Archivo

Archive for 15 enero 2014

MENÚ DEL DÍA

Vicente Llorente

 

 

INCIERTOS CONCIERTOS

No sabemos cuánto.
No sabemos hacia dónde.
No sabemos hasta qué punto de nuestro inventario
llegará el fluir cotidiano de la carne
vagando entre los tiempos más remotos
o sucumbiendo ante futuras tempestades.

No sabemos cuándo
una voz quebrada volverá a su holgura
cuándo
el cráter de una bombilla se derrama en fuego
cuándo
sentaremos las bases para decir
alegremente
que no sabemos
y que no importa
si todo cuanto somos resulta no ser.
Resulta ser nada.

¿Para qué escribir?
Si cuando tú lo leas
yo seré yo o seré nieve
sin más señales que una pisada
una huella que pasó por mí
y así sucesivamente.
¿Por qué escribir?

Por que sé
–y no importa–
que a esta hora y en este instante
la mano mía palpita entre las hojas
y vierte sobre el papel
las huellas de una pisada
no sé hacia dónde.

 

 

 

COLEGIO

Yo también fui lo que sois
entusiasmo encerrado en una mochila
en una cárcelde libertad como ésta
pasaron por mis manos cientos de canicas y pelotas
no sé dónde se colaron pero están allá en la memoria
llenas de polvo y tiza con olor a bata de laboratorio
y maestras que incluso hoy amaría
si no fuera porque jugué demasiado al escondite
y no me encuentran desde entonces
ni siquiera mis compañeros.

 

 

 

INFANCIADOLESCENCIADULTA

Vivir en diferentes casas
intentar habitarlas
no significa que te pertenezcan
y mucho menos
podría decirse que te poseen
que te anidan.

Para eso
tendrías que saber dónde está la luz
en lugar de palpar la pared a tientas
y que esa puerta de la derecha
no abre la cocina de aquella otra casa
y que la ventana del pasillo
no da al patio interior de tus padres.

Sin embargo
vivir así es unir tus edades
infanciadolescenciadulta
con esa desfachatez de cama sin vestir
y ese camarote bohemio en tu casa de soltero
o esa paz innegable y casi jubilada
del hogar en obras con tu esposa
y cortinas meciendo la llegada del milagro.

Por todas ellas
te persigue la sombra de la duda:
¡Aquí había un espejo!
¿He limpiado esta semana?
¿Cuántos años tengo?

 

 

 

Llorente, Vicente. Menú del día. Barcelona; Editorial Huacanamo; 2007.

 

HERIDA

Antonio Llorente 8

 

 

PRECEPTIVAS

Habrá que hacer loa de cualquier cosa.

De la mera contemplación hacer poesía.

Lo mismo ha de dar una nube que un amor,
o la emoción de contemplar un cántaro,
qué cosas…

Y es uqe hay que rastrear lo sublime,
hacerlo brotar entre las líneas de los versos.
Parece que ahora importa más el papel en blanco
que el sordo rumor de un corazón desmoronado
o el de un alma arrugada en el ocaso
porque siente con el día morirse el mundo.

Hoy hay que hacer poesía de memoria
y medir bien los versos, hacer trampas,
no decir la verdad aunque nos mate,
tanta sinceridad, tanto ripio disfrazado
de soneto matemático y puro.

Poetas de la elegía nos dicen
los poetas sordos y cerebrales
porque no saben escuchar el dulce temblor
de todo lo que vive camino de la muerte.

No saben de las ansias,
no saben del origen
silencioso y turbio
de cada canción que les suena hermosa.
No saben nada de la vida ni han entendido
apenas ningún libro.

Hay que ser como ellos, agasajar
las conciencias de este mundo dormido.

Y ni un llanto, por favor, ni una pena,
y no hablar del yo, que a nadie importa.

Mejor las nubes, las aves, los cántaros,
y todo muy discretamente, y muy bien medido
sin hacer ruido, por dios, que nadie se moleste.

 

 

 

Llorente, Antonio. Herida. Madrid; Editorial Huerga y Fierro, 2009.

 

EL APOCALIPSIS

enero 13, 2014 1 comentario

Antonio Llorente 7

 

 

xxSiempre me ha extrañado la capacidad de fascinación que tienen algunos amigos míos frente a las montañas. Personalmente debo decir que me fascinan más las obras del hombre que las de la naturaleza, exceptuando quizás a las mujeres, exceptuando quizás a las mujeres, aunque habría que ver a la primera, esa tal Eva tenía que ser bastante feúcha, le faltaban todavía infinidad de cruces genéticos para llegar a ser lo que yo entiendo por mujer, o sea, algo en fin creado por el hombre y otra mujer o, lo que es lo mismo, la especie humana.
xxPero mis amigos se fascinan ante las montañas y repiten viajes e itinerarios, recorren kilómetros en busca del valle más perdido, la montaña más vertical, el paraje más grotesco donde chillan los buitres y las águilas. O sea, que van y vienen, y luego cuentan, exhiben sus fotografías, todas llenas de color verde, y es una pena, habiendo tantos colores en una película fotográfica, que ellos le den un tan desproporcionado valor al verde.
xxRecuerdo cuando en mis años juveniles probé por primera vez el sabor del campo, el silencio de horizontes y aves lejanas como acentos circunflejos en el aire. Eso era un paisaje, pero también podría ser un borrón. No voy a negar que aquella nueva sensación fue placentera –me duró unos cinco minutos–, pero luego exclamé para mi interior, vaya, esto es la naturaleza, no hay nada más, pregunté asimismo para mi interior. Entonces pensé que la fascinación sólo la añadíamos los hombres. Extraje de un bolsillo mi pequeño cuaderno de poeta explorador pero no pude escribir ni un solo verso. ¿La naturaleza es inexplicable con palabras? No. Pero estaba a la vista que para mi alma de poeta multicolor aquello era demasiado verde, demasiado quieto, demasiado silencioso.
xxMis amigos recuentan las aves, se maravillan ante un río pero no saben escuchar su lenguaje. Quizás sea porque la naturaleza no habla más que dos o tres palabras, un balbuceo de piedras y musgo, una indiferencia magnífica ante el hombre que contempla todo aquello. Si un día nos encontráramos cara a cara con dios, ésa sería su reacción, la total indiferencia ante nuestras oscuras pretensiones humanas. O sea, que la naturaleza no habla, y dios, que es su creador, o que es la misma cosa, tampoco es que se prodigue mucho en palabras. Tal vez mis amigos con tanto monte sólo andan buscando eso: el silencio importante de dios. Para ellos, que son más bien ateos, dios tiene forma de montaña, y sus ángeles son las águilas, los mochuelos, un ciervo asustado en la lejanía.
xxEsto me lleva a pensar que cuando el hombre comprobó que los animales no hablaban, o sea, cuando el hombre habló y vio que las demás especies no hablaban, tuvo que explicar esa vida de silencio, tuvo que justificarse, inventarse un interlocutor. Las montañas no decían nada, los animales iban a lo suyo, las plantas apenas estaban vivas, el mar sólo se prodigaba en susurros monocordes. Había que hablar con alguien, dirigir a alguien tanto lenguaje que íbamos acumulando. El clan estaba bien para las cosas cotidianas, el alimento y el agua, cosas así. Pero el lenguaje se ensanchaba, extendía sus límites, profundizaba la tierra con el peso cada vez mayor que cobraba el sentido de las palabras. Había necesidad de un interlocutor a la altura de nuestro lenguaje. Había que inventarse a dios. No fue por tanto una necesidad mística, o una justificación del sentido de nuestra vida o nuestra muerte. Dios no nos redimía del dolor. Dios sólo servía para hablar mejor y mucho más alto. Luego llegó la escritura y así se pudo vehicular el lenguaje hacia ese otro abismo que es el del papel en blanco, el del lector potencial. Dios era un oidor potencial de lo que decíamos. Gracias a la escritura ahora cualquiera podía ser nuestro dios.
xxDe ahí que cuando escribo, pasados ya muchos siglos de todo esto que vengo hablando, cuadno escribo, decía, enrealidad hablo conmigo mismo y con el lector potencial de mi literatura. El primero de mis dioses soy yo. Un escritor de novelas de éxito es en realidad un pagano que venera a muchos dioses, todo su público, que convierte sus plegarias en dinero. Por ello el poeta es el más místico de todos los escritores, ya que su obra es para minorías; tiene pocos dioses, quizás sólo uno. Un místico es un escritor que escribe para la trascendencia, o lo que es lo mismo, para no ser leído.
xxCuando no se siente fascinación ante las montañas, o esta fascinación dura sólo unos cinco minutos, entonces el escritor deviene en cosa extraña, se vuelve como loco, acaba entre cuatro paredes y ellas son su único tema que viene a ser algo así como la reverberación de su alma. Si además su memoria es escasa, su capacidad de inventiva nula, y su profundidad filosófica más bien frívola, pues eso es lo que queda, un escribidor, un diletante, un loco cuyo más inspirado sofisma acaba perdiéndose entre los vericuetos de su mente enferma. Aquí hay muchos así, es lo que da la mata, o sea, la selva, maleza o conjunto de arbustos que, salvo la excepción de algunos edificios, es entre lo que vivimos. Esa maldita, venerada e inexpresiva naturaleza.

 

 

 

Llorente, Antonio. El apocalipsis. Murcia; Editora Regional de Murcia, 2007.

 

MONÓLOGO…Y DOCE COMPAÑÍAS

Antonio Llorente 6

 

 

IV

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx“hasta el vértice oscuro del encuentro”
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxJosé Ángel Valente

Desde la palabra amor,
desde la nada,
me manifiesto insolente,
déspota en el exilio.
A dentelladas
me abrí paso entre el hambre.
Desde la palabra soledad,
desde el tumulto
me defino no creyente
y caigo en el abismo.
A fuerza de discursos
me fue tragando el silencio.
Desde la quietud
me muevo,
desde la esperanza
me marcho
hacia el vértice oscuro del encuentro.

 

 

 

VII

Acabo de encontrarme.
No había puentes sobre mí
ni un historial
de ciudades o derrotas.
De repente lo he sentido
gravitando,
reflejado en mis cosas,
o en las cosas que me presta el mundo,
este aire fino que me rodea.
Mi biografía son mis versos,
éste soy yo,
y esta otra línea
musitada –si pudieran verla–
por mis labios.
Acabo de saberlo.
Por ello anoto
la fecha imposible de este instante.

 

 

 

Llorente, Antonio. Monólogo…y doce compañías. Cartagena; Fundación Emma Egea, 2002.

 

ESPEJOS

Antonio Llorente 5

 

 

II

Las lágrimas siempre fluyen
de espaldas al hombre.
De ahí su densidad, su patetismo,
la fuerza antigua que las detiene.

Un hombre que llora es una estatua
súbitamente viva,
un dios dolido por la carne
y una cicatriz que no se borra
en el espejo ancho del dolor y la costumbre.

Un hombre que llora es un instante
de humanidad rebosando los pozos.

 

 

 

VIII

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx17 de mayo de 1999

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx“Un hombre de cuarenta años, con sus facultades mentales
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxperturbadas, rasga la mujer desnuda de Picasso en el museo
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxde Amsterdam”

Quizás como quien rompe el mundo
que no entiende.

Quizás porque esa mujer le recordaba a su madre.

Quizás porque el desnudo provocó
el fuego imprudente de su delirio.

Quizás porque confundió el cuadro con la realidad.

Quizás porque confundió aquello con un espejo
y quiso rasgarse el rostro suyo tan desfigurado.

O quizás por el mismo motivo por el que Picasso lo pintó.

 

 

 

Llorente, Antonio. Espejos. Inédito.

 

TODAS ESAS SOMBRAS QUE DETRÁS DE MÍ

Antonio Llorente 4

 

 

ABSTRACCIÓN Y VOLUNTAD DE LO HUMANO

Tengo la sangre ya tan callada
que me faltan primaveras, lluvias,
tristezas y lumbres encendidas.

A veces pienso que es imposible
portar el fuego con los labios húmedos,
conquistar el oro del vino
con una sed tan primitiva.

Pero tengo las manos
como estatuas que el moverse
temen quebrarse y morir
y tengo en el pecho una tormenta sin lluvia
temerosa de tanta copa vacía.

Cuento entonces las urracas,
las espero con los ojos encendidos,
sin miedo a la ceguera,
con la vista del alma prendida
en la pluma negra y la garra.

 

 

 

NORTH BY NORTHWEST

Vine aquí
para encontrarme
evidencias atroces que antes
no me habían mostrado los espejos.
Vine aquí para profundizar en la rabia
y bordear el precipicio de la gloria
con el rostro compungido de tristeza.
Llegué hasta aquí para enloquecer y escaparme,
para comprender finalmente
que mi residencia era mi huida.
Vine aquí casi sin quererlo,
sin saber apenas que el mundo me pisa los talones,
que sigue detrás de mí,
que ya estaba aquí antes que yo llegara.

 

 

 

Llorente, Antonio. Todas esas sombras que detrás de mí. Inédito.

 

CUARTETO DEL TIEMPO

Antonio Llorente 3

 

 

1er MOVIMIENTO

VIII

Como niños que caminaran lentamente
por unas calles de infancia, con un derroche
del tiempo venidero que es ancho y libertino.

Porque los niños en su silencio feliz,
jamás pronunciaron la palabra futuro.

 

 

 

2º MOVIMIENTO

GREGUERÍAS MUSICALES

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxa Astor Piazzola

Un violín es una aguja
que hilvana
con hilo de viento el corazón.

Un acordeón es una esponja
que empapa el silencio
y después lo llora.

Un piano suena
como una lluvia blanca y negra
sobre la cabeza triste de la alegría.

La guitarra es una piscina
donde los dedos nadan hacia el olvido.

 

 

 

3er MOVIMIENTO

IX

VELOCÍPEDO

En sesenta y cinco segundos
apenas brotan palabras, pensamientos.

Apenas cabe la vida.

En cuarenta segundos apenas
soy capaz de ordenar las letras
dispersas y absurdas de tu nombre.

Se cumple el tiempo.

Y nada.

Y pienso,
cuánto menos dura un orgasmo.

Y cuánto.

 

 

 

Llorente, Antonio. Cuarteto del tiempo. Inédito.

 

Categorías:Poesía Etiquetas: ,

LA SOLEDAD DESHABITADA DEL PINTOR

Antonio Llorente 2

 

 

A VECES NO SOPORTO LA LOCURA
como enjambre irreal de esperanzas.

Amanecer cada día
con estética voluntad
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxde superviviente.

Crear la mañana.

Delimitar la hermosura.
Ardua tarea
de palabras sometidas
al orden de la soledad.

El tiempo de las coronas
oprime las sienes
con lentísima indiferencia.

Quisiera entonces preservar
el hielo puro
y que el fuego acabara con todo.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxInevitablemente.

 

 

 

ESCRIBO DESDE CÁRCELES MINÚSCULAS,
las palabras son dedos para tocar el mundo,
lengüetazos sobre la piel
muda de las estatuas.
El mundo me averigua,
nos vamos haciendo evidentes,
la realidad y la sombra
viven paralelas en mis ojos.
Camino incongruente entre los quietos,
me ato y soy un loco entre los libres,
compito en la carrera con el túnel
que invento en el delirio de los versos.
La lluvia no sabe de mis labios
y el mar ya no comparte sus rencores.
La vida amarillea
entre retruécanos.

Clásico como el oro, no digo nada.

Una sola línea mintiendo poemas.

Morfeo y morfina con sus brazos y agujas.

 

 

 

Llorente, Antonio. La soledad deshabitada del pintor. Inédito.

 

Categorías:Poesía Etiquetas:

ANTONIO LLORENTE

Antonio Llorente

 

 

Y ES ENTONCES cuando acabas
tu copa,
te vas y me ofreces el perfecto resumen
de tu espalda,
con las materias suaves y tristes
que anuncian el hallazgo.

Pero ya te ha engullido la niebla
del pasado inmediato
y me dejas como un manantial derrotado
y seco.

Y es entonces cuando acabo mi copa.

 

 

 

 

QUIERO CANTAR
y sólo escucho tu voz.
Las rejas a mi alrededor
se multiplican
y un clima antiguo
sintetiza mi camino.
Y sólo me brotan versos tristes
como recuerdos y como tumbas.

 

 

 

 

Y ASÍ ES LA NOCHE una vez más,
la noche que se va consumiendo como una vela,
la noche última,
esta noche,
la noche provista de fantasmas y promesas.

Y siempre es en la noche cuando vivo
lo que quise vivir,
cuando soy quien tenía que haber sido,
y amo a quien más amé,
y duermo con a quien más he querido.

Y así es la noche, como un caramelo
proscrito de la luz,
ese reino de silencio donde toda melodía es especial.

Y así es la noche, como un lamento,
una vez más
la noche.

 

 

 

 

ES SÓLO UNA SOSPECHA, de roca azul,
de imprevisible barro,
una sospecha de muerte.

Pensar, tal vez, que todo será inútil,
el llanto y el sendero,
las porfiadas palabras,
las risas de cristal.

Es tan sólo una sospecha,
un turbulento mar en el centro de la herida,
un canto en la noche
que se pierde como un río entre las sombras.

La sospecha de que todo sea inútil.

 

 

 

 

CANSADO.
Con una luz fija en la memoria.
Sin horizonte.
Ansioso de perderme entre mis manos,
de perderme entre mis sueños,
de perderme en lo perdido.
Para recuperarme de esta muerte,
de este hambre,
de esta derrota.
Para encontrarte lejos de mí,
por fin ausente.

Pero estoy cansado.

Con una luz fija en la memoria.

 

 

 

 

VIAJÉ LEJOS.
No tiene sentido viajar cerca,
viajar es siempre viajar lejos,
aunque no abandonemos las calles conocidas,
aunque no dejemos nuestros parques infantiles,
aunque no salgamos del portal de nuestra casa.

Viajar es recorrer distancias,
kilómetros en la memoria,
millas en las palabras,
yardas y yardas de oscuras selvas llorosas,
años luz por entre repúblicas fantasma.

Viajé lejos,
y me encontré a mí mismo,
viajando,
lejos, cada vez más lejos.

 

 

 

 

Llorente, Antonio. Poemas. Inédito.

 

Categorías:Poesía Etiquetas:

EL HOMBRE SIN CAMINO

Lindegren

 

 

I

(en la sala de los espejos donde no sólo Narciso
campea sin vértigo en el pilar de su desesperación

amamantaba la eternidad con una mueca
el país de las ilimitadas posibilidades

en la sala de los espejos donde un solo gemido infectado
escapó a las espadas cruzadas de la indiferencia

y transformó el aire en promesa y humus
que se deslizó por todas las ventanas de la ciudad

en la sala de los espejos donde la perfección se estampa
en chapa y se lleva como un preso en el pecho uniforme

donde la palabra se hace el haraquiri a la luz de las explosiones
y la trompeta sabe a porcelana destrozada y a sangre moribunda

en la sala de los espejos donde uno deviene los muy demasiados
y sin embargo querría caer como rocío en la tumba del tiempo)

 

 

 

XII

el día se pone las retorcidas vestiduras del viento
y vuelvo a no confiar en las silenciosas gotas de lluvia

donde se liberan de ramas y hojas amorosas
que no pueden conservarlas ni odiarlas

pero cuando me doy la vuelta no hay nadie allí
apenas se comba la corteza de la tierra y algo sonríe

y sin embargo tengo miedo de que se me lleven de la tierra
con sus inciertas fiebres y sus viajes secretos

donde todo parece cansarse y quiere abandonarme
donde hasta el espejismo se niega a aparecer

donde el ojo intrigante que me contempla objetivamente
ni siquiera tiene que hablar sólo encerrarse en deseo

donde la locura es inalcanzable y la boca se dilata
en un grito de angustia que se desmorona en silencio

 

 

 

Lindegren, Erik. El hombre sin camino (Trad. Francisco J. Uriz). Vitoria; Ed. Bassarai, 1998.

 

JUST SOME FUN

Your cock is your friend

 

Categorías:Uncategorized Etiquetas:

DENISE DUHAMEL

Denise Duhamel

 

 

BARBIE AMERICANA NATIVA

Sólo queda una.

 

 

 

“POR FAVOR, NO TE SIENTES COMO UNA RANA, SIÉNTATE COMO UNA REINA”

(Graffiti en un lavabo de tías en una universidad de Filipinas)

Recuerda mimarte, recuerda acicalarte.
El mundo no recompensa a las chicas con granos.
No te sientes como una rana, siéntate como una reina.

Compra un champú que realce el brillo de tus cabellos.
Si tu pelo es liso, entonces rízalo.
Recuerda mimarte, recuerda acicalarte.

Mantén tu aliento con sabor a menta y tus dientes blancos y limpios.
Píntate las uñas para que resplandezcan, diez perlas.
No te sientes como una rana, siéntate como una reina.

Sonríe, especialmente cuando te encuentres mal.
Mantén bajada la capota de tu coche cuando salgas a dar una vuelta.
Recuerda mimarte, recuerda acicalarte.

No cedas a tus antojos, necesitas estar delgada
para que tu falda pueda levantarse cuando saltes y dés vueltas.
No te sientes como una rana, siéntate como una reina.

No te cases con el profesor, cásate con el decano.
Cásate con el rey, no te cases con el conde.
Recuerda mimarte, recuerda acicalarte.
No te sientes como una rana, siéntate como una reina.

 

 

 

AFORTUNADA DE MÍ

Durante un tiempo me odié por no hacerlo en prosa –con derechos de película
y créditos para guiones y reuniones con estrellas y caminar sobre alfombras.
Quizá, dijo Michael, sólo sea que no estás lo suficientemente hambrienta.
Pero yo sé lo hambrienta que estaba.
Había escrito dos novelas para adultos y una para jóvenes,
ninguna de ellas se había editado con cubiertas, material gráfico en la portada
e información en la contracubierta. Nunca habían sido puestas en anaqueles
en librerías o en tiendas, nunca se les había asignado un premio o un código de barras,
nunca habían sido rebajadas o saldadas. Nunca firmé una copia
o encontré a alguien que se acercara a mí para decirme Hola, estoy a mitad
de tu libro-no está nada mal. Los títulos eran Precious Blood, That Song
You Know the One about Love, y It was Long Ago and Far Away. Espera,
entre ellas también hay una tercera novela para adultos, la segunda
que escribí –No me acuerdo del título. Cada una
me costó más de un año terminarla. Y asimismo había un guión
llamado Headlines, una comedia sobre una mujer del tiempo en Nueva York
y su loco hermano que quería hacerse famoso, pero carecía de verdadero talento
y no es tampoco un asesino o un concursante ganador que come empanadas
así que lo lleva crudo. Escribí este guión con Jim Fall,
que era más bien director que escritor, aunque extremadamente divertido
con los diálogos y tenía y tiene una gran colección de pósters y bandas sonoras;
cuando estábamos centrados en el argumento, solíamos levantarnos y bailar. Jim es gay
y su música era sobre todo discotequera aunque nuestro guión lo escribíamos
a finales de los ochenta. Más tarde trabajó para la productora de Dolly Parton
y me dejó hacer copias en Xerox de Precious Blood en la oficina de Dolly,
a expensas de Dolly. (¡Lo siento, Dolly! En realidad pensaba que el libro
se vendería y entonces me ofrecerían un guión que Jim y yo escribiríamos
y tú tendrías un gran papel y comppondrían una canción titulada “Precious Blood”
como banda sonora y de esa manera podría devolverte el dinero.)
Jim siguió dirigiendo Trick –una buena película– y ahora está dirigiendo
para la televisión. Yo seguí escribiendo Pickles, otro guión, éste
sobre una madre y una hija que han sido aceptadas en la misma universidad el mismo año
e incluso viven en el mismo dormitorio. La madre entregó a su hija
en adopción a otra familia, y las dos van descifrando poco a poco
que llevan la misma sangre porque están en la misma clase de biología.
Era otra comedia, o eso creí. Mi amigo la leyó
y me dijo que le hacía reír, aunque los chistes eran un poco groseros
y había unos cuantos problemas lógicos. Traté de arreglarlos.
Pero cuanto más lo leía, menos sentido encontraba en Pickles.
Jim tenía un viejo amante con dinero y estábamos convencidos de que financiaría Headlines,
pero su relación se fue a la mierda y Headlines nunca se llegó a realizar
ni siquiera fue una opción, de lo contrario no escribiría sobre ello con tanta nostalgia y pena. Nuestro agente, una de las mejores amigas de Jim, nueva en esto,
me llevó a un lado y me dijo que tal vez debería escribir un quión de muestra para Cheers
o para un nuevo show llamado Roseanne que según ella me podría gustar. Nunca había visto Cheers,
pero escribí dos guiones para Roseanne. Uno tenía que ver con D. J.
atacando a muñecas de la Barbie y el otro era de Roseanne enamorándose
de Johnny Cash. Más tarde había un episodio de Roseanne
chiflada por Wayne Newton, pero es obvio que escogí a la celebridad equivocada y nunca me contrataron. También escribí un par de episodios de She TV, un vehículo
para una amiga mía que era actriz cómica y quería llegar a ser un VJ o un VH1,
pero le decían que sus tetas no eran lo suficientemente grandes. Ella solía bromear al respecto:
Tú dime solo a quién tengo que chupársela para obtener este trabajo y lo haré… Un chiste que traté
también de utilizar, pero para entonces ya escribía más que nada poesía y el chiste no encajaba,
la narradora de chistes (yo) más patética porque ahora estaba tratando
de conseguir editar en pequeñas revistas literarias con una tirada de 200
en vez de estar gaanndo cientos de miles de dólares. Escribí también
unas pocas sátiras de Wake Up, Jerusalem para otro amigo que también estaba tratando
de introducirse en la comedia como actor. Pero yo no entendía lo suficiente sobre la
cultura Judía, y por eso mis coletillas parecían siempre un poco fuera de lugar. Estaba encasillada
en la vida real como la mejor amiga chiflada de mujeres que más tarde actuarían como
las mejores amigas chifladas en películas o en TV. Laura era la mejor amiga de Hal en
Shallow Hal, y Mindy se fue para hacer de institutriz en una película de Woody Allen.
Y yo siempre me encontraba alejada solo lo suficiente, mi nariz así de cerca para poder oler
a cada celebridad que pasaba. En 1986, me encontré con Kevin Bacon en el estreno
de Quicksilver, su película de mensajero en bicicleta. Mi amigo Michael era uno de los
ayudantes de un agente de talentos y solía darnos entradas para actos en donde podíamos comer
salmón frío y exquisitos quesos sin pagar. Kevin seguramente sabía ya que Quicksilver
iba a ser un fracaso pero aún así se mostró amable y optimista. Me preguntó lo que hacía
para buscarme la vida y le conté que era escritora, lo que no dejaba de ser cierto
ya que por entonces estaba en una escuela para graduados y docentes. ¿Guiones?
me preguntó con lo que parecía auténtico interés. Pero Jim y yo aún no habíamos empezado
Headlines, así que le contesté: No, soy poeta… y acto seguido se esfumó.
Unos años antes me había encontrado con Julia Roberts en una fiesta para Star 80
en el apartamento de Eric Roberts. Michael dijo: Mark, caramba–
ella será la próxima gran estrella. Hablé con Julia durante un rato
y le dije a Michael que estaba loco. Ella era tímida. Sus dientes parecían
más pequeños, menos blancos entonces –no recuerdo ningún destello de sonrisa.
Su cabello tenía ese color que no es ni rubio ni marrón
y parecía, bueno, aburrida. Yo pronostiqué que Madonna era flor de un día–
Cyndy Lauper una cantante de verdad, una estrella con un brillo duradero.
Me equivoqué una y otra vez. Me acuerdo de haber comido
un aperitivo particularmente delicioso en el escritorio temporal de mi Banco de América–
galletas de soda y uvas sin granos
que había cogido la noche anterior en un evento para promocionar Stepping Out,
una película con Liza Minnelli. Michael llamó para decirme que tenía dos entradas gratis
para el show individual de Tracey Ullman “The big love”. Allí estaré, le dije.
Pero en este momento no puedo hablar. No era porque mi jefe estuviese cerca.
No quería hablar porque sabía que Liza nunca leería
mi guión corregido de Pickles y no quería hacerme falsas esperanzas.
No quería hablar porque era feliz,
garabateando “Afortunada de mí”, un nuevo poema, en una arrugada servilleta de la fiesta del estreno de Stepping Out
que había sacado del fondo de mi monedero Goodwill.

 

 

 

Duhamel, Denise. Afortunada de mí (Trad. Dagmar Buchholz y David González). Madrid; Ed. Bartleby, 2008.

 

EMILY DICKINSON

Emily Dickinson

 

 

LO que es el agua lo enseña la sed.
Lo que es la tierra el mar que hay que cruzar.
El júbilo lo enseña la amargura,
la paz lo que se cuenta de batallas,
el amor el mantillo de la tierra.
Sólo la nieve dice qué es un pájaro.

 

 

 

YO no soy nadie, ¿y tú?
¿No eres nadie tampoco?
Entonces somos dos, guarda el secreto.
Ya sabes que podrían desterrarnos.

¡Es un horror ser alguien!
Pregonarlo lo mismo que una rana
que proclama su nombre todo el día
a la admirada charca.

 

 

 

ES la naturaleza lo que vemos:
la colina, la tarde,
el eclipse, la ardilla y el moscón;
no es el Cielo más bien,
lo que oímos es la Naturaleza:
los gorriones y el mar,
el trueno, el grillo… No.
Es Armonía la Naturaleza,
porque es lo que sabemos.
No obstante, no acertamos a decirlo;
nuestra Sabiduría es casi nada
ante su Sencillez.

 

 

 

NO solamente hay cuartos encantados
y casas con fantasmas,
más que en otro lugar son inquietantes
los pasadizos que hay en el cerebro.

A medianoche es menos peligroso
un fantasma de fuera
que tropezarse dentro
con el huésped más frío.

Es menos peligroso revolver
una abadía y todos sus sepulcros,
que inerte tropezar con uno mismo
en un lugar desierto.

Uno mismo escondido tras sí mismo
causa mayor temor;
un asesino oculto en nuestra casa
no va a espantarnos tanto.

Porque el cuerpo echa mano de un revólver,
puede atrancar la puerta,
y así se olvida de un peor espectro
o de algo más…

 

 

 

LOS hijos y las hijas de la Fama
nunca van a morir;
en cambio nacen muy de tarde en tarde.

 

 

 

PARA quien la mañana es una noche,
¡la medianoche cómo debe ser!

 

 

 

UNA palabra muere
al salir de los labios,
dicen algunos.

Sin embargo, yo creo
que su vida comienza
en ese instante.

 

 

 

Dickinson, Emily. Algunos poemas (Trad. Carlos Pujol). Granada; Ed. Comares, 2001.

 

BUFFALO BILL HA MUERTO

Buffalo Bill ha muerto

 

 

TULIPANES

 

AMORES

IV

con sidera Oh
mujer este
cuerpo mío.
pues ha

yacido
con brazos vacíos
sobre las vertiginosas colinas
para soñar contigo,

aprueba estos
enérgicos insatisfechos
ojos
que han contemplado

el mundo carnaval de la noche
el adorno
de la oscuridad
con meteoros

que brotan de unas juguetonas
manos inmortales
el repentino brillo
de las flotantes estrellas

(en tiempos venideros
recordarás de esta noche asombrosos
éxtasis xx lentamente
en el colmado

corazón fugaces
recuerdos
terribles como flores
se

alzarán,lentamente
volverán a los
xxxxxxxxxxxxxrojos labios elegidos

desnudas visiones)

 

 

 

LA GUERRE

5

Oh dulce espontánea
tierra cuántas veces
los
ajados

xxxxxxdedos de
los lascivos filósofos te han pellizcado
y
hurgado

en ti
,cuántas veces el pícaro pulgar
de la ciencia ha manoseado
tu

xxxbelleza xx cuántas
veces las religiones te han puesto
sobre sus huesudas rodillas
y te han estrujado y

azotado para que concibieses
dioses
xxxxxx(pero
fiel

al incomparable
lecho de la muerte tu
rítmico
amante

xxxxxxxxles respondiste

tan sólo con

xxxxxxxxxxxxla primavera)

 

 

 

IMPRESIONES

IX

las horas se levantan despojándose de estrellas y es
la aurora
en la calle del cielo desemboca la luz esparciendo poemas

en la tierra una vela se
extingue xx la ciudad
se despierta
con una canción en la
boca y la muerte en los ojos

y es la aurora
el mundo
sale a asesinar sueños…

miro la calle donde unos hombres
fuertes extraen pan
y veo los brutales rostros de
gente satisfecha horrible desesperada cruel feliz

y es de día,

en el espejo
veo a un hombre
frágil
que sueña
sueños
sueños en el espejo

y es
el anochecer xx en la tierra

una vela se enciende
y es de noche.
la gente está en sus casas
el hombre frágil está en su cama
la ciudad

duerme con la muerte en la boca y una canción en los ojos
las horas descienden
vistiéndose de estrellas…

por la calle del cielo la noche camina esparciendo poemas

 

 

 

NO THANKS

44

los chicos de los que hablo no son refinados
salen con chicas que embisten y muerden
la suerte les importa un pito
se las tiran trece veces cada noche

uno cuelga un sombrero de la teta de una de ellas
otro graba una cruz en su trasero
la inteligencia les importa un bledo
los chicos de los que hablo no son refinados

van con chicas que muerden y embisten
que no saben leer ni escribir
que se ríen hasta reventar
y que se masturban con dinamita

los chicos de los que hablo no son refinados
no saben hablar de esto y aquello
el arte les importa un comino
matan como el que mea

dicen todo lo que se les pasa por la cabeza
hacen todo lo que les sale de los cojones
los chicos de los que hablo no son refinados
cuando bailan hacen temblar las montañas

 

 

 

NEW POEMS

15

la económica segu
ridad” es una cu
riosa excu

sa
(en

uso entre jó
venes ambicio
sos)para po

ner el carro
delante de las mulas

 

 

 

XAIPE

38

¿por qué en cada parque se ha de

empalar una entre comillas estatua para
probar que un héroe se asemeja a un idiota cualquiera
que por miedo no se atrevió a decir “no”?

de lo contrario los entre comillas ciudadanos podrían
olvidar(errar es de humanos;perdonar
es de dioses)que si el entre comillas estado dice
“matad” matar es un acto de amor cristiano.

“Nada” en 1944 d.C.

“puede oponerse al argumento de las nece
sidades militares”(generalísimo e)
y un eco responde “la razón nada

puede objetar”(freud)–aquí se paga y
no se elige. x ¿No es grande la libertad?

 

 

 

ETCÉTERA

7

cuando
yacemos juntos
mis pequeños senos se convierten en dos puntiagudas torres firmes y maravillosas, y
restriego ardorosamente el cariño de mi vientre contra ti

tus brazos son
jóvenes;
tus brazos me convencerán,hablando en completo silencio
sobre mi cuerpo
su esencial y leve lenguaje.

no te rías de mis muslos.

hay entre mis grandes piernas una animada ciudad
cuando me tocas
surge la Primavera en la ciudad;las calles se retuercen grácilmente,
es por tu causa;no las atemorices,
todas las casas seaprietan vigorosamente
cuando llegas:
y se alegran
cuando llenas de niños las calles de mi ciudad.

amor mío, eres una resplandeciente montaña que siente.
eres una empinada montaña una palpitante isla cuyas
vigorosas laderas descansan en ese yo que se estremece,que está
debajo de ti,en torno tuyo,eternamente:soy el mar que todo lo abarca.
Oh montaña, no puedes huir de mí
tus raíces están ancladas en mi silencio;así pues, Oh montaña,
asesina hábilmente mis pechos,ahora y siempre

te abrazaré solemnemente deslizándote dentro de mí.

 

 

 

cummings, e. e. Buffalo Bill ha muerto (Trad. José Casas). Madrid; Ed. Hiperión, 2007.

 

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más