Inicio > Relato > 25 CENTÍMETROS

25 CENTÍMETROS

Se puede leer en la contraportada de ’25 centímetros’, editada por la añorada DVD ediciones, el siguiente texto escrito por Manuel Vilas: “Esta novela de David Refoyo es puro sexo. Es sexo y política. Sexo y destrucción. Sexo y complejidad social. Sexo e Internet. Sexo y alienación. Sexo y terror. El escritor se cuela en los intestinos de la industria del porno. El porno aquí es un símbolo del deterioro de la civilización occidental. Casi todo el libro demuestra que nuestro tiempo ha convertido a la pornografía en el último animal tecnológico. Se folla mucho en esta novela. Actores porno, prostitutas, emigrantes, mujeres desesperadas, gigolós, convierten esta primera novela de David Refoyo en una orgía tipo “Walk On The Wild Side” de Lou Reed. Es una novela coral, pensamientos de mucha gente que cuelgan del aire postindustrial. David Refoyo ha escrito una novela original y distinta, también valiente, y tal vez todo ello signifique que estamos circulando ya por las nuevas avenidas de la literatura española del siglo XXI, lugares del futuro, porque esta novela revela que España es ya un país globalizado. 25 centímetros es una narración de terror. Me gusta este libro. Me he leído este libro con pasión, y he pasado miedo, miedo auténtico. Me gusta pensar que España tiene ahora escritores diferentes, nuevos escritores.”

 

Asia Argento

 

Aquí tienen algunos capítulos del libro.

 

xxxxxI

xxRamoncín no tiene ni idea.
xxEn realidad, poca gente tiene idea de qué va todo esto. La SGAE se dedica a llorar, es lo único que sabe hacer: llorar. Supongo que con algunos de sus representados a poco más puede aspirar. La crisis cultural a la que se refieren estos tipos va mucho más allá. Mucho más. Sí, podemos llegar a estar de acuerdo en los aspectos negativos del top manta, podemos estar de acuerdo en muchas cosas, pero sólo hay dos realmente claras. Meridianas. Una es que no apostaron a caballo ganador. Mientras todo fue de color de rosa se convirtieron en seres inmovilistas. Cuando Napster avisaba del cambio, de la verdadera revolución, se lanzaron al cuello del Sub Comandante Napster pero no pudieron ver que el verdadero problema estaba en discos de plástico malo, productos de usar y tirar, limusinas en las puertas de los hoteles. Alfombras rojas donde exponer el glamour incierto de anoréxicas niñas de diecisiete años.
xxEl otro, el más importante, el que afecta a muchas más industrias que a la musical, es Internet. Internet como amenaza y no como oportunidad.
xxRamoncín, el Rey del Pollo Frito: El Chuli. Aquel que salió del barrio buscando la gloria. Aquel que se agarró al cheque de los derechos de autor para seguir viviendo. La falsa rebelión de los setenta. La transición no fue a la democracia, fue al capitalismo. Ése era el verdadero negocio. Ramoncín lo sabía. Sabía que tenía que colocarse en la fila. Ya llegaría el tiempo de entrar. El rombo negro alrededor del ojo. El pelo corto. Las palabras soeces y malsonantes. Las canciones inspiradas en las afueras. Las provincias se convirtieron en la prolongación radial de la capital. En la Deep Spain. Marginalidad.
xxRamoncín no se entera de nada. Si Internet ha acabado con algo, ha sido con la industria del porno. Cientos de mujeres operadas, oh reinas de silicona, hundidas en la más absoluta miseria. Acostumbradas a recibir por todas partes, una más tampoco se nota demasiado. El paro. El desempleo. Las colas en el INEM. Noventa, sesenta, noventa. Nadie puede luchar contra la democratización de la cultura. Ni tú, Ramoncín, ni yo mismo. El Emule, los vídeos caseros, Hungría, Indonesia, Puerto Rico.. ¿No sabes todavía nada de la deslocalización? ¿No has oído hablar de la crisis? Cuando crece tanto la oferta y la demanda se mantiene, algo va a terminar explotando. El P2P se encarga de satisfacer esa demanda. Gratis. Por una suscripción mensual que va, en un porcentaje poco definido, a los mismos que nos vendían aquellos cd’s de dudosa calidad. Todo queda en las mismas manos.
xxLa propiedad de estos 25 centímetros es mía. De nadie más, pero Ramoncín no sabe de qué va la película. Todavía.

 

 

 

 

xxxxxVIII

xxEran otros tiempos. Está claro. Ahora nadie cruza una frontera para comprar revistas eróticas, para ver películas de sexo explícito. Internet, kioskos, libertad de prensa. Ahora tenemos decenas de canales de televisión, algunos de ellos de pago, que emiten contenidos para adultos. El porno está en la vida cotidiana. El porno es parte de nuestra cultura.
xx
En los años setenta sí, España estaba llena de curioso y los viajes al extranjero eran una práctica muy arraigada. El movimiento hippie, el Mayo francés del 68, el destape. España eran Ozores y Esteso. Los Bingueros, Benidorm, Ibiza. Marisol enseñando las tetas en la portada de Interviú. Aquí no hicieron falta tanques ni soldados para dinamitar la vida pública. La revolución llevada al extremo. Ya sabes a lo que me refiero: el nudismo, el culto a lo prohibido. La transgresión como forma de vida. Bastaba con tener un poco de arrogancia y un poco de desvergüenza para ir contra lo establecido. Había tan pocas cosas establecidas que parecer rebelde era demasiado fácil. ¿Crees que Kaka de Luxe habría triunfado veinte años después?
xx
La Reserva Espiritual de Europa se venía abajo. Franco estaba en las últimas. El blanco y negro estaba a punto de ser coloreado por Dalí o cualquier otro. Los futbolistas con melena, huyendo de los tiempos del macho ibérico. Huelgas de hambre, encierros en la Universidad. Revueltas. Todo está cambiando deprisa. Todo había acabado de la peor forma posible: en pelotas y blasfemando.
xx
La Industria del porno comenzó a crecer. Los americanos y algunos europeos vieron en aquella España la posibilidad de crear un negocio. No fue fácil establecerse, empezar de cero, ir a contracorriente pese a todo. España como cantera del porno internacional. Paisajes idílicos, más horas de sol y un grupo de consumidores potenciales muy por encima de los países del entorno. Llegaron las productoras, los castings, las discográficas, los grupos musicales.. Todo llegó de repente y la tarta, a golpe de talonario, se fue para Norteamérica.
xx
Penélope Cruz, Antonio Banderas, Pau Gasol… siempre ha habido fuga de talentos hacia la industria del ocio norteamericano. También con la pornografía, el sexo y el erotismo. España se subía al carro de Occidente enseñando sus tetas al mundo y creando su propia industria. Más pequeña. Más limitada. Menos filosófica. Producto español para el hombre español. La publicidad nacionalista vigente desde los años cuarenta volvía a ponerse de moda, sólo faltaba seguir creyendo en el concepto. Que todos creyeran. Decenas de cuentas corrientes en Suiza. Dinero. Campañas de publicidad. Marketing. Contratos suculentos. Mass Media.

 

 

 

 

xxxxxXII

xxTengo la necesidad de encontrar nuevos estímulos. Mirar más allá de las ventanas. Comprender otro concepto de espacio-tiempo. Olvidar la lenta limpieza étnica a la que sometemos nuestros cuerpos con alcohol de garrafa. Una generación, quizá dos, condenada a la aniquilación y al abandono. Lo tenemos todo, dicen nuestros padres. Tenemos un iphone, un ordenador portátil con pantalla táctil, una televisión de plasma pegada a la pared. Hemos viajado a Londres, tenemos camisetas de marca, estudios subvencionados por nuestros padres y el Estado en una combinación que destrozaría cualquier concepto de la solidaridad. Lo tenemos todo pero, a veces, tengo la sensación de que me falta algo. Quizá es que no viniste a la fiesta. Quizá me falte el éxito social que proporciona el beso público. No sé exactamente qué es, pero yo me miro en el espejo y ya no veo a Kurt Cobain, ya no veo a aquel bebé buceando sobre el Nevermind. Veo chinos que pretenden lanzarse al espacio. Chinos que quieren venderme cervezas. Chinos inferiores a todos nosotros. Nuestras ojeras ya no pertenecen al grunge. El grunge murió. Nuestras ojeras son todas aquellas noches en las que esperábamos la casualidad en un bar. Tal vez fuera un exceso de responsabilidad y nos señalaron con el dedo para liderar algo que no sabemos muy bien de qué se trata. Alguien que creyó darnos una oportunidad y nos entregó una losa inamovible. Nuestro miedo a fracasar hizo el resto. Aquí y ahora no hay nada. Sólo queríamos que papá aplaudiera nuestros goles desde la grada, que tu hermana llegara por sorpresa a la graduación. Queríamos una foto en la portada de una revista, una placa recordando aquellos momentos que creímos perfectos. Especiales. Somos la generación técnicamente mejor preparada. La más competitiva. La más guapa. La generación de hombres y mujeres incapaces de levantar la voz. Vivimos en la era de la comunicación, de las pastillas de diseño. La que se deja seducir por cualquier estímulo que nos ponga una sonrisa, puede que artificial, sin el peso de la exigencia. Somos la generación a la que le tiembla el pulso por las mañanas. Somos la generación perdida. Papá, tú lo sabías,
xxy no hiciste nada por evitarlo.

 

 

 

 

xxxxxXXVII

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxEl marketing viral o la publicidad viral son términos emplea-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxdos para referirse a las técnicas de marketing que intentan ex-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxplotar redes sociales preexistentes para producir incrementos ex-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxponenciales en “conocimiento de marca” (Brand Awareness),
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxmediante procesos de autorreplicación viral análogos a la ex-
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxpansión de un virus informático.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxhttp://es.wikipedia.org/wiki/Marketing_viral

xxLa mayor parte de los negocios no suelen ser estáticos, salvo en el caso de las antigüedades y cosas del estilo. El sexo mueve millones de euros al día, a nivel global. El sexo es consumido en diversas franjas de edad y satisface gustos dispares. En la agencia sólo trabajan con hombres. El público es indiferente. No tratan de vender sexo sino de aportar un valor añadido. Un plus. Venden compañía de calidad. Manejan una gran cartera de clientes y un buen servicio, profesional, que cumplen chicos jóvenes y no tan jóvenes. Educados. Correctos. Formales. Responsables. Un servicio a la altura de las circunstancias. En principio, no admiten extranjeros. El trabajo es relativamente fácil. Consiste en recoger al cliente, generalmente mujer, y acompañarlo a cenar, al cine, al teatro… Darle conversación. Ser dulce si es dulzura lo que busca. Se trata, simplemente, de ofrecer lo que pide, sin más. Aquí no corre dinero en metálico. Todo se negocia mediante la agencia, que gestiona todos los planes y sus respectivos gastos. Organiza las citas y guarda una exquisita confidencialidad. Se guarda un porcentaje de cada negocio. Con o sin factura. Cumple escrupulosamente con la ley. Si el cliente sólo demanda sexo tampoco hay problema. La carta de servicios es amplia. El muestrario de hombres, también. Lo importante es que la clientela quede conforme. Se trata de un buen negocio. Apenas existe competencia y el deseo de un acompañante se repite tanto en ciudades grandes como pequeñas. La sede de la agencia está en una ciudad periférica, de provincias. Gracias a internet trabaja a nivel nacional. No dejan rastro. La profesionalidad se cuida con cada detalle, por ínfimo que parezca.
xxNo venden prostitución masculina. En absoluto. La agencia no es un club, carece de un lugar físico donde practicar sexo. Ponen en contacto a una serie de hombres bien dotados con personas que demandan sus servicios. No se trata de modelos sin cabeza, porque las mujeres gustan de una buena conversación por encima de todo. Cobran sumas elevadas de dinero porque el cliente se siente seguro invirtiendo en este tipo de compañía. Hay chicos muy jóvenes que tienen que pagarse un piso y una carrera universitaria sin el sustento económico de sus padres. Hay hombres maduros que trabajan en el ministerio y, sin embargo, de vez en cuando, aceptan un trabajo de la agencia. Se cuidan, se mantienen en forma. Están bien cualificados físicamente y mentalmente. La agencia no hace ningún tipo de publicidad convencional. Poca gente sabe que la agencia existe. El boca a boca y un servicio adecuado es lo que permite alcanzar el éxito. Los chicos trabajan bien y por un par de contactos al mes pueden pagar un alquiler en el centro de cualquier ciudad. Es un buen trabajo, sí. La agencia no mira cómo son los clientes. Sólo exige limpieza y dinero. Lo demás corre a cuenta de los chicos. Son altos, fuertes, ágiles, apuestos, interesantes, listos. Y, además, tienen el suficiente estómago como para hacérselo contigo.
xxY con cualquiera.

 

 

 

 

xxxxxXXXI

xxLas chicas cenaban alrededor de una piscina iluminada con un toque artístico. Luces cálidas. La típica noche de agosto. Las invitadas aparecían vestidas de forma elegante y adecuada. Algunas se habían bañado antes de cenar. Otras lo harían después. Había muy buen ambiente. Esperaban pasar una noche inolvidable alejadas de los hombres. Celebraban la despedida de soltera de Valentina, una espléndida joven que se casaba dentro de dos semanas. Las amigas habían alquilado la casa en las afueras. Contrataron un servicio de catering que les sirviese la cena. Un menú con algunos entrantes para picar y pescado o carne como segundo plato. Se trataba de una cena ligera. Después de cenar vinieron los regalos. Habían comprado regalos un poco picantes: ligueros, bragas, tangas… alguna un poco más lanzada le regaló un consolador. Valentina estaba muerta de vergüenza, pero todas reían sin parar. Luego vendrían los regalos serios y los deseos para el futuro.
xxValentina, entra en la casa a buscar la tarta. Está preparada sobre la encimera. Valentina fue a buscarla. Supuso que la tarta tendría alguna inscripción o sorpresa. Y sí, tenía una sorpresa. Un grupo de hombres con el torso desnudo la esperaba junto al postre. Valentina se llevó un buen susto al verlos. Después de que los hombres se presentaran y le dijeran unas cuantas cosas, la acompañaron hasta el jardín. Las demás invitadas comenzaron a chillar y a silbar. Alguien puso música muy alta. Una música de pista de baile. Los tipos empezaron a bailar. Primero bailaban junto a las invitadas. Rozándose. Haciéndolas sentir una vergüenza enorme. Luego se quitaron los pantalones, con tan solo tirar de ellos. Eran profesionales. Y eso se notaba. No se olvidaban de jugar con ninguna de las presentes. La temperatura fue subiendo. Algunas de las invitadas se dejaban llevar y sobaban a los bailarines. Y de qué manera. Ellos no le hacían ascos a ninguna. Se dejaban tocar. Algunos de los chicos jugaron con toallas insinuando que se desnudaban por completo. Luego, las chicas se lo pidieron. Los hombres seguían con el baile y se iban quitando la ropa, hasta quedarse sin ella. Algunos se tiraron al agua. La piscina, con su iluminación efectista, resultaba un marco incomparable. Algunas mujeres saltaron al agua. Besaban a los chicos. Deseaban tocarles todo cuanto alcanzaba la vista. Las mujeres querían guerra. Los hombres sólo seducirlas, animar la fiesta con sus bailes y juegos.
xxValentina no dejaba de beber. Algunas amigas habían ido al baño a esnifar cocaína. Un día es un día. Volvían pletóricas. Querían más. Y los hombres estaban dispuestos a servirles en lo que quisieran. Es un negocio que se paga muy bien. Grupos de dos y tres mujeres agarraban a alguno de los boys y comenzaban a besarlos, masturbarlos e incluso a practicarles felaciones. Los hombres estaban en su salsa. Dispuestos a llegar hasta el final de una orgía no planificada. Valentina, tras la sorpresa y el deseo del principio, empezó a asustarse al sentirse penetrada por uno de los tipos. Era una de las últimas noches de soltera, pero las dudas la asaltaron inmediatamente. Nunca nadie la había follado así, ni siquiera su futuro marido, después de doce años de noviazgo. El streapper la follaba sin descanso. A una velocidad brutal. Valentina trató de ocultar sus pensamientos y decidió disfrutar de lo que estaba viviendo. Como hacían sus amigas. Llegó al orgasmo, presa de un deseo que no había experimentado hasta entonces. Primero fue con un hombre. Luego con dos. Después con tres. Se sentía bien, deseada por muchos hombres, como esas mujeres que salen en las películas. Esas mujeres que salen en las revistas y en los programas de noche. Disfrutaba mucho, quería aprovechar el final de esta etapa, previa al matrimonio, aunque nunca se le había pasado por la cabeza.
xxLas amigas reían. Reían y hacían lo mismo. El alcohol, las drogas y unos profesionales del deseo que sabían manejar estas situaciones. Algunas amigas casadas follaban enloquecidas. Otras miraban. Un par de ellas comenzaron a montárselo juntas. Chicas serias, con trabajo y parejas estables. Una escena grotesca.
xxSobre la mesa de la cocina, sonaba un teléfono móvil. Eran las cuatro de la mañana y alguien más quería participar en la fiesta. Era el móvil de Valentina. En la agenda de su Nokia E65 aparecía Emilio, churri. En la pantalla: tres llamadas y una esposa perdidas.

 

 

 

 

xxxxxXXXVIII

xxLa industria de la pornografía es una secta con su corporativismo, sus dueños, sus inversores, sus gurús y sus mitos. Celebran cada año decenas de reuniones. Reuniones en las que, y no literalmente, se miden el tamaño de sus respectivas pollas. Intentando ver a dónde pueden llegar. Hay grandes productoras que han absorbido el negocio serio del cine y las revistas. Los medios tradicionales. En esas reuniones siempre se aborda un apartado inamovible: Internet. Lo que antes era una seria amenaza para la Industria ahora se ha convertido en una oportunidad de negocio. Empezó con los vídeos amateurs. Una chica se pone frente a su webcam y se graba mientras se desnuda. Una pareja folla delante de la cámara para que otros usuarios lo disfruten on-line. Siempre una idea anónima puede abrir una puerta que estaba cerrada. Ahora, la Industria se ha diversificado. Ha contratado amateurs y ha hecho de sus anteriores megaproducciones una cosa más casera. Se trata de que lo normal, lo de la calle, llegue a la gente, porque la gente no quiere actrices famosas ni tetas de silicona. Busca chicas jóvenes, delgaditas, con sus defectos… chicas con las que se tropezarían en la calle y con las que fantasear resulta más interesante. Las tetas de silicona y las mujeres rubias de bote con figuras perfectas siguen ahí. Realizan grandes producciones que se venden y distribuyen como siempre. La única diferencia es que el reparto de estas películas no cobra las sumas millonarias que se cobraban en los años ochenta. Aunque sigue siendo un oficio bien pagado. Las mejores fiestas, las mejores compañías: políticos, deportistas de élite, la magia de EEUU, empresarios con mucho dinero… las grandes estrellas de la Industria no necesitan más de siete u ocho películas al año para vivir a todo trapo. Para marcar la línea que separa a una actriz porno de una pornstar. Lo mismo pasa con los actores. Sin embargo, la piratería está haciendo mucho daño. Muchas empresas han optado por la estrategia de pocos-muchos. Es decir, cobrar una suma pequeña de dinero, pero diario, a millones de personas que quieren ver a través de su pantalla a chicas que actúan sólo para ellos. Y ellas. Sería un error pensar que la pornografía afecta sólo a los hombres. El mecanismo es fácil. Un usuario paga con tarjeta de crédito a través de una web poco más de un dólar diario y tiene acceso a chicas normales que ofrecen un show de streapper, masturbación y a veces sexo en vivo con otros hombres y mujeres. La webcam posee la facultad de ofrecer cierto anonimato a quienes actúan, porque la resolución no es demasiado alta. Son muchos los amateurs que trabajan en esto. Chicas que quieren pagar sus estudios, mujeres que se aburren de un matrimonio convencional, hombres que buscan sacarse un dinerillo extra. No resultarán grandes ingresos si no fuera porque dispone de un público potencial de decenas de millones de clientes. En todo el mundo. Además, las webs más visitadas reciben dinero por ingresos publicitarios.
xxEs seguro que todo esto se termine un día, tal vez pronto, pero mientras dure, la delgada línea entre la pornografía y la prostitución llevará código html para descifrarla.

 

 

 

Refoyo, David. 25 centímetros. Barcelona; DVD ediciones, 2010.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: