Inicio > Relato > BUKOWSKI Y ROBERT CRUMB

BUKOWSKI Y ROBERT CRUMB

Bukowski - Crumb

 

xxTRÁEME TU AMOR –extracto–

xxHarry bajó por la escalera hasta el jardín. Allí estaban muchos de los pacientes. Le habían dicho que allí estaba su mujer, Gloria. La vio sentada a una mesa, sola. Se acercó a ella en diagonal, por un lado y un poco por detrás. Caminó alrededor de la mesa y se sentó frente a ella. Gloria estaba muy erguida y muy pálida. Lo miró pero no lo vio. Entonces lo vio.
xx–¿Eres el revisor? –preguntó.
xx–¿El revisor de qué?
xx–El revisor de la verosimilitud.
xx–No, no lo soy.
xxEstaba pálida y tenía ojos de un azul muy, muy pálido.
xx–¿Cómo te sientes, Gloria?
xxEra una mesa de hierro pintada de blanco, una mesa que duraría siglos. En el centro había un pequeño florero donde unas flores mustias, apagadas, colgaban de tallos tristes y marchitos.
xx–Eres un putañero, Harry. No haces más que follar putas.
xx–No es cierto, Gloria.
xx–¿También te la chupan? ¿Te chupan la polla?
xx–Pensaba traer a tu madre, Gloria, pero está en cama con gripe.
xx–Esa vieja bruja siempre está en cama con algo…¿Eres el revisor?
xxHabía pacientes en otras mesas o de pie contra los árboles o tendidos en el césped. Todos inmóviles y en silencio.
xx–¿Qué tal es aquí la comida, Gloria? ¿Tienes amigos?
xx–Terrible. Y no. Putañero.
xx–¿Quieres algo para leer? ¿Qué puedo traerte?
xxGloria no respondió. Levantó la mano derecha, la miró, cerró el puño y se pegó de lleno en la nariz, con fuerza. Por encima de la mesa, Harry le sujetó las dos manos.
xx–¡Gloria, por favor!
xxGloria se echó a llorar.
xx–¿Por qué no me traes bombones?
xx–Gloria, me dijiste que detestabas los bombones.
xxPor las mejillas de Gloria rodaban abundantes lágrimas.
xx–¡No detesto los bombones! ¡Me encantan los bombones!
xx–No llores, Gloria, por favor… Te traeré bombones, lo que quieras… Escucha, he alquilado una habitación en un motel a un par de calles, sólo para estar cerca de ti.
xxAquellos ojos pálidos se agrandaron.
xx–¿Una habitación de motel? ¡Estás allí con una puta de mierda! ¡Veis juntos películas porno y hay un espejo de los que ocupan todo el techo!
xx–Estaré cerca un par de días, Gloria –dijo Harry con voz tranquilizadora–. Te traeré todo lo que quieras.
xxEntonces tráeme tu amor –exclamó–. ¿Por qué demonios no me traes tu amor?
xxAlgunos de los pacientes volvieron la cabeza y miraron.
xx–Gloria, estoy seguro de que no hay nadie que se preocupe por ti tanto como yo.
xx–¿Así que quieres traerme bombones? ¡Pues métetelos en el culo!
xxHarry sacó una tarjeta de la cartera. Una tarjeta del motel. Se la entregó a Gloria.
xx–Quiero darte esto antes de que se me olvide. ¿Te dejan llamar al exterior? No dudes en llamarme si precisas algo.
xxGloria no respondió. Cogió la tarjeta y la dobló hasta formar un pequeño cuadrado. Después se agachó, se quitó uno de los zapatos, metió la tarjeta dentro y se lo puso de nuevo.
xxEntonces Harry vio que el doctor Jensen se acercaba atravesando el jardín. Sonriente, el doctor Jensen se detuvo delante de ellos.
xx–Bueno, bueno, bueno… –dijo.
xx–Hola, doctor Jensen.
xxEn las palabras de Gloria no había emoción.
xx–¿Puedo sentarme? –preguntó el médico.
xx–Por supuesto –dijo Gloria.
xxEl médico era un hombre corpulento. Rezumaba corpulencia y responsabilidad y autoridad. Sus cejas parecían gruesas y pesadas, eran gruesas y pesadas. Querían deslizarse hacia aquella boca circular y húmeda y desparecer, pero la vida se lo impedía.
xxEl médico miró a Gloria. El médico miró a Harry.
xx–Bueno, bueno, bueno –dijo–. Estoy muy contento con el progreso que hemos hecho hasta ahora…
xx–Sí, doctor Jensen. Le estaba contando a Harry lo estable que me siento, lo que me han ayudado las consultas y las sesiones de grupo. Se me ha ido en gran medida aquella ira irracional, aquella frustración inútil y buena parte de aquella autocompasión tan destructiva…
xxGloria, las manos cruzadas sobre el regazo, sonreía.
xxEl médico miró a Harry con una sonrisa.
xx–Gloria ha tenido una notable recuperación.
xx–Sí –dijo Harry–, me he dado cuenta.
xx–Creo, Harry, que en muy poco tiempo más tendrá a Gloria con usted en casa.
xx–Doctor –dijo Gloria–, ¿me da un cigarrillo?
xx–Por supuesto –respondió el médico sacando un paquete de cigarrillos y haciendo asomar uno con un golpecito. Gloria lo sacó y el médico alargó la mano haciendo funcionar el encendedor bañado en oro. Gloria inhaló, exhaló…
xx–Tiene bellas manos, doctor Jensen –dijo.
xx–Muchas gracias, querida.
xx–Y una bondad que salva, una bondad que cura…
xx–Bueno, aquí hacemos lo que podemos… –dijo el doctor Jensen con voz suave–. Ahora, si me disculpan, iré a hablar con otros pacientes.
xxLevantó con facilidad el corpachón de la silla y fue hacia una mesa donde había otra mujer visitando a otro hombre.
xxGloria miró a Harry.
xx–¡Gordo imbécil! ¡Almuerza con mierda que cagan las enfermeras!
xx–Gloria, me ha encantado verte, pero hice un viaje largo y necesito descansar un poco. Y creo que el médico tiene razón. He notado cierta mejoría.
xxGloria se echó a reír. Pero no era una risa alegre, era una risa falsa, como ensayada.
xx–No he mejorado nada; más bien he empeorado.
xx–Eso no es cierto, Gloria…
xx–Yo soy la paciente, Cabeza de Pez. Me puedo diagnosticar mejor que nadie.
xx–¿Qué es eso de “Cabeza de Pez”?
xx–¿Nadie te ha dicho nunca que tienes la cabeza parecida a la de un pez?
xx–No.
xx–La próxima vez que te afeites, fíjate. Y procura no cortarte las agallas.
xx–Ahora me voy… pero mañana te visitaré de nuevo.
xx–La próxima vez trae al revisor.
xx–¿Estás segura de que no quieres nada?
xx–¡Vuelves a la habitación de ese motel sólo para follar a una puta!
xx–¿Qué te parece si te traigo un ejemplar de la New York? Te gustaba esa revista…
xx–¡Métete New York en el culo, Cabeza de Pez! ¡Y después, métete Time!
xxHarry se inclinó sobre la mesa y apretó la mano con la que ella se había golpeado la nariz.
xx–Sigue así, no te desanimes. Proto te vas a poner bien…
xxGloria no dio señales de haberlo oído.
xxHarry se levantó despacio, dio media vuelta y caminó hacia la escalera. Al llegar a la mitad de los escalones, miró hacia atrás y saludó a Gloria con la mano. Ella seguía inmóvil.

 

 

 

Bukowski, Charles. Tráeme tu amor y otros relatos (Trad. Marcial Souto). Barcelona; Ed. Libros del zorro rojo, 2011.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

LOS QUE VIVEN CONMIGO

Literatura, música y algún vicio más

Hankover (Resaca)

Literatura, música y algún vicio más

PlanetaImaginario

Literatura, música y algún vicio más

El blog tardío de Elena Román

Literatura, música y algún vicio más

Del verso y lo adverso 9.0

Literatura, música y algún vicio más

DiazPimienta.com

Literatura, música y algún vicio más

El alma disponible

Literatura, música y algún vicio más

Vicente Luis Mora. Diario de Lecturas

Literatura, música y algún vicio más

Las ocasiones

Literatura, música y algún vicio más

AJUSTES Y OTRAS CUENTAS

Literatura, música y algún vicio más

RUA DOS ANJOS PRETOS

Blog de Ángel Gómez Espada

PERIFERIA ÜBER ALLES

Literatura, música y algún vicio más

PERROS EN LA PLAYA

Literatura, música y algún vicio más

Funámbulo Ciego

Literatura, música y algún vicio más

pequeña caja de tormentas

Literatura, música y algún vicio más

salón de los pasos perdidos

Literatura, música y algún vicio más

el interior del vértigo

Literatura, música y algún vicio más

Luna Miguel

Literatura, música y algún vicio más

VIA SOLE

Literatura, música y algún vicio más

El transbordador

Literatura, música y algún vicio más

Como no iba diciendo

Literatura, música y algún vicio más

SOLIPSISTAS DEL MUNDO

Literatura, música y algún vicio más

MANUEL VILAS

Literatura, música y algún vicio más

El fin de las siestas

Literatura, música y algún vicio más

Escrito en el viento

Literatura, música y algún vicio más

un cántico cuántico

Literatura, música y algún vicio más

Peripatetismos2.0

Literatura, música y algún vicio más

Daftar Harga Mobil Bekas

Literatura, música y algún vicio más

Hache

Literatura, música y algún vicio más

A %d blogueros les gusta esto: