Archivo

Archive for 31 enero 2017

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – LEÓN MOLINA

el-peligro-y-el-sueno-leon-molina

 

LEÓN MOLINA (San José de la Lajas, Cuba, 1959), amante de los formatos de escritura breve, cultiva el haiku y el aforismo. Ha publicado los libros de poemas Señales en los puentes (Diputación de Albacete, 1994), Breviario variable (edición de autor), El son acordado (Diputación de Albacete, 2004), Llegar (La siesta del lobo, 2010) y El taller del arquero (La Garúa, 2014). En 2015 ha publicado el libro de aforismos Mapa de ningún sitio (La Isla de Siltolá) y en 2016 Un hombre sentado en una piedra (La Isla de Siltolá). Formó parte del grupo poético albaceteño Poetas de La Confitería y aparece en las antologías de este grupo, así como en la antología de haikus Un viejo estanque. Antología del haiku español contemporáneo (La Veleta, 2013) y en la antología de aforismos Aforistas españoles vivos (Libros al albur, 2015). En 2016 ha recogido su obra poética en Esperando los pájaros del sur. Poesía 2004-2016 (La Isla de Siltolá).

 

 

 

POÉTICA

Dice Juan Ramón Jiménez en un aforismo de su
Ideolojía: “La poesía es como un pájaro que nos
llega, en instante de arrobamiento, del cielo al
corazón. La virtud está en saberla lanzar al cie-
lo nuevamente”. Puntualizando que este viaje
no es una ida y vuelta a lo etéreo, sino al con-
trario de lo real a lo real, como dijeron otros.
Estaríamos entonces en el cielo delo tangible,
en la naturaleza amorosa de Juan de la Cruz. La
naturaleza. Esa es la cuestión. Y en ella todos
los temas. A mayor o menor distancia no hay
belleza que no tenga raíces en la naturaleza.
De ahí la necesidad de la palabra transparente,
que deje ver. El lenguaje como río. El poema
como revelación de lo visible.

 

 

 

 

PARA QUE YO ME LLAME

Para que yo me llame León Molina
ha sido necesario que otro
antes que yo se llame
Ángel González.
Esto que veis en mí
en buena medida no es más
que el eco de la fuerza
enloquecida de su desaliento.

 

 

 

 

DUÉLEME

Estás triste
me lo noto.
Te ausentas
en mí.
Ven
duéleme
contigo.
No soporto
yo solo
tu tristeza.

 

 

 

 

CON LAS PERSIANAS BAJADAS

Como cada día me siento tras el ventanal
para contemplar el crepúsculo.
Veo la lentitud del anochecer.
Pero después de un buen rato
descubro que las persianas están bajadas.
No sé qué anochecer he visto
mientras anochecía.
No resuelvo la duda
porque de pronto me acuerdo de mí
y me levanto y subo las persianas
y ahí está la noche como el perro
del vecino tendida en su rincón
deslumbrada, muerta de oscuridad.
Y yo que he visto el anochecer
no sé qué anochecer he visto.

xxxx(de Un hombre sentado en una piedra)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – MARÍA R. MORENO MOLINA

el-peligro-y-el-sueno-maria-r-moreno-molina

 

MARÍA R. MORENO MOLINA (Albacete, 1980) es profesora de Lengua castellana y Literatura. Ha trabajado como profesora de enseñanzas medias y de enseñanza universitaria en programas del Ministerio de Educación y del Ministerio de Asuntos Exteriores de España en Rumanía, Trinidad y Tobago y Albania, respectivamente. Ha ganado varios premios literarios, entre ellos, el Jóvenes Artistas de Castilla-La Mancha de Poesía (2010), el Premio Nacional Fundación Siglo Futuro-Caja de Guadalajara (2010), que le valió la publicación del libro Antropología del asco (Vitruvio, Madrid, 2011) y el Premio de Poesía Joven Javier Lostalé, gracias al cual ha publicado su segundo libro, The Woman under the Mango Tree (Polibea, Madrid, 2015).

 

 

POÉTICA

La primera vez que sentí la necesidad de escri-
bir poesía fue después de una mala experien-
cia. Desde ese momento he ido relacionando la
escritura de poesía con la expresión de la ra-
bia, lo que no quiere decir que siempre escri-
ba desde la queja o el malestar, pero sí que lo
que me crea la necesidad de escribir parte de
una cierta sensación de impotencia con lo que
me rodea. Así, la poesía viene a saciar mi sed
de denuncia, que, al final, no es otra cosa que
decir que representa mi necesidad de expresar-
me, de levantar la voz, de ajustar las cuentas.
Escribo desde un impulso violento y catártico
y solo después de romper la blancura del  folio
consigo apaciguarme. Como si el germen del
poema me escupiera, me mordiera, me desga-
rrara. Escribo para no cerrar los ojos, para no
salir huyendo, para no olvidar. Escribo porque
pertenezco a la raza de las malditas.

 

 

 

 

DICEN
es bella la imagen descompuesta
de los cuadros de Bacon
y oscurecen el cuarto
desencajan mi hombros
que nunca fueron rectos
dadme carne de vaca les pido
redondea ese lado de su cara
escucho
dejadme a mí los bultos
pero ya he visto el rojo
y resisto
la sangre me da vida
resplandece su brillo como el vidrio
antes de cercenar un cuello.

 

 

 

 

EL NEGRO ha escrito en el muro soy negrata
para que el indio se compadezca
el indio ha escrito en el muro soy paria
para que el inglés se compadezca
el inglés no quiere compadecerse odia la lástima
así que llama negrata al negro y paria al indio
y a veces los confunde
(porque el indio es moreno oscuro casi negro)
mientras tanto el negro odia al indio y el indio al negro
por eso prefieren que la posesión de la tierra
la tenga el inglés
que el dinero
lo guarde el inglés
que el gobierno
lo gestione el inglés
que la ley la imponga el inglés.
El inglés adorado y enaltecido
saca su blanca pluma para firmar acuerdos
los oscuros sonríen y bailan orgullosos
porque el blanco ha mirado hacia su tierra.

xxxxxxxxxxxxxxx(de Antropología del asco)

 

 

 

 

EL TIEMPO

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxVeinticuatro horas al día,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxveinticuatro horas que tiene;
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxsi tuviera veintisiete,
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxtres horas más te querría.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx-Federico García Lorca-

PORQUE poseo el tiempo el tiempo el tiempo
dicen que soy caribe,
antropófaga y selva
como el chacal,
antropófaga y mango
como los buitres,
me paran por la calle y me preguntan
a qué dedico el tiempo el tiempo el tiempo,
como si no tragara cada grano de arena de ese reloj
de tiempo,
cómo matas el tiempo, me preguntan,
pero no los entiendo.
Yo no lo mato al tiempo,
yo lo cuido y lo mimo y le canto una nana:
no te me vayas tiempo tiempo tiempo,
no vayas a creerte lo que te dicen,
duerme mi niño tiempo,
no te me escapes,
no temas a la luna ni a los criollos.

xxxxxxxxxx(de The Woman under the Mango Tree)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – ÁNGEL JAVIER AGUILAR BAÑÓN

enero 29, 2017 1 comentario

el-peligro-y-el-sueno-angel-javier-aguilar-banon

 

ÁNGEL JAVIER AGUILAR BAÑÓN (Caudete -Albacete-, 1958) trabaja como bibliotecario de la Universidad de Castilla-La Mancha. Ha publicado los poemarios Alas más grandes que el nido (Diputación de Albacete, 1995), El libro del agua (Diputación de Albacete, 2003) y Maneras de deshacerse (QVE, 2012). Ha participado en la antología Poetas de La Confitería (Universidad de CLM, 1999) y en colecciones de haikus como Haikus del parque (Popular, 2002; Uno Editorial, 2015) o Un viejo estanque. Antología de haiku contemporáneo en español (La Veleta, 2014).

 

 

POÉTICA

Siento la poesía como un compromiso con la
alegría y la belleza. Un contemplar lo que nos
rodea y somos desde la menor distancia posi-
ble, con los sentidos, desde la emoción, cele-
brándolo. Con fe en la vida, en lo que el mundo
tiene de hermosura. Me gusta la mirada limpia
y sencilla del haiku, que solo dice sí a lo que
hay delante, respirándolo de una forma devo-
ta. Me gusta lo pequeño, la ciudad, la natura-
leza, lo que sonríe a la razón y existía ya antes
de la imprenta. Lo que es agradecimiento y te
sobrepasa.

 

 

 

TANTAS VECES

Lo he vivido tantas veces,
he pasado mi vida repitiéndolo:
la lluvia hipnótica,
delicada y transformadora,
el incendio de álamos y vides en otoño,
los senderos que dejan
en los cielos abiertos de La Mancha
los reactores,
saber cierto que nada
ocurre porque sí,
el inmenso poder
de la aceptación y la conciencia,
el abrazo tan femenino
del infinito en la noche,
la calma sin juicios
que habita en la ternura,
la fuerza física del beso.
Lo he dicho tantas veces
pero es que no me habitúo
a tanta y tan gratuita
belleza, y así
me repito,
me repito.

xxxxxxxxx(de El libro del agua)

 

 

 

 

LOS PÁJAROS SE INCENDIAN
(Puesta de sol en Paterna del Madera)

Huele a hoguera el sol al despedirse
de la cal de la casa que crepita
en el valle, y son brasas de un cielo
consumido las flores del almendro.
Hay llamas ya que prenden en las copas
de los pinos. Los pájaros se incendian.
Ya todo en la sazón,
que queda sino arder,
arder en el silencio.

xxxxxxxxxxxxx(de Maneras de deshacerse)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – MERCEDES DÍAZ VILLARÍAS

el-peligro-y-el-sueno-mercedes-diaz-villarias

 

MERCEDES DÍAZ VILLARÍAS estudió Humanidades en Albacete y Teoría de la Literatura en Turku, Finlandia. Se especializó en Diseño en la Escuela Politécnica de Valencia y en el Istituto Europeo di Design en Madrid. Punlicó el poemario Finlandia en el 2002, y en el mismo año la colección de salmos Enviada Especial (Premio Internacional de Poesía Barcarola). Su tercera obra, Mi Nombre es Rojo, fue publicada por la Editorial Plurabelle en 2004. En 2008 promovió el proyecto literario colectivo Canciones en Braille, generado on line y editado en formato libro (lulu, 2009). En 2011 editó y publicó la colección de poemas This Is Your Home Now, un proyecto transmedia de literatura, vídeo, fotografía y pintura. Ha participado con creaciones audiovisuales en festivales literarios como el versatil.es de Valladolid o El Mapa Poético de Córdoba, y con relatos cortos en diversas antologías y publicaciones periódicas. En la actualidad trabaja como diseñadora de branding en Madrid.

 

 

POÉTICA

Recuerdo que me quedé sentado en el tabu-
rete de vinilo color púrpura, incapaz de comer,
mirando por la ventana y esperando el estalli-
do, esperando que los coches pasasen flotando
por el cielo, que la estatua de Hamburglar se
fundiera, que el suelo de terrazo se agrietase y
despidiera lava.

Por supuesto, no pasó nada.

xxxDouglas Coupland, La vida después de Dios

 

 

 

 

LAS COSAS

Desbordada
como el tanque de agua del municipio
(el día de la inauguración, es cierto,
con las autoridades vestidas de domingo
vomitó todo el sulfuro, el agua,
dejando tras de sí un rastro
de hojas lavadas sobre las mantas).

Y éste es nuestro teatro del verano:
Desierto bajo una luz desgarradora
de anomalía.

Sea lo que sea que se acerque
a este entorno pasivo
sé que cuidarás de mis notas en esta casa
sacarás la basura, comprobarás el hornillo
cerrarás la pasta
y repartirás
los pedazos de carne
en porciones de hambre cotidiana.

Sé que quedarás guardando
cada momento discreto y concatenado,
el pan
las dos vueltas a la llave,
la factura del agua.

 

 

 

 

COME WHAT MAY

Hay que poner las manos por detrás
así, a la espalda.

La fila de mujeres por aquí,
cuidado con algunas partes de la hierba,
puede ser resbaladiza,
así,
en círculos,
bien,
sí, sigue así, May,
el campo municipal se va a quedar pequeño,
bien, bien,
allá vamos con un trabajo
de adivinación de los sentidos
encontrando el camino en el frío aire
intuyendo los accidentes en el campo.
Aho. Ahora formen en círculo.
Fuera del cuerpo que una vez fui.
Del cerebro que me aburre
(los encargos de arreglos florales
como peces congelados en el hielo
aún con vida que puede ser reactivada).
Sigan girando.

Bajo el sol, sigan girando.

 

 

 

 

BETTY

Se aburre y posa la frente como un pájaro gris sobre el cristal de la
cafetería. Tedio tras tedio y tedio dentro del tedio. Cocacola con tedio
y una bola de helado de vainilla. No espero nada. Sin embargo, miras
hacia fuera, apoyando el maxilar sobre el puño de rayas. El aparca-
miento, los coches, busco un hueco. Fe, necesidad y eyeliner. Azules
blancas. Las rojas las veo desde aquí, a través de la doble cristalera.
De un tejido parecido al de los albornoces, que da sueño. Las cancio-
nes que quizá ahora recita dentro de su cabeza. Mira como tirando
polaroids a nada en concreto. Supongo, con el vestido que le pedí que
se probara. Entonces echo la llave a cada una de las puertas. Ojos
entornados arañas negras de mala hostia. Dónde ir, qué hacer, casi
todos los trenes y carreteras van hacia el mismo lado. 35.000 cabezas
de ganado observando. Se muerde la muñeca y deja ver un mechón
de pálido rosa tras la oreja. Veo mi reflejo sobre uno de los dos cris-
tales. Como en una de esas láminas que venden en la feria. Portadas
de los Grateful. Más allá el mostrador. Una vieja, envuelta en la luz
verde y podrida de los halógenos. Menuda en su diminuta apariencia,
removiendo uno de los dieciocho híbridos de sirope para helados.
De pronto no puedo respirar. Sigo caminando. Dejo atrás el centro
comercial. La cafetería. El aparcamiento. Paso por delante del equipo
local. Veo a los adultos ensayando el baile anual. Bloques homogé-
neos de viviendas. Reses. Raíles de tren, un paisaje inconcreto.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(de This Is Your Home Now)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – ANTONIO RODRÍGUEZ JIMÉNEZ

el-peligro-y-el-sueno-antonio-rodriguez-jimenez

 

ANTONIO RODRÍGUEZ JIMÉNEZ (Albacete, 1978) es autor de los libros de poesía El camino de vuelta (Pre-textos, 2012), Insomnio (Fractal Poesía, 2013; Origami, 2015), Las hojas imprevistas (Ayto. de Alhaurín el Grande, 2014) y Los signos del derrumbe (Hiperión, 2014). Ha recibido los premios Antonio Machado en Baeza, Arcipreste de Hita, Antonio Gala y Festival Fractal. Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y trabaja como profesor de Lengua castellana y Literatura en un instituto de educación secundaria. Colabora con revistas como La Galla Ciencia o El coloquio de los perros. Algunos de sus poemas, traducidos al inglés, han sido publicados en revistas como Osiris Poetry, Asheville Poetry Review o Cimarron (EE.UU.).

 

Aquí tienen su poética y algunos poemas suyos de los que aparecen en la antología.

 

POÉTICA

Siempre he considerado la poesía como un pro-
ceso de comunicación y, por tanto, el poema
como un mensaje breve y contundente envuel-
to de una forma característica: lo que llamamos
lenguaje poético. Pensaba que el poema debía
distinguirse, al alguna manera, de los demás
géneros, sobre todo de los textos en prosa. Con
el tiempo, cada vez creo más en la importancia
del contenido y tiendo a una mayor sencillez
en la dicción. Me gusta imaginar qué elementos
del poema, vertido en otra lengua, seguirían
siendo apreciables. Es posible que en ellos re-
sida la poesía.
Me gustan los poemas que surgen de forma
anárquica y encuentran su propio orden, o algo
que se parezca a un orden: una azarosa sime-
tría, un sistema de inesperadas recurrencias,
un hallazgo feliz. Puede ser que esa ausencia
de planificación, su vaguedad inagotable y esa
exquisita inutilidad la hagan imprescindible.

 

 

LOBOS FRENTE A CORDEROS

xxxxxxxxxxxxxxxA Javier Lorenzo Candel

No os extrañéis si oyerais el balido
de un cordero atacado por los lobos,
pues estos obedecen a un instinto
contra el que nada pueden. Espantaos,
en cambio, si los lobos
ya saciada su hambre, asesinasen
solo por el placer o la codicia.
Pero pensad, entonces, si el rebaño
disgregado no es cómplice
de esa crueldad, del canto victorioso
de la sangre y del miedo.

xxxxxxxxxxxxx(de Las hojas imprevistas)

 

 

 

 

INVENCIBLE

xxxxxxxxxxxxxxxxPara Vega y su abuelo

Con cuidado te acuno entre mis brazos.
Te susurro al oído una canción cualquiera
y ya no tienes miedo.
Me fijo en tus pestañas,
en los ojos pequeños que miran confiados
porque me ven muy fuerte,
tan fuerte como yo veo a mi padre
después de tantos años,
con el torso desnudo, el vello blanquecino,
tumbado en esa cama rodeada de cables,
sin temores ni dudas,
tan fuerte como tú me ves ahora,
tan seguro y tan cierto
como siempre. Invencible.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(inédito)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – ANDRÉS GARCÍA CERDÁN

el-peligro-y-el-sueno-andres-garcia-cerdan

 

ANDRÉS GARCÍA CERDÁN (Fuenteálamo -Albacete-, 1972) es doctor en Literatura por la Universidad de Murcia. Ha publicado los poemarios Los nombres del enemigo (Universidad de Murcia, 1997), Los buenos tiempos (Ayto. Ciudad Real, 1999), La cuarta persona del singular (ERM, 2002), Curvas (Celya, 2009), Carmina (Nausícäa, 2012), La sangre (Valparaíso, 2015) y Barbarie (Adonáis, 2015). Es responsable de la antología de poesía joven y contemporánea El llano en llamas (Fractal, 2013) y autor del ensayo La poesía de Julio Cortázar. Discurso del no método, método del no discurso (Editum, 2010). Ha sido codirector de Fractal Poesía y fundador de revistas como Thader o Los deseos. Con Leñadores grabó el disco Grizzly! (Parrix-Perdido, 2013). Entre otros ha recibido los premios internacionales Alegría, Barcarola, Ciudad de Almuñécar, Antonio Oliver Belmás o Ciudad de Pamplona. Como crítico colabora en publicaciones como Quimera, ABC Artes&Letras, La Tribuna, La Galla Ciencia, El coloquio de los perros, Barcarola y Dáctilo. Gestiona el blog Un cántico cuántico (dylanismo.blogspot.com)

 

 

Aquí tienen su poética y uno de los poemas que aparecen en la antología.

 

MISERIAS

xxxxxxxxxxProcura estar envuelto en esa miseria.
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxMiguel de Molinos‒

El tiempo pasa entre tus huesos
y arrastra en ese tránsito
unas pocas palabras de verdad.

No elegiste esta devoción
por el verbo que encarna la mañana,
pero te has dado a su aventura
enteramente, sin remedio,
fascinado por la vocal
que brilla entre despojos e inmundicias,
persiguiendo ese empuje más profundo
que llega desde el fondo de la roca.

Una y otra vez, cedes al ensalmo
en llamas de los días.

Una y otra vez, sucumbirás
a la corriente desbocada
del río del lenguaje.

Oirás dentro de tu sangre
la lujuria y el canto,
los altísimos goces de la carne poética.
Lamerás esa carne
y encontrarás en su miseria
lo que has ido buscando con locura
durante tanto tiempo
como un ángel insomne,
como un ser elegido por la fiebre.

 

 

 

 

ALUCINACIONES

Asistes fijamente a las formas del fuego.
Te ha parecido ver ahí un dragón,
tal vez una serpiente. A su lado,
hechizada en volutas rojas, verdes,
una tarántula destila en la profundidad
de la tierra su nido. Puede ser
que sobre las ascuas inmaculadas
salte un tigre. Puede ocurrir que llueva
dentro del fuego: larvas, proyectiles
arrebatados, vainas de sangre, incendios
mínimos dentro del incendio, llamas
que se funden sobre otras llamas.
En este arder sin fin hay un oscuro
designio: una hiena infatigable
que se alza sobre sus sucias patas
y se deja caer entre azucenas.
Sí, parece que es así. Las últimas
ficciones te entregan a un río lleno
de cocodrilos, a un tiburón blanco,
al carbón derretido sobre un olmo.
Arden las amapolas, se consumen
las luciérnagas, un jaguar, un perro.
Y así desapareces tú también.
Entre muros que se derrumban, huyen
los últimos coyotes, las hormigas,
las harpías. En otros altos hornos
serán mañana sueño estas figuras.
Hoy son fulgor que abrasa y que se extiende
consumiéndolo todo, chupándole la sangre
a la materia, extinguiéndose en flor.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx(de La sangre)

 

EL PELIGRO Y EL SUEÑO – CONSTANTINO MOLINA MONTEAGUDO

el-peligro-y-el-sueno-constantino-molina-monteagudo

 

CONSTANTINO MOLINA MONTEAGUDO (Pozo-Lorente, Albacete, 1985) abandonó los estudios de Licenciatura en Humanidades en el año 2006 y desde entonces ha trabajado en muy diferentes puestos de empleo que nada tienen que ver con la labor literaria (repartidor de guías telefónicas, pintor, ferrallista, jardinero, empleado en tiendas de deportes y empresas de manufactura). Actualmente se encuentra en situación de desempleo. Su primer libro, Las ramas del azar, ha sido galardonado con el Premio Adonáis 2014. En 2016 ha aparecido su segundo poemario, Silbando un eco extraño (Hiperión), Premio Valencia de la Institució Alfons el Magnànim. Algunos de sus poemas también han sido recogidos en antologías y revistas literarias de ámbito nacional. Colabora en Artes&Letras, suplemento cultural de ABC Castilla-La Mancha, con una sección de inéditos llamada El Varadero.

 

Y aquí tienen la poética que publica en la antología y algunos de sus poemas.

 

SOBRE LA POÉTICA

Sucede que cuando uno trata de idear una es-
trategia para justificar la urdimbre del poema
no suele quedar contento del todo. Es fácil
caer en contradicciones y en teorías que, más
que ayudar a relacionarnos con el poema, nos
confunden. Sucede que todo buen poema debe
desbordar toda poética y, también, sostenerse
por sí mismo sin andamiajes ni delirios de inte-
ligencia. Cuando hablamos de poesía hablamos
de la vida, nada más.

 

 

REQUIEM POR DAMIEN HIRST

Flotarás como flota tu becerro
en el formol eterno de la nada.

Coronado con oro y con diamantes,
astuto burlador de los mercados,
serás la estampa viva
que adorne,  con su muerte,
las salas de un museo.

El tiempo pudrirá tus tiburones,
tus vacas y corderos.
También se llevará, donde la nada,
toda la cocaína y todo el lujo.
Barrerá para siempre tu lenguaje
y algunas de tus obras
ocuparán trasteros
en casas de los nietos de los ricos.

Pero serás el alma de una época
y te recordarán
en la historia del arte
como una calavera que brilló,
con la risa sarcástica de un genio,
en una galería de fantasmas
que, entre otros, tú supiste comprender.

 

 

 

 

VELINTONIA, 3 — VÍZNAR S/N

Busquemos un hogar para los versos.
Que en su fachada aniden las metáforas
y que brille un cartel donde se lea:
Casa de la Poesía.

Busquemos. ¿Pero dónde?

Quizás entre las calles más humanas
de una ciudad sin miedo.

Quizás entre los restos de otras épocas,
de la mano de estudios arqueológicos,
o sobre los cimientos
de un pueblo todavía no nacido.

Quizás entre la herencia de algún Nobel
o bajo los escombros de una guerra.

Busquemos ese hogar.

Llamemos a las puertas,
cavemos en el barro de las fosas
y que esta pobre perra apaleada,
que durante siglos ha lamido
la mano tentativa del decoro,
por fin tenga un lugar donde morir
tranquila y en silencio.

 

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más