Inicio > Poesía > JULIÁN CAÑIZARES MATA. TRAVIS POEMAS (II)

JULIÁN CAÑIZARES MATA. TRAVIS POEMAS (II)

Travis poemas'

 

XV (DINERO)

por eso me alegro  de que nos hayamos reconciliado:
para que cuando te coma esta noche
nuestra acción rompa nuestras camisas,
nuestras bocas se enfrenten,
nuestras manos se rehuyan,
nuestra respiración ahogue el mundo
y nuestra humedad dibuje nuestras cinturas;
lo de menos es el cambio.

 

 

 

 

XVI (LOBO)

que tú miraste alrededor y viste a los tres cerditos borrachos,
te contuviste con toda tu Realidad Absoluta olvidando toda publicidad,
que te acercaste con imaginación hacia la fachada bíblica del asesinato
para asegurar la estropeada consecuencia de tu acción madura,
que no dudaste en hablar de dudas, resentimientos y otras frutas,
toleraste los vaivenes graciosos y las palabras graciosas, ocurrentes y sencillas,
que golpeaste a uno tras otro hasta contar tres, seis, y seiscientos nueve,
que te reflejaste en los ojos neónicos y en las gacelas fantásticas de sus quejidos,
que saliste corriendo y todavía no has parado ni en la gasolinera más barata,
que aún te queda la esperanza fría de que existan hospitales
de dibujos animados.

 

 

 

 

XVII (ACTUALIDAD)

me has traicionado;
te he mirado y tú no me has dado nada;
tengo doscientas pesetas en el bolsillo;
sigues calentando el café, poniéndole crema y preparando el tícket;
supongo que son las once y cuarto;
la gente habla como si de verdad viviera:
no conocen las verdaderas intenciones de la comunicación;
no quiero preparar una tesis,
no quiero prepararme en cinco años,
no quiero ponerme cinco minutos;
creo que es finales de agosto;
creo que son las once y cuarto;
en algún momento volverás a mirarme y yo te estaré esperando;
le digo que no al vendedor de lotería aunque quiera cambiarme la vida
(olvídala, le digo; me hace algo con la mano, se va);
tengo preparada una estrofa que saldrá esta noche,
toserá en cuanto toque mi cama;
cuando me mires yo te miraré y tampoco te daré nada;
cuando pague el café que me sirva otro
sólo tendré cien pesetas,
para cuando la salvación exista tú y yo no estaremos,
ni este café
ni esta gente;
cuando me mires yo te miraré y tampoco te daré nada
(volveré a casa).

 

 

 

 

XVIII (OCCIDENTE)

la alegría es una posición muy cómoda para los tiempos en que estamos.
En el parque se ríe la gente y en las oficinas a pesar del calor también.
La gente que baila se ríe inconscientemente y repiten y se besan y se acuestan.
La gente camina hacia la Realidad riéndose a todas horas.
El niño que llora cambia y se ríe.
Mañana se acordarán del día anterior y se reirán para terminar el día.
En algún momento no podrán parar la risa y nos ahogaremos con dolores estomacales:
será el momento de montar un buen negocio y conseguir beneficios.

 

 

 

 

XIX (CAMISA)

cuando tengas oportunidad de irte y la realidad no aconseje
lo contrario te daré una camisa; esa camisa no será ningún símbolo
ni significará un árbol; tu decisión de irte siempre será dolorosa
porque así lo aconsejan mis recuerdos o las impresiones que en ese momento guarde;
será natural, pero mantendrá un poso de engaño o de autoconvencimiento
por mi parte; la camisa no será descrita como especial
ni tendrá una importancia modélica o un recuerdo demasiado satisfactorio;
te daré la camisa y no deberá importarme lo que hagas con ella;
podrás guardarla para siempre, venderla en alguna subasta ridícula,
mancharla con la imprudencia de un coito o perderla en algún vuelo a Norteamérica;
gritarás, besarás, hablarás, acariciarás y trabajarás en el mundo,
no importa, para mí eso no tendrá ninguna importancia ni ningún carisma;
porque lo que nunca podrá desaparecer a pesar de toda nuestra distancia
o toda nuestra indiferencia será el resguardo de compra de esa camisa:
lo tendré yo, mi último acto de amor.

 

 

 

 

XX (RECUERDOS)

los diarios de Travis han sido encontrados en perfecto estado.
La letra es clara, sin faltas de ortografía, margen de dos centímetros
a derecha e izquierda. Nadie los ha reclamado,
nadie se ha interesado por ellos. Extraña toda esta incomunicación,
por la tarde y por la mañana, por la noche y por la calle;
ni siquiera están dentro de vitrinas o protegidos por una ley secreta.
No hay oposición alguna y hasta es posible que dejen fotocopiarlos.
Nadie está tan ocupado como para no poder beberse un vaso de agua.
Sin embargo, a pesar del buen estado de los diarios de Travis
nadie ha venido a leerlos; quizá la culpa la tuvo él
por haberlos escrito con buena letra.
Estamos a finales de agosto.

 

 

 

 

XXI (IMPORTANTE)

creo que tengo una protección real; vomito estrellas que no son reales
pero confío en que mi suerte cambie; a veces hablo realmente
de cosas sin importancia y no parece que a nadie le importe o le duela
la cabeza; sentado encima de la actualidad no tengo experiencia
pero continúo vomitando estrellas inevitables; mis neuronas se sienten celosas;
me aparto muchas veces de las habladurías reales y de los recuerdos tiernos
y luego me encierro en la bañera donde siempre consigo relajarme;
el mundo me avisa de que son casi las siete de la tarde;
mi bañera mide escasamente un metro, pero es verdad que consigo relajarme;
la salvación es una pérdida de tiempo, lo habéis oído miles de veces
pero no queréis convenceros, hasta el miedo exige la salvación,
hasta el alcalde o la factoría de leche de excelente calidad;
estoy mecánicamente dispuesto para lo que sea, también comprendo
que mi bañera nunca medirá más de un metro; y tampoco sé
lo que quiere decir lo de la protección real; es mejor no dar
demasiada importancia a lo que se dice.

 

 

 

 

XXII (RESULTADO)

todavía no conoces la importancia de matricularte en la Realidad Absoluta.
Tu madre seguirá fregando suelos absolutamente sucios —acompañamiento endeble—.
Pura, desgastada, fácilmente enamorada del interior absoluto de sesenta y nueve
metros cuadrados —pura, desgastada— ilusión absoluta y lujuria muerta de materia bancaria
(esa parcela estará siempre a las afueras de las estrellas, absolutamente lejos de tus ojos),
pura, desgastada, como el árbol caído que ni mató ni salvó la vida a nadie,
absolutamente a nadie, pura y desgastada para que la comida esté caliente y absoluta;
todavía el resultado de las manos puede que haya sido un trigo absoluto
y hasta puede que el plazo de matrícula no termine cotizando en la declaración
absoluta de la vida, aunque yo no podré ir hasta mañana a las nueve,
cuando abran absolutamente todas las ventanillas.

 

 

 

 

XXIII (POSTAL)

te escribo y
ahora sí que te escribo tengo;
una postal real
—sol, árboles, mar, casas con fachadas de colores—
espero que te guste
y a mí me gusta
—a otros que compraban también—
a media tarde me he puesto a comprar;
sellos y nadie me ha preguntado para qué
ni por qué;
sonreía de esa forma tan peculiar
y recuerda;
que debes darme tu dirección;
para cualquier cosa;

 

 

 

 

XXIV (SABOTAJE)

la voluntad suspira la voluntad infamia la voluntad mecánica
la voluntad agua la voluntad miseria la voluntad no quiere
la voluntad sabotaje la voluntad olvido la voluntad cuervo
la voluntad neón la voluntad infamia la voluntad verso
la voluntad película la voluntad conmovida la voluntad sabotaje

 

 

 

 

XXV (TESTIGO)

ya no recuerdo tus extrañas manías, tu imaginación
allá en los árboles, tu cumbre cúbica de ideas sencillas
en el momento de silenciar la noche, la vida tendida
en los trópicos de una calle de vida, la reflexión vestida
hacia los techos de la noche; ya no recuerdo el momento
de las palabras, el sexo tendido sobre la sábana,
el público de la ilustración pública de nuestra vida,
la taza de leche en la mañana del desayuno corriente,
la simpatía telefónica de tu voz en las orillas,
la calidad rítmica de tu mirada sobre mis labios,
la extraña melancolía de tu casa;
en el mejor de los casos todo esto sirve para tener la conciencia tranquila;
que recordar es el mejor ejemplo de todos; que siempre fuimos inocentes.

 

 

 

 

XXVI (VISITA)

sentado frente a la pantalla
oigo sus voces en la habitación contigua;
no están aquí
pero están en la habitación contigua;
me ducho y oigo sus voces
en la habitación contigua;
me siento frente a la pantalla
y oigo sus voces en la habitación contigua:
seguro que toman café y charlan;
me ducho
y oigo cómo sus voces, en la habitación contigua,
se repiten.

 

 

 

 

XXVII (ATLAS)

han plagiado una obra en Thailandia.
Han robado la inspiración pictórica de un cuadro en California.
Han asesinado a los tres cerditos en Alaska.
Han estudiado un poema normal en la universidad de Harvard.
Han hospitalizado al cuentacuentos con una sobredosis en Haití.
Gulliver corre para salvar a su querida esposa.
Han apagado la calefacción en Rusia.

 

 

 

 

XXVIII (ADMINISTRACIÓN)

creo en los recursos administrativos y en las llamadas telefónicas que no van a ninguna parte física
creo en las plazas que insinúan la belleza de su pubis pero te exigen un año-luz de papeles y de arrogancia
creo en los métodos comparativos como solución absoluta frente a los agravios emocionales
creo en la tecnología voluntariosa que no depende de ella misma pero su importancia radica las 24 horas
creo en la resolución como leit motiv de las mejores películas armamentísticas de los últimos cincuenta años
creo en la inevitable y ansiada pero absurda búsqueda de la calidad de la leche
creo en las cuentas insensibles de las noches insensibles para el hijo insensible (de un padre insensible)
creo en la voz en off de los teléfonos que según estadística propia ocupan el 10% de mi vida
creo en las oposiciones al desencanto y en las vacantes de las estrellas caídas que terminan su voluntad en el cielo subterráneo
creo en la clandestinidad de los ambientes innovadores que surcaron la insignificancia en los paneles informativos de la realidad colectiva
creo en el barco de pequeña influencia administrativa terminado en el primer puerto mundial que costó 500000 millones de euros
creo en la voluntad íntegra de los despachos azotados por la misoginia eléctrica de los bajos presupuestos
creo en el alter ego congelado de todos los habitantes anónimos que nos afectan con la idolatría de la perfección y el absoluto.

 

 

 

Cañizares Mata, Julián. Travis poemas. León: Diputación de León, 1999.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: