Inicio > Relato > HOLLYWOOD

HOLLYWOOD

hijo de satanás

 

xx41

xxAhí estaba. La película iba pasando. El camarero me estaba golpeando en el callejón. Como he explicado antes, yo tenía las manos pequeñas, lo cual constituye una terrible desventaja en una pelea con los puños. Este camarero en particular tenía unas manos enormes. Para colmo de las desgracias yo soportaba muy bien un puñetazo, lo cual me permitía aguantar muchas más palizas. Alguna ventaja tenía de mi lado: no tenía demasiado miedo. Las peleas con el camarero era una forma de pasar el tiempo. Después de todo, no iba uno a estar todo el día y toda la noche sentado en el taburete de un bar. Y además no se sentía demasiado dolor durante la pelea. El dolor llegaba a la mañana siguiente y no era para tanto si uno había logrado regresar a la habitación.
xxY al pelear dos o tres veces por semana yo cada vez lo iba haciendo mejor. O el camarero iba haciéndolo peor.
xxPero eso había sido hacía más de cuatro décadas. Ahora estaba sentado en una sala de proyecciones en Hollywood.
xxNo es necesario recordar aquí la película. Tal vez sea mejor relatar aquí una parte que no aparece. Más adelante en la película está esa dama que quiere cuidarme. Ella cree que soy un genio y quiere apartarme de las calles. En la película no me quedo en casa de la dama más que una noche. Pero en la vida real me quedé alrededor de 6 semanas.

xxLa dama, Tully, vivía en aquella gran casa de Hollywood Hills. La compartía con otra dama, Nadine. Tanto Tully como Nadine eran ejecutivas con mucho poder. Estaban en el mundo del espectáculo: música, publicidad, lo que fuera, Parecían conocer a todo el mundo y había dos o tres fiestas por semana, montones de gente típica de Nueva York. A mí no me gustaban las fiestas de Tully y me divertía cogiendo una buena cogorza e insultando al mayor número de gente posible.
xxY con Nadine vivía un chico un poco más joven que yo. Era compositor, o director o lo que sea, temporalmente sin trabajo. Al principio no me gustaba, tropezaba continuamente con él por toda la casa o fuera, en el patio, sobre todo por las mañanas, cuando estábamos los dos con resaca. Él siempre llevaba aquel maldito pañuelo al cuello.
xxUna mañana, alrededor de las 11, estábamos en el patio sorbiendo unas cervezas, y tratando de reponernos de nuestras resacas. Se llamaba Rich. Me miró.
xx–¿Necesitas otra cerveza?
xx–Por supuesto… Gracias…
xxFue a la cocina, volvió a salir, me dio mi cerveza, luego se sentó.
xxRich dio un buen trago. Después suspiró profundamente.
xx–No sé cuánto tiempo más podré engañarla…
xx–¿Qué?
xx–Quiero decir que no tengo ningún talento de ningún tipo. Es todo una bola.
xx–Soberbio –dije–, eso es realmente soberbio. Te admiro.
xx–Gracias. ¿Y tú qué?–me preguntó.
xx–Yo escribo a máquina. Pero ése no es el problema.
xx–¿Cuál es?
xx–Tengo el pito al rojo vivo de tanto follar. Nunca le parece bastante.
xx–Yo tengo que comérselo a Nadine todas las noches.
xx–Jesús…
xx–Hank, no somos nada más que un par de mantenidos.
xx–Rich, estas mujeres liberadas nos tienen cogidos por las pelotas.
xx–Creo que ahora deberíamos pasarnos al vodka –dijo.
xx–Muy bien.

xxEsa noche, cuando llegaron nuestras chicas ninguno de los dos fuimos capaces de cumplir con nuestras obligaciones.
xxRich duró otra semana, luego se fue.
xxDespués de eso solía toparme con Nadine andando desnuda por la casa, normalmente cuando Tully no estaba.
xx–¿Qué coño estás haciendo? –pregunté por fin.
xx–Ésta es mi casa y si quiero andar corriendo con el culo al aire, eso es asunto mío.
xx–Venga, Nadine, ¿qué pasa realmente? ¿Quieres un poco de ñaca-ñaca?
xx–Ni aunque fueras el último hombre en la tierra.
xx–Si fuese el último hombre en la tierra tendrías que hacer cola.
xx–Tendrías que agradecerme que no se lo cuente a Tully.
xx–Vale, pero deja ya de andar corriendo por la casa bamboleando el conejito.
xx–¡Guarro!
xxSubió corriendo por la escalera, plop, plop, plop. Culo grande. Se oyó un portazo. No fui detrás de él. Una mercancía totalmente sobrevalorada.
xxEsa noche cuando llegó, Tully me envió fuera de la ciudad, a Catalina, durante una semana. Creo que sabía que Nadine estaba en celo.
xxEso no salía en la película. No se puede poner todo en una película.

xxY entonces, de vuelta a la sala de proyecciones, la película se había acabado. Aplaudieron. Todos íbamos de un lado a otro estrechándonos las manos, abrazándonos. Éramos todos fantásticos, claro que sí.
xxEntonces Harry Friedman me vio. Nos abrazamos, luego nos dimos la mano.
xx–Harry –le dije–, ahí tienes un ganador.
xx–Sí, sí, ¡un guión fantástico! ¡Oye, he oído que has hecho una novela sobre prostitutas!
xx–Sí.
xx–Quiero que me escribas un guión sobre eso. ¡Quiero hacerlo!
xx–Por supuesto, Harry, por supuesto…
xxEntonces vio a Francine Bowers y salió corriendo hacia ella.
xx–Francine, muñeca, ¡estabas magnífica!
xxLas cosas se fueron tranquilizando gradualmente y la sala se quedó vacía. Sarah y yo salimos.
xxLance Edwards y su coche se habían ido. Nos esperaba una larga caminata hasta nuestro coche. No importaba. La noche estaba clara y fresca. Ya estaba terminada la película y pronto estaría en los cines. Los críticos tendrían la palabra. Yo sabía que se hacían demasiadas películas, una tras otra tras otra. El público veía tantas películas que ya no sabía ni lo que veía, y a los críticos les pasaba lo mismo.
xxDe nuevo estábamos en el coche camino a casa.
xx–A mí me ha gustado –dijo Sarah–, aunque hay partes…
xx–Ya lo sé. No es una película inmortal, pero es buena.
xx–Sí, lo sé…
xxEn ese momento entramos en la autopista.
xx–Tengo ganas de ver los gatos –dijo Sarah.
xx–Yo también…
xx–¿Vas a escribir otro guión?
xx–Espero que no…
xx–Harry Friedman quiere que vayamos a Cannes, Hank.
xx–¿Qué? ¿Y dejar los gatos?
xx–Dijo que lleváramos los gatos.
xx–¡Ni hablar!
xx–Eso mismo le dije yo.
xxHabía sido una buena noche y habría otras. Me puse en el carril de la izquierda y aceleré.

 

 

 

Bukowski, Charles. Hollywood (Trad. Cecilia Ceriani). Barcelona; Ed. Anagrama, 2005.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

El lenguaje de los puños

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

naide

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: