Inicio > Relato > JOSÉ ANTONIO AYALA

JOSÉ ANTONIO AYALA

Biblioteca

 

II. SODOMA Y GOMORRA

xxLo de Sodoma era un escándalo. Cuando dos de los ángeles que la visitaron estuvieron a punto de ser violados (o sea, sodomizados) maldijeron la ciudad y prometieron destruirla por mandato divino. A mí me llegó esta noticia a través de la mujer de Lot que era medio parienta mía y me la tomé muy en serio. Así que empaqueté mis objetos de más valor y acompañado por mis hijos y criados salimos en silencio de la ciudad. La verdad es que no estaba seguro si el rumor sería cierto o no, pero, en el peor de los casos, mi familia y yo estábamos a salvo, camino de Gomorra.

 

 

 

VIII. TODA UNA VIDA

xxAhora, después de muchos años, viejo y cansado, se daba cuenta de que todos los retazos dispersos de su formación tenían un sentido. Nunca antes fue plenamente consciente de por qué hacía las cosas y por qué ponía tanto empeño en perfeccionarlas. El caso es que se había pasado más de media vida estudiando, había hecho dos oposiciones, obtenido el doctorado en su materia, escrito algunos libros… Todo ello, por fin, tenía una aplicación práctica en su jubilación: resolvía, relativamente bien, los crucigramas de su periódico diario.

 

 

 

XI. A TOPE

xx-Estoy contento pero agotado, cariño ‒le dijo él cuando estaban en la cama.
xx-Yo también me he quedado al límite de mis fuerzas.
xx-Es estupendo esto para la circulación.
xx-Y los pulmones se hiperventilan a tope.
xx-¡Qué bien has llevado el ritmo!
xx-Tú sí que lo has llevado bien, aunque ha habido un momento que pensé que te ibas solo y a mí me dejabas en la estacada.
xx-¿Cómo iba a hacer yo eso, amor? Tú sabes bien que siempre te espero.
xx-Los hombres es que os adelantáis. Las mujeres, en cambio, dosificamos más nuestras fuerzas o a lo mejor es que no resistimos impulsos tan fuertes.
xx-Bueno, me río yo de la resistencia masculina cuando una mujer dice aquí estoy yo.
xx-¡Tonto! Tú sabes que aunque yo me entregue a fondo no corro como tú.
xx-Debíamos practicar esto del footing todos los días después de cenar. Dormiríamos mejor y estaríamos más sanos.
xx-Lo que pasa es que después te quedas sin ganas de hacer nada más.
xx-Eso es verdad.

 

 

 

XII. EL SUEÑO DEL PROFESOR

xxEra un sueño recurrente, repetitivo. Nada extraño tratándose de un profesor universitario sometido a la intensa presión de hablar diariamente en público ante un auditorio numeroso y no siempre atento a sus palabras. Soñaba el profesor que, de pronto, en una clase, se quedaba mudo, en silencio, sin saber qué decir, mientras observaba las caras, mezcla de extrañeza y de burla, de decenas de alumnos que ocupaban el aula. Buscaba entonces en su cartera las fichas, los guiones que siempre acostumbraba a llevar, para seguir un orden o recordar un dato o una fecha, pero las fichas tampoco estaban. Echaba sobre la mesa papeles y más papeles que se referían a otras cuestiones ante las atentas miradas de los alumnos. Los comentarios adversos de estos comenzaban a subir de tono. Algunos muchachos se ponían de pie y hacían el gesto de marcharse. El sudor resbalaba por la cara, y por todo el cuerpo, del profesor y sentía que la angustia le atenazaba.

xxLa congoja del sueño persistía cuando el profesor despertaba. Se levantaba entonces e iba a buscar su cartera de clase a su despacho. Allí estaban las fichas sobre el tema. Podía seguir durmiendo tranquilo.

xxDispuesto a evitar al menos esa segunda parte de levantarse y cerciorarse de que tenía las fichas, bien molesta a veces porque no siempre lograba conciliar de nuevo el sueño, decidió colocar en la cabecera de la cama un pequeño letrero que decía “estoy jubilado”. Pero ni por esas.

 

 

 

XIII. MATRIMONIO DURADERO

xx“¡Qué error! ¡Qué inmenso error!”, se dijo a los quince días de casarse. Pero era un hombre bastante indolente y, por unas cosas o por otras, tardó treinta años en rectificar.

 

 

 

XXIII. 21 GRAMOS

xx-Este cadáver está desmejorado ‒le dijo al funerario. En efecto, no sólo ese cadáver, sino todos, está científicamente comprobado que adelgazan veintiún gramos de peso en el momento de morir. Y no porque se le pese con chaqueta o sin chaqueta, con zapatos o sin zapatos, etc, sino desnudo.

xxLa cuestión ideológica se plantea a partir de esta constatación. ¿A qué elemento del cuerpo humano corresponde esta aminoración del peso? No es, desde luego, al oxígeno que no se respira y que pesa menos; tampoco a la desecación de los órganos que necesitan más tiempo para convertirse en polvo… Entonces ¿qué es? La pregunta es trascendente y también lo es la respuesta posible: para algunos, 21 gramos es el peso del alma que escapa del cuerpo del muerto.

xxHabida cuenta de este exiguo peso, uno no sabe muy bien por qué hay gente que dice que no puede con su alma.

 

 

 

XXVIII. EL SECRETO DE LA CHAQUETA

xxEra un diputado a Cortes perpetuo. Tanto si gobernaban unos como si gobernaban los contrarios, siempre salía electo por la mayoría. Encima se ufanaba de que él siempre era el mismo, en una palabra, que no se cambiaba de chaqueta. Y tenía razón: en una ocasión en que se quitó la chaqueta porque hacía mucho calor, todo el mundo pudo ver que su chaqueta era reversible, de manera que unas veces se la ponía de un color y otras de un color diferente. Esta estabilidad indumentaria sirvió de ejemplo a muchos de sus colegas.

 

 

 

XXXI. FRATERNIDAD CRISTIANA

xxMe produce lástima el prójimo si tengo que amarlo como a mí mismo. Por lo tanto, el mejor favor que le hago es no amarlo.

 

 

 

XXXII. EL PECADOR

xxNo era un pecador corriente. Se ufanaba, una y otra vez, de que su pecado era el original y amenazaba con llevar ante los tribunales a los imitadores.

 

 

 

Ayala, José Antonio. Chispas (101 microcuentos). Murcia; Editora Regional de Murcia, 2005.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: