,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxFlora, Mary, Isadora.

Pero lo que más sueño —mejor diré me sueñan
son los lavadores junto al río
—a veces cantamos, incluso reímos—,
los cuencos que lleno al caer la tarde,
las caminatas en busca del agua,
la siembra y las flores del té.

Y me sueñan
los hijos que he parido
sin que el esposo
me admire o deje de buscar otras mujeres,
los padres que he velado,
los vecinos que me violaron,
las amigas que me abrazaban sabiendo
que no volvería
porque me casaban
xxxxxxxxxxxxxxxxxxcon un hombre de otra aldea.

He muerto en la desolación innumerables veces.

Ayer, en esta ciudad que he ido soñando mía
por el amor de un extranjero,
el hermano al que acuné
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde niño,
gritando una vez más “vergüenza”,
me ha quitado la vida.

 

 

 

 

EL MUCHACHO DE LA FLAUTA

Aquella mañana
se interrumpió la melodía
bruscamente.
La compañera no tuvo tiempo de advertirte.
Ni nosotros,
que tantas veces te miramos sin verte:
vivías en la calle
y no tenías para ofrecer
más que música.

(La luz anunciaba un día largo,
era dulce acogerse a esa sombra)

Bajo la hermosa cornisa
hoy derruida,
queda un lugar vacío,
y este recuerdo
xxxxxxxxxxxxxxa destiempo
de tu humilde vida,
que no quiso
proteger ningún dios.

 

(a Soren Peñalver)

 

 

“TODA A TERRA É DOS HOMES”
(Rosalía de Castro)

Hay este mar cruzado de gaviotas,
esta pendiente
de helecho y zarzamoras.
Hay este cielo con veladuras
de bruma en las que
se demora la luz. Hay amigos,
y gestos, miradas de las gentes,
y pescado en las mesas de madera.
Oigo mi lengua y otras:
la tuya, Rosalía, y la que fue
de los míos, la que hablaron
—Bakaikoa, Navarra—
los antiguos abuelos de mi casa.
Esta es la patria que conozco:
las lenguas y la tierra
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxde los hombres.

Digo aquí, fin del mundo,
la vida de quien vive,
la que se ama y nos cansa, la vida
que conozco. No sé
de cuál habláis vosotros,
guerreros sin presente,
los que empuñáis la muerte
con la palabra
xxxxxxxxxxxxxpatria.

 

(en Fisterra, a 12 de julio. A Pablo y a Mari Luz)

 

 

 

Saura, Aurora. Si tocamos la tierra. Barcelona; Ed. El bardo, 2012.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: