Inicio > Poesía > DESPUÉS DEL RECITAL DE POESÍA PALESTINA EN ITACA

DESPUÉS DEL RECITAL DE POESÍA PALESTINA EN ITACA

Lo de ayer fue de esas cosas que ponen los pelos de punta.

 

José Daniel Espejo

La apertura teórica de José Daniel Espejo fue sencillamente maravillosa. La disección del problema palestino y de cómo se refleja éste en la poesía (no sólo en la palestina) fue apabullante.

 

Manu Pineda

La experiencia vital de Manu Pineda hizo que la mitad del auditorio saliera con la piel de gallina.

 

Héctor Castilla

Y yo sólo estuve allí para leer. Así que aquí tienen la selección de poemas que hice.

 

 

IBRAHIM TUQAN (Poeta palestino nacido en 1905)

¡VOSOTROS…!

Vosotros, los devotos patriotas.
Vosotros, los que cargáis con “la cuestión”.
Vosotros, los que obráis sin hablar…
¡bendiga Dios vuestros potentes brazos!
¡Cuántas “declaraciones” vuestras valen por un ejército
potente, con sus pertrechos bélicos a rastras!
¡Cuántos “congresos” vuestros nos devuelven
un glorioso pasado de conquistas omeyas!
Con las floridas fiestas  que se vienen,
el final del país está a la puerta.
Reconocemos ‒sí‒ vuestros “favores”,
pero un deseo en el alma aún nos late:
¡Ya que nos queda un trozo de país,
sentaos, no sea que vuele, como el resto!

 

 

 

ABU – SALMA (Poeta plenamente palestino, aunque nacido en Damasco en 1907)

TE AMÉ MÁS

Cada vez que luché por ti, te amé más.
¿Qué otro suelo hay, de almizcle y ámbar?
¿Y qué otro horizonte, perfumado?
Cada vez que tu tierra defendí,
la rama de la existencia reverdecía,
y por encima de las cumbres, Palestina,
mis alas se extendían.

xxxxx* * *

¡Palestina de nombre, inspirador y mágico!
La morenez se muestra en tus mejillas:
la belleza es morena.
Y leo aún en tus ojos el poema de Abqar,
mientras las olas de Acre rompen en sus orillas.

xxxxx* * *

¿Acaso el limonero floreció del llanto que nos queda?
Los pájaros del pino no abrazan ya a la aurora
ni nocturnas estrellas velan sobre el Carmelo.
Los huertos, sin nosotros, se echaron a llorar
y empobrecieron los jardines.
Y las cepas rojizas se han partido en mil velos.

xxxxx* * *

¡Ah, mira, Palestina, la imagen admirable de tu cuerpo
vengándose, en el fuego de la revolución y el éxodo!
Solamente una patria es liberada, si el pueblo se libera.

xxxxx* * *

Todos los hombres tienen una casa,
un laúd y unos sueños.
Pero yo, con la historia de mi país a cuestas,
tropiezo. Sigo lleno de polvo, desgreñado,
por todos los caminos.

xxxxx* * *

Cada vez que tu nombre aleteó sobre mí,
fue el poema más poema.
Mis palabras siembran de anhelos todos los campamentos,
son antorchas por todos los exilios y desiertos.

xxxxx* * *

¡Palestina!
¡No hay nada más querido, más dulce ni más puro!
¡Cada vez que por ti luché, te amé más!

 

 

 

FADWA TUQAN (Poeta palestina nacida en 1914)

CANCIONCILLAS PARA LOS COMANDOS

xxx1
PARTO

El viento arrastra el polen,
y nuestra tierra se sacude de noche en los temblores del parto.
Y el verdugo se engaña a sí mismo,
contándose la historia de la incapacidad,
la historia de la ruina y los escombros.

¡Joven mañana nuestra!… Cuéntale tú al verdugo
cómo son los temblores del parto;
cuéntale cómo nacen las margaritas
del dolor de la tierra,
y cómo se levanta la mañana
del clavel de la sangre en las heridas.

 

xxx2
CUANDO LLUEVEN LAS MALAS NOTICIAS

El viento en las montañas trenza el humo,
y por sendas de noche y de tormenta
llueven rocas y piedras:
en la ceniza, negras;
en la humareda, negras.
¡Que lluevan como quieran esas rocas!
¡Que lluevan como quieran esas piedras!
El río sigue corriendo hacia su desembocadura,
y pasado el recodo de las sendas, en la amplia distancia,
espera la mañana.
Espera la mañana por nosotros.

 

xxx3
COMO NACE LA CANCION

Cogemos las canciones
de tu cansado y derretido corazón,
y bajo el denso mar de la tinieblas,
con amorosa luz,
holocaustos e inciensos, las amasamos.
Insuflamos en ellas la fuerza del pedernal y de la roca,
y luego las tornamos a tu límpido y puro corazón,
¡oh, pueblo combatiente y pacientero!

 

xxx4
ME BASTA CON SEGUIR EN TU REGAZO

Me basta con morir encima de ella,
con enterrarme en ella;
bajo su tierra fértil disolverme, acabar,
y brotar hecha yerba de su suelo;
hecha flor, con la que juegue
la mano de algún niño crecido en mi país.
Me basta con seguir en el regazo de mi tierra:
polvo, azahar y yerba.

 

xxx5
ENAMORADO DE SU MUERTE

Se me llevan los sueños al sonreír la aurora.
Veo volar a mi pájaro,
dejarme antes de tiempo;
írseme de la mano en el remolino de los vientos,
empujarlos, para luego caer
desde las auroras de la lucha.

……………………………………………………………………..

Y las rocas, abriéndole sus brazos como arroyos de seda,
recogen a mi pájaro
que abandonóme antes de tiempo,
y las patrias recobran a su hijo.
Para su viejo corazón, aún vivo,
lo recobran.

xxxxx* * *

¡Oh, coral con las ramas extendidas
a ambos lados del camino!
Estoy enamorado de mi muerte
al tiempo de mi entrega redentora.
Estoy enamorado de mi muerte
bajo tu roja sombra sumergida.

 

 

 

ABDEL‒WAHHAB AL‒BAYATI (Poeta iraquí nacido en 1926)

LA GLORIA PARA LOS NIÑOS Y LOS OLIVOS

La gloria para los mártires, de mi pueblo, y los vivos,
para los desgarrados contumaces.
La gloria para los niños en la noche sufriente,
y en las tiendas.
La gloria para los olivos en la tierra de la paz,
para los pájaros pequeños, que buscan en el polvo
de mi campo, para la tropa atada a las fronteras
de mi grande país
‒tropa del Arabismo, salvadora‒.
La gloria para los poetas y escritores, amados de la Vida,
sumergidos ahora en la lucha final,
golpeadores del brazo de los tiranos.
La gloria para los que yacen en los lechos del llanto.
Y para las mujeres, las proletarias,
y las madres.

 

 

 

BLAND AL‒HAYDARI (Poeta iraquí nacido en 1926)

PASTILLAS PARA DORMIR

Párate y lee
No pases
Párate… ¡Cuidado!

…………..

¿Qué hay en los periódicos de hoy?
Un anuncio en color rojo
¡Coge una pastilla para dormir
coge una pastilla
una pastilla para dormir!
………….. No dormiré
………….. No tomaré precauciones
Dormiré sin necesidad de pastillas

xxxxx* * *

Irradia la luz roja
Un niño le… Dame una pastilla
Un hombre lee… Dame una pas…
Una niña lee… Una pastilla… una pastilla
Mi madre desearía leer
¡ay, madre mía!
No leeremos… No leeremos… No
Dormiremos sin necesidad de pastilla

xxxxx* * *

Párate
Párate…
¿Qué hay en los periódicos de hoy?
Nixon lanza un discurso en el Congreso
sobre el bien y la paz del mundo
¡Qué!…
Hay unas declaraciones del Papa Pablo
sobre el bien y la paz del mundo

……………

¡Dormid en paz,
tinieblas de Jerusalén!
Porque el mundo conversa sobre el bien y la paz,
con los cadáveres de los niños muertos en el Vietnam.
¡Dormid en paz!
Pues que la línea roja,
como el color rojo,
como la luz roja,
piden una pastilla para dormir.

Párate
Párate…
¿Qué hay en los periódicos de hoy?
Nixon lanza un discurso en el Congreso
Las declaraciones del Papa Pablo
Un banco que se arruina
Una danza en las plazas de ejecución.
Pero el mundo, en los periódicos de hoy,
habla de bien y paz,
de pastillas para dormir
para los muertos de Vietnam,
para los muertos de Jerusalén.
Un niño lee… Dame una pastilla
Un hombre lee.. Dame una pas…
Una niña lee… Una pastilla… una pastilla
Mi madre desearía…
¡Duerme en paz, madre mía!
El mundo sigue hablando
aún de bien y paz.

xxxxx* * *

‒Dame una pastilla para dormir
‒¡Toma una pastilla, hijo mío, para que duermas!

xxxxx* * *

Agoniza, rueda,
la voz del vendedor,
tiembla la calle.
Son algo formidable,
formidable,
las pastillas para dormir
¡Coge una pastilla para dormir!

……………

‒Dame una pastilla… Dormiré
Una pastilla para que duerma

……………

Y se duerme la calle.
Son algo formidable… formidable,
las pastillas para dormir.

 

 

 

HARUN HASHEM RASHID (Poeta palestino nacido en 1927)

LAS CAMPANAS
(Fragmento primero)

En este país de gentes omnipotentes,
no podemos,
no seguiremos,
ya, tranquilos:
Ni en Gaza
ni en Naplusa
ni en Yanín.

xxxxx* * *

Por Jafa
Por Hayfa
Por Ramla y por Lidda.
Por todos los caminos
de la tierra ocupada,
dicen a voz en grito:

No era un estado…
Este Israel,
no era un estado.

 

 

 

MUHAMMAD AL‒FAYTURI (Poeta sudanés nacido en 1930)

FRAGMENTOS PALESTINOS

¡Que siga cada héroe en su sitio!
¡Que caiga fulminada la traición!
¡Que enmudezca el cobarde reaccionarismo!
Pues el pueblo la afrenta lavará.

xxxxx* * *

Resonó el añafil de la venganza.
¡Raja de veinte años!
La estrella de Israel domina el alminar.
¿Quién, así, patria mía,
se alzará para orar?
Si pezuñas judías pisan el techo
de la mezquita del Aqsa.
Si cascos de soldados hacen sombra
al obispo, al devoto y al diácono.
Encarcelan el nombre de Dios
y cocean la misa.
¿Quién, así, patria mía,
puede cerrar los ojos al desbordarse de las campanas?

xxxxx* * *

¿Quién es ese apretado contra el muro
como un castillo armado?
Sus ojos son dos rocas en tu ribera enorme
que luchan desde antiguo contra olas y vientos.
Sus dos manos vigilan una y otra colina.
Ruidosa risotada es su mirada
en lo alto de las cabezas de sus asesinos.
Altivo es como ejército de copiosas banderas.
¿Quién es ese apretado contra el muro
como castillo armado
que resiste a los invasores, obstinado?
¿Que si estrecha el cerco
y el humo de la matanza ensangrienta el horizonte
lucha de casa en casa?
Por las divinas calles de Jerusalén
amarillea el viento ceniciento
y el perfume de Raquel la judía.
Por donde caminaron los profetas,
la tierra báñase de sangre.

 

 

 

SALEM YUBRAN (Poeta palestino nacido en 1938)

NO ES TIEMPO DE MADRIGALES

La carne de mi padre y de mi madre
se quema,
y la de mis hermanos.
¿Y me pides, no obstante,
que le dedique versos a tu belleza?

 

 

 

SAMIH AL‒QASEM (Poeta palestino nacido en 1939)

CARTA DESDE EL ZOCO DE LOS CESANTES

Tal vez pierda, como pretendes, mi sustento.
Tal vez haya de poner a la venta mis ropas y mis muebles.
Tal vez tenga que trabajar como cantero,
como mozo de cuerda
o barrendero.
Tal vez sirva en los vertederos de las fábricas.
Tal vez por los corrales busque granos.
Tal vez vaya apagándome, famélico y desnudo.
¡Enemigo del sol!
Mas no transigiré.
Resistiré
hasta el último pulso de mis venas.

Tal vez me puedas arrancar hasta el último palmo de mis tierras.
Tal vez mi mocedad alimente la cárcel.
Tal vez robes la herencia de mi abuelo:
los muebles,
las vajillas
y los cántaros.
Tal vez quemes mis versos y mis libros.
Tal vez mi carne arrojes a los perros.
Tal vez en nuestra aldea permanezcas
como una espantosa pesadilla.
¡Enemigo del sol!
Mas no transigiré.
Resistiré
hasta el último pulso de mis venas.

Tal vez apagues la antorcha de mi noche.
Tal vez me falte el beso de mi madre.
Tal vez insulte un niño, y una niña,
a mi pueblo y mi padre.
Tal vez mi historia la falsee un cobarde,
y transforme en arañas mis corderos.
Tal vez dejes privados a mis hijos de su traje de fiesta.
Tal vez a mis amigos les engañes con un rostro prestado.
Tal vez alces, rodeándome,
muros, muros y muros.
Y tal vez contra viles visiones crucifiques mis días.
¡Enemigo del sol!
Mas no transigiré.
Resistiré
hasta el último pulso de mis venas.
¡Enemigo del sol!
Los puertos se engalanan, y hay presagios de albricias,
albórbolas y fiestas,
clamores y bullicio,
heroicos himnos brillan en las gargantas.
Y allá, en el horizonte,
desafía una vela al viento y el oleaje,
atraviesa los riegos.
Es la vuelta de Ulises
desde el Mar Tenebroso.
Es la vuelta del sol, de mi hombre emigrado.
Y juro por los ojos de los dos
que no transigiré.
Que hasta el último pulso de mis venas,
resistiré.
¡Enemigo del sol!
¡Resistiré!

 

 

 

AMAL YARRAH (Poeta siria)

APUNTES DE LA GUERRA DE JUNIO

1
El estanque estaba lleno de patos.
El niño tiró una piedra, y el estanque se transformó en blancas alas.
Las ondas de la esperanza perdida se queman bajo el sauce.
El jardín está lleno de mujeres y niños,
pero los hombre no volvieron aún de la guerra.
2
Estoy desesperada.
Vivo en uno de los viejos barrios de la ciudad.
Las gentes de todas las casas forman una sola familia
que se prestan unos a otros el pan a la tarde
y se reúnen por la noche junto al que tiene televisión.
Y que todos los jueves
preparan una fiesta en la que bailan las niñas.
Empezó la guerra,
y hoy no ha venido aún el que quiere mi alma.
Empezó la guerra;
Ayer despedimos a un mozo del barrio,
y hoy no vino mi amado todavía.
Yo estoy desesperada:
Lloran todas las cosas.
El cielo arde. La tierra arde.
Y en los ojos de los niños anida un terror loco.
3
La guerra continúa todavía,
y tú sigues aún lejos de la familia blanca.
Mi melena siente nostalgia de tus dedos,
y mis cejas calientes,
de tus labios.
Me quedo mirando fija, temerosa, en un rincón del cuarto:
Yen mi oído resuenan solamente explosiones.
También yo estoy a punto de estallar
de lo que te deseo.
4
Lloraron las mujeres
en el barrio, los viejos y los niños.
Con las cabezas bajas, y una horrible vergüenza en los ojos,
retornaron los hombres, algunos.
Retornaron los hombres:
Con la escopeta a rastras,
las ropas desgarradas,
sin suelas los zapatos.
¡Y cuánto me alegré, cómo canté,
porque en la larga fila no volvía
mi amado,
para vivir por siempre aquella vil derrota!
5
Y todas las mañanas
visitaré tu tumba.
Te dejaré un clavel.
¡Te gustaban tantísimo, amor mío, los claveles!

 

 

 

MAHMUD DARWISH (Poeta palestino nacido en 1942)

CARNET DE IDENTIDAD

Escribe
que soy árabe,
y el número de mi carnet es el cincuenta mil;
que tengo ya ocho hijos,
y llegará el noveno al final del verano.
¿Te enfadarás por ello?

xxxxx* * *

Escribe
que soy árabe,
y con misa camaradas de infortunio
trabajo en la cantera.
Para mis ocho hijos
arranco, de las rocas,
el mendrugo de pan,
el vestido y los libros.
No mendigo limosnas a tu puerta,
ni me rebajo
ante tus escalones.
¿Te enfadarás por ello?

xxxxx* * *

Escribe
que soy árabe.
Soy nombre sin apodo.
Espero, pacientero, en un país
en el que todo lo que hay
existe airadamente.
Mis raíces,
se hundieron antes del nacimiento
de los tiempos,
antes de la apertura de las eras,
del ciprés y el olivo,
antes de la primicia de la yerba.
Mi padre…
de la familia del arado,
no de nobles señores.
Mi abuelo era un labriego,
sin títulos ni nombres.
Mi casa es una choza campesina
de cañas y maderos,
¿te complace?…
Soy nombre sin apodo.

xxxxx* * *

Escribe
que soy árabe,
que tengo el pelo negro
y los ojos castaños;
que, para más detalles,
me cubro la cabeza con un velo;
que son mis palmas duras como la roca
y pinchan al tocarlas.
Y me gusta el aceite y el tomillo.
Que vivo
en una aldea perdida, abandonada,
sin nombres en las calles.
Y cuyos hombres todos
están en la cantera o en el campo…
¿Te enfadarás por ello?

xxxxx* * *

Escribe
que soy árabe;
que robaste las viñas de mi abuelo
y una tierra que araba,
yo, con todos mis hijos.
Que sólo nos dejaste
estas rocas…
¿No va a quitármelas tu gobierno también,
como se dice?…

Escribe, pues…
Escribe
en el comienzo de la primera página
que no aborrezco a nadie,
ni a nadie robo nada.
Mas, que si tengo hambre,
devoraré la carne de quien a mí me robe.
¡Cuidado, pues!…
¡Cuidado con mi hambre,
y con mi ira!

 

 

 

ONCE ASTROS

VI

La verdad tiene dos caras
y la nieve es negra
La verdad tiene dos caras y la nieve es negra sobre nuestra ciudad.
No podemos desesperarnos más de lo que lo hicimos,
y el final camina hacia las murallas, seguro de sus pasos
sobre estas baldosas mojadas de lágrimas, seguro de sus pasos.
¿Quién pondrá nuestras banderas a media asta, nosotros o ellos? ¿Y quién
nos leerá el pacto de  paz, oh rey de la agonía?
Todo está preparado para nosotros. ¿Quién despojará nuestros nombres
de nuestra identidad, tú o ellos? ¿Y quién sembrará en nosotros
el sermón del errante: “Hemos sido incapaces de romper el cerco.
Entreguemos las llaves de nuestro paraíso al emisario de la paz y estaremos a salvo…”
La verdad tiene dos caras. El emblema sagrado era una espada para nosotros
y contra nosotros. ¿Qué has hecho con nuestra fortaleza antes de este día?
Tú no has luchado porque temías el martirio, pero tu trono será tu ataúd.
Porta el ataúd para conservar el trono, oh rey de la espera.
Este viaje nos dejará cual puñado de polvo.
¿Quién enterrará nuestros días después de nosotros, tú o ellos? ¿Y quién
izará sus banderas sobre nuestras murallas, tú o
un jinete desesperado? ¿Quién colgará sus campanas sobre nuestro viaje,
tú o un pobre guardián? Todo está preparado para nosotros,
¿Por qué prolongar el fin, oh rey de la agonía?

 

 

 

NOS FALTA UN PRESENTE

Partamos tal como somos:
una dama libre
y su amigo fiel.
Partamos juntos en dos direcciones.
Partamos como somos, unidos
y separados.
Nada nos causa dolor,
ni el divorcio de las palomas ni el frío en las manos
ni el viento en torno a la iglesia.
Los almendros no han florecido del todo.
Sonríe para que sigan floreciendo
entre las mariposas de tus hoyuelos.

Dentro de poco tendremos otro presente.
Si te das la vuelta no verás
sino exilio detrás de ti:
tu dormitorio,
el sauce de la plaza,
el río, tras los edificios de cristal
y el café de nuestras citas… todo, todo
preparado para convertirse en exilio.
¡Seamos buenos!

Partamos tal como somos:
una mujer libre
y un amigo fiel a sus flautas.
No tenemos suficiente edad para envejecer juntos,
ir a paso lento al cine,
ver el epílogo de la guerra entre Atenas y sus vecinos
y asistir dentro de poco
a la ceremonia de paz entre Roma y Cartago.
Dentro de poco los pájaros emigrarán de un tiempo a otro.
¿Este camino no es más que polvo
en forma de sentido? ¿Nos ha conducido
a un viaje efímero entre dos mitos?
¿Es necesario y somos necesarios,
como un extraño que se ve en los espejos de su extrañeza?
“No, éste no es mi camino a mi cuerpo”.
“No hay soluciones culturales para las preocupaciones existenciales”.
“Allá donde estés, mi cielo es
verdadero”.
“¿Quién soy para devolverte el sol y la luna precedentes?”.
Seamos buenos…

Partamos tal como somos:
una amante libre
y su poeta.
No ha caído suficiente
nieve de diciembre. Sonríe
y caerá como copos de algodón sobre las oraciones del cristiano.
Dentro de poco regresaremos a nuestro mañana, tras nosotros,
allí donde éramos dos niños al comienzo del amor
jugando a Romeo y Julieta
para aprender el léxico de Shakespeare…
Las mariposas volaron del sueño
como el espejismo de una paz rápida.
Nos coronaron con dos estrellas
y nos mataron en el combate por el nombre
entre dos ventanas.
Partamos, pues,
y seamos buenos.

Partamos tal como somos:
una mujer libre
y su amigo fiel.
Partamos tal como somos. De
Babilonia vinimos con el viento
y hacia Babilonia vamos…
Mi viaje no es suficiente
para que, sobre mis huellas, los pinos se conviertan
en panegíricos del lugar meridional.
Nosotros somos buenos aquí. El viento del norte
es nuestro viento y meridionales son las canciones.
¿Soy yo otra tú
y tú otro yo?
Éste no es mi camino a la tierra de mi libertad.
Éste no es mi camino a mi cuerpo
y no seré “yo” dos veces
ahora que mi pasado ha ocupado el lugar de mi mañana
y me he escindido en dos mujeres.
No soy oriental
ni occidental.
No soy un olivo que ha dado sombra a dos aleyas.
Partamos, pues.
“No hay soluciones colectivas para las obsesiones personales”.
No es suficiente que estemos juntos
para estar juntos…
Nos falta un presente para ver
dónde estamos. Partamos tal como somos,
una mujer libre
y su viejo amigo.
Partamos juntos
y seamos buenos…

 

 

 

 

Todos los poemas pertenecen al libro ‘El Poema es Filistín (Palestina en la poesía árabe actual)’ (Ed. Molinos del río, 1980), menos los dos últimos poemas que pertenecen a ‘Once astros’ (Ediciones Mundo árabe e Islam, 2000) y ‘El lecho de una extraña’ (Ed. Hiperión, 2005).

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: